Cielo negro

El color azul del cielo despejado lo da el esparcimietno Rayleigh por flutuaciones de densidad en la atmósfera. Es el efecto acumulativo de muchas moléculas de aire. Eso quiere decir que si ascendemos a cierta altura, cada vez tendremos menos atmósfera sobre nosotros y el cielo será cada vez menos azul. Hasta que, si ascendemos lo suficiente, el cielo tienda a ser negro en lugar de azul, incluso en pleno día.

Afortunadamente, cada vez es más fácil volor alto, muy alto. Y esa negrura del cielo diurno se aprecia muy bien en estas fántasticas imágenes de Mercedes Riveira Martín (izquierda) y de Elena Donaire García-Moreno (derecha) comunicada amablemente por Marta Pedrosa García-Moreno.

Mercedes Elena