Ir al contenido | Inicio/BuscarServiciosBibliotecasColección DigitalAyuda

Científicos, humanistas y eruditos

Iglesia Católica. Officium Horae Canonicae. Officium
defunctorum
. [Manuscrito]. [s. 15].
BH MSS 513

EL ENTRAMADO ERUDITO: HUMANISTAS, HISTORIADORES, FILOLÓGOS,  LATINISTAS ...

El pensamiento humanista se identificó por el afán de renovación lingüística (como la labor de Antonio de Nebrija) el estudio y fijación del castellano, afianzamiento de las lenguas clásicas, además de la particular atención que se presta a la historia y costumbres del momento.

Esta renovación intelectual del Siglo de Oro está repleta de logros y grandes progresos realizados durante todo el s. XVII en el terreno de la filosofía, medicina y las ciencias útiles (matemáticas, física, química, astronomía). Una época que congregó destacadas personalidades en la literatura, la política, la filosofía, la teología, el arte… En esta primera hornada de eruditos sobresalen los franceses, que recibieron una esmerada formación humanística lo cual les predisponía a participar “in situ” en la propia historia que se iba forjando (Guerras de religión…) y a desarrollar una actividad cultural y diplomática paralela, en sintonía con los intereses de la época.

Todos ellos, además, fueron poseedores de magníficas bibliotecas, la lectura de cuyos  ejemplares sirvió como instrumento de apoyo y desarrollo a sus estudios e investigaciones.

CIENTÍFICOS Y EXPLORADORES. LOS ÚLTIMOS  HUMANISTAS

 El siglo XVIII, el del racionalismo, positivismo y utilitarismo, el del triunfo de las ciencias experimentales, lo fue también de los grandes descubrimientos y exploraciones, de los viajes de larga duración y alcance. El siglo de las luces puede ser definido como el siglo de la erudición y la crítica. Emerge un periodo áureo para la reflexión historiográfica, debido al interés social que existe por el conocimiento de las fuentes escritas, ahora más valoradas, y que ejercen sin duda una gran influencias en medios intelectuales y políticos.

Las figuras señeras de esta época son una serie de estudiosos, cultivadores de distintas disciplinas: la paleografía, bibliografía, diplomática, literatura, botánica pero unidos por su inclinación hacia la observación, experimentación y el sentido crítico más riguroso como método de trabajo intelectual.

Este plantel de eruditos se asentaron sobre todo en Madrid, lugar hegemónico por ser la capital del reino, y por tener establecidas sus sedes diversas instituciones: Jardín Botánico, Universidad Central de Madrid, Ateneo de Madrid… Son muchos los que pertenecieron al mundo académico que irradian sus conocimientos más allá de las aulas y a través de diversas publicaciones, otros se decantaron por ocupaciones diplomáticas y políticas. Destacan el grupo de biólogos profesionales (Pavón, Lagasca y Segura, Pau) que desde el exilio herborizan con sus colegas y se transfieren curiosos especímenes. Por otra parte buscaban prestigio, y lo lograron gracias a las interconexiones que mantienen con los más célebres científicos ingleses. Un tejido social sólido, donde la erudición lo impregna todo, garantizando los vínculos de formación y acceso a la bibliografía extranjera, allende nuestras fronteras.

Quejas y sugerencias Mapa web
Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid
Ciudad Universitaria - 28040 Madrid
bucweb@buc.ucm.es
© UCM 2022