Créditos | Firma Invitada | Eventos | Enlaces ]

 

TABACO Y CAFÉ EN LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

Parece existir una relación inversa entre el consumo de café y tabaco y el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson.


Han sido muchos los estudios epidemiológicos que han asociado beber café y fumar cigarrillos con un bajo riesgo para desarrollar la enfermedad de Parkinson. Se han propuesto varios mecanismos para explicar esta relación inversa. El humo del tabaco podría estimular y regular una serie de receptores y sustancias (como la dopamina), implicadas en el desarrollo de la enfermedad. A su vez, podría proteger del daño a determinadas neuronas relacionadas con el Parkinson.

En un estudio publicado en la revista ANNALS OF NEUROLOGY se hace una revisión sistemática  con el fin de resumir las evidencias epidemiológicas en la asociación entre café-tabaco y enfermedad de Parkinson. Se incluyó en el trabajo los estudios de caso-control y cohortes que confirmaron que el riesgo relativo de padecer  la enfermedad de Parkinson diminuía con el consumo de café y tabaco.

Los resultados para el tabaco se basaron en 44 estudios de caso-control y 4 estudios de cohortes, mientras que para el café se analizaron 8 estudios de caso-control y 5 estudios de cohortes. Estos resultados indicaban que el riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson era de un 60% más bajo entre los fumadores ocasionales que entre los no fumadores, y un 30% más bajo entre los bebedores habituales de café que entre los no bebedores de café. Además cada taza adicional de café al día se asoció con una reducción del riesgo de un 10%.

Por tanto, tabaco y café se asocian inversamente con el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson. Se precisan más estudios para determinar los efectos de los componentes del tabaco y café en la protección de la enfermedad. Por otro lado, ningún beneficio que pudiera tener el tabaco para la enfermedad de Parkinson podría ser mayor que el riesgo que tiene para el desarrollo de determinados tumores, enfermedades respiratorias y cardíacas, por lo que uso no podría recomendarse en la prevención de la enfermedad de Parkinson.


FUENTE:

Hernán M, Takkouche B, Caamaño-Isorna F, Gestal-Otero J.

A meta-analysis of coffee drinking, cigarrette smoking and the risk of Parkinson`s disease.

Annals of Neurology 2002, 52: 276 284.

http://www.nbci.nlm.nih.gov/entrez/query.fcgi?cmd=
Retrieve&db=PubMed&listuids=122056396dopt=Abstract


Página anterior Pag. Inicial de Neurología

Pág. Inicial   Volver a Página Inicial