Fallas de Valencia:
las fiestas del fuego

Valencia, la capital del Levante, celebra durante estos días una de las fiestas más espectaculares del mundo: Las Fallas. Durante cinco días la ciudad se transforma, sus calles albergan monumentos construídos con madera y cartón, la pólvora perfuma el ambiente y los fuegos artificiales iluminan la noche mediterranea. Ya se ha iniciado la cuenta atrás para la Noche del Fuego que destruirá las fallas construídas durante los últimos doce meses.Te invitamos a conocer el origen, los protagonistas y los ninots de una de las celebraciones más representativas de España.



Las Fallas: fiestas de fuego

L a Falla es una expresión de arte, una visión satírica y mordaz de los problemas mundiales y nacionales. Cada barrio de Valencia expresa con una falla su crítica social, compitiendo por la espectacularidad de sus diseños y las dimensiones de las figuras que en algunos casos llegan a alcanzar los 20 metros de altura.

Durante la noche del domingo 15 de marzo, unos 50.000 falleros realizaron la plantá, o colocación de las 380 fallas grandes y 368 fallas infantiles en las calles y plazas de Valencia que adornarán la ciudad durante cinco días, hasta que ardan en la Noche del Fuego, el 19 de marzo. Más de 3.000 millones de pesetas se han gastado este año los valencianos para construir sus ninots. Todos, excepto el ninot elaborado por el Ayuntamiento de la ciudad, concursarán para obtener el indulto del jurado, que les permitirá librarse de las llamas y permanecer a la vista de los visitantes.

Este año, los artesanos falleros se han inspirado una vez más en la actualidad nacional e internacional para elaborar los ninots: las concesiones que el Gobierno de Jose María Aznar ha hecho a los representantes catalanes de Convergencia i Unió es uno de los temas más críticos de esta edición, pero tampoco se salvan de la mofa aspectos como la telebasura, la clonación de animales e incluso el comportamiento de algunos famosos personajes televisivos como el Padre Apeles. Todas estas fallas "morirán" en el fuego cuando se ponga el sol el día de San José, excepto el ninot indultado por el jurado de este año, una falla homenaje que representa al científico oceanógrafo Jacques Cousteau, fallecido en 1997.


Puedes hacer una visita a alguna de las fallas más importantes de Valencia:



Las protagonistas femeninas de la fiesta

Pero las fallas no son más que uno de los protagonistas de un programa de actos repleto de actividades. Otra protagonista de esta semana es la fallera mayor, una joven valencia que representa la belleza de las mujeres de estas tierras y que, ataviada con el vestido tradicional de fiesta de esta región, acude a todas las actividades festivas. Cada barrio elige a una mujer que les representará en los actos oficiales y, más tarde serán ellas quienes democráticamente eligan a la fallera mayor, quien presidirá todos los actos oficiales acompañada de las autoridades municipales. Este año Susana Remohí Andrés representa la belleza de la mujer mediterránea como fallera mayor.


Valencia se transforma durante esta semana. El centro de la ciudad cierra sus calles al tráfico para que sean los valencianos y sus visitantes quienes puedan pasear por todos los rincones de la capital de Levante disfrutando de estas celebraciones. En el centro del día se celebra la mascletá, un espectáculo de ruido en el que miles de petardos y cohetes hacen retumbar los edificios y los cuerpos de quienes lo contemplan, impregnando el ambiente de un característico olor a pólvora. Por la tarde, la cita es en la plaza de toros donde se celebra la feria de marzo, una de las primeras del calendario taurino español, que destaca por el carácter torerista del público aficionado. Por la noche, el fuego y la pólvora vuelven a ser el centro de la fiesta, con los espectaculares castillos de fuegos artificiales.




Historia de las Fallas

La fiesta de Las Fallas tiene un origen pagano y celebra el inicio del equinocio de primavera. Los artesanos de la ciudad solían quemar todas las prendas viejas para festejar el fin del invierno y la llegada de una nueva temporada. Se sabe que desde 1.497 los carpinteros celebraban con honor la fiesta de su Santo Patrono San José y que en documentos de finales del Siglo XV se hace referencia a "lo día que els fusters (carpinteros) cremen lo estay (palo)". Mas tarde el parot se vestiría con prendas viejas, como si fuera un espantapájaros y en la hoguera, se añadiría algún trasto viejo. Más tarde el Parot vestido fue adquiriendo rasgos humanos representando a algún personaje popular del barrio. Surgía así el Ninot (muñeco), elemento fundamental de las fallas, que con el paso de los años ya no aparecería aislado, sino agrupado con otras figuras.

Con el tiempo fue necesario la publicación de un Llibret con versos en valenciano que explicase el tema y el contenido de cada falla y la fiesta se hizo tan popular que todas las clases sociales se mezclaban durante la celebración. Quizá fue esta la razón por la que a mediados del siglo pasado fueron prohíbidas por un alcalde de la ciudad para evitar que se produjeran altercados e incidentes, e incluso años más tarde aprobaron un impuesto para cada falla, lo que impedía que los barrios de clase humilde pudieran unirse a la fiesta.

Hoy las Fallas de Valencia se han convertido en una fiesta popular, de importante interés turístico para Levante que congregan a un millón de visitantes entorno al fuego. Resulta imposible encontrar una habitación en los hoteles de la ciudad durante estos días, y las plazas hoteleras del resto de la provincia consiguen elevados índices de ocupación. La fiesta de San José es una de las primeras del calendario festivo español desde el inicio del año y unido a la llegada de la primavera, con el agradable clima mediterráneo, hace que miles de españoles y europeos viajen durante estos días a la capital de Levante para disfrutar de la fiesta.



España Hoy:Noticias


Este número ha sido realizado por:

SUSANA SANZ FRAILE


Enviad comentarios y sugerencias a:
Redactores:
Susana Sanz - [jadraque@eucmax.sim.ucm.es