logoAR http://www.ucm.es/info/angulo cabeceraAR
feediconRSS Vol.2, núm.2grisAR2010 grisARUniversidad Complutense de Madrid ISSN: 1989-4015grisAR

artículos varia textos reseñas noticias
bibliografia

todoslosnumerosAR

Las gated communities como expresión de los nuevos contextos urbanos y socioculturales: un estado de la cuestión

José Prada Trigo

Instituto de Economía, Geografía y Demografía
Centro de Ciencias Humanas y Sociales
Consejo Superior de Investigaciones Científicas
jose.prada@cchs.csic.es

Resumen
Este artículo analiza el fenómeno de las gated communities desde diferentes perspectivas. En primer lugar realiza un recorrido por el origen y definición del concepto, poniendo de manifiesto las múltiples maneras de denominar estas áreas residenciales cerradas. A continuación sigue una interpretación general del auge de estas urbanizaciones en base a tres procesos globales: el contexto sociocultural y económico de la posmodernidad, la fragmentación y especialización de los espacios urbanos y el incremento de los miedos y la inseguridad en los ciudadanos. Tras ello, deja constancia del aumento de la importancia y de la extensión de las gated communities a lo largo del planeta. El artículo finaliza exponiendo brevemente la manera en que este fenómeno se ha reflejado en la literatura y el cine, a través de varios ejemplos.
Palabras clave: gated communities, posmodernidad, fragmentación urbana, miedo.

Title: The gated communities as expression of the new urban and socio-cultural context: a state of the question
Abstract
This paper analyzes the phenomenon of gated communities from different perspectives. Firstly it develops a background to the origin and definition of the concept, highlighting the multiple ways to calling these gated residential areas. Next, a general interpretation about the rise of gated communities in contemporary society is developed as a result of three global processes: the social and cultural context of the Postmodernity, the fragmentation and specialization of urban space and the increased fears and insecurities in citizens. After it, the rise in importance and extent of the gated communities' phenomenon throughout the world is showed. The article concludes by a briefly explaining of how this phenomenon has been reflected in literature and cinema, through several examples.
Keywords: gated communities, Postmodernity, urban fragmentation, fear.

Índice
1. Introducción
2. Definición y origen del concepto
3. Interpretación de las gated communities: posmodernidad, fragmentación urbana y miedo
3.1 Posmodernidad
3.2 Fragmentación urbana
3.2 Miedo e inseguridad
4. Las gated communities, un fenómeno de expansión global
5. Algunos apuntes a la presencia de las gated communities en la literatura y el cine
6. Conclusiones
Bibliografía


1. Introducción
Las gated communities o urbanizaciones cerradas son un fenómeno que se ha extendido a lo largo y ancho del planeta con gran velocidad. Su origen está en la segunda mitad del siglo XX, a pesar de que puede hablarse de una aceleración del proceso desde los años 80 de la centuria pasada. En paralelo, el mundo académico ha multiplicado sus análisis y lecturas de estos espacios, existiendo hoy un amplio corpus sobre el tema. Por ello, la pretensión de este artículo es la de señalar un "estado de la cuestión", de las múltiples lecturas que podrían hacerse, centrado en la relación que la aparición de las gated communities guarda con procesos más generales y sus implicaciones urbanas, no dejando de tratarse de forma tangencial otras cuestiones como la multiplicación de los términos para referirse a ellas, la expansión de las mismas por el planeta o su tratamiento en el cine y la literatura.

A pesar de que en la historia siempre ha habido espacios restringidos dentro de la ciudad, hoy éstos presentan unas particularidades que pueden hacernos hablar de un fenómeno característico, como se verá a continuación. La existencia de un marco económico y sociocultural, amparado en el capitalismo global, y la extensión de las tecnologías de la comunicación y de los modos de vida anglosajones han favorecido esto. Sin embargo, en cada país existen también otros elementos específicos que pueden hacer tomar formas particulares al fenómeno de las gated communities (Canosa 2002). Teniendo en cuenta las posibilidades que esto supone, el presente artículo se centra en los aspectos comunes al proceso de privatización de determinadas zonas urbanas, desarrollando un estado de la cuestión y un marco interpretativo general de este proceso más que un análisis de caso.


2. Definición y origen del concepto
Siguiendo a Edward Soja podemos definir las gated communities o comunidades cerradas[1] como:

Áreas residenciales con acceso restringido en las que normalmente los espacios públicos están privatizados. Son urbanizaciones de seguridad con perímetros marcados, habitualmente con muros o vallas y con entradas controladas que intentan prevenir su penetración por parte de los no residentes. (Soja 2008: 442)

Sin embargo, esta definición puede responder, según Blakely y Synder (1999) a tres tipologías: comunidades cerradas debido a un "estilo de vida" particular, pudiendo entender como tal, urbanizaciones para jubilados, clubes de golf, para miembros de determinada religión, etc.; comunidades "de prestigio" reservadas a las clases altas y medias-altas y en las que vivir supone una reafirmación del estatus social del residente; y comunidades de "seguridad" en las que los motivos principales para "refugiarse" tras un muro son el miedo y la inseguridad contemporáneas.

Estas áreas residenciales reciben nombres muy diferentes: gated communities en Estados Unidos, fraccionamiento cerrado en Méjico, barrio privado en Argentina, condominio fechado en Brasil, urbanizaciones o comunidades cerradas en España, villes privées o privatisées en Francia, etc. (Capron 2006).

A pesar de que a lo largo de la historia las ciudades han sufrido procesos de privatización de algunos espacios como las medinas en la ciudad musulmana, las murallas medievales en la Europa cristiana, o algunas ciudades coloniales (Glasze 2000) y de que, desde finales del siglo XIX, existen algunos ejemplos muy parecidos a los actuales en los contextos europeos y norteamericanos (Capron 2006; Rojas 2007); el proceso de privatización actual presenta algunos rasgos diferenciadores. Entre ellos pueden destacarse el estar ligados a las transformaciones socioeconómicas mundiales: neoliberalismo económico, urbanismo dirigido por los agentes privados frente a una paralización del sector público, incremento de las diferencias entre clases sociales, etc., así como a una extensión de las gated communities hacia las clases medianas e incluso bajas de la población, frente al carácter restringido y elitista que éste tenía hasta entonces (Bellet 2007). Por lo tanto, existen unos elementos generales que han afectado y afectan al desarrollo de las gated communities y a su auge desde la década de los 80 del siglo pasado.


3. Interpretación de las gated communities: posmodernidad, fragmentación urbana y miedo
Si atendemos a los procesos estructurales que envuelven hoy el incremento de las gated communities podemos hallar tres elementos explicativos fundamentales: la posmodernidad, la fragmentación y sectorización urbana y la cultura del miedo y la inseguridad (aunque éstos no resultan óbice para la existencia de otros). A continuación se analiza brevemente la relación de cada uno de ellos con la formación de las urbanizaciones cerradas.

3.1. Posmodernidad
Como algunos autores han señalado, "existe [una relación] entre la difusión de los nuevos productos residenciales de tipo privativo, la construcción de la sociedad postmoderna y postindustrial y los procesos de globalización de marcado tinte neoliberal" (Bellet 2007: 2). Siguiendo a David Harvey (1998), podemos considerar que desde finales de la década de los 60 del siglo XX se produce una ruptura con el contexto económico (sociedad industrial), político (estado del bienestar) y cultural (modernidad) que supone la transición hacia la Posmodernidad. Éste es un movimiento crítico con los principios de la Modernidad de conocer, catalogar y ordenar la realidad (De Diego 2008); de establecer en lo económico un crecimiento armónico bajo la tutela del poder público y la premisa del aumento de los niveles de vida y servicios para todas las clases; o de llevar a cabo en las ciudades un proceso de racionalización a través de la tecnología, la eficiencia y la planificación, donde el Modernismo, representado por grupos como la Bauhaus o arquitectos como Le Corbusier o Aalto contarían entre sus principales exponentes.

Por el contrario, la posmodernidad pone su acento en el fragmento, la discontinuidad, las minorías y la imposibilidad de construir un discurso o "meta-relato" en lo cultural; en la desregulación y el neoliberalismo en lo económico, con el papel predominante de los actores privados, de la ley de la oferta y la demanda y el adelgazamiento del estado; y con la fragmentación, especialización y sectorización de las ciudades, pasándose del proyecto urbano al pastiche, el eclecticismo, o la ostentación arquitectónica (Harvey 1998). Estas últimas cuestiones se tratan con mayor detalle en el punto siguiente.

3.2. Fragmentación urbana
En paralelo al cambio sociocultural y económico que supone la posmodernidad, en el caso concreto de las ciudades se consagra una fragmentación urbana que guarda gran relación con este proceso de cambio general. En las últimas décadas se ha dado un paso desde la planificación urbana integral hacia proyectos concretos en determinadas áreas de la ciudad, ligados a menudo a fenómenos de rehabilitación de espacios degradados, de promoción urbana, o de potenciación de algún recurso ligado a la innovación o el conocimiento (parques tecnológicos, universidades, etc.). Esto se ha producido junto a la toma de un mayor peso de los agentes privados en el desarrollo de la ciudad, con mayor importancia de la ley de la oferta y la demanda a la hora de explicar determinadas pautas de crecimiento urbano (Comby 2000; Bellet 2007; Glasze 2000; Roitman 2008).

El desarrollo de las grandes infraestructuras urbanas, el fuerte incremento en el uso de los transportes privados en detrimento de los públicos, y la expansión de un movimiento que puede calificarse como "antiurbano" (Bellet 2007; Glasze 2000; Mangin 2004) basado en desarrollos residenciales de baja intensidad en espacios suburbanos, siguiendo el modelo norteamericano, con un rechazo a la ciudad y una fuerte carga de secesión urbana, han favorecido claramente la expansión de las tipologías de gated communities. Éstas han sido alentadas por agentes privados con mayor libertad de maniobra para definir el crecimiento urbano (Roitman 2008) bajo la forma de promociones dirigidas cada vez a segmentos más específicos de la población (personas de determinada edad, condición social, etc.) que han pasado en muchos casos de ciudadanos a consumidores (Paquot 2000) y que aparecen en este sentido en sintonía con la propia fragmentación social y económica que se comentaba en el punto anterior. Esto, a su vez, se ha traducido en una nueva gobernanza de estos residentes, que ha venido a crear nuevos espacios privativos donde se regulan aspectos antes gestionados por los poderes públicos (Callies et al. 2002; Leal y García-Bellido 2002).

Finalmente, otro elemento representativo de la fragmentación urbana lo constituye el desarrollo de centros comerciales en las periferias y en los nudos de comunicación. Éstos vienen a romper con la continuidad del trazado urbano, al ser difícilmente accesibles por otros medios distintos al coche particular. Sin embargo, también contribuyen a la fragmentación en lo social al constituir espacios de disuasión y contención en palabras de Edward Soja (2008), al haberse construido en muchos lugares tras vallas de alta seguridad, con un rígido control de acceso y con circuitos cerrados de videovigilancia para, como señala con ironía el autor, "servir y proteger" al consumidor.

3.3. Miedo e inseguridad
En relación con la última idea del punto anterior cabe destacar el desarrollo de una cultura de la inseguridad y del miedo en la sociedad, como han puesto de manifiesto diferentes autores (Bauman 2007; Beck 1998). Esta nueva situación ha llevado a un incremento de los dispositivos de seguridad y control en todas las esferas de lo cotidiano: aeropuertos, lugares públicos, espacios de ocio, etc. especialmente tras los atentados terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos, que habrían acelerado también la tendencia ya existente hacia el aumento de las urbanizaciones cerradas (Callies et al. 2002).

Aunque, como hemos visto antes, la cultura del miedo no vendría a ser la única explicación a este movimiento hacia el "encerramiento urbano" sí que estaría detrás de buena parte de las razones que llevan al mismo (Brunn 2006; Montaner 2006; Oliver-Fracua 2006). Esta inseguridad puede tener, no obstante, diferentes lecturas.

En este sentido, para algunos residentes de las gated communities, la seguridad y el miedo suponen la creación de barreras físicas y tangibles: verjas, puertas, cámaras y garitas de vigilancia, contratación de seguridad privada... que les lleva a separarse de forma tajante de su entorno, creándose unas "islas de seguridad" en espacios a veces golpeados por la inseguridad y la violencia, desentendiéndose estos ciudadanos de los problemas de su entorno y reforzando la dinámica antiurbana que comentábamos arriba. De esta forma, la ciudad "se transforma en un mosaico de espacios fragmentados a los que no todo el mundo puede acceder libremente, la cohesión del entorno urbano se debilita y la interacción entre los diversos colectivos se afeblece progresivamente" (Oliver-Fracua 2006). Esto supone también la mercantilización de la seguridad en sí misma, convirtiéndose en un bien de consumo que se incorpora al uso residencial como cualquier otro servicio (pistas de tenis, zonas verdes o plazas de garaje) pero, como señala Carmen Bellet (2007), un bien de consumo más accesible para quienes pueden pagarlo.

No obstante, existe una segunda lectura del proceso de "guetización" de determinadas clases sociales tras los muros de las urbanizaciones cerradas. En este sentido, podemos encontrar una tendencia más psicológica que física o tangible hacia el agrupamiento en comunidades socialmente homogéneas fruto del miedo o la inseguridad que crearían los desconocidos, "los otros" (Capron 2006). Esto llevaría a los residentes de las gated communities a desarrollar políticas más o menos laxas de selección de los nuevos residentes (en las que el propio precio de una casa y los gastos asociados a los servicios comunes ya ejercerían como elemento disuasorio) buscando una homogeneidad que, teóricamente, debería traducirse en la formación de vínculos comunales e igualitarios más fuertes entre sus residentes (Bauman 2000; Callies et al. 2002; Pinçon y Pinçon-Charlotte 2002). De esta manera, la búsqueda de valores asociados al estatus social o la tranquilidad, a menudo salpicados de un fuerte componente tradicionalista (Callies et al. 2002; Canosa 2002; Soja 2008) suponen formas a menudo utópicas y poco reales de protegerse del miedo y la inseguridad que pueden generar personas externas a la comunidad (Bellet 2007).


4. Las gated communities, un fenómeno de expansión global
Una vez analizados los procesos generales que ejercen como elementos explicativos del desarrollo de las comunidades cerradas, puede entenderse su incremento como una respuesta a las tendencias hacia el individualismo, la protección o la búsqueda de un estatus social o de un entorno homogéneo y seguro por parte de los residentes, además de algunas otras cuestiones no mencionadas y ligadas a la consideración de estas residencias como un bien inmueble de gran valor y una inversión que se vuelve más segura al incluir elementos de vigilancia y control de accesos o una estricta protección del entorno (Canosa 2002; Leal y García-Bellido 2002).

Por parte de las agencias inmobiliarias que promocionan este producto, destaca la presencia de ofertas enfocadas hacia segmentos concretos de la sociedad, la creciente tendencia a dirigir el crecimiento urbano o la propia mercantilización de la seguridad y el prestigio, vendiéndose ambos como elementos esenciales de las gated communities.

Por lo tanto, no es de extrañar que en un contexto de fragmentación urbana, expansión territorial y sectorización del espacio, oferta y demanda aboguen por este tipo de modelos, a pesar de su fuerte componente antiurbano y segregativo.

En consecuencia, las gated communities se han expandido rápidamente desde los Estados Unidos, donde a comienzos del siglo XXI ya contaban con más de ocho millones de residentes en todo el país y suponían más del 80% del total de las nuevas promociones de las áreas urbanas (Callies et al. 2002). Hoy las urbanizaciones cerradas pueden encontrarse por todo el mundo, especialmente en aquellos lugares donde más han crecido las desigualdades. De esta forma, si en un principio, América Latina resultó ser el espacio privilegiado para el desarrollo de estos productos (Borsdorf 2003; Chevalier y Carballo 2005) éstos se han ido expandiendo hacia la Europa occidental y la mediterránea (Blandy 2006; Wehrhahn y Raposo 2006) donde, en el caso de Inglaterra, guarda relación con la reestructuración económica y el deterioro de los servicios ofertados por los poderes públicos, junto a otros aspectos como el prestigio social y el valor inmobiliario de las viviendas, muchas veces asociado en Inglaterra a la reconversión de antiguos edificios de la época Victoriana en gated communities, siendo la seguridad una motivación secundaria (Blandy, op. cit.). Al contrario, en América Latina, violencia, inseguridad y tendencia hacia la polarización social explican en buena medida la necesidad de las clases altas, medias-altas, e incluso medias, de protegerse de contextos urbanos poco seguros y en muchos casos fuertemente degradados (Capron 2006).

Otro espacio donde ha crecido de manera importante el número de urbanizaciones cerradas en las últimas décadas es la antigua Europa del Este. Tanto en Rusia como en las repúblicas ex-comunistas, el cambio económico ha llevado aparejado la formación de mayores brechas sociales y la aparición de nuevas elites económicas que demandan urbanizaciones de calidad, en entornos cuidados y seguros, donde se les ofrezca además una cierta homogeneidad social y un modelo de vida similar al norteamericano (Blinnikov et al. 2006; Stoyanov y Frantz 2006).

Sin embargo, también lugares más alejados culturalmente de Estados Unidos y Europa han visto aparecer gated communities ligadas a cuestiones segregativas de índole cultural o religiosa (Indonesia) o de carácter nacional y profesional: el agrupamiento en urbanizaciones cerradas de los técnicos extranjeros que trabajan en China o de los europeos y norteamericanos que lo hacen en Arabia Saudí (Blinnikov et al. 2006; Glasze 2006).

Finalmente, en la Península Ibérica el fenómeno de las gated communities tiene su origen en la década de los 50 en el caso de España y unos años más tarde en el de Portugal, habiendo continuado dicho proceso hasta la actualidad (Canosa 2002; Wehrhahn y Raposo 2006).

Aunque ambos países presentan hoy simetrías en las características de sus urbanizaciones cerradas como el responder a un mismo contexto de suburbanización y sociedad postmoderna, a unos procesos que buscan eminentemente la distinción social y la inversión inmobiliaria (quedando la cuestión de la seguridad en un segundo plano), o la escasa regularización del funcionamiento interno de las comunidades y el tibio desarrollo de valores comunes en el vecindario como ocurre en Estados Unidos, pueden encontrarse otros elementos diferentes en cada caso.

De esta manera, mientras en Lisboa se ha buscado a menudo con este movimiento acceder a servicios que no proveía el Estado, en Madrid este movimiento responde mayormente a la búsqueda de privacidad, prestigio, un entorno exclusivo y bien cuidado, diseños, equipamientos comunes y seguridad, siendo su origen la reconversión de residencias secundarias en la sierra madrileña hacia primeras viviendas (Canosa 2002).

En el caso de la capital española debe destacarse que en 2002 existían aproximadamente más de 30.000 personas viviendo en urbanizaciones cerradas (Canosa op. cit.), quienes buscaban en buena medida distinción social y garantizar unas inversiones importantes mediante el levantamiento de muros y puertas. En las urbanizaciones cerradas de Madrid no resulta extraño encontrar alusiones explícitas a la inversión que éstas suponen en las páginas web de las propias promociones, en general acompañadas por construcciones de alto valor y aisladas de los núcleos donde se enclavan.

Por lo tanto, las gated communities suponen hoy un modelo de promoción crecientemente desarrollado y aceptado por los gobiernos locales, quienes han pasado a negociar la gestión y reparto de los servicios con ellos, en parte beneficiándose de las externalidades que éstas suponen (reducción del gasto en algunos servicios, que pasan a ser gestionados por la gated community e incremento de la recaudación fiscal, especialmente en el caso de las urbanizaciones cerradas puesto que sus habitantes pertenecen a estratos altos de la sociedad).

Éste es, por lo tanto, un modelo que se ha expandido por todo el mundo, a pesar de conservar su epicentro en los Estados Unidos, donde es ya una realidad totalmente aceptada.

A continuación se desarrolla el último punto de este artículo, centrado en el enfoque que el cine y la literatura otorgan a las cuestiones que acabamos de ver.


5. Algunos apuntes a la presencia de las gated communities en la literatura y el cine
El cine y la literatura presentan un gran valor para los estudios geográficos y urbanos. El primero resulta fundamental, no sólo desde el punto de vista paisajístico, sino como una expresión cultural más de la sociedad que contribuye a conformar y cohesionar el imaginario colectivo (Besolí 2002), y ha devenido rápidamente desde sus orígenes inseparable del mundo urbano, manteniendo una relación singular con la cámara (Mongin 2003). En el caso de las gated communities, el cine las ha presentado en multitud de ocasiones, bajo enfoques muy diferentes, que trataremos sumariamente a continuación.

Por otra parte la ciudad en la literatura ha dado origen a múltiples símbolos, metáforas, comparaciones y todo tipo de figuras retóricas relacionadas con el paisaje urbano (Peñalta y Muñoz 2010) así como a un amplio abanico de trabajos que analizan diferentes formas en que se manifiesta la ciudad en ella (Navas y Ribera 2008), existiendo algunas obras que suceden en las gated communities, aplicándose en ciertos casos algunos de los elementos a ellas asociadas (seguridad, rigidez en las normas, sentido comunitario) en el desarrollo de las tramas.

En este sentido, a continuación se analizan de manera no exhaustiva algunas de las obras literarias y cinematográficas que guardan mayor relación con el fenómeno de las gated communities, destacándose su visión de este tipo de urbanizaciones así como los elementos a ellas asociadas.

En el caso del cine, las urbanizaciones cerradas han tenido un desarrollo muy heterogéneo, como pone de manifiesto el estudio de Stéphane Degoutin (2007). En él puede hablarse de diferentes formas de representar las gated communities en la gran pantalla: como una burbuja completamente aislada del mundo exterior, como un oasis paradisíaco o una isla, o como una prisión. La primera de estas tipologías aparece relacionada con las películas de ciencia ficción, en las que una ciudad o comunidad permanece encerrada mientras el espacio externo es un lugar peligroso o arrasado. La fuga de Logan (Anderson 1976) o Mad Max 2 (Miller 1981) serían dos de los múltiples ejemplos que pueden encontrarse de esta tipología, probablemente la menos interesante para este artículo por su disociación de la "ciudad real" y su carácter metafórico.

El segundo tipo de urbanizaciones cerradas se relaciona con espacios aislados, paradisíacos y donde, al menos en principio, la vida transcurre feliz. Sin embargo, este tipo de películas pone sobre aviso al espectador puesto que muestra aquellos aspectos sórdidos que existen tras este ambiente casi idílico. Algunos ejemplos de esto son La zona (Pla 2007), Las viudas de los jueves (Piñeiro 2009), o Una semana solos (Murga 2007), donde el odio, la rabia, las intrigas de poder o el control excesivo fruto de un entorno totalmente vigilado aparecen de manera recurrente.

Existe, finalmente, un tercer tipo de gated community, la prisión. En ellas, a caballo entre las dos tipologías anteriores, los vecinos viven en entornos también de ensueño, pero éstos esconden siempre algún secreto, que tiene más que ver con la ciencia ficción que con la realidad, pero que vendría a dar una lectura en clave fantástica de los peligros de nuestro tiempo. En este sentido, The Stepford Wives (Forbes 1975) y su remake Las mujeres perfectas (Oz 2004), nos muestran una urbanización cerrada en la que los maridos han reemplazado a sus mujeres por versiones robóticas más eficientes y perfectas (trama que descubre una nueva vecina recién llegada a la comunidad, véase la dicotomía comunidad-recién llegada). En El show de Truman (Weir 1998), una pequeña comunidad prácticamente aislada del exterior mantiene "rehén" a Truman, quien nunca ha salido de la misma, e ignora su suerte hasta que descubre que ha sido criado como un producto televisivo sin él mismo saberlo. Los intentos de éste por escapar serán un fracaso tras otro, mostrándonos nuevamente el carácter carcelario de estas gated communities. Lo paradójico de esta película es que, al igual que Eduardo Manostijeras de Tim Burton, fue rodada en una verdadera urbanización cerrada de Florida. Como señala José Costa Mas (2003): "[esta ciudad] se presenta como una isla urbana, separada -y protegida- del resto del mundo por una doble barrera perimetral, un canal y una densa masa boscosa [...] El periódico local ostenta el título The Island; simboliza la voluntad de desconexión y aislamiento en que vive la comunidad".

En resumen, la principal conclusión que puede extraerse de esta rápida lectura es que el cine refleja en estas películas unos entornos que por ser más seguros, aparentemente perfectos y estar habitados por clases adineradas no escapan a muchos de los males de la sociedad actual, llegando incluso este aislamiento en última instancia a crear nuevas patologías.

En la literatura las referencias son también abundantes, y las gated communities pueden aparecer tanto como escenarios principales de algunas novelas: Furia feroz (Ballard 2005), Super-Cannes (Ballard 2002), The tortilla curtain (Boyle 1996) o como escenarios secundarios, que refuercen ideas de seguridad, individualismo o sectorización urbana: Plataforma (Houellebecq 2002), Ampliación del campo de batalla (Houellebecq 1999), Milenio negro (Ballard 2004) o Snow Crash (Stephenson 2000). A continuación se extraen algunos párrafos seleccionados a modo de ejemplo.

De los valores de las clases medias y medias-altas:

Chelsea Marina, una urbanización de viviendas para ejecutivos al sur de King's Road y, a mi juicio, el corazón de otro tipo de tinieblas. Construida en el terreno de una antigua fábrica de gas, Chelsea Marina había sido pensada para una clase profesional asalariada interesada en conservar sus tótems tribales: la educación privada, la cultura de las cenas y una jamás confesada aversión a las clases "inferiores", entre las que se incluía a los vendedores de coches, los asesores financieros, los productores de la industria discográfica y la lumpenintelectualidad de los articulistas de periódicos y los publicistas. Todos esos eran rechazados por el comité de admisiones, aunque a la mayoría Chelsea Marina les habría parecido demasiado modesta y educada para sus gustos más amplios. (Ballard 2004: 43)

De las cuestiones inmobiliarias ligadas a las gated communities:

[...] Por el amor de Dios, lo hemos invertido todo en Chelsea Marina. Todos estamos atrapados en hipotecas enormes. La gente tiene que pagar cuotas astronómicas en el colegio y los bancos les pisan los talones. (Ballard op. cit.: 69)

Del caos urbanístico actual:

Trabajamos en un barrio completamente devastado, que recuerda vagamente la superficie lunar. Está por distrito trece. Si uno llega en autobús, podría creer que la Tercera Guerra Mundial acaba de terminar. Pero no, es sólo un plan de urbanismo. (Houellebecq 1999: 23)

De la sectorización, segregación y protección mediante la seguridad de las diferentes zonas:

Cuando decidieron construir la sede social en Évry, habían contado con el bajo coste de los terrenos, la proximidad de la autopista del sur y del aeropuerto de Orly; en aquella época era un suburbio tranquilo. En la actualidad las comunidades de la zona tenían los índices de delincuencia más altos de Francia. [...] Los locales de la empresa disponían de un equipo de vigilantes armados las veinticuatro horas del día. Una circular interna recomendaba evitar el transporte público a partir de cierta hora. Aurore [la empresa] había negociado un acuerdo con una compañía de taxis para los empleados que tenían que trabajar fuera de horas y no tenían vehículo propio. (Houellebecq 2002: 150-151)

Antes de salir del despacho echó una ojeada al caótico paisaje de casas unifamiliares, centros comerciales, escalextrics y torres. [...] He estado una vez en São Paulo [...]. Ya no es ni siquiera una ciudad, sino una especie de territorio urbano que se extiende hasta donde llega la vista, con favelas, gigantescos edificios de oficinas, residencias de lujo rodeadas de guardias armados hasta los dientes [...]. (Houellebecq op. cit.: 178)

La verja fronteriza está bien iluminada, los agentes de aduanas preparados para registrar a quienes llegan, incluso las cavidades corporales, si no son la clase de gente adecuada; pero la puerta se abre como por arte de magia en cuanto el sistema de seguridad detecta que se trata de un vehículo [...]. (Stephenson 2000: 12)

De esta manera, las gated communities también muestran en la literatura unas patologías sociales similares a las del cine y a las analizadas en los puntos anteriores de este artículo.


6. Conclusiones
Aunque a lo largo de la historia han existido siempre espacios cerrados o acotados en la ciudad, el fenómeno de las gated communities resulta novedoso y a la vez sintomático del proceso de globalización. La posmodernidad, la fragmentación de la ciudad y la cultura del miedo son algunas de las claves explicativas del auge de estas urbanizaciones cerradas en la actualidad; frente a las cuales algunos autores han manifestado la necesidad de volver hacia un modelo de ciudad que "se atraviese" frente a una ciudad fragmentada, cuyos espacios "seguros" crean barreras urbanas que obligan a rodearlos (Mangin 2004: 330).

Estas cuestiones suponen una expansión a lo largo del planeta de las gated communities, pero también la existencia de otros elementos de carácter local que explican sus particularidades en diferentes espacios, así como la aparición de un rico vocabulario para denominar las urbanizaciones cerradas.

Finalmente, el auge de las áreas residenciales privativas, como expresión cultural de nuestra época, no podía dejar de ser vista por la literatura y el cine contemporáneos, que ponen de relieve los rasgos fundamentales del fenómeno, pero también añaden otros elementos de carácter fantástico que pueden interpretarse como un reflejo de los miedos de la sociedad actual.


Bibliografía
BALLARD, James Graham (2002): Super-Cannes. Barcelona: Ediciones Minotauro.

- (2004): Milenio negro. Buenos Aires: Ediciones Minotauro.

- (2005): Furia Feroz. Barcelona: Ediciones Minotauro.

BAUMAN, Zygmunt (2000): Modernidad líquida. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

- (2007): Miedo líquido. La sociedad contemporánea y sus temores. Buenos Aires: Paidós.

BECK, Ulrick (1998): La sociedad del riesgo. Hacia una nueva modernidad. Buenos Aires: Paidós.

BELLET, Carmen (2007): "Los espacios residenciales de tipo privativo y la construcción de la nueva ciudad: visiones de privatopía" [en línea], en Scripta Nova: Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales, vol. XI, núm. 245 (08), 1 de agosto de 2007. Barcelona: Universidad de Barcelona. En: http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-24508.htm [Consulta: 19 de agosto de 2010]. ISSN: 1138-9788.

BESOLÍ, Andrés (2002): "Recursos audiovisuales para la didáctica del patrimonio: la representación de los bienes culturales en el cine", en Íber, Didáctica de las Ciencias Sociales, Geografía e Historia, núm. 32, Año VIII. Barcelona: Ediciones Graó, pp. 72-88.

BLAKELY, Edward; y SNYDER, Mary Gail (1999): Fortress America: Gated communities in the United States. Washington: Brookings Institution.

BLANDY, Sarah (2006): "Gated communities in England: historical perspectives and current development" [en línea], en Geojournal, vol. 66, núm. 1-2, 2006, pp. 15-26. Netherlands: Springer. En: http://www.springerlink.com/content/102895/ [Consulta: 19 de agosto de 2010]. ISSN 0343-2521.

BLINNIKOV, Mikhail et al. (2006): "Gated communities in the Moscow green belt: newly segregated landscapes and the suburban Russian environment" [en línea], en Geojournal, vol. 66, núm. 1-2, 2006, pp. 65-80. Netherlands: Springer. En: http://www.springerlink.com/content/102895/ [Consulta: 19 de agosto de 2010]. ISSN 0343-2521.

BOYLE, Tom Coraghessan (1996): The tortilla curtain. Londres: Penguin Books.

BORSDORF, Axel (2003): "Hacia la ciudad fragmentada. Tempranas estructuras segregadas en la ciudad latinoamericana" [en línea], en Scripta Nova: Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales, vol. VII, núm. 146 (122), 1 de agosto de 2003. Barcelona: Universidad de Barcelona. En: http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-146(122).htm [Consulta: 19 de agosto de 2010]. ISSN: 1138-9788.

BRUNN, Stanley D. (2006): "Gated minds and gated lives as worlds of exclusion and fear" [en línea], en Geojournal, vol. 66, núm. 1-2, 2006, pp. 5-13. Netherlands: Springer. En: http://www.springerlink.com/content/102895/ [Consulta: 19 de agosto de 2010]. ISSN 0343-2521.

CALLIES, David; FRANZESE, Paula; y GUTH, Heidi (2002): "Urbanizaciones 'encerradas', pactos y problemas", en Ciudad y Territorio. Estudios Territoriales, XXXIV, 133-134, pp. 473-490.

CANOSA, Elia (2002): "Las urbanizaciones de lujo en Madrid: una nueva fórmula de propiedad y de organización territorial", en Ciudad y Territorio. Estudios Territoriales, XXXIV, 133-134, pp. 545-564.

CAPRON, Guenola (dir.) (2006): Quand la ville se ferme. Quartiers résidentiels sécurisés. París: Breal.

CHEVALIER, Jacques; y CARBALLO, Cristina (2005): "Los espacios cerrados residenciales: en busca del entre-sí. Estudio comparativo de entre el norte y el sur del continente americano" [en línea], en Scripta Nova: Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales, vol. IX, núm. 194 (53), 1 de agosto de 2005. Barcelona: Universidad de Barcelona. En: http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-194-53.htm [Consulta: 19 de agosto de 2010]. ISSN: 1138-9788.

COMBY, Joseph (2000): "Qui paie la ville?", en Urbanisme, núm. 312, mayo-junio 2000, pp. 60-62.

COSTA, José (2003): "Visiones de la ciudad funcional europea y la ciudad blindada norteamericana en el imaginario del celuloide" [en línea], en Scripta Nova: Revista electrónica de geografía y ciencias sociales, vol. VII, núm. 146 (037), 1 de agosto de 2003. Barcelona: Universidad de Barcelona. En: http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-146(037).htm [Consulta: 19 de agosto de 2010]. ISSN: 1138-9788.

DE DIEGO, Estrella (2008): Contra el mapa. Madrid: Siruela, col. Biblioteca azúl, Serie Mínima.

DEGOUTIN, Stéphane (2007): "Buit metaphors - gated communities and the fiction", en 4th International Conference of the research network Private urban governance & gated communities (Paris, 5-8 de junio de 2007), paper número 66. Disponible en: http://gated.parisgeo.cnrs.fr [Consulta: 19 de agosto de 2010].

GLASZE, Georg (2000): "Des sociétés fragmentées", en Urbanisme, núm. 312, mayo-junio 2000, pp. 70-72.

- (2006): "Segregation and exclusion: the case of compounds for western expatriates in Saudi Arabia" [en línea], en Geojournal, vol. 66, núm. 1-2, 2006, pp. 83-87. Netherlands: Springer. En: http://www.springerlink.com/content/102895/ [Consulta: 19 de agosto de 2010]. ISSN 0343-2521.

HARVEY, David (1998): La condición de la Postmodernidad. Investigación sobre los orígenes del cambio cultural. Buenos Aires: Amorrortu Editores.

HOUELLEBECQ, Michel (1999): Ampliación del campo de batalla. Barcelona: Anagrama, Colección Compactos, nº 259.

- (2002): Plataforma. Barcelona: Anagrama, Colección Compactos, nº 335.

LEAL, Jesús; y GARCÍA-BELLIDO, Javier (2002): "El crecimiento universal de la ciudad excluyente", en Ciudad y Territorio. Estudios Territoriales, XXXIV, 133-134, pp. 453-458.

MANGIN, David (2004): La ville franchisée: formes et structures de la ville contemporaine. Paris: Éditions de La Villette.

MONGIN, Olivier (2003): "Filmer l'urbain", en Urbanisme, nº 328, enero-febrero 2003, pp. 51-53.

MONTANER, Josep María (2006): "Vulnerabilidades urbanas: separar, olvidar, deshabitar", en NOGUÉ, Joan; y ROMERO, Joan (eds.), Las otras Geografías. Valencia: Tirant Lo Blanch, Colección Crónica, pp. 353-368.

NAVAS, María Victoria; y RIBERA, Juan Miguel (2008): "Representaciones literarias de los elementos urbanos: la iglesia, la casa, el mercado, el hotel, el cementerio", en NAVAS, María Victoria; GARRIDO, Edmundo; y PEÑALTA, Rocío (eds.), Ciudades imaginadas en la literatura y en las artes. Anejo VI de la Revista de Filología Románica. Madrid: Servicio de Publicaciones de la Universidad Complutense de Madrid, pp. 23-55.

OLIVER-FRAUCA, Laia (2006): "La ciudad y el miedo", en NOGUÉ, Joan; y ROMERO, Joan (eds.), Las otras Geografías. Valencia: Tirant Lo Blanch, Colección Crónica, pp. 369-388.

PAQUOT, Thierry (2000): "Villes privées ou privatisées", en Urbanisme, nº 312, mayo-junio 2000, pp. 60-62.

PEÑALTA, Rocío; y MUÑOZ, Diego (2010): "La ciudad en el lenguaje y el lenguaje en la ciudad", en PRADA, José; CORNEJO, Carlos; y MORÁN, Juan (coords.), Ciudad, territorio y paisaje: reflexiones para un debate multidisciplinar. Publicación en CD-ROM. Madrid: Compañía Española de Reprografía y Servicios, pp. 81-92.

PINÇON, Michael; y PINÇON-CHARLOT, Monique (2002): "Altas murallas para la alta sociedad", en Ciudad y Territorio. Estudios Territoriales, XXXIV, 133-134, pp. 539-544.

ROITMAN, Sonia (2008): "Planificación urbana y actores sociales intervinientes: el desarrollo de urbanizaciones cerradas" [en línea], en Scripta Nova: Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales, vol. XII, núm. 270 (54), 1 de agosto de 2008. Barcelona: Universidad de Barcelona. En: http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-270/sn-270-54.htm [Consulta: 19 de agosto de 2010]. ISSN: 1138-9788.

ROJAS, José (2007): "Espacio 'privatizado'. El valor de privatizar un espacio público en zona urbana" [en línea], en Tesis en xarxa. Tesis defendida el 13 de julio de 2007 en la Universitat Politécnica de Catalunya. En: http://www.tesisenxarxa.net/TDX-0719107-104146/index_ga.html [Consulta: 19 de agosto de 2010].

SOJA, Edward (2008): Postmetrópolis. Estudios críticos sobre las ciudades y las regiones. Madrid: Traficantes de Sueños.

STEPHENSON, Neal (2000): Snow Crash. Barcelona: Editorial Gigamesh.

STOYANOV, Peter; y FRANTZ, Klaus (2006): "Gated communities in Bulgaria: interpreting a new trend in post-communist urban development" [en línea], en Geojournal, vol. 66, núm. 1-2, 2006, pp. 57-62. Netherlands: Springer. En: http://www.springerlink.com/content/102895/ [Consulta: 19 de agosto de 2010]. ISSN 0343-2521.

WEHRHAHN, Rainier; y RAPOSO, Rita (2006): "The rise of gated residential neighbourhood in Portugal and Spain. Lisbon and Madrid", en GLASZE, Georg; WEBSTER, Chris; y FRANTZ, Klaus (eds.), Private Cities: Global and Local perspectives. Londres: Routledge, pp. 170-188.


Filmografía
ANDERSON, Michael (dir.) (1976): La fuga de Logan (título original: Logan's run). EEUU: MCM.

FORBES, Bryan (dir.) (1975): The Stepford Wives. EEUU: Columbia Pictures.

MILLER, George (dir.) (1981): Mad Max 2, el guerrero de la carretera. Australia: Warner Bros Pictures.

MURGA, Celia (dir.) (2007): Una semana solos. Argentina: Tresmilmundos Cine.

OZ, Frank (dir.) (2004): Las mujeres perfectas (título original: The Stepford Wives). EEUU: Paramount Pictures / Dreamworks Pictures.

PIÑEYRO, Marcelo (dir.) (2009): Las viudas de los jueves. Argentina-España: Haddock Films / Castafiore Films / Telefe / Tornasol Films.

PLA, Rodrigo (dir.) (2007): La zona. México: Morena Films.

WEIR, Peter (dir.) (1998): El show de Truman (una vida en directo). EEUU: Paramount Pictures.


[1] Aunque existe un amplio espectro conceptual para referirse al fenómeno de las gated communities y las equivalencias entre ellos varían de unos autores a otros, en este artículo utilizaremos indistintamente "gated communities", "urbanizaciones cerradas" o "comunidades cerradas" por ser los tres términos más extendidos en la literatura.


PRADA TRIGO, José (2010): "Las gated communities como expresión de los nuevos contextos urbanos y socioculturales: un estado de la cuestión" [en línea]. En: Ángulo Recto. Revista de estudios sobre la ciudad como espacio plural, vol. 2, núm. 2, pp. 19-30. En: http://www.ucm.es/info/angulo/volumen/Volumen02-2/articulos02.htm. ISSN: 1989-4015

papers
articles
texts
bookreviews
news
bibliography

allissuesAR

Síguenos enfacebookCC

w3cvcss
Grupo de investigación:
"La aventura de viajar y sus escrituras"
presentación - normas de edición - proceso editorial - mapa web - consejo
introduction - submission rules - editorial process - web map - board
e-mail