Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Martes, 19 de enero de 2021

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Viajar con coche propio: algunos consejos

La mayoría de las veces, los entusiastas del turismo en automóvil alquilan un coche para realizar el viaje. En la mayoría de ocasiones, sin embargo, muchos prefieren utilizar su propio coche, ya que si eres un enamorado de este tipo de viajes, lo normal es que compraras un coche adecuado para realizarlos. 

 

 

Naturalmente el turismo automotor suele realizarse por parte de aquellos que viven en un continente, ya sea Europa, América, Asia África... Las personas que viven en islas suelen viajar de otro modo. Dependiendo del continente en el que te encuentres deberás tener en cuenta unas consideraciones u otras a la hora de viajar con tu coche, pero hay algunos consejos básicos que es mejor no desoír si quieres embarcarte en la aventura de recorrer miles de kilómetros de carretera para descubrir nuevos parajes. 

¿Por qué conducir tu propio coche?

Porque este es tu propio automóvil. Estás acostumbrado, tienes confianza en él (a diferencia de los coches de alquiler), se adapta bien a tus necesidades y cuando lo adquiriste posiblemente ya pensabas en estos viajes que te apetecía realizar.

 

Algunas personas prefieren conducir su propio automóvil porque tienen un buen coche, y un automóvil de una clase similar, a diferencia de los modelos baratos, es bastante problemático y caro de alquilar. Al final, acaba saliendo rentable viajar con tu propio coche.

 

¿Qué se debe considerar?

Los servicios de ferry están bastante desarrollados en la mayoría de países, así que no te apresures a excluir puntos de tu ruta que estén separados del continente por barreras de agua. 

A menudo, llegar a algún lugar por mar con su automóvil es más barato y más rápido que tomar un desvío. Así que explora oportunidades similares en tu región de interés. Los ferries corren rápido, son económicos y muy cómodos.

 

¿Qué tan cómodo será ir a una zona o ciudad o país con tu automóvil?

Es algo obvio, pero mucha gente se olvida de pensar en ello. Por ejemplo, si tienes la intención de viajar a ciudades europeas con cascos antiguos medievales, un SUV grande o un enorme todoterreno será extremadamente inconveniente allí. Calles estrechas, poco espacio de estacionamiento y, en general, tendrás dificultades para maniobrar y todo lo que pensabas ahorrar lo terminarás gastando en parkings.

 

La seguridad del coche, el tipo de carreteras por las cuales va a transitar y la potencia con la que va a contar son también datos a tener muy en cuenta.

 

Trámites fronterizos

Estudie esta pregunta detenidamente de antemano.

 

Debes tener todos los papeles del coche en regla, además de un seguro. Sin él, es posible que simplemente no se te permita entrar en algunos países... en la mayoría; y si lo hacen, no necesita posibles problemas. Puedes conseguir un seguro con antelación, o te quedes sin una póliza.

Mecánica

Presta atención al estado técnico del automóvil: en muchas fronteras los guardias fronterizos imponen requisitos muy estrictos y claramente definidos. Si algo está mal, no funcionará hablar con ellos. Los detalles deben aclararse inmediatamente antes del viaje, ya que las reglas pueden cambiar, pero incluso con una grieta en el parabrisas, que puede no molestarlo en absoluto en tu país, corres el riesgo de no ir a ninguna parte. Por no hablar de problemas más graves como la rotura de la electricidad. Y el cumplimiento de las normas medioambientales es un punto importante.

Antes de iniciar cualquier viaje en coche es importante una puesta a punto del mismo. En mi último viaje una visita a un taller mecánico en Maçanet de la Selva, cerca de Girona, fue lo que me salvó para poder llegar sin problemas hasta Austria. Además, también realizan una revisión de vehículo, para que puedas viajar con la máxima seguridad. Sin duda una visita al taller antes de cualquier viaje en coche quita muchas preocupaciones.

Combustible

La gasolina en Europa es cara, pero en Asia suele ser de mala calidad. Estas dos tesis son la base para una reflexión seria.

Un automóvil voraz en Europa puede convertirse en el principal artículo de consumo, y un automóvil sensible a la calidad del combustible puede averiarse fácilmente después de un dudoso repostaje en Asia.

 

Otro consejo puede parecer ridículo, pero en realidad la pregunta es muy seria. Asegúrate de conocer el nombre del tipo de combustible que necesitas en el país al que viajas. ¿Crees que esta pregunta es simple? Pero no.

 

Infracciones

Suena obvio pero las normas de circulación no son las mismas en todos los países, las infracciones no se sancionan del mismo modo y la forma de conducir también varía de un sitio a otro. Asegúrate de comprender bien esto porque, por muy buen conductor que pienses ser, nadie se va a adaptar a tu estilo de conducción y mucho menos dejarán de multarte tan sólo por tu desconocimiento de la normativa

 

Por ejemplo, la cantidad de multas en Europa y la inevitabilidad del castigo, a menos que estés listo para desprenderte de una visa Schengen, te enseñan de inmediato (a conducir y respetar las normas de circulación). 

En Europa, debes seguir estrictamente las reglas; de lo contrario, obtener una multa de varios cientos de euros es más fácil que nunca. El estacionamiento casi siempre es de pago, y esto también debe tenerse en cuenta. En EE.UU. son también muy estrictos con su normativa, y una multa de tráfico impagada puede suponerte el no poder volver a pisar ese país por el resto de tu vida, a no ser que quieras terminar perseguido por la ley.

 

En cuanto a la posibilidad de llegar a un acuerdo con la policía, todo, por supuesto, depende del país. Es cierto que hay países en los que con una 'mordida' puedes evitar una sanción, pero lo mejor es no tener que destinar parte del presupuesto a esos supuestos...

 

Matices de Europa

En las ciudades y más allá de Europa, hay algunos matices que son muy importantes de comprender para una planificación adecuada del viaje.

 

Europa no es América o Asia; el uso del automóvil en las ciudades se ha desalentado durante mucho tiempo allí. Incluso en ciudades relativamente grandes, es fácil afrontar el hecho de que la entrada en coche al centro de la ciudad simplemente está cerrada. Y si no está cerrado, no se puede estacionar allí, y si es posible, es muy caro.

 

Por lo tanto, debe pensar dónde se detendrá y cómo moverse. Un hotel en el centro de una bonita ciudad alemana de varios cientos de miles de habitantes es genial, pero tienes que dejar tu coche en algún lugar de las afueras.

 

Conclusión

Viajar en tu propio coche puede ser toda una aventura, te da una libertad que no tienes con cualquier otro tipo de viaje, aunque en contrapartida debes tener en cuenta algunos detalles importantes. Aún así, es una de las formas de viajar con las que más puedes vivir un país o región, de modo que llena el tanque de gasolina y haz las maletas, porque tienes una extensa red de carreteras esperendo frente a ti.

 

 

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias