Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 5 de abril de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Obras de: Begoña Regueiro Salgado

Anticipo de Diosas de barro

Ya ves, así soy yo.
Sólo otra muñeca de porcelana rellena de serpientes.
Una trampa mortal,
una emboscada.

Así soy yo, ya ves.
Piel envenenada con fragancia de lirios,
canto de sirena en el bosque de las hadas,
la parca disfrazada con las alas de un ángel.

No soy nada más que eso,
un manojo de rosas frescas sobre una tumba de tierra húmeda.

 

(De Diosas de barro)

[Poner comentario] Anticipo de Diosas de barro
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Alma soñada (2010)

 

Madrid, Geepp Ediciones, 2010

 

A veces, el aire sabe a primavera de violetas. Otras veces, la nieve envuelve Madrid y convierte en blancura y luz las aceras grises y sucias. Otras, el sol envía un guiño por encima de los edificios, como una reminiscencia del cielo y las montañas, del horizonte y los atardeceres, del mar.

A veces, de repente, brilla una idea y el laberinto sinsentido en el que vivo abre una ventana, sólo una, para retenerme, para obligarme a entender y no dejar que me abandone a la locura dulce de Don Quijote. A veces vivir duele tanto que ni siquiera un grito ahogado puede expresarlo. A veces el mundo duele tanto, que ni siquiera la rabia protesta lo suficiente.

Entonces me quedo muda, porque ningún discurso es suficiente. Porque la belleza y el dolor son demasiado grandes para ser explicados. Porque las ideas más luminosas pierden conexión y coherencia al explicarlas racionalmente (porque nada ocurre racionalmente).

Entonces, sólo me quedan las imágenes, las metáforas y las palabras mecanografiadas para explicarme a mí misma el sentido de las cosas. Sólo el papel para fijar los retazos de belleza y no dejar que la vida los sepulte. Sólo el vacío blanco para hacer explotar el dolor.

Esto son los poemas de Alma soñada, mosaicos de hermosura, de angustia y de protesta cincelados con la música que adormece a las fieras y nos guía a Morfeo. Sé que la explicación no es demasiado clara, pero es que la poesía también se me escapa entre los dedos cuando trato de explicarla.

[Seguir leyendo] Alma soñada (2010)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias