Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 20 de octubre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Registro de la jornada laboral de las empresas y su compatibilidad con el confinamiento

Cuando se aprobó la Nueva Ley del Control Horario en el 2019 la polémica no tardó en desatarse, aunque por motivos evidentes todas las empresas tuvieron que aplicarla a rajatabla. Sin embargo, una situación no prevista se produjo justamente al cabo de un año. Y es que en marzo de 2020 la crisis sanitaria estalló en nuestro país.

 

 

El Gobierno tuvo a bien decretar un confinamiento. El mismo fue bastante restrictivo sobre todo al principio. Muchos empleados se veían obligados a tele-trabajar, exceptuando aquellos que operaban en empresas que sí o sí requerían un trato presencial con el cliente, amén de las fábricas.

Otras empresas optaron por una vía intermedia. La mitad de la plantilla acudía a su puesto de trabajo, mientras que la otra seguía desarrollando sus labores a distancia. El teletrabajo ha experimentado un gran auge a raíz de esta situación tan adversa que nadie esperaba.

Pero, ¿cómo controlar adecuadamente las jornadas laborales de los trabajadores? Es complicado, sobre todo en el caso de otras empresas que preferían ir alternando la presencia de sus empleados. Es decir, los turnos rotatorios se implantaron de manera experimental con el principal objetivo de no acumular siempre a los mismos individuos en un recinto cerrado.

Ponte en situación: en una misma empresa varios trabajadores hacían su jornada desde casa, mientras que otros se iban alternando con los demás en la oficina. Registrar todas las jornadas del cien por cien de los empleados se convertía en una ardua tarea, por lo que las compañías de mayor y menor tamaño -incluyendo sobre todo las PYMEs- tuvieron que digitalizarse en un sentido.

 

Sistema de control horario

 

Antes de marzo del 2020 todavía eran numerosas las empresas 'tradicionales' que seguían controlando las jornadas con los típicos documentos en formato físico. Algunas de ellas optaban por las hojas de Excel. Sin embargo, la nueva normalidad exigía un sistema más avanzado.

Así fue como muchas PYMEs y negocios en general pasaron a descubrir las apps de control horario como la conocida bajo el nombre de Plain. Aunque el procedimiento era complejo teniendo en cuenta la diversidad de jornadas, este tipo de sistemas lo convierten en pan comido.

Debido a que en octubre, noviembre y en adelante es muy probable que se vuelva a decretar otro confinamiento, no es de extrañar que esta clase de sistemas se estén popularizando. Poco a poco van implementándose en más empresas de nuestro país.

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario,Literatura digital
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias