Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 17 de enero de 2021

Inicio | ¡Buenos días! (Presentación por Miquel Barceló) | ¿Quiénes somos? | ¿Cómo puedo participar? | Aviso legal | Revistas culturales

Artículos de: Carrasco, José Luis

Patrulla nocturna

Pantalla uno: Polonio traba amistad con Pantalla dos: Disturbios en distrito cuarto Pantalla tres: Claudio evita en público a Pantalla cuatro: El sindicato de futbolistas publicita sus documentos sobre su estrategia comercial y reconoce que los cambios en su "volumen de negocio" han influido en sus ambiciones. Muy positivamente Pantalla uno: Polonio Pantalla dos: Ronelda confiesa que en su juventud fue discriminada por su condición de inteligencia artificial Pantalla tres:

-Esta mañana hablamos con Malkiel, el famoso viajero de los diez milenios.

[Seguir leyendo] Patrulla nocturna

El brindis del desterrado

Era una noche artificial, un letargo de anestesia de los que pasan tan rápido que uno no puede ni medirlo. Luego alguien desde la Base ejecutó un comando y yo, que soy Kino, recuperé mi conciencia.

Jun y Hao despertaron de la animación suspendida con los miembros agarrotados, calambres en la espalda y hambre de lobo. Los primeros minutos de reentrada -no era ese el término correcto, pero lejos de la Base el vocabulario técnico siempre se podía relajar un poco- sabían a desvanecimiento ralentizado de un sueño: las imágenes se desenfocaban en un espectro cada vez más amplio y, ya mezcladas, concurrían en una chillona amalgama nítida y plena de vida. Lo peor de todo, solían comentar, era el sabor metalizado en la boca, que costaba al menos un día entero despegar de las encías. Dos barras metálicas retráctiles que hice surgir de las paredes les sirvieron para apoyarse en sus ejercicios físicos y restaurar el ejercicio motor adecuado al cuerpo.

[Seguir leyendo] El brindis del desterrado

Voz de Proteo, mi hermano

Mientras tanto, en el hospital de campaña las cosas no iban mucho mejor. El azote de los múmidos recrudecía al sonar el silbato de la última nave, antesala de su ingreso en la estación.

La enfermera jefe anotó en su registro la entrada del grupo que bajaba del destacamento. Piotr se despidió de sus compañeros y dejó que el equipo de desinfección lo purgara. Desde la consulta eran audibles los partes de la radio, emborronados por la estática:

- Bzzzt... el estado de emergencia... bzzzt... nuevos refuerzos en el frente oeste... continúan las hostilidades... bzzzt... se esperaba ofensiva en lugar impredecible...

[Seguir leyendo] Voz de Proteo, mi hermano

El bautismo de Pater Operator

 

La embarcación remontó el vuelo, envuelta en humo y llamas, sorteó una duna con una rápida maniobra y saltó en dirección a otro tiempo. Vista la urgencia del escape y el posible mal funcionamiento de los servomotores, a no más de quince minutos en el futuro, distancia indeterminada. Donde hacía un parpadeo se quebraba el casco por un impacto  de cañón, tan sólo restaba la nube de agente gris y su peste a azufre quemado. Malkiel contrajo el catalejo, se lo colgó del cuello y descendió por el mástil mayor haciendo uso de pies y manos.

 

[Seguir leyendo] El bautismo de Pater Operator

Día de mudanza

La pequeña y delgaducha Loreto cerró el grifo y terminó con la gotera con la sensación de haberlo arreglado varias veces. Fuera las nubes ardían con el fuego amarillo del sol. Las noticias en la pantalla resumían guerras, conflictos y la predicción del tiempo. En una repisa, el barco pirata se mecía con los vientos alisios producidos aleatoriamente por el sistema de generación ambiental de la botella de simulaciones. Loreto entró en el salón y con el mando a distancia de la casa hizo sonar una canción del último recopilatorio de música de cámara francesa. El trabajo para la tarde.

[Seguir leyendo] Día de mudanza

Parusía

Me han encargado que escriba la historia de cómo Gordon W. Illustratti compró al señor Argile Lien, y lo que ocurrió después de eso. No es tan sencillo como suena, de hecho, el señor Illustratti negociaba múltiples proyectos basados en gente como nuestro protagonista. Aunque, en realidad, no fue él quien lo hizo sino la empresa para la que trabajaba. Pero estoy adelantando acontecimientos, y dado que el viaje es largo, les voy a relatar todo desde el principio y tal como los mismos involucrados me lo contaron, y como yo en persona presencié.

[Seguir leyendo] Parusía


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal
Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]
ISSN: 1989-8363