Información Logística    
Real Monasterio de Santo Tomás (PP. Dominicos)
Plaza de Granada, 1. CP.05003 - Ávila (España)
(t)  920 22 04 00 (f)  920 25 22 37
resistomas.vre@dominicos.org
http://www.monasteriosantotomas.com/


Residencia Santo Tomás

La Residencia Santo Tomás , se encuentra enclavada dentro del recinto del Real Monasterio de Santo Tomás. Muy cerca de la Residencia se encuentra la Escuela de Magisterio, la Universidad de Salamanca (topografía, hidrología.), los Institutos Alonso de Madrigal, López Aranguren, la Academia Acopol para formación de policías, el Colegio Medalla Milagrosa, etc. y los colegios publicos Santo Tomás, Cervantes y Arturo Düperier.

Es un gran edificio de cuatro pisos, construído en el año 1958, por el Arquitecto D. Miguel Fisac, arquitecto también del Colegio de los Padres Dominicos de Arcas Reales en Valladolid y del Convento de San Pedro Mártir de "Alcobendas", en Madrid.

En un principio albergó a los estudiantes de filosofía y teología que se formaban para sacerdotes dominicos. Habiendo pasado éstos a Madrid, comenzó a usarse como Residencia, a fin de favorecer a los muchos jóvenes de la provincia de Avila que tenían que desplazarse a la capital. Actualmente es Residencia de estudiantes, profesores, opositores, funcionarios. de ambos sexos.

 

 
 
ÁVILA es la ciudad donde se encuentran el patrimonio, la historia y el arte, la gastronomía, la fiesta y la mística, la cultura y la naturaleza. ÁVILA es ciudad antigua, medieval, de las tres culturas, del Patrimonio de la Humanidad, del Camino de la Lengua, de la Red de Juderías. ÁVILA es ciudad actual, que se une a la modernidad, a la calidad turística, al confort, al turismo accesible y social. Sólo falta que venga para comprobarlo. ÁVILA te abre las puertas. Semana Santa Mercado Medieval Ronda de las Leyendas Hípica

Murallas, casas, palacios, templos, conventos configuran el rico patrimonio artístico de la ciudad, fruto de un enriquecedor pasado histórico protagonizado por las culturas que en ella convivieron. Historia, arte, mística, tradiciones, gastronomía, naturaleza se aúnan para ofrecer al visitante una enriquecedora estancia en Ávila.

La imagen de la ciudad medieval viene configurada por sus murallas, que en el caso de Ávila son mucho más que una representación simbólica, es el monumento que la explica y la configura.

Al llegar al siglo XVI la ciudad conoce su máximo esplendor, que se manifiesta tanto en el ámbito civil como religioso. Cerca de treinta casas conservadas confirman la importancia de la nobleza y la actividad constructiva que tiene lugar entre los últimos años del siglo XV y el siglo XVI.

El Ávila del XVI es también el de la ciudad de la mística y de la espiritualidad, su mejor exponente es Teresa de Cepeda y Ahumada. Si hacemos un recorrido teresiano iremos del gótico al renacimiento, del manierismo al barroco a través de la vida y obra de Teresa de Ávila.

Ávila es lugar de fiestas y tradiciones. La mayoría nacieron con un carácter religioso, pero en ellas no falta un matiz pagano. A lo estrictamente religioso se suman otras actividades lúdicas, arraigadas en los usos y costumbres de la ciudad.

Si decide venir a Ávila, recuerde que su visita debe ser pausada. A distintas horas del día, la luz irá variando y matizando las arquitecturas de la ciudad. Su recorrido puede seguir el trazado de una ruta temática, pero también puede ser desordenado, descubriendo en cada calle, en cada plaza, un edificio, una cornisa, una ventana, una historia, una leyenda, una tasca, cualquier cosa que le invitará a volver.