Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Lunes, 16 de diciembre de 2019

Inicio | Secciones | ¿Quiénes somos? | Equipo E-Innova | ¡Publica con nosotros! | Revistas culturales

Artículos de: Martín, Iván

Cisne Negro

Hace mucho tiempo, mucho tiempo, que una película no me mantenía con el aliento cortado desde el inicio hasta el fin de su metraje. Esto es lo que me sucedió el otro día cuando fui al cine a ver "Cisne Negro", la última película de Darren Aronosfky, un genio de los universos crudos y obsesivos, como ya plasmó en su conocida "Requiem por un sueño".

  Cisne Negro

Historia mínima de las intenciones educativas del arte dramático

Mucho se habla hoy en día de las capacidades educativas del teatro, atribuyéndole propiedades que pueden ayudar al desarrollo de la personalidad. Y puede que así sea, pero existe en esos discursos teatral-pedagógicos un exceso de retórica y pedantería que viene dado por el dinero o, para ser más claro, por todo aquello que el arte tiene de negocio.

  Historia mínima de las intenciones educativas del arte dramático

Manifiesto teatral

Llama la atención que un arte tan educativo como el teatro no tenga representación en la facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid. ¿Qué es lo que falla? ¿Por qué nadie se ha comprometido con la creación de una compañía estable como sucede en otras facultades? El teatro es un arte que abre la mente, aligera el cuerpo, quita tensión a la expresión, facilita la transmisión de las ideas, enseña a través de la experiencia y nos ayuda a posicionarnos como personas en la sociedad. El teatro fomenta el diálogo real y las inquietudes filosóficas, aptitudes humanas relegadas a espécimen de extraña comprensión por las nuevas tecnologías. Y pese a permitir abiertamente la incursión y experimentación con estas nuevas tecnologías, desde el teatro se reencuentra uno con esos seres en peligro de extinción como son el gusto por la lectura, la gramática de la escritura, el ritmo interno de las narraciones y la vida creadora de las palabras. Desde el teatro aprendemos que estamos hechos de carne y hueso, que nuestro cuerpo y nuestra mente son cuasi infinitos y que la creatividad existe hasta en el movimiento que la brisa provoca en los pétalos de una flor. La práctica del teatro fomenta valores positivos como la cooperación, la autodisciplina, el respeto al trabajo de los demás, la importancia del silencio para la creación y el aprendizaje, la autocrítica, la aceptación de críticas ajenas, la superación de pudores y la certeza de que siempre hay alguien que puede saber más que nosotros (esto es, la humildad).

  Manifiesto teatral


Logotipo de la UCM, pulse para acceder a la página principal

Copyright © 2017 E-Innova

ISSN: 2172-9204