Ir al contenido | Inicio/BuscarServiciosBibliotecasColección DigitalAyuda

Armand Jean du Plessis, Duc de Richelieu (1585 -1642)

El ducado de Richelieu fue creado en 1629 para Armand-Jean I, quien acumularía sobre su cabeza títulos y prebendas: marqués de Chillou, obispo de Luçon, diputado del clero en los Estados Generales en 1614, primer limosnero de la Reina, secretario de Estado, cardenal, jefe del Gran Consejo y primer ministro de Francia, I duque de Richelieu y par, I duque de Fronsac y par, comendador de la Orden del Espíritu Santo, fundador y primer Presidente de la Academie Française

La biblioteca de Richelieu reunía 6.135 volúmenes. Richelieu sentía un amor profundo, sincero y apasionado hacia los libros. Se relacionó con diversos libreros  como Sèbastien Cramoisy y Jan Moretus. Fundó la Académie Française en 1635 y la Imprimerie Royale en 1640. Inició la publicación de la Bible polyglotte de París (1628-1645). En su testamento se preocupó del destino de su biblioteca, deseando que fuese abierta no sólo a su familia sino al público y que se hiciese un inventario de todos sus libros. La realidad fue que en 1660, los libros de Richelieu fueron depositados en la Sorbona hasta la revolución francesa.

Los matrimonios reales con españolas provocaron mucha curiosidad por España, lo que supuso no sólo una adopción de costumbres sino la masiva publicación de diccionarios y manuales de aprendizaje del español y el aumento de la difusión y traducción de obras escritas por autores hispánicos. Así, sólo durante la primera mitad del siglo XVII, se encontraron más de 500 ediciones impresas en París de libros de autores hispánicos publicados en latín, castellano ó traducidos al francés. Aunque Richelieu combatió toda su vida al "Habsburgo de Madrid", su biblioteca contenía muchos ejemplares hispánicos.

En 1795, después de su dispersión, los volúmenes se albergaron en instituciones públicas de París, sobre todo en la Bibliothèque Nationale, la Bibliothèque Sainte-Geneviève y la Bibliothèque Mazarine.

Existen varios catálogos de sus obras, pero el más fidedigno, por cuanto lo escribieron los libreros Thomas Blaise y Antoine Vitré, es el manuscrito conservado en la Mazarine.

Una curiosidad: el primer autor que usó el término "biblioteconomía" fue Gabriel Naudé, bibliotecario de los cardenales Richelieu y Mazarino, que ya en 1627 había escrito la obra considerada como el primer tratado de biblioteconomía, Advis pour dresser une bibliothèque (Recomendaciones para formar una biblioteca). En esta obra Naudé plantea importantes consideraciones para crear una biblioteca abierta el público, una idea radical para aquellos tiempos en que el canon bibliotecario se instituía en el contexto de lo privado.

Quejas y sugerencias Mapa web
Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid
Ciudad Universitaria - 28040 Madrid
bucweb@buc.ucm.es
© UCM 2022