Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 23 de agosto de 2019

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

José M. Prieto

Jose M. Prieto, catedrático de psicología,

el té con una gotas de rocío

Madrileño, 1949, viajero internacional desde los 16 años, inglés, francés, italiano y cómo no, español.

Catedrático de Psicología en la UCM, tiene un doble perfil, Psicología del Trabajo y del Personal, Psicología de las Religiones, en programas impartidos en la Facultad de Psicología (especialidad Psicología del Trabajo y de las Organizaciones) y en el Instituto Universitario de Ciencias de las Religiones. Es miembro de número de la Academia de Psicología de España. , Ha sido director de su departamento.

Docencia: Intervención y Tratamiento en Psicologia Social, Educativas y Laboral (en inglés), Formación del personal, Psicología, Meditación y espiritualidad, Textos budistas.

Los temas académicos suele publicarlos en inglés, en español los textos más divulgativos, y los literarios, cultiva poesía casi en exclusiva, algo relato corto y una novela añeja que acabó por fin en la basura. Hay que practicar el desapego.

Cuatro trilogías:

a) Seamos parcos en palabras que incluye los libros "Haiku a la hora en punto", "Tanka a trancas y barrancas" y "No están ciegos los poetas: el sijo coreano", la raigambre es taoísta y zen,

b) Seamos políticamente atrevidos, que incluye "Jesús nunca fue cristiano", "Nuestra señora es un caballero" y "Los cuernos de la cigüeña" de talante más bien iconoclasta,

c) Somos nosotros el tiempo que respira, que incluye "Penetrante compasión: 50 koan contemporáneos", "El sutra de la eternidad dorada: budismo versus catolicismo en Jack Kerouac" y "Poesía mística zen de Eihei Dogen" en los que se combina ensayo y poesía. 

d)  Adiós a los asuntos pendientes en la que "Vascos al pilpil" es el adiós a los años de terrorismo, "El arte de desatornillarse del marido y de los hijos" es el adiós a los recuerdos, con los años se mezclan y se recrean. "Adiós a las cartas" es el homenjae póstumo a una costumbre en vías de extinción. Ha mutado en el siglo XXI .

Las trilogías en España escasean. Se necesita disciplina y continuidad en el esfuerzo. Sentido del humor, ironía y ternura en los poemas... dicen los críticos. De vez en cuando el sarcasmo. Es decir, predilección por Quevedo a sabiendas de estar infectada de Gongorinos las Humanidades. 

 

Hace zazen, qigong diariamente y lleva una vida entretenida. Soltero empedernido porque procura vivir como Dios ya que viven como Dios manda los que se casan. Las publicaciones en inglés o español sobre Psicología Aplicada no se reseñan aquí. 

Datos personales

Nombre: José M. Prieto

Correo electrónico: jmprieto at psi.ucm.es

Teléfono: 913943236

Datos complutenses

Vinculación

Centro

Inicio

1980

Datos literarios

Obras

Premios y reconocimientos

  • 1998 IAAP Award for distinguished Professional Contribution to the International Advancement of Applied Psychology, entregado el 9 de AGOSTO de 1998 en San Francisco por los Prof. Harry C. Triandis y Edwin A. Fleishman en nombre de la Asociación Internacional de Psicología Aplicada.
  • 2004, Certificate of Recognition, APA, Division 52.
  • 2005, Mención Honorífica, Colegio Oficial de Psicólogos, Madrid.
  • 2005, M. Scott Myers Award fro Applied research in the workplace conferred by the Society for Industrial & Organizational Psychology (SIOP), APA Division 14 
  • 2006, Enseña de Oro, Colegio Oficial de Psicólogos, Madrid.
  • 2011, Presidential Citation, the Society for General Psychology, APA, Division 1
  • 2015, Miembro de número Academia de Psicología de España

 

 

Traducciones

La poesía mística zen de Eihei Dogen (1200-1253) con Akihiro Yano, tanto sus poemas en japonés como en chino.

Enlaces en Internet

Biblioteca de autor

Agua Va

Agua Va Jose M. Prieto

PRESENTACIÓN DEL LIBRO "¡AGUA VA!", DE JOSÉ MARÍA PRIETO
Rafael Talavera, 4 de junio 2019, Centro Riojano, c/ Serrano 25 Madrid

Aunque reacio a las presentaciones que van más allá de algo así como "Les presento a Fulano de Tal, que ha escrito tal libro con tal título, del que les va a leer a continuación una selección de poemas", aquí me encuentro, frente a ustedes y plegándome a esta costumbre con unas reflexiones en torno a la poesía de José María Prieto, quien desde ahora comparte con nosotros este necesariamente fresco libro de poemas tan felizmente bautizado con el nombre de "¡Agua va!".

Tentado estuve... Confieso que tras su primera lectura estuve tentado de desguazar el presente libro bajo el patrocinio del surrealismo. Pero una segunda lectura me hizo reflexionar a tiempo, y la clave fue el primer poema, que resultó ser algo así como lo que ahora llaman "hoja de ruta" de su construcción. El poema, titulado "El sombrero es navegable", dice exactamente esto:


Junto a la fuente del pueblo
se hacía oír un chiquillo
removía con sus pies el regato

con las uñas lo zurcía
brillaban, estaba solo,
la espuma bullía.

Lágrimas en el cuello
una ducha en la nariz
y en los pantalones cortos.

Me acerqué y me miró,
señaló mi frente y dejó de llorar,
mi sombrero en sus manos flotaba,

lo dejó navegar haciendo eses,
merecieron la pena sus risas,
bailaba el agua su guasa.

Fue la primera persona que descubrió
encima de mi cabeza
despeinándome, un barco,


desde entonces
soy consciente de ir
a toda vela.


La sorprendente agilidad del poema, su discurrir con la naturalidad de un regatillo de agua, su ternura de reojo, su rumorosa declaración de principios, su intención de jugar, sus palabras que fluían como agua lúdica despeñándose en las tazas escalonadas de una fuente cuyo rumor era el poema, me sacaron del error inicial, dejándome frente a la clave nítida del hacer de Prieto: la transformación inacabable de una cosa en otra en otra en otra hasta donde, dadas nuestras serias limitaciones temporales, o porque el agua se escapa entre las manos, o porque en algún momento habrá que parar para comer un bocado, el poeta decidía interceptar la singladura del sombrero y encasquetárselo y aquí santas pascuas, colorín colorado, dado que nada se detiene en una apariencia definitiva sino que termina siendo otra cosa que tampoco es ella: en fin, que la realidad es una tomadura de pelo, algo así como la liebre mecánica para el extraviado galgo. Y si no cortas la cadena de transformaciones acabas dándote de narices contra la mismísima nada.

Lo negativo de las presentaciones suele ser la oferta hecha al lector de una pauta de lectura determinada, es decir, un único punto de vista privilegiado, el argumentado por el presentador, una sola de las infinitas ventanas que el poema posee, sobre todo los de JM que no hablan de nada en concreto, dando al traste así con el milagro de la conversión del pan en cuerpo de Cristo, es decir, del lector en poeta que lucha por llevar el poema a su propio terreno para que sea su ángel de autoconocimiento y no un simple paseo sugerido por el crítico de turno. Así que me limitaré a dar tres claves no para la interpretación, sino para la comprensión de los cimientos personales del poeta y que no afecta a la percepción del poema por el lector, es decir, aquello que sustenta la originalidad de su movimiento hacia el hecho de escribir y, como colofón, su asunción hasta el poema logrado.

Primera clave: La aversión de Prieto a la utilización y hasta a la simple mención o alusión, escrita o implícita, del "yo" poético. Lo odia. Lo odia a muerte. Lo odia con naturalidad, incluso más que a la muerte. Y no es que odie a ese tal "yo", sino a la palabra misma, a la palabra "yo". Muchas conversaciones hemos tenido acerca de este asunto, pero el muy numantino JM no cede un milímetro ante el asedio. Pienso que no se puede escribir una palabra sin ese "yo" que tanto detesta, dado que él es quien escribe, pero JM no soporta su presencia como palabra empantanada allí, en medio del poema, estorbando y diciéndole lo que ha de escribir y quitándole, por tanto, el protagonismo; aunque él sabe muy bien que ese "yo" anda disuelto en el agua del libro, pero prefiere incorporarlo como parte del juego del escondite del poema. No comparto su tan inflexible punto de vista, que puede traer a la poesía efectos indeseables al tener que utilizar uno, si no varios personajes interpuestos que hacen transitar el discurso por un espacio burocrático plagado de intermediaciones y ventriloquias que entorpecen sus pasos; pero si bien tal carencia puede ser acusada por muchos tipos de poesía y poetas, él, que es muy hábil, convierte tal ausencia en presencia, ya que sabe situar el poema sólo como "mirada", usando de tal recurso escapista para "desaparecer" él de la escena; una mirada que se ve tanto como si fuera el tan temido "yo" al que suplanta, pero que es el fundamento compositivo que caracteriza a su poesía, apoyada en la sobrada agilidad de su lenguaje, ciertamente endiablada. Sirva, no obstante, a modo de excepción a la regla, la nítida aparición del autor, al más puro estilo Hitchcock, en ese fotograma que es el poema inicial, que les acabo de leer, donde no sólo aparece sino que llega a ponerse el sombrero ante nuestros ojos y despedirse, con desplante torero, pero eso sí, asegurándonos que él no es él...

Segunda clave: Su vocación orientalista, meditativa, zen, jamás utilizada como barniz, sino como auténtico modo de vida. JMP debería tener los ojos alargados como los chinos, no tan redonditos como los tiene. Pero esta vocación es la auténtica clave, junto con la tercera que a continuación veremos, de la fecunda creatividad así como de la cadena de sorpresas a las que nos somete, bellamente, cualquier poema suyo. Realmente, cada estrofa, con su natural a la vez que desenfadada ligereza, podríamos leerla como la pregunta que el alumno dirige a su maestro zen, y recibe, en la siguiente estrofa, a modo de dulce tortazo, y como en sutil represalia, una respuesta tan imprevisible como lo es eso que los poetas llamamos "inspiración", y que no es más que emoción, el resultado de haber sido rebasados por el sentido oculto de ese lenguaje, por el exceso de riqueza de las asociaciones imprevistas de conceptos, de palabras, por la fulgurante aparición de la metáfora: no hay emoción sin rendición de la realidad ante el lirismo, ante el desbordamiento de lo hallado fuera de la vasija de lo real por no caber dentro de ella: y es así como la estrofa de repuesta del maestro zen se desborda en la siguiente taza de la fuente y rumorea otra estrofa que es una nueva pregunta del alumno Josema al maestro que a su vez le responderá con el siguiente ronroneo-respuesta, algo así como "tú y yo sabemos de sobra que es absurdo tratar de atrapar el misterio, así que juguemos con él al ratón y al gato, agua va y agua viene, pues el verdadero misterio es jugar con la nada".

Y la tercera, y última, clave: Su IMPLACABLE, GENEROSO sentido del humor. Éste también es un rasgo típicamente zen, pero en JMP es una obsesión, una vocación, una manía, una dádiva: su personal forma de mirar la vida, de penetrar entre sus pétalos como un niño en sus juegos, de regalarnos sus hallazgos. Y es esto algo que hemos de agradecerle: no abunda el humor en poesía, el humor como profundidad, como sinceridad suprema y desinteresada, y menos aún en la vida diaria, tan sazonada de razonables rebuznos exóticos. Pero en Prieto es el humor el aire que respira, el alborozo de sus glóbulos rojos, el meollo de su media sonrisa perenne y como celadora de secretos. No obstante, quiero yo descubrir un asuntillo también secreto que transita bajo esta despreocupación: es sólo aparente. Aunque parezca un bromista, un gamberrete (que lo es), no puede escapar de ser antes que nada un serio especulador ávido y necesitado de hurgar y encontrar las esencias escondidas, las claves últimas que nos mueven a escribir, a crear belleza, a buscar el antídoto a este mundo malhumorado que se emponzoña a sí mismo sin sentido común ni descanso, a esta equívoca y peligrosa patraña que es la vida actual, para acabar diciéndonos: "El mundo puede que no esté vacío, pero al final se reduce a palabras". Así, cada poema de JMP es una seria indagación en el sinsentido que tanto empeño pone el mundo en ocultar y vestir de personaje eficaz, prepotente y sabelotodo pero que sólo es, en realidad, un payaso mentiroso y fingidor, un torpe encubridor, un leproso perdiendo su carne a trozos, una sucesión de cascadas inanes. El mundo, también para mí al menos, amigo JM, no tiene ni la mitad de sentido que cualquiera de tus deliciosos poemas. Gracias, pues, por tu valioso regalo.

No se avienen los poemas de este libro a interpretaciones, no existe en ellos un pensamiento o idea en torno a, o a partir de los que se desarrolle el poema. Precisamente el poema consiste en burlar el sentido y cerrarle la puerta en las narices al irreductible lector buscador de evidencias palpables, demostrables. Como en todo buen poema, el protagonista, el filósofo, es el lenguaje, las palabras, que en su comportamiento se parecen tanto al agua, pues son capaces como ella de hacer maravillas con tal de hallar su definitivo reposo, su horizontalidad, su estado de deleite, de vaguería interior, de vacío donde instalar, al final, la pura, la insondable meditación zen: esa sensación de que ha cesado un ruido que no notábamos, pero que al cesar se delata. Así que, lector, deberás, si quieres aprovechar tu lectura, deberás, repito, volverte agua y dejarte llevar, no preguntarte adónde vas, caer sin más de taza en taza perezosamente hasta hallar el reposo del horizonte, el descanso tras tanta búsqueda diaria de un silencio imposible, dado el estrépito de fondo. Sé agua y cae sin resistencia, que en eso consiste la emoción de estos poemas. Goza del reposo horizontal de la belleza.

Les dejo, pues, a merced del autor. Disfruten ahora de los poemas de JMP, cargados de humor... y de muchas más cosas. Pónganse el bañador, cálense el gorro de baño y ajústense las gafas de bucear y, sin miedo a ser devorados por los tiburones que atestan sus poemas, láncense al agua y naden tan despacio como puedan. Hagan, incluso, el muerto. Les aseguro que no tienen nada que temer: son tiburones buenos, sólo quieren jugar, a lo mejor son delfines...

Gracias por su asistencia, por su atención, por su paciencia.

RAFAEL TALAVERA

 

[Seguir leyendo] Agua Va
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Adiós a las cartas, homenaje póstumo

Adios a las cartas es un homenaje a una vieja costumbre que está en vías de extinción. Casi nadie escribe cartas personales. Solo se reciben las institucionales. 

[Seguir leyendo] Adiós a las cartas, homenaje póstumo
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

El arte de desatornillarse del marido y de los hijos

portada, fondo negro letras en blanco

Portada en fondo negro y letra en blanco

83 poemas dedicados a quienes han convivido últimamente con alguien que sufre Alzheimer o demencia senil creciente. Se trata de una obra cuyo argumento central es una mujer novelista que paulatinamente no lograr deslindar a sus hijos de los personajes, Los poemas organizados en tres secciones, a) su ombligo se está achicando, b) olvídame si me llama, c) adios no vuelvas. 

[Seguir leyendo] El arte de desatornillarse del marido y de los hijos
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Vascos al pilpil

¿Por qué vascos al pilpil?

Queridos lectores, permítanme felicitarles por su decisión de leer poesía. En España poesía leemos muy pocos. La prosa se impuso a lo largo del siglo XX olvidando tal vez, que la más antigua voz humana fue un verso, una breve frase contundente que llamó quizás la atención de alguien, y la recuerda, y la comentan.

En la prosa quien escribe, sean artículos, ensayos o novelas, acostumbra a explicar al lector todo cuanto debe saber mediante párrafos, que contienen descripciones, argumentos, hallazgos o conclusiones. El novelista teje capítulos curtiendo el argumento que se nutre voraz con párrafos, y emerge así un índice holgado de páginas. Pero no es así en la poesía. La línea es la unidad de medida básica del poema. Verso a verso, escatimando vocablos, subraya el poeta un detalle en una escena, en una historia un momento. Por eso los buenos poemas son intensos, en media página, en una, en dos, con muchos espacios en blanco, donde las sugerencias brotan y el lector entra en trance hasta en el cielo del paladar y en su estado de ánimo, mucho más si vocaliza lo que lee.

En este libro de poemas, hay además un claro homenaje a las víctimas del terrorismo, por cuanto muchos de los espacios en blanco de su poesía nos permitirán acercarnos a ellas, a su vacío, a su desesperanza, a la frialdad de sus momentos vividos. La mayoría de los testimonios escritos rindiendo homenaje a las víctimas del terrorismo lo han sido en prosa. Hasta el momento, 11-M: Poemas contra el olvido, es el título del único libro de poesía en español que se ha ocupado de acotar las secuencias del terrorismo en la convivencia humana reciente. Lo publicó Bartley editores en el 2004. Se trata de una antología de textos aportados por poetas destacados en la década de 1990. Permite una lectura poliédrica de autores varios y diversos que entonaron, cada cual a su manera, la canción del olvido.

Vascos al pilpil es también un libro de poemas, pero muy distinto. Su título nos advierte de su contenido, pero también de la personalidad del autor, de su minucioso trabajo de documentación y de su fino sentido del humor al servicio de la expresión poética. José María Prieto combina en el título al menos dos significados de lo que es el pilpil. Históricamente el pilpil es el rumor burbujeante del aceite a punto de hervir. Todos tenemos en la cabeza la imagen chisporroteante de las angulas o las gambas al ajillo recién sacadas del fuego. El autor juega con la alusión onomatopéyica de este chisporroteo para representar el modo en que los etarras han estado friendo a los vascos durante tantos años. Pero también esconde un significado añadido para quienes prefieran continuar pensando en el pilpil como esa salsa viscosa que parece tener su origen durante el asedio de Bilbao por las tropas carlistas en 1835. Cuentan que tan nervioso estaba el cocinero preparando un bacalao a la cazuela, que sus rápidos giros de muñeca consiguieron emulsionar la exultante gelatina subcutánea del pescado escamado. No es casual que la agudeza del autor haya utilizado esta imagen de viscosidad para representar a una sociedad donde resulta difícil moverse porque el enemigo puede ser tu yerno, tu vecino e incluso tu hijo. Tampoco habla de vascos por el uso genérico del masculino para designar a todos los individuos vascos. Lo hace porque el pilpil era un plato que tradicionalmente hacían los hombres para los hombres, y porque a nadie se le escapa que los etarras más activos han sido hombres en su mayoría. Vascos al pilpil es una antología del terrorismo de ETA durante décadas en la voz de un solo autor, muy peculiar por cierto. Tiene que ver con comensales que han tragado hasta hartarse, con toques de pistola en la sien y con el grado de autodeterminación que tienen la cuchara y el tenedor.

José María Prieto no es un autor de confesionario, como tantos en España, con poemas escritos en primera persona. En los 61 poemas de Vascos al pilpil, el pronombre yo aparece una vez, y verbos en primera persona sin sujeto explícito tan solo en tres ocasiones. En dos lemas, esas breves frases que encabezan los poemas al principio, un yo es de Gustavo Adolfo Bécquer y otro de Julio Caro Baroja. No son yoes del poeta porque no se confiesa en este libro ni tampoco hace psicoterapia de sí mismo. Y como nada es casual en estos versos, cuando habla en tercera persona, ¿por qué lo hace?

Tal vez, porque conozco al autor desde hace años, cuento con ventaja para responder a esta pregunta: porque sencillamente no quiere desviar hacía sí mismo la atención. El poeta siente que él aquí no importa. No pretende transmitir sus impresiones, ni decirle al lector lo que pensar o sentir. Siempre abierto a que las cosas sucedan en su dureza, su horror, su frialdad, su vacío, su silencio. Sacrifica y escatima vocablos en sus versos, pero nunca escatima en silencios, para que el lector haga suyo el escenario y saboree las intensas escenas. De esas escenas compartidas ahora entre el poeta y el lector que entra en el acto, brota el verdadero poema, el que cada uno siente, con su emoción única y que el autor se resigna a perderse como quien planta una semilla y no puede verla crecer. La voz del autor no nos guía, nos muestra la imagen y nos abandona a nuestra suerte, hacia donde nuestras emociones nos lleven. La única voz que escucharemos es la nuestra. Nada es casual.

Quizás estos poemas sean el mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas del terrorismo en España: escribir en poesía, para nuestra memoria colectiva, lo que las gentes tapaban por su mal olor, porque les avergonzaba o les dolía reconocer. No se puede cambiar el pasado, pero se puede guardar entre nuestros recuerdos lo que sencillamente ocurrió, facilitando en silencio a cada cual el que pueda enfrentarse a sus contradicciones, como los pueblos han de enfrentarse a las suyas. El autor, comprometido con las víctimas del terrorismo, aspira a que sus palabras sean sentidas como un homenaje para quienes vivieron estas escenas en primera persona y ahora, en la sola existencia de estos poemas, encontrarán una prueba de que no se ha olvidado, de que la sociedad, en su legítimo deseo de seguir hacia delante, no olvida la verdad. Sin embargo, las poesías nos trasladan a escenas de tanto realismo, son tan intensas y tan transparentes, sin edulcorantes, que su lectura podría resultar dura para las víctimas.
El profesor José María Prieto ha combinado, una vez más, su corazón de poeta con su particular excentricidad para hacer ese nuevo libro que se publica en Argentina, donde hay más de tres millones de ciudadanos con apellidos vascos. ¿Por qué este libro no se ha publicado en España? Es un enigma que dejo al lector. Ha estado en varias manos editoriales y en Buenos Aires ha recalado, ha hallado acomodo en la editorial SB. En las mías también, y lo he acogido para compartir lo que me ha sugerido. Extraño es también que los poetas españoles no hayan acompañado a las víctimas del terrorismo etarra durante más de medio siglo. Extraño es que la sociedad entera no lo hayamos hecho, desde las primeras víctimas. En un país que solo tiene un día al año en el calendario, el 10 de noviembre, en el que no haya habido víctimas por actos terroristas. Quizás aún no es tarde.

Prof. Dra. María Paz García-Vera
Presidenta División Psicología Clínica y Comunitaria,
Asociación Internacional Psicología Aplicada (1920)

Directora proyecto atención psicológica a las víctimas del terrorismo, UCM.
Asesora Jefatura de la Unidad Militar de Emergencias, Ministerio de Defensa, Gobierno de España..

 

[Seguir leyendo] Vascos al pilpil
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Cuerpo de Ahora - Antología poética 2014 -

Como complemento al XXII Maratón hispano de poesía celebrado en Washington el 6 y el 7 de Junio del 2014 se publicó una antología que incluye los poemas de los ocho poetas invitados, entre ellos José M. Prieto de España.

Se incluye aquí la preselección de poemas remitida al director de la publicación Rei Berroa para que efectuara la oportuna selección con el objetivo de homologar espacio disponible en páginas para cada autor. Margarito Cuellar (México), Eugenia Muñoz (Colombia), Enrique Solinas (Argentina), Ana Cecilia Blum (Ecuador), Zingonia Zingone (Costa Rica e Italia), Indran Amirthanayagam (Sri  Lanka y USA) son los otros poetas invitados.

El libro rinde homenaje a la poeta puertorriqueña Julia de Burgos (1914-1953).

[Poner comentario] Cuerpo de Ahora - Antología poética 2014 -
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Maratón de Poesía Hispánica en la Biblioteca del Congreso en Washington

El 6 de Junio del 2014 tuvo lugar el XXII Maratón de poesía en español celebrado en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, lugar pues, Washington. Participaron 7 poetas de habla hispana, y ppor España José M. Prieto.

 

He aquí la filmación debidamente editada de todas kas intervenciones, 1h de lectura y escucha atenta.

 

http://www.loc.gov/today/cyberlc/feature_wdesc.php?rec=6616&loclr=rssloc

 

Reseña de la actividad en el Washington Post del 7 de Junio del 2014

 

http://www.washingtonpost.com/blogs/style-blog/wp/2014/06/06/poets-from-the-spanish-speaking-world-join-poetry-marathon/

[Seguir leyendo] Maratón de Poesía Hispánica en la Biblioteca del Congreso en Washington
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

JMPRIETO al pilpil

Se trata del texto leido el 9 de Diciembre del 2014 en la sesión 1705 de la Tertulia Literaria Hispanoamericana Rafael Montesinos , fundada en 1952. Más detalles sobre esta tertulia con abolengo puede encontrarse, cómo no, en wikipedia y en la web especializada http://rafaelmontesinos.blogspot.com.es/

 

 

[Poner comentario] JMPRIETO al pilpil
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Los cuernos de la cigüeña

Los cuernos de la cigüeña, José M. Prieto, portada

TEMPVS FVGIT,

José María Merino, de la Real Academia Española


Infinidad de siglos antes de que existiese Martin Heidegger, los seres humanos hicimos de la conciencia del tiempo, con su implacable pasar y su extinción en la muerte, una de nuestras obsesiones permanentes. Al fin y al cabo, el tiempo es la sustancia de la literatura: la novela y el teatro tienen la pretensión de reconstruir fragmentos de tiempo, materializados en conductas que se manifiestan en determinados ámbitos y tramas, como la poesía expresa también, desde distintas perspectivas estéticas y sentimentales, la irremediable temporalidad de lo humano.

En el campo poético, autores clásicos, antiguos y modernos, han hecho del tiempo un tema central de su obra: Omar Khayyam, Jorge Manrique, Jorge Luis Borges, Antonio Machado... acaso porque la sensación física del tiempo y de su huida constante estimula de forma especial la percepción de pérdida que toda la gran poesía ha sabido expresar.

En Los cuernos de la cigüeña, José M. Prieto utiliza el tiempo humano, su eclosión, su devenir, su acabamiento, como materia medular del poemario. Un libro extenso, constituido por 73 poemas, cada uno de ellos encabezado por la breve cita de un verso de distintos poetas, como si la referencia continua al transcurso temporal quisiese acompasarse al fluir de esos múltiples atisbos poéticos, donde muchos poetas contemporáneos son recordados junto a otros como Quevedo, Rubén Darío, García Lorca, Leopoldo Panero o Julio Cortázar...

Dentro de la natural libertad asistemática que suele caracterizar la expresión poética, este libro de José M. Prieto matiza, sin embargo, el tema central, a través de sucesivos y diferentes énfasis, presentándose en cuatro partes que lo matizan con diferentes miradas.

La parte primera, "Es tiempo en movimiento una cigüeña", compone una presentación u obertura en la que, desde la imagen de la barrita de incienso que se consume en el primer poema (andando el tiempo), el poeta se mueve en el mundo de los relojes (algo más que anacrónicos los relojes; déjame una hora) las relaciones amorosas y familiares (el arte de dar las buenas noches a tiempo; profeta a tiempo) referencias a la memoria (tiempo invisible), al secreto (¿cómo te llamas?) o breves estampas de contenido predominantemente lírico (tiempo pascual; qué mañanita; un beso a tiempo). Como se trata de una obertura, no es extraño que se apunten ya aspectos que se desarrollarán con mayor extensión en otras partes del libro, como nos toman el pulso cada día o ajuste de cuentas, en que la calderilla sirve de apropiada metáfora...
La segunda parte, "Es tiempo en volandas un picotazo", la más extensa, tiene que ver con lo que pudiéramos llamar la descendencia en el tiempo: desde el origen (tiempo maternal), pasando por las relaciones carnales y amorosas (hora de vaciarse; tiempo de pasión), la conciencia del paso del tiempo (cumpleaños; longevos ambos; momentos borrosos), la incomunicación y comunicación familiares (pasan el tiempo juntos; oír al tiempo; sin querer, las buenas noches), el tiempo extraviado (husos horarios), la memoria y la desmemoria ( tic tac terminante; momentos borrosos), entre muchos otros poemas que muestran una especial mirada de lo humano y sus avatares y soledades (movida a tiempo; ensalmos con claxon; el tren no espera; un examen es cosa de familia; el arte de hacer manitas delante de unos cuernos)...

La tercera parte, "Es tiempo enmarañándose una cornamenta", enfoca decididamente la vejez, la enfermedad y la muerte: se alude en el primero a la decadencia física (para el arrastre) y a partir de ahí unos poemas nos hablarán de la muerte como una especie de "cese de apuestas" (apostó), confrontarán abuelo y bebé (una momia en la cuna), o tratarán los recuerdos como fósiles coleccionados a lo largo de la vida (vestigios familiares). La conciencia de la pérdida del tiempo (perdedor nato), la ancianidad inerme ( asistido a tiempo; sin horario), la cercanía de la muerte (matamos el tiempo), dan paso a poemas que ya entran decididamente en el acabamiento: no se pone, metáfora de los que ya no están; punto de encuentro, con el cadáver, en el tanatorio; juntos y a punto, los zapatos a los pies del ataúd; los amigos están para algo, pues llevan amapolas al féretro; las vio negras, a ciertas hormigas voraces. Y más adelante, llegaremos al espacio de osarios y crematorios: una encerrona a tiempo; ya no está aquí; esqueletos para el recuerdo...

Por último, la cuarta parte, "Es tiempo en paro forzoso un tocón", construye una especie de diálogo sincopado, en el que tiempo y poder se van turnando dramáticamente.

En el libro se alternan los poemas de larga extensión con otros muy breves, alguno de ellos acaso con espíritu de haiku, y no faltan los que presentan aire de minicuento ( pienso en momentos borrosos o en encantado de conocerla).

* * *

Tomar como motivo inspirador el tiempo y su paso destructivo está en la tradición poética de todas las épocas, como antes señalé. Pero lo que singulariza el libro de Prieto es el uso del lenguaje y de las imágenes. Un lenguaje cotidiano, que no tiene reparo en utilizar ciertos vulgarismos para potenciar la expresión en determinados momentos (movida, chavalote, jodienda, sinhueso, manitas...) pero rico en imágenes y metáforas sorprendentes: "de un picotazo atrapó la mañana/ el gallo" (qué mañanita); "el universo consciente tiene forma de pezón" (tiempo maternal); "en la almohada picotean/las llamadas perdidas" (tiempos heroicos); "están en pie de guerra/ los niños de este mundo" (tiempo de sirenas); "nadie las hizo caso esta noche/ solo las manoseó la aurora" dice de las rosas (esto es lo que pasa si amanece en rosa); "trasnochan en la cocina/las sombras, las sobras/ aguardan en la nevera/ una segunda oportunidad" (las sobras de nochevieja); "encadenado llevaba el tiempo en el chaleco/ su padre" (tic tac terminante); "la noche se ha quedado/toda su calderilla"-el dinero del día- ( sin blanca) "una sobredosis/de cumpleaños vencidos" (punto de encuentro), "todo lo que sobresale cabe/ en una urna con cenizas" (una monada); "en el osario/ el tiempo vivido/ se hace astillas" (esqueletos para el recuerdo)...

La ironía, un humor pocas veces melancólico, el decidido sarcasmo, impregnan todo el poemario, continuamente animado por una vibración de estirpe surrealista, en el que a veces hay un tratamiento de la palabra que me atrevo a calificar de "ramoniano", sin que falten los homenajes, como el que se hace a Allan Poe en no quieren que salga solo, y sin que nunca se pierda la peculiar naturaleza lírica del conjunto.

El paso insoslayable y aniquilador del tiempo no abruma al poeta, sino que lo incita a enfrentarse a él, a decirle verdades, a asumir con entereza su propia condición de tiempo vivo. El tiempo huye, y nosotros con él, hechos de tiempo como estamos, recuerda el poeta: esa es nuestra servidumbre, pero también nuestra grandeza.

 

 

[Seguir leyendo] Los cuernos de la cigüeña
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Poesía Mística Zen de Eihei Dogen - 2013-

Eihei Dogen es un monje japonés del siglo XIII cuyos escritos han tenido una importancia creciente a lo largo del siglo XX y el XXI. Toda su obra está traducida al inglés (al menos tres veces la más importante), una al francés y parcialmente al alemán, al italiano, al español, al portugués... Fue el fundador de la Secta Soto Zen en Japón.

Escribió 64 poemas breves al estilo japonés, y algo más de 200 en chino. La distinción no es neutra, los primeros son su homenaje al clan de su madre, los Fujiwara,  y en los segundos congenia con sus maestros, monjes zen la mayoría de ellos.

Las mujeres inventaron un silabario conocido como hiragana y los hombre se expresaban en chino clásico en los entornos aristocraticos y monásticos en los que se educó Dogen: utilizaba ambos en sus escritos.

La traducción del japonés al español ha sido hecha por Akihiro Yano, estudiante de postgrado japonés que está haciendo su tesis doctoral sobre Calderón de la Barca.

El Director de la Fundacion Japón en Madrid, el Sr. Hiroyuki Ueno ha escrito el prólogo.

 

[Seguir leyendo] Poesía Mística Zen de Eihei Dogen - 2013-
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Nuestra señora es un caballero (2013)

Madrid, Ediciones Vitruvio, 2013

 

El título no es una provocación, es una constatación: las señoras se comportan a menudo como caballeros y haberlos haylos caballeros que se comportan como señoras. No es lo mismo sexo que género. Le diferenciación macho y hembra, hombre o mujer es psicobiológica. Masculino y femenino es psicología social, como lo es señora y caballero. En China y en Japón la representación de un personaje divino puede cambiar de sexo y de genero a gusto del fundador o de los feligreses del templo. Son figuras míticas a la hora del culto. Yoshua en hebreo, Jesús en griego (y en español) es un nombre de hombre, pero Cristo es un concepto, y puede ser masculino o femenino.  El meollo de este poemario está ahí, el género como estatuto de identidad, distinto del sexo. De ahí la multitud de circunstancias que se pregonan en los poemas.  La lírica es elogio.     

[Seguir leyendo] Nuestra señora es un caballero (2013)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

No están ciegos los poetas: el sijo coreano (2012)

< Prólogo >

Hace algún tiempo, tuve el placer de conocer al Prof. José M. Prieto en la recepción que se celebró en la residencia de la Embajada de India.

Para mí fue una agradable sorpresa conocer entonces su interés por la literatura coreana, y poco después recibir la carta en que me solicitaba que escribiese el prólogo del libro que publicará en septiembre de este año.

A pesar de lo poco conocida que es la literatura coreana en España, el Prof. Prieto ha sido capaz de escribir hermosos poemas en los que adopta la forma literaria coreana del sijo.

Los sijos, una forma poética coreana tradicional que nació a mediados de la dinastía Koryo y que alcanzó su máximo esplendor en la dinastía Chosun (1392-1910), recogen los sentimientos y emociones más profundos de la cultura coreana.

El poeta José M. Prieto nos introduce con gran maestría la poesía oriental, como ya hizo con su obra al estilo de los tankas japoneses. Esta vez, profundiza en el sijo, alcanzando de nuevo la más exquisita creatividad poética.

Mediante este libro que recoge más de doscientos poemas, los lectores se harán partícipes del sentido de la vida, y el amor a la naturaleza que están expresados en forma de sijos y supondrá una ventana por la que asomarse a la literatura coreana.

Este libro recoge el humanismo más puro de la literatura. En la poesía no hay fronteras ni obstáculos y esta obra es la esencia de ese espíritu.

Quisiera elogiar y agradecer al Prof. Prieto por esta maravillosa obra que supone la oportunidad de estrechar los lazos entre oriente y occidente, y que espero sirva, bajo el paraguas de la literatura de puente de unión entre la cultura coreana y española.

Cho Taeyul Embajador de Corea en España, Madrid, Febrero 2011

 

[Seguir leyendo] No están ciegos los poetas: el sijo coreano (2012)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

El sutra de la eternidad dorada: budismo y catolicismo en Jack Kerouack (2011)

portada

Miraguano Ediciones, Madrid, 2011

Este ensayo tiene un meollo central, el poema en prosa (66 estrofas o párrafos) que escribió Kerouac en 1956. Dedicó tres años a documentarse. Es la primera vez que se traduce al español en versión impresa y comercial La Escritura de la Eternidad Dorada. Previamente hay un capítulo introductorio, reseña aspectos muy concretos de la biografía de Kerouac, que en realidad se llamaba Jean Louis, su lengua materna era el francés y fue un católico practicante en su juventud y en los últimos años de su vida. Acabó sus días pintando a la Virgen María, a los ángeles, al cardenal Montini luego Papa Pablo VI. La tercera parte es un conjunto de  71 notas de índole hermenéutica que pone de relieve que Kerouac no improvisaba, sabía de lo que hablaba. El libro es el resultado de vacaciones veraniegas en San Francisco, por ejemplo, en la cabaña en la que convivieron Kerouac y Gary Snyder. Se ha recabado información verbal de personas del vecindario que les conocieron. Se han examinado los escritos en francés de Kerouac, y algunos que redactó en español, lo hablaba de oídas... por sus estancias en México. Se hace una lectura budista y católica de la obra de Kerouac entre 1953-1957. Lejos de mamá era un libertino, cerca... estaba bajo control. Dos de sus tres esposas fueron circunstanciales, la tercera le cuidaba.

[Seguir leyendo] El sutra de la eternidad dorada: budismo y catolicismo en Jack Kerouack (2011)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

El sijo coreano: un formato poético de siglos (2011)

en, A. Ojeda y A. Hidalgo, Corea, imagen y realidad, Madrid. Centro Español de Investigaciones Coreanas y Entonro Gráfico Ediciones, 2011.

Se abordan los siguientes aspectos, 1. La escritura coreana, 2. El trasfondo cultural de la poesía coreana, 3. El sijo en su contexto cultural, 4. La trastienda del sijo, 5. El formato poético sijo, 6. El sijo llega a Occidente: traducciones. 7. El sijo en el contexto de la métrcia española. Se reseñan 23 sijos de distintas épocas y autores traducidos al español y se acota el contexto al que aluden.

 

[Seguir leyendo] El sijo coreano: un formato poético de siglos (2011)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Jesús nunca fue cristiano (2010)

Madrid, Vitruvio, 2010

Jesús murió veinte años antes de que empezaran a hablar de Cristo y hubiera alguien que dijera ser cristiano. Falleció el viernes 7 de Abril del año 30 de la era contemporánea. Del año 48 al 53 Pablo (que era turco) empezó a predicar y a dictar las primeras cartas en las que mencionaba a Cristo, traducción de la palabra Mesias, que significa el ungido, el embalsamado. Jesús nunca oyó hablar de Pablo. No se conocieron. El Cristianismo lo puso en marcha María Magdalena, fue la primera que dijo "ha resucitado mi chico". Pedro vino después y dijo "yo lo ví primero" era chico y su testimonio valía más. Pablo apareció años después y habló lo que quisó por revelación divina propia. Era un converso, por tanto, radical. Este libro aborda lo acaecido en aquella época desde la perspectiva profesional de oficio que ejercía cada uno de los que acompañaron a Jesús en sus andanzas. Es una lectura poética, con sentido del humor, de la convivencia entre apostoles y discípulos.

[Seguir leyendo] Jesús nunca fue cristiano (2010)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Tanka a trancas y barrancas (2009)

Madrid, Vitruvio, 2009

Los tanka son un formato poético que crearon en el siglo IX mujeres de la aristocracia. Inicialmente se llamaba waka hasta el siglo XIX. Tiene dos partes, en los tres primeros versos se presenta un argumento y en los dos último se genera un giro sorprendente, festivo, irónico... En los tres primeros versos la mujer resumía el argumento masculino y en los dos últimos le daba la vuelta. Era un intercambio de postales, de mensajes amigables. A partir del siglo XX se abrió a otros temas. El formato es 5/7/5/7/7 sílabas. Las feministas nunca han subrayado que las japonesas inventaron una modalidad poética propia con una solera de doce siglos que continúa viva en el XXI. Suyo fue el invento del alfabeto hiragana usado para escribir estos poemas, por ejemplo, desde sus inicios. Los hombres se expresaban con ideogramas chinos, kanji.

Se presenta a continuación el libro completo, versión final, cuatro años después de haber sido comercial y con un acuerdo previo con el editor.

 

[Seguir leyendo] Tanka a trancas y barrancas (2009)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Penetrante compasión: 50 koan contemporáneos (2007)

Madrid, Miraguano, 2007

Este libro pertenece al genero de la literatura sapiencial. Los koan son casos que trabaja el maestro zen con su discípulo. Su origen es chino, pero se ha utilizado mucho en Japón, siempre en entornos zen, y finalmente en el mundo de las ciencias cognitivas a partir del libro bestseller de Douglas Hofstadter Godel, Escher y Bach: un eterno y grácil bucle. Un koan es una cuchilla para cortar por lo sano por la mente discursiva, y la consecuencia es una mente que está a lo que tiene que estar en cada momento, plenamente atenta con un talante ecuánime. Es lo que se llama mente no discriminativa, se piensa sin pensar. Se practica el desapego mental y emocional. Dejan de rumiarse frases sueltas, obsesiones, cabreos.

[Seguir leyendo] Penetrante compasión: 50 koan contemporáneos (2007)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Haiku a la hora en punto (2007)

Madrid, Vitruvio, 2007

Es una recopilación de algo más de mil quinientos haiku escritos por el autor durante 15 años (1990-2005) a partir de anotaciones hechas en hoteles, aviones, reuniones, congresos, templos, escuelas. No son traducciones. Prevalece el sentido festivo tipico de los haiku, que siempre han tenido un aire bromista. Hay una introducción técnica, los poemas, un prólogo escrito por Helio Carpintero de la Real Academia y un epilogo escrito por Rei Berroa de George Mason University. He aquí algunos ejemplos de haiku, cosecha propia del autor.

El haiku es un formato poético que se consolidó a partir del siglo XVII en Japón con formato 5/7/5 sílabas. Lo han pulido sobre todo varones en Japón, a menudo en Monasterios Zen, bebiendo sake, pero también callejeando. Algunas mujeres se aficionaron y poco a poco se entretuvieron y convencieron.

[Seguir leyendo] Haiku a la hora en punto (2007)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong

Con los pies en otro mundo: Japon (1990)

Diario de un viaje al estilo de Matsuo Basho. Fue el punto de partida de mi interés por la cultura y literatura japonesa. Los dibujos son del Prof. Heliodoro Carpintero, catedrático de Psicologia y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Él dibuja en sus viajes, yo escibo poemas. En esta ocasión hemos coincidido en años distintos en el mismo país en los mismos lugares. Son recuerdos que sobreviven en estas paginas, en nuestros lectores. Bienvenido. 

[Poner comentario] Con los pies en otro mundo: Japon (1990)
Compártelo: Enviar a FacebookEnviar a Reporter MSNEnviar a Menéameguardar en mis favoritos de Del.icio.usAñadir a diggAñadir a technoratiguardar en los favoritos de My Yahoo!Enviar a Mister Wong


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias