Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Jueves, 13 de agosto de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Salmos cortos de biblia para memorizarlos

La biblia es el libro más importante para todos los cristianos, esto se debe a que se encuentra repleto de versículos, salmos y líneas llenas de la sabiduría que reflejan la palabra de Dios. No obstante, se considera que aprendérselos de memoria es el deber de todo creyente, ya que tener conocimiento acerca de los mismos va a producir que alimentemos nuestra alma, espíritu e inteligencia.

Los 12 salmos cortas más sencillos de memorizar

Cuando hablamos de los salmos cortos de la biblia, nos referimos a la poesía en alabanza al señor, en forma de cantos. Se encuentran incluidos entre los Libros Sapienciales  y son de suma importancia para la religión cristiana y judía. Ahora bien, existen muchos salmos, y algunos son más extensos que otros, por lo que su aprendizaje puede hacérsenos complicado. Sin embargo, hemos logrado realizar una recopilación de los salmos más cortos para que empieces su estudio desde los menos complejos:

  1. “Que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga” (Salmos 34:14). En este versículo podemos notar que se refiere a que debemos alejarnos de todo aquello se sea malicioso o tenga un efecto negativo en nuestras vidas. Siempre debemos hacer el bien, estar en calma y mantenernos en paz.
  2. “Israel, pon tu esperanza en el Señor, desde ahora y para siempre” (Salmos 131:3). Nos ayuda a fortalecer nuestra fe hacia Dios y a mantenerla durante el resto de nuestros días, ya que ese era el deseo de Cristo.
  3. “El Señor dice: yo te instruiré, yo te mostraré el camino que debes seguir; yo te daré consejos y velaré por ti” (Salmos 91:1). Dios nunca te abandona, él cuida cada uno de tus pasos, velando por tu bienestar; va a ser tu consejero y guía para que puedas lograr todos tus objetivos de la mejor manera.
  4. “El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso” (Salmos 91:1). Dios será nuestro refugio y fortaleza en cualquier momento, siempre y cuando confiemos con plenitud.
  5. “Pero el Señor, en las alturas, se muestra poderoso: más poderoso que el estruendo de las muchas aguas, más poderoso que los embates del mar” (Salmos 93:4). El poder de Dios es gigantesco e inmenso, mucho más grande de todo lo que conocemos.
  6. “Encomiendo al Señor tu camino; confía en él, y él actuará” (Salmos 37:5). Nunca abandones tus creencia en Dios, puesto que él va a ser el encargado se guiarte en todos los pasos que des.
  7. “Pero el Señor es mi protector, es mi Dios y la roca en la que me refugio” (Salmos 94:22). Depositar nuestra fe en el Señor es una de las mejores decisiones: él nos protegerá.
  8. “Pero que se alegren todos lo que en ti buscan refugio; ¡que canten siempre jubilosos! Extiéndeles tu protección, y que en ti se regocijen todos los que aman tu nombre” (Salmos 5:11). Solo los que seamos capaces de depositar toda nuestra confianza, amor y fe en el Señor, somos los que vamos a gozar de su protección.
  9. “Radiantes están los que a él acuden; jamás su rostro se cubre de vergüenza. Este pobre clamó, y el Señor le oyó y lo libró de todas sus angustias. El ángel del Señor acampa en torno a los que temen; a su lado está para líbralos” (Salmos 34:5-7). En este versículo se esclarece el que no debemos sentir pena por amar a Dios, ya que él es el que nos libra de angustias, nos quita el miedo y siempre estará para librarnos de nuestros temores.
  10. “En paz me acuesto y me duermo, porque solo tú, Señor, me haces vivir confiado” (Salmos 4:8). El que siempre pone su fe en Dios, puede estar tranquilo ya que este nunca lo abandonará.
  11. “Oh Dios, escucha mi clamor y atiende mi oración. Desde los confines de la tierra te invoco, pues mi corazón desfallece, llévame a una roca donde esté yo a salvo. Porque tú eres mi refugio, mi baluarte contra el enemigo” (Salmos 61:1-3). Es importante dedicarle oraciones, cantos y plegarias al Todopoderoso, puesto que es el único cuyo poder puede protegernos de todo mal.
  12. “Canto salmos al Señor. ¡El Señor ha sido bueno conmigo!” (Salmos 13:6). Gracias a este versículo notamos la importancia que tiene los Salmos, ya que recitarlos es una forma de demostrar el agradecimiento que tenemos para con el Señor, por nunca abandonarnos.

¿Cómo puedo memorizar los Salmos?

Si eres de esas personas que les cuesta aprenderse un verso de memoria, te tenemos la solución con esta técnica de aprendizaje, para que así puedas estudiarte todos los Salmos con tranquilidad.

El primer paso, y el más importante, es entender el versículo y buscarle un significado, ya que esto nos va a facilitar su memorización. Después, ocupa un diario o cuaderno donde vas a ir anotando todos aquellos Salmos que quieras aprenderte; debes hacerlo línea por línea. Por último, memoriza cada línea, una a la vez.

Debes concentrarte al máximo para que la tarea sea más sencilla, y hasta que no te aprendas correctamente la primera línea no podrás saltar a la segunda. Realiza este proceso hasta que logres aprenderte todo el pasaje. Es competente que repaces a diarios los Salmos aprendidos para que nunca se te olviden. Además de agregar una nueva línea todos los días. Este método te garantiza que puedas conocer de memoria todos los Salmos nombrados con anterioridad, e incluso, hasta los Salmos más difíciles y extensos.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital,Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias