Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 22 de julio de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Obras publicadas en el día de 18 de Marzo de 2019

Ansiedad en los exámenes

 

Ansiedad en los exámenes

 

¿Quién no se ha sentido nervioso alguna vez durante un examen?

 

Experimentar cierto nivel de nerviosismo ante este tipo de pruebas es normal y adaptativo, nos prepara para reaccionar activando nuestros recursos.

En algunas ocasiones estos nervios pueden llegar a ser muy intensos y extremos llegando a interferir en la concentración y en el rendimiento, de forma que nos impiden responder a las preguntas y nos bloquean, en estos casos hablamos de ansiedad desadaptativa.

En este artículo voy a hablar sobre esta ansiedad que aparece en el momento de realizar un examen, se denomina ansiedad de ejecución. Se define como aquella que se da ante situaciones en las que es importante el rendimiento, la ejecución o el resultado final de la actividad a realizar.

Otro ejemplos de ansiedad de ejecución, pueden darse en situaciones como hablar en público, cantar/actuar, trastornos sexuales, actividades deportivas.... etc.

 

 

¿Cómo reconocerlo?

 

Las reacciones a nivel fisiológico pueden aparecer en forma de:

-          Sudoración en las manos

-          Taquicardia

-          Palpitaciones

-          Sensación de ahogo

-          Temblores en extremidades

-          Mareo

-          Dolor de cabeza

-          Diarrea

-          Náuseas

-          Nudo en la garganta

 

A nivel psicológico puede manifestarse como dificultad para entender las preguntas, organizar los pensamientos o bloqueo mental (mente en blanco) que es la imposibilidad para recordar los conocimientos adquiridos.

Las reacciones emocionales pueden ser de inquietud, inseguridad o enfado.

 

 

Qué herramientas podemos utilizar:


-Visualización positiva: es una técnica que conviene practicar días antes del examen, trata de recrear en tu mente el momento de la prueba y modificar los detalles de esa imagen hasta que la ansiedad disminuya. Es importante poner atención a todas las sensaciones de la escena para que sea lo más real posible, utilizando todos los sentidos.

 

-Relajación: requiere entrenarla antes y durante el examen si fuera necesario. Existen muchos tipos de relajación pero a todo el mundo no le sirve la misma. Cada persona debe descubrir cuál le resulta más efectiva, para ello se requiere práctica y constancia. Un tipo de relajación que se puede realizar en el contexto del examen es el control de la respiración, consiste en colocar las manos por debajo del ombligo y centrar la atención en la respiración, inspirar hinchando el abdomen y expirar suavemente, como si soplaras una vela sin apagarla.

Otro tipo es la relajación muscular, se practica tensando y relajando, por partes, la musculatura del cuerpo para liberar la tensión acumulada.

 

-Mindfulness: consiste en mantener la atención en el momento presente, aquí y ahora. Durante el desarrollo de un examen podemos encontrar factores externos o internos (pensamientos) que pueden desviar nuestra atención, entonces tenemos que reenfocarla de nuevo para avanzar y poder finalizar.

 

-Preparación previa: el día antes del examen asegúrate de tener todo el material necesario para realizar la prueba (DNI, bolígrafo, calculadora...).En los casos de convocatorias como las oposiciones, donde el lugar de realización no sea el habitual, es conveniente revisar la dirección, localización del aula, duración del trayecto, medios de transporte, horarios y llegar con suficiente tiempo.

 

-Durante el examen: lee bien todas las preguntas y empieza por las más sencillas, organiza el tiempo de forma eficiente, si fuera necesario puedes parar unos minutos y aplicar alguna de las técnicas de relajación. Utiliza todo el tiempo disponible sin apresurarte si vesque los demás acaban antes.

 

-Manejo de pensamientos negativos: la aparición de estos pensamientos contribuye a mantener la ansiedad, algunos pueden ser: "voy a suspender", "no me lo sé", en estos casos sustitúyelos por otros positivos y sobre todo realistas: "he estudiado la materia y me lo sé", "es normal estar nervioso/a".

 

-Aceptación: admitir que es normal sentir nervios en estas situaciones sin sentirnos mal por ello. Un nivel de nervios aceptable nos permite afrontar mejor  la situación.

 

 

¿Cuándo saber si necesito ayuda profesional?


Si eres una persona que vive con excesiva angustia o ansiedad cada vez que debe realizar un examen o prueba, si sientes que la situación te desborda, te quedas en blanco, evitas enfrentarte o crees que te faltan herramientas para poder gestionar la ansiedad que aparece al hacerlo, te animo a que consultes con un profesional de la psicología para que te oriente y te ayude a encontrar la forma de afrontarlo mejor para conseguir tus objetivos.

 

Rebeca Quevedo Aja

 

https://www.elpradopsicologos.es/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[Poner comentario] Ansiedad en los exámenes
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias