Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 30 de marzo de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

¿Qué sucede con la pensión de viudedad en el caso de estar divorciado?

Cuando un miembro de la pareja fallece, el Código Civil reconoce derechos hereditarios al cónyuge viudo. En el caso de que la persona fallecida no hiciese testamento, y no tuviese ni padres ni hijos, toda la herencia pasará al cónyuge.

En cualquier caso, el cónyuge que ha quedado viudo que no esté separado o sea pareja de hecho tendrá la condición de legitimario, teniendo reconocido un derecho de usufructo parcial sobre la herencia con independencia de si hay o no descendientes o ascendientes.
El cálculo de la legítima del cónyuge viudo varía en función de la concurrencia o no con ascendientes o descendientes:
Si no hay descendientes concurre con ascendientes, el cónyuge tiene derecho al usufructo de la mitad de la herencia.
Si hay hijos o descendientes, tiene derecho al usufructo del tercio destinado a la mejora.
Si el cónyuge viudo concurre con hijos solo del causante, puede exigir que el derecho de usufructo le sea satisfecho a elección de los hijos asignándole un capital en dinero o un lote de bienes hereditarios.
Si no hay ni descendientes ni ascendientes, el cónyuge tendrá derecho al usufructo de los dos tercios de la herencia.
En una pareja de hecho en la que no existe matrimonio, cuando uno de los miembros de la pareja fallece los derechos de herencia dependerán de la regulación de cada comunidad autónoma.
Si uno desea proteger a la pareja lo más aconsejable es acudir a un notario y hacer un testamento a su favor, dejando a la otra parte lo que la ley permita; que en el supuesto caso de que haya hijos será el tercio de libre disposición, es decir un tercio de la herencia. Los otros 2/3 forman la legítima de los descendientes que hay que respetar.
El otorgamiento de un testamento es un acto que ayuda a evitar problemas posteriores pudiéndose cambiar cuantas veces una quiera.
En el caso de que la persona se halle separada o divorciada para que tenga derecho a una pensión de viudedad, con carácter vitalicio debe de haber cumplido una serie de requisitos:
Que la persona fallecida se encuentre dada de alta en la Seguridad Social y haya cotizado 500 días dentro de los 5 años anteriores al fallecimiento.
Si la persona fallecida no estaba dada de alta, precisa un periodo de cotización de 15 años. Este tiempo no será necesario si el fallecimiento es producido por un accidente laboral, o enfermedad profesional.
Si la pareja se encontraba divorciada o separada judicialmente, la persona sobreviviente tendrá derecho a una pensión de viudedad vitalicia independientemente de si la persona fallecida se encontraba en situación de alta en le Seguridad Social siempre que cumpla unos requisitos.
Si el fallecido se hubiese casado tras el divorcio, la pensión de viudedad se repartirá entre la persona sobreviviente y la persona divorciada en proporción al tiempo que haya convivido con el fallecido. Ante tal situación se garantiza el 40% a favor de la pareja de hecho.

Género al que pertenece la obra: Narrativa
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias