Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 24 de febrero de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Un nutriólogo realmente puede ayudar a bajar de peso

Adelgazar no es un asunto que se debe tratar con deliberación puesto que para poder lograr este objetivo de la mejor manera se debe tener un amplio conocimiento en cuanto a métodos y técnicas para una alimentación sana y la dosificación del ejercicio pertinente para alcanzar ese peso ideal que tanto deseamos.

 

La mayoría de las veces, en busca de ese esas medidas perfectas, cometemos muchos errores como dejar de ingerir alimentos que el cuerpo necesita para su óptimo funcionamiento lo cual nos puede llegar a causar graves problemas en nuestra salud como alteraciones en nuestro tracto digestivo y dificultad para perder esos kilos de más.


Por para bajar de peso ya sea por razones estéticas, médicas, emocionales, laborales, entre otras, el primer paso que debemos realizar es ponernos en contacto con un nutriólogo al cual le tengamos plena confianza. Este profesional nos guiará en distintos aspectos para que mejoremos nuestra manera de comer, desde el área donde almorzamos hasta los alimentos que consumimos, además de elaborarnos dicho plan personalizado según el requerimiento de nuestro cuerpo.


Seguir fielmente todas las indicaciones que los nutriólogos nos proporcionan será de gran importancia para poder cumplir el objetivo deseado mientas que no afectamos nuestro bienestar. Asimismo, nos proporcionan y desmienten algunos trucos reconocidos en esta rama en cuanto a adelgazar.

Escuchar a tu cuerpo es primordial

Una de las principales labores de un experto en nutrición es educar al paciente acerca de los hábitos para mejorar en su vida para así se podar lograr un mayor rendimiento físico, social y psicológico. Una gran cantidad de nutriólogos alegan que la mayor causa de sobrepeso en la nación se debe a que comemos de más por no conocer las señales que nuestro cuerpo nos da, es decir que comemos por gula y no por eliminar la sensación de hambre, por esto


Existen el hambre y el antojo, por ende el primer paso a la hora de comenzar a adelgazar es aprender a distinguirlos. El hambre es el mensaje que nos da nuestro cuerpo cuando necesita "combustible" para generar energía y poder seguir funcionando correctamente, en cambio el antojo es el deseo compulsivo por seguir ingiriendo comida aún cuando el organismo no la pide.

Al comer por antojo provocarás que tu cuerpo se "llene" y no pueda procesar correctamente todo lo consumido, en este caso, convierte ese exceso en grasa innecesaria localizándola en distintos sitios (mayormente en el abdomen) y siendo una de las más difíciles de erradicar.


Lo recomendado es alimentarse hasta que el apetito desaparezca. A algunas personas se les complica reconocer este momento por eso se encomienda servir pocas cantidades a la hora de desayunar, almorzar, cenar o merendar y al finalizar preguntarse con toda la sinceridad "¿sigo teniendo hambre o no?". Este simple análisis hará que tu nutrición mejore considerablemente.

Consejos de nutriólogos que debes seguir para bajar de peso sin dejar de comer bien

1. La palabra "dieta" es el peor enemigo de todos los que deseamos llegar a nuestro peso ideal, puesto que en primera instancia nos imaginamos que vamos a dejar de comer todo lo que nos gusta pero será un sacrificio que haremos por un determinado tiempo. No se puede negar que durante la realización de esta se pierden unos cuantos kilitos en poco tiempo, pero esto puede ser perjudicial ya que al dejar la dieta y comer de manera distinta aumentarás el doble de peso. En resumen, las dietas no son una buena manera de adelgazar permanentemente.


2. Eliminar de tu consumo productos como el arroz, la harina, la pasta, el pan, la mantequilla, entre otros, por considerar que nos harán aumentar de peso instantáneamente es uno de los mitos que más se presentan. Dejar de comer carbohidratos, grasas o proteínas le generarán a tu cuerpo una falta de energía que este necesita para funcionar. Sin embargo, puedes sustituirlos par alimentos de la misma gama un poco más saludables y naturales.


3. Las frutas y verduras nunca pueden faltar en tu plato. Sumarlas a las tres comidas principales y a las meriendas va a ayudar en este proceso. Además, aportarán un mejor sabor y color a tus comidas, independientemente de cómo las prepares. Es recomendable comerlas crudas puesto que así conservan intactos todos sus minerales y nutrientes.


4. Disminuir la ingesta de comida chatarra, dulces y otros será clave para lograr la meta. No significa que dejarás de consumir este tipo de comida, sino que no podrás comerlas cada día si quieres bajar de peso.


5. El ejercicio es punto clave para completar este proceso. Comer bien y hacer ejercicio mínimo por una hora al día, es fundamental para el ser humano. No debes matarte en un gimnasio, lo recomendado es trabajar el cuerpo poco a poco para que este pueda adaptarse a este ritmo de vida. Una de las características del ejercicio es que es versátil, puedes practicar un deporte, inscribirte en un gimnasio, trotar cerca de tu casa, ir a bailoterapias, inscribirte en una clase de baile, entres distintas actividades más que te harán sudar esos kilos demás.


Si quieres perder peso ¡no lo pienses dos veces y contacta a tu nutriólogo par que te dé un plan de alimentación y ejercicio para comenzar con tu nueva vida fitness!

 

Género al que pertenece la obra: Narrativa,Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias