UN ANÁLOGO
ESPAÑOL PARA
UN CUENTO DE
CHAUCER

       


Dr. Jesús L. Serrano



El concepto del título introduce ya nuestro propósito: establecer las semejanzas que puedan existir entre un cuento del Conde Lucanor, el Exemplum L: "De lo que contesçió a Saladin con una dueña, muger de un su vasallo" y The Wife of Bath's Tale, incluido en The Canterbury Tales. Establecemos una distinción entre análogos y fuentes, de la misma forma que lo hacemos entre analogía e influencia. Consideraremos que un cuento de don Juan Manuel es análogo de otro de Chaucer cuando existan paralelismos tales que reflejen una relación de semejanza clara y que, fundamentalmente, pueden darse en plano temático, argumental y de personajes. Cuando además de estas semejanzas existan paralelismos verbales suficientes, y estructuras, tanto lingüísticas como narrativas equivalentes, consideraremos que puede existir una posible fuente y que, por tanto, se vislumbra una influencia real. La analogía que nosotros nos proponemos mostrar tiene también su referente de apoyo en un paralelismo estructural, que refleja que el relato es el exemplum o anécdota ilustrativa, que desemboca en una enseñanza moral. Los exempla son un recurso utilizado por los predicadores en sus sermones, cuyo uso, según Deyermond (1979: 176) "se remonta a las parábolas del Nuevo Testamento y a las figuras de la retórica clásica".

Antes de empezar a abordar de lleno la comparación entre los dos cuentos (1), que nosotros consideramos análogos, sería conveniente apuntar algunos paralelismos generales que existen entre las obras de ambos autores en su conjunto. Esto nos permitirá establecer puntos en común que, aunque generales, nos irán desvelando algunas semejanzas, aparentemente ocultas hasta el momento: la distribución de las partes, el diálogo y la variedad en El Conde Lucanor y The Canterbury Tales (2).

a) Si bien las dos obras incluyen prólogo (la obra española tiene dos) y esto es una semejanza, las diferencias de contenido, estilo, léxico son tan importantes que no nos permiten establecer otra semejanza que la mera existencia de prólogo en ambas obras.

b) Existen al menos 11 cuentos de los 24 de la obra de Chaucer que reúnen las características de los exempla, al igual que ocurre con todos los cuentos de la obra de don Juan Manuel.

c) Ambos autores usan también las sententiae (3) y, aunque existen dispersas en los cuentos, tienen una zona de máxima abundancia en la obra: The Tale of Melibee y las partes II, III, IV del Conde Lucanor, que pueden ser consideradas como una segunda parte en su conjunto porque todas incluyen proverbios.

d) Los dos libros de cuentos terminan con un sermón religioso sobre aspectos muy concretos: se trata del Epílogo del Conde Lucanor que trata del Credo, los Sacramentos, la Creación, la Penitencia, el Bautismo, etc., y The Parson's Tale, que trata de la Penitencia, la Confesión, los Siete Pecados Capitales y la Remuneración (4).

Estos elementos comunes de la estructura general de las dos obras nos indican una cercanía que las aproxima. Hay, por supuesto, algunas diferencias importantes, evidentes y significativas, como el Prólogo General de la obra de Chaucer que no tiene parangón con el del autor español, así como los espacios que conectan unos cuentos con otros y los prólogos de los cuentos.

El diálogo entre el Hospedero y los peregrinos, y el de algunos peregrinos entre sí no tienen una correspondencia exacta con el diálogo entre Lucanor y Patronio, por cuanto en la obra española se produce exclusivamente entre dos. Y, sin embargo, diálogo es, tal y como reconoce Peter N. Dunn:

The new literary strategy (we need a larger concept than form or genre here, since a variety of forms may be instrumental in this strategy is the collections of tales gathered around a central dialogue. The dialogue may be presented as passing between two or more persons who remain present throughout, as in The Canterbury Tales or The Conde Lucanor.

Y no nos extenderemos más en este punto porque no lo consideramos relevante para nuestro estudio porque las posibilidades de resultados importantes son, evidentemente, muy limitadas. Lo zanjaremos citando las palabras de James R. Andreas (1994: 46) en su artículo ""Wordes Betwene": The Rethoric of The Canterbury Links":

The all important "links" or, as they are called in the manuscripts, the "wordes betwene" the Tales of Canterbury, provide illustration for both the medieval and modern view of language as medium-occupyng as it does the zone between speakers and listeners or authors and readers where conversation occurs- that turning of a subject around and about.

Esta parte de diálogo entre las narraciones de los cuentos, en ambas obras, es la zona donde se generan la temática y el argumento de las historias; es donde Lucanor plantea sus problemas a Patronio, donde los peregrinos y, fundamentalmente, el Hospedero (5) dirimen sus problemas. Consideramos que, al menos este espacio comunicativo entre los cuentos cumple las mismas funciones en las dos obras que estamos analizando: del narrador con su audiencia y del autor y sus lectores. Aunque pase desapercibido, en El Conde Lucanor existe constancia de que Patronio tiene más audiencia que solamente la del conde Lucanor. Patronio, al finalizar el Exemplum L, avala con sus palabras nuestra afirmación:

Agora, señor conde Lucanor, vos he respondido a esta pregunta que me feziestes et con esta respuesta vos he respondido a çinquenta preguntas que me avedes fecho et avedes estado en ello tanto tiempo, que só çierto que son ende enojadas muchas de vuestras compañas..." (Págs. 266-67)

Las palabras "he respondido a çinquenta preguntas" y "tanto tiempo" reflejan la existencia de un tiempo lineal, que recorre todos los cuentos, y que queda ahora desvelado, con una perspectiva de atrás hacia delante, mediante las palabras de Patronio al informar al lector de la existencia de un principio y un final. Si la sucesión de cuentos narrados en la obra de Chaucer tiene como trasfondo espacial y temporal el camino de la peregrinación, en la obra de don Juan Manuel el tiempo aparece ahora fijado con el trasfondo de la sucesión de "çinquenta preguntas" contestadas con otras tantas respuestas. Ya no puede aparecer la obra entera como un conjunto de unidades narrativas independientes, sin vertebración ni imbricación alguna. Además de la configuración espacio-temporal que se engendra en nuestra mente, como lectores, con la información de Patronio, la existencia de "muchas de vuestras compañas" delata la presencia de una audiencia que no se reduce al conde Lucanor, lo cual implica otra semejanza entre las dos obras (6).

Para finalizar la comparación de algunos rasgos generales que comparten las dos obras, aludiremos a algo que es notorio en The Canterbury Tales, y no parece tan evidente en El Conde Lucanor: la variedad. En el caso de la obra del autor español la monotonía de la estructura repetitiva (marco, exemplum, moraleja) con las mismas fórmulas fraseológicas, así como el intenso didactismo parecen ocultar esta característica. En el estudio preliminar hecho por Alan Deyermond (1989: 35-37) a la edición del Libro del Conde Lucanor de Reinaldo Ayerbe-Chaux, defiende en estas dos páginas la existencia de una variedad en la extensión de los cuentos: De este modo se reduce el peligro de aburrir al lector y hay una variación parecida de temas y ambientes.

La variedad en la extensión de los cuentos de El Conde Lucanor refleja este resultado:

Una extensión por encima de la media en el Exemplum I, con una sucesión de altibajos que tienen su punto más bajo en el Exemplum VIII, así como una extensión de nuevo bastante mayor que la media en el Exemplum XVII, seguida de altibajos que culminan con el Exemplum L, que es de bastante extensión.

Este panorama descriptivo basado no en la exactitud del número de palabras que es necesario para nuestro objetivo, sino en la observación asequible a cualquier lector nos permite ver cómo existe una demostración consciente de la extensión de los cuentos. Lo mismo ocurre con The Canterbury Tales, siguiendo el orden consecutivo de las partes numeradas con números romanos (I a X) del manuscrito de Fairfax.

El primer cuento (The Knight's Tale) es de una extensión superior a la mayoría de los cuentos, y se produce la extensión mínima en el cuarto cuento (The Cook's Tale) y en el de Sir Thopas que antecede al que sobresale en extensión ocupando el número dieciocho, si seguimos el orden de los 24, y que es The Tale of Melibee, para terminar con el más largo, que es The Parson's Tale.

La colocación de los cuentos de mayor y de menor extensión ofrece un paralelismo, que, por otra parte, es lógico porque ambos buscan sentence and solaas. Ya el mismo Chaucer recurre al tópico de la concisión de varias formas ("shortly", "what sholde I lenger of this cas endyte" (V. 1550)), lo mismo que don Juan Manuel ("Qué vos yré más alongando" (Exemplum L)).

Otro de los ámbitos de las dos obras donde existe la variedad es el de los ambientes. En el caso de El Conde Lucanor parece que el estamento social al que pertenece el autor, y su orgullo de pertenecer a un estado superior pudiera producir una identificación entre autor y obra, de tal manera que se impregnara ésta de la alta nobleza oscureciendo las demás. Como resumen de la variedad de ambientes que existe en la obra del autor español asumimos las palabras de Alan Deyermond (1981: 36-37):

El primer ejemplo es un cuento de las capas más altas de la sociedad, pero con unos personajes anónimos y por tanto, hasta cierto punto, arquetípicos; el segundo, de personajes igualmente anónimos, pero plebeyos o burgueses; el tercero, una anécdota seudo-histórica de un rey inglés; el cuarto, una historia religiosa de un hombre anónimo, pero localizado (un genovés rico), de modo que parece más histórico que folklórico; el quinto y el sexto, dos fábulas de animales; el séptimo, el cuento folklórico de doña Truhana, etc. Hay once cuentos de animales, pero nunca más de dos seguidos (5, 6, 9, 12, 13, 19, 22, 23, 29, 33, 39). Tres narran episodios de las cruzadas, casi al principio de la colección, en el centro, y al final (3, 25, 50). Siete tratan de incidentes ficticios o verdaderas de la historia castellana: 11 (obviamente ficticio), 15, 16, 18, 27, 28, 44. Estos ambientes, y otros menos frecuentes, están colocados para conseguir la variedad.

En la obra de Chaucer la variedad es mucho más amplia e intensa. Para empezar, ya la variedad se da en los narradores, que magistralmente aparecen caracterizados en el Prólogo General, además de los personajes que aparecen en sus cuentos, y que el excelente libro de Jill Mann (1987) sobre el tema, Chaucer and Medieval Estates Satire, analiza certeramente. Al mismo tiempo esta aproximación al tema que se hace en el estudio de Jill Mann nos lleva a relacionarlo con el Libro de los Estados de don Juan Manuel, sin entrar en un análisis comparativo por no ser éste nuestro objetivo (7). Por tanto, no nos extenderemos en comparar los ambientes de ambas obras, cuyo punto en común, que nos interesa resaltar es el de la variedad. No hace falta mencionar que el Caballero cuenta un cuento reflejo de su estado social, que hay cuentos de animales como The Nun's Priest's Tale y The Manciple's Tale, de burgueses, de molineros, de alguaciles, de reyes y sultanes como en The Man of Law's Tale, etc.

Sobre la variedad temática hay que significar que, aunque don Juan Manuel tiene dos constantes: obedecer a Dios y salvar el estado social, existe suficiente variedad temática en El Conde Lucanor. Aparecen temas como el engaño (V, VI, XI), las obligaciones sociales (I, III), las consecuencias de aceptar consejos necios (II, IV, VII), la impertinencia y la ingratitud (VIII, XI), la riqueza (XXI), el estado o clase social (XIV, XX), la salvación del alma (III, XXXIII, XLV, XLVIII, XLIX, LI), la autoridad del marido sobre la mujer (XXXV, XXVII). Curiosamente, al comparar el Exemplum L y The Franklin's Prologue and Tale se descubre cómo el tema del matrimonio no sólamente existe en varios cuentos de The Canterbury Tales y El Conde Lucanor, sino que se da con unas interconexiones propias de un debate, tal y como Kittredge sostiene que existe el "Marriage Group of Tales". Esto mismo puede aplicarse al grupo de cuentos sobre el matrimonio en la obra de don Juan Manuel. Hasta tal punto existe un paralelismo no sólo en la variedad temática, sino en el entramado temático de algunos temas concretos como el del matrimonio (8).

Esta comparación general, sin profundizar en algunos aspectos como la estructura, el diálogo y la variedad de ambas, nos ha permitido comprobar como la distancia entre El Conde Lucanor y The Canterbury Tales existe, aunque con más semejanzas de las que hasta el momento se habían tenido en cuenta, infravalorando el acercamiento y sobrevalorando las diferencias.


THE WIFE OF BATH'S TALE

El cuento del Conde Lucanor que nosotros consideramos análogo de este cuento de Chacuer es el Exemplum L ("De lo que contesçió a Saladín con una dueña, muger de un su vasallo"). Este mismo texto lo consideramos además de análogo una posible fuente para The Franklin's Tale. Sobre las fuentes y análogos de este cuento de Chaucer, acudimos al resumen de las "Explanatory Notes"de The Riverside Chaucer, que en este caso están escritas por Christine Ryan Hilary (p. 872-873):

Chaucer's exact source is unkown. The story of the disenchantment of a "loathly Lady" is widespread (see George H. Maynadier, WBT: Its Sources and Analogues, 1901 and was known in a variety of forms, such as that in the popular "Fair Unknown" romances, in which the lady is transformed into a serpent.

Sobre la versión que Gower incluye en su Confessio Amantis, Christine R. Hilary (p. 872) considera que "Chaucer knew and probably echoes Gower's version (see III. 1081 and n.)".

El tema de la autoridad de la mujer considera Hilary (pág. 872) que procede de Irlanda: It occurs in an Arthurian setting in two brief Middle English romances, The Marriage of Sir Gawain and the Weddynge of Sir Gawen and Dame Ragnell.

Además de esta información, en la misma página, encontramos que "None of the analogues includes the rape with which the Wife's tale begins", lo cual forma parte de una característica chauceriana importante ya repetida: la originalidad. En el análogo que nosotros presentamos tampoco se produce el "rape". Finalmente, recogemos otro dato que Hilary incluye en la página 873: "The majority of the analogues concern the disenchantment of the "Loathly Lady".

El análogo que nosotros vamos a mostrar no tiene que ver con la transformación de la mujer ni en vieja, ni en serpiente, ni en nada parecido. Si tiene que ver con alguna transformación tiene que ser con la que se produce en el protagonista, que pasa de la maldad a la bondad, y la recuperación de la conciencia moral. En este sentido recoge Hilary (pág. 873) lo siguiente:

Roppolo (CE 12, 1951, 263-69) presents the plausible argument that Chaucer combined this motif with that of the "Converted Knight", since the tale concerns the knight's reformation as much as the Hog's transformation.

Exemplum L: "De lo que contesçió a Saladín un día con una dueña, muger de un su vasallo"

Los análogos de este cuento a su vez son varios (9): desde uno del Syntipas, conocido en la literatura europea, que aparece en el Sendebar 1, hasta el Decamerón 1-5 y Filocolo. El tema de seducir a la mujer de un marido que está ausente tiene su origen en la Biblia (2º Samuel, 11, 2-17). Adelantamos una diferencia entre este cuento de don Juan Manuel y el de Sendebar, que nos brinda Marín (1955: 7 y ss.):

El desarrollo del tema presenta suficientes diferencias para sospechar que hubo otra fuente o para establecer la originalidad de don Juan Manuel. La narración está muy ampliada con material nuevo, como la búsqueda de la `vergüença'por Saladín, que sostiene la tensión dramática, mientras que por otro lado faltan en este exemplo la alusión al león y la intevención del marido y los parientes de la mujer casada.

Es precisamente este "material nuevo"; es decir, la búsqueda de la "vergüença" lo que nosotros consideramos fundamental para nuestra consideración de análogo. Entendemos por "vergüença", no el tener reparo ni el ruborizarse, sino "conciencia moral"; es decir, la cualidad humana de discernir entre el bien y el mal. En este sentido, lo que coloquialmente llamamos "darle a uno vergüenza", ruborizarse, no es sino una manifestación exterior de la conciencia moral que le hace reaccionar al individuo de ese modo. Así el equivalente a "vergüença" es "trouthe" en inglés medieval, mientras que el término "vergüenza" indicando "rubor" equivale a "shame".

No incluimos el texto íntegro de don Juan Manuel porque lo consideramos asequible para cualquier lector interesado en este estudio comparativo, y la inclusión de todos los textos íntegros considerados análogos alargaría, a nuestro entender, excesiva e innecesariamente nuestro trabajo. Los elementos fundamentales, lo que Vladimir Propp (1987) llama "funciones de los personajes" es una base fundamental para nuestra consideración de cuantos análogos:

a) Se produce una agresión contra una mujer. Esta agresión se consuma con una violación en el caso del caballero del rey Arturo y no se consuma en el caso de Saladín. En los dos casos el agresor ofrece una conducta malvada y no parece tener conciencia moral que le permita discernir el bien del mal:

Et el Diablo, que sienpre se trabaja en que faga el omne lo más desaguisado, puso en el talante de Saladín que olbidasse todo lo que devía guardar et que amasse aquella dueña non commo devía. (Pág. 259)

That on a day cam ridynge fro ryver,
And happed that, allone as he was born,

He saugh a mayde walkynge hym biforn,
Of which mayde anon, maugree hir heed,
By verray force, he rafte hire maydenhed. (884-888)

b) El éxito del agresor será conseguir el amor de la dueña, "ante quel fiziesse fuerça nin escarnio", en el caso de Saladín, y salvar su propia vida, en el caso del joven caballero del rey Arturo. Lo que en realidad ambos conseguirán, como señalaremos al final, es su propia transformación, un reencuentro con su conciencia moral. Para eso ambos tienen que encontrar la respuesta a una pregunta.

et díxole que lo que dél quería era quel dixiesse quál era la mejor cosa que omne podía aver en sí, et que era madre et cabeça de todas las vondades. (Pág. 260)

I grante thee lyf, if thou kanst tellen me
What thyng is it that wommen moost desiren. (904-905)

c) Es una mujer la que hace buscar una respuesta, porque es ella la que puede dar lo que él quiere conseguir.

respondiol la buena dueña que si él le prometiesse de conplir lo que ella le pidiría, ante quel fiziesse fuerça nin escarnio, que ella le prometía que, luego [que] gelo oviesse conplido, faría ella todo lo que él mandasse. (Pág. 260)

By cours of lawe, and sholde han lost his hed-

Paraventure swich was the statut tho-
But that the queene and other ladyes mo
So longe preyenden the kyng of grace
Til he his lyf hym graunted in the place,
And yaf hym to the queene, al at hir wille,
To chese wheither she wolde hym save or spille. (892-898)

d) Ante la oferta de la mujer, el hombre, que tiene que realizar la prueba, se queda triste e impotente, sin saber la respuesta.

Quando Saladín esto oyó, començó muy fieramente a cuydar, et non pudo fallar qué respondiesse a la buena dueña. (Pág. 260)

Wo was this kynght, and sorwefully he siketh;

But what! He may nat do al as hym liketh. (913-914)

e) La mujer le concede tiempo para encontrar la respuesta a la pregunta que le ha hecho:

Et ella díxolo que prometía que [en] qualquier tiempo que desto le diesse recado, que ella conpliría todo lo que él mandasse. (Pág. 261)

And if I yeve thee leve for to gon

A twelf-month and a day to seche and leere

An answere suffisant in this mateere, (907-910)

f) La respuesta se busca en todas partes:

Et Saladín fuesse para sus gentes; et, commo por otra razón, preguntó a todos sus sabios por esto. (Pág. 261)

He seketh every hous and every place

Where as he hopeth for to fynde grace
To lerne what thyng wommen loven moost, (919-921)

g) Los consultados no se ponen de acuerdo: unos dicen una cosa y otros otra.

Et unos dizían que la mejor cosa que omne podía aver era seer omne de buena alma. Et otros dizían que era verdat para el otro mundo, mas que por seer solamente de buena alma, que non sería muy bueno para este mundo. Otros dizían que lo mejor era seer omne muy leal. Otros dizían que, commo quier que seer leal es muy buena cosa, que podía ser leal et seer muy cobarde, o muy escasso o muy torpe, o mal acostumbrado, et assí que al avía mester, aunque fuesse muy leal. (Pág. 261)

Somme seyde wommen loven best richesse,

Somme seyde honour, somme seyde jolynesse,
Somme riche array, somme seyden list abedde,
And ofte tyme to be wydewe and wedde.
Somme seyde that oure hertes been moost esed
Whan that we been yflatered and yplesed. (925-930)

h) El buscador tiene que salir al extranjero.

traxo consigo dos jubglares, et esto fizo porque mejor pudiesse con éstos andar por el mundo. (Pág. 261)

And at the laste he chees hym for to wende
And come agayng, right at the yeres ende,
With swich answere as God wolde hym purveye;
And taketh his leve, and wendeth forth his weye (915-918)

i) El buscador se siente afligido y cansado al ver que no encuentra respuesta.

Et en esto moró tanto tiempo que era ya repentido de lo que avía començado. (Pág. 261)

This knyght, of which my tale is specially,

Whan that he saugh he myghte nat come therby-
This is to seye, what wommen love moost-
Withinne his brest ful sorweful was the goost:
But hoom he gooth, he myghte nat sojourne;
The day was come that homward moste he tourne.

j) Un hecho importante "acaesçió-happed", mientras el buscador va por el campo .

Et acaesçió que un día, andando por su camino... (Pág. 262)

And in his wey it happed hym to ryde,
In al this care, under a forest syde,(989-990)

k) El primer contacto es con alguien que no es sino quien le lleva a la persona que le dará la respuesta. Saladín encuentra un escudero y el caballero una damas danzando.

...toparon con un escudero que venía de correr monte et avía muerto un çiervo. (Pág. 262)

Wher as he saugh upon a daunce go
Of ladyes foure and twenty, and yet mo, (991-992)

l) Quien le da la respuesta se caracteriza por la vejez y la sabiduría.

et abía un padre muy viejo que fuera el mejor caballero que oviera en toda aquella tierra. Et por la grant vejez, non veya et non podía salir de su casa, pero avía el entendimiento tan bueno et tan conplido que non le menguava ninguna cosa por la vejez. (Pág. 262)

Toward the whiche daunce he drow ful yerne,
In hope that som wysdom sholde he lerne (993-994)

Agayn the knyght this olde wyf gan ryse (1000)

m) La persona anciana incita al buscador a que le diga lo que busca.

et quel dixiessen qué pregunta era aquella,
et él que les diría lo que entendía. (Pág. 263)

"Tel me what that ye seken, by youre fey!
Paraventure it may the bettre be;
Thise olde folk kan muchel thyng," quod she. (1002-1004)

 

n) El buscador dice lo que busca.

Entonçe, Saladín, que andava por juglar, díxol que la pregunta era ésta: que quál era la mejor cosa que omne podía aver en sí, et que era madre et cavbeça de todas las vondades. (Pág. 263)

"My leeve moother," quod this knyght, "certeyn
I nam but deed but if that I kan seyn
What thyng it is that wommen moost desire. (1005-1007)

o) La persona vieja le da la respuesta:

Pero, quanto a la pregunta que fazedes, vos digo que la mejor cosa que omne puede aver en sí, et que es madre et cabeça de todas las vondades, dígovos que ésta es la vergüença. (Pág. 263).

Tho rowned she a pistel in his ere,
And bad hym to be glad and have no fere (1021-1022)

p) El buscador regresa al lugar donde está quien le hizo la pregunta.

Et desque estas cosas fueron passadas, endereçó Saladín para yrse para su tierra quanto más ayna pudo. (Pág. 263).

...fuesse Saladín para casa de aquella buena dueña quel fiziera aquella pregunta. (Pág. 264).

Whan they be comen to the court, this knyght (1024)

q) El buscador comunica que tiene la respuesta a la dama.

Et Saladín le dixo quánto avía trabajado por fallar respuesta çierta de la pregunta quel fiziera et que la avía fallado, et pues le podía dar respuesta conplida. (Pág. 264)

Seyde he had holde his day, as he hadde hight,
And redy was his answere, as he sayde. (1024-1025)

r) La respuesta es dada a la dama.

Estonçe le dixo Saladín quel plazía desto que ella le dizía, et díxol que la respuesta de la pregunta que ella fiziera, que era esta: que ella le preguntara quál era la meior cosa que omne podía aver en sí et que era madre et cabeça de todas las vondades, quel respondía que la meior cosa que omne [podía] aver en sí et que es madre et cabeça de todas las vondades que ésta es la vergüença. (Pág. 265)

This knyght ne stood nat stille as doth a best,

But to his quetioun anon answerde
With manly voys, thal al the court it herde:
"My lige lady, generally," quod he,
"Wommen desiren to have sovereynetee
As wel over his housband as hir love,
And for to been in maistrie hym above. (1034-1040)

s) La respuesta es aceptada como correcta.

Señor, agora conosco que dezides verdat, et que me avedes complido quanto me prometiestes. (Pág. 265)

In al the court ne was ther wyf, ne mayde,
Ne wydwe that contraried that he sayde,
But seyden he was worthy han his lyf (1043-1045)

t) El hombre recupera su conciencia moral tras meditar. Se produce la transformación en él.

Quando Saladín todas estas buenas razones oyó et entendió cómmo aquella buena dueña, con la su vondat et con el su buen entendimiento, sopiera aguisar que fuesse él guardado de tan grand yerro, gradesçiólo mucho a Dios. (Pág. 265)

This knyght any seth hyn and sore siketh,
But atte laste he seyde in this manere: (1228-1229)

u) Se produce un final feliz.

Et señaladamente por la su vondad, envió por su marido et fízole tanta onra et tanta merçet porque ellos, et todos los que dellos vinieron, fueron muy bien andantes entre todos sus vezinos. (Págs. 265-66)

And thus they lyve unto hir lyves ende
In parfit joye... (1257-1258).

 

Podemos concluir que las semejanzas entre estos dos cuentos son lo suficientemente claras y manifiestas que no dejan lugar a dudas para considerar a ambos cuentos análogos. Los estudios sobre la principal (o al menos más popular) obra de Chaucer se reflejan en cientos de libros y miles de artículos, pero hasta el momento la influencia que la historia y, fundamentalmente, la literatura española pudieron ejercer sobre la obra de Chaucer ha pasado desapercibida. Es cierto, que empieza a verse la punta del iceberg (10).

 

NOTAS

 

  1. Sobre otros análogos y dos posibles fuentes del Conde Lucanor para The Canterbury Tales léase Jesús L. Serrano Reyes, Didactismo y Moralismo en Geoffrey Chaucer y Don Juan Manuel: Un Estudio Comparativo Textual. Córdoba: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Córdoba, 1996.

  2. Los textos que han servido de fuente para nuestro estudio son: José M. Blecua ed. El Conde Lucanor. Madrid: Castalia,1991y Larry D. Benson ed. The Riverside Chaucer. Oxford: O.U.P., 1991.

  3. Sobre las analogías entre las sententiae utilizadas por Don Juan Manuel en El Conde Lucanor y las usadas por Chaucer en su The Canterbury Tales (fundamentalmente en su The Tale of Melibee), puede verse la obra citada de Jesús L. Serrano en la nota primera o ver un artículo en el nº 3 de la revista electrónica LEMIR http://parnaseo.uv.es.

  4. Sobre estos temas religiosos, materia común en muchas obras medievales, podría realizarse un estudio comparativo desde el punto de vista de la influencia de los dominicos en Don Juan Manuel (ver María Rosa Lida de Malkiel, "Tres notas sobre don Juan Manuel", Estudios de Literatura Española Comparada. Buenos Aires: Eudeba, 1969: 92-133), así como la influencia religiosa en Chaucer (Ruth Ames, God's Plenty. Chaucer's Christian Humanism. Chicago: Loyola University Press, 1984).

  5. Sobre el papel del Hospedero (Host) léase Jesús L. Serrano " The Host's Idiolet", S.E.L.I.M. 4, Oviedo:Universidad de Oviedo, 1994: 20-47.

  6. Consideramos muy importante poner de manifiesto esta cita del Conde Lucanor porque pone de manifiesto la existencia de una unidad de tiempo, de espacio, y de estructura de los cuantos al desvelarse la existencia de una audiencia que, supuestamente ha escuchado todos los cuentos. Queda así descartada la idea de "simple colección de cuentos, fragmentaria, sin hilo conductor, ni estructura vertebradora.

  7. Animamos a realizar un estudio comparativo profundo entre ambas obras, Prólogo de los Cuentos de Canterbury y Libro de los Estados. Los resultados, desde una perspectiva histórico-social, religiosa y literaria debe poner al descubierto las similitudes y diferencias de las dos obras y del contexto en el que fueron escritas.

  8. Sobre este aspecto puede verse el apartado correspondiente en la obra citada en la nota primera, en pp. 143-169.

  9. Esta misma temática de seducción de la mujer de un marido ausente aparece en The Franklin's Tale. Consideramos que este Exemplum L del Conde Lucanor es a su vez análogo de éste de Chaucer. Así en the FT aparece como clave la frase temática que vertebra el tema: Trouthe is the hyeste thyng that man may kepe ("La vergüenza (conciencia moral) es la mayor cosa que el hombre puede tener (mantener)), y en este Exemplum L aparece: la vergüença es la meior cosa que onme puede aver en si.

  10. Sobre el tema "CHAUCER Y ESPAÑA" el lector puede encontrar abundante material y referencias en la URL: http://www.arrakis.es/~jlserrano

BIBLIOGRAFÍA


© Jesús L. Serrano 1998
Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero10/m_bath.html