Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Sábado, 25 de junio de 2022

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

DIFERENCIA ENTRE OBSESIONES Y COMPULSIONES

Describimos las diferencias entre las obsesiones y compulsiones, para poder trabajarlas desde diferentes perspectivas, psicoanálisis, humanismo, etc

DIFERENCIA ENTRE OBSESIONES Y COMPULSIONES

La mayoría de las personas sabemos lo incómodas y agobiantes que pueden llegar a ser las obsesiones aunque suelan ir relacionadas a las compulsiones y por tanto, aparecen paralelamente, pero no son lo mismo y en ocasiones surgen de forma independiente. Es importante comprender este problema puesto que afecta a nuestra autoestima y nuestra capacidad de resiliencia.


Para que podamos diferenciarlas con facilidad, lo primero que tenemos que plantearnos es ¿qué son verdaderamente las obsesiones y las compulsiones?


• Las obsesiones son pensamientos o imágenes que aparecen en nuestra mente de forma recurrente y compulsiva, que surgen intrusiva e inapropiadamente, por lo que originan en la mayoría de los casos un malestar significativo, puesto que podemos llegar a sentir que somos dominados por ellas, ya que realmente son difíciles de controlar y frenar.
El contenido de estos pensamientos varía de una persona a otra, unas obsesiones pueden tener relación con el temor a enfermar, otras con dañar, olvidar, etc..


• Las compulsiones son aquellas conductas o actos mentales que sentimos la necesidad de realizar de forma impulsiva, como un ritual, en respuesta a una obsesión para calmar o disminuir la ansiedad que estos pensamientos o imágenes generan en nosotros.

La mayoría de las personas que sufre obsesiones busca cómo conseguir aliviar estas preocupaciones, aunque sea de manera pasajera, dado que, necesitamos deshacernos de estos pensamientos recurrentes y temerosos, así como evitar las consecuencias emocionales de estos y por ello se desarrollan también las compulsiones o rituales. Para simplificar: las obsesiones son pensamientos o imágenes que provoca malestar y sufrimiento; las compulsiones son aquellos comportamientos o actos mentales que reducen el malestar mental.


El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), entra dentro de la categoría diagnóstica de ansiedad en el DSM 5 (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales). Hay estudios científicos que afirman que cinco millones de personas en Estados Unidos sufren de TOC, aunque se piensa que muchas más personas los sufren, pero para ser diagnosticados como tal hay que cumplir cierto número de criterios en el DMS 5.


Podría considerarse que hay 7 tipos muy comunes de TOC, a lo mejor te sirve para identificarte con alguno concretamente:

Lavadores y limpiadores
• Obsesión: relacionada con la contaminación a través de determinados objetos o situaciones.
• Rituales o compulsiones: lavarse las manos reiteradamente, ducharse muchas veces al día, limpiar la casa exhaustivamente, etc.

Verificadores
• Obsesión: miedo a que ocurra una catástrofe.
• Rituales o compulsiones: inspeccionar aparatos electrónicos o aquellos que puedan ocasionar un daño, por ejemplo para prevenir incendios o revisar que todas las ventanas y puertas estén cerradas y con cerrojo, para impedir que haya un robo.

Repetidores
• Obsesión: cualquier pensamiento alarmante.
• Rituales o compulsiones: repetir muchas veces una acción con el fin de impedir que suceda o se haga realidad el pensamiento alarmante.
Son parecidos a los verificadores, puesto que la compulsión es para evitar que se haga realidad o suceda la obsesión, pero estos no experimentan una conexión lógica entre obsesión y ritual. Por ejemplo: tener la obsesión de que un ser querido puede fallecer y para evitarlo cierra la puerta de su habitación 4 veces al salir o al entrar en ella.

Ordenadores
• Obsesión: todos los objetos que le rodea tienen que estar colocados de acuerdo con determinadas pautas (suele tener que ver con la simetría).
• Rituales o compulsiones: que la cama esté hecha perfectamente, colocar los bolígrafos de una manera determinada, etc. Si otra persona altera ese orden, se sufre un malestar significativo.

Acumuladores
• Obsesión: coleccionar objetos insignificantes y no desprenderse de ellos, por ejemplo: tener trocitos rotos de papel y no desecharlos nunca. Se les atribuye un gran valor.
• Rituales o compulsiones: acumular estos objetos.
Ritualizadores mentales
• Obsesión: cualquier pensamiento o imagen que genere malestar.
• Rituales o compulsiones: imágenes o pensamientos muy reiterados que contrarresten la ansiedad generada por la obsesión.


 Ejemplo: pensar que el número 1 te trae mala suerte y el 5 buena suerte. Cada vez que pienses en el 1 o veas un 1, te repites el número 5 para contrarrestar la obsesión real.


Atormentados y obsesivos puros


• Obsesión: pensamientos negativos repetitivos incontrolables y turbulentos.
• Rituales o compulsiones: a diferencia de los demás tipos de TOC, estos no realizan ningún acto compulsivo o no piensan algo para contrarrestar la ansiedad, son preocupaciones centradas en sucesos del día a día o en pensamientos más alarmantes. Se quedan atrapados en la obsesión.

El esquema de una persona que sufre TOC sería el siguiente:


1. Primero aparece la obsesión (he tocado esa encimera donde puede haber algún virus y me voy a poner enferma).
2. Nos genera ansiedad o angustia (miedo a enfermar).
3. Llevamos a cabo la compulsión para disminuir la ansiedad (lavarnos las manos compulsivamente).
4. Se produce un alivio de nuestro estado de angustia pasajeramente.

Pero, aparte de lo que son en sí mismas, ¿cómo podemos diferenciarlas también?:

Gravedad. Las obsesiones son las que originan la compulsión, si conseguimos tratarlas y solucionarlas, desaparecerán los rituales de forma automática, puesto que solo es un mecanismo creado para regular nuestra angustia o ansiedad.
Aparición. Los rituales entendidos como manías o tics son más dados a aparecen en población general, es decir, sin que haya algo más allá de un simple tic o una simple manía. En cambio, las obsesiones, a parte de aparecer en una población general, suelen estar directamente más relacionadas con el TOC.

Causas. Las obsesiones surgen como comentábamos anteriormente a raíz de desarrollar un trastorno obsesivo compulsivo y los rituales o manías también se pueden encontrar en personas que sufren estados de ansiedad o estados emocionales alterados.


Frecuencia. Las obsesiones se dan permanentemente y las compulsiones suelen ser más intermitentes.

En definitiva, sufrir obsesiones y compulsiones no es nada cómodo ni nos hace la vida más fácil, el hecho de sufrir TOC hace que tengamos miedo por posibles consecuencias normalmente catastróficas, sabemos que estas obsesiones son irracionales pero no somos capaces de evitarlas o deshacernos de ellas y esto causa frustración y además al intentar reprimirlas se suelen agravar y se va generando cierto cansancio porque los rituales que desarrollamos solo consiguen aliviarnos temporalmente, encima estos actos tienen que ser de una manera específica y no nos vale de cualquier forma, por lo que a veces intentamos resistir las compulsiones y no lo conseguimos. Pero no todo está perdido, el TOC tiene solución y hay terapias que se ajustan para cada TOC específico. No dudes en tomar las riendas en este asunto y da el paso de buscar una solución terapéutica.

 


 

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias