SOLICITUD DE OPINIONES SOBRE LOS DIECISIETE PUNTOS RELATIVOS A LA AGRICULTURA

21 de diciembre de 1955

[Circular redactada por el camarada Mao Tse-tung en nombre del CC del PCCh y dirigida al Buró de Shanghai y a los comités provinciales y de región autónoma del Partido.]


El Comité Central considera que los diecisiete puntos, acordados en noviembre pasado luego de consultas hechas por el camarada Mao Tse-tung en Jangchou y en Tientsín con los secretarios de catorce comités provinciales del Partido y el secretario del Comité del Partido en la región autónoma de Mongolia Interior, deben cobrar forma definitiva en la conferencia de secretarios de comités provinciales, municipales y de región autónoma del Partido convocada por el CC para el lo de enero del año entrante. El propósito es incorporar esos puntos al plan de 1956 y empezar a ponerlos seriamente en ejecución. Por tanto, les pedimos a ustedes que, inmediatamente después de recibir la presente, reúnan a los secretarios de los comités prefecturales y a los secretarios de algunos de los comités distritales bajo su jurisdicción, con miras a estudiar detalladamente:

1) si son realizables todos los puntos o hay algunos que no lo son, y si cada uno de los que se estimen realizables cuenta con una base suficiente de factibilidad;

2) si hay otros puntos que deban agregarse a los diecisiete (se puede añadir todo punto que sea factible), y

3) si ustedes están preparados para incluir sin demora estos puntos en su plan de 1956 c iniciar su ejecución.

Les pedimos que terminen de estudiar estas cuestiones antes del 3 de enero de 1956 y tengan listas sus observaciones para entonces.

He aquí los diecisiete puntos:

1. Ritmo de la cooperativización agrícola. Se debe concluir, en lo fundamental, el trabajo de creación de cooperativas de tipo inferior en la segunda mitad de 1956; en cuanto a los niveles provincial, municipal y de región autónoma (con excepción de Sinchiang), se considera conveniente fijar como meta la incorporación de un 75 por ciento del total de las Familias campesinas a las cooperativas y permitir que los niveles inferiores sobrepasen en algo esa meta, hasta alcanzar más o menos un 80 u 85 por ciento.

En lo que respecta a la creación de cooperativas de tipo superior, hay que esforzarse por que esta tarea quede básicamente concluida en 1960 y ver, al mismo tiempo, la posibilidad de lograrlo un año antes, en 1959. Para alcanzar este objetivo, es preciso que cada uno de los distritos o, de manera preferible, de los territorios tome en sus manos la responsabilidad de la creación, en 1956, de una o varias grandes cooperativas de tipo superior (cada una con más de cien familias) y del establecimiento de otra serie en 1957. Estas dos series de cooperativas deben abarcar un 25 por ciento de las familias campesinas y servir de modelo. ¿hay o no posibilidad de lograrlo? Y ¿qué dimensiones deben tener las cooperativas una vez transformadas de pequeñas en grandes? Se contemplan tres modalidades: varias cooperativas para un solo cantón, una cooperativa que abarque todo un cantón y una cooperativa que comprenda varios cantones. ¿Son practicables todas ellas? ¿Cuál es la cifra más adecuada como número global de cooperativas en todo el país: trescientas mil, cuatrocientas mil o quinientas mil? Si en la Unión Soviética hay un total de cien mil koljoses, ¿sería adecuado o no para nuestro país establecer de trescientas mil a cuatrocientas mil cooperativas? Además, existen varios procedimientos: 1) primero la fusión de las cooperativas y luego el paso al tipo superior; 2) la realización simultánea de la fusión y el paso, y 3) primero el paso y luego la fusión. ¿Cuál de ellos es el mejor? Estudien, por favor, todos estos problemas en su conjunto.

2. Ingreso de los terratenientes y campesinos ricos en las cooperativas. Vean ustedes si en 1956 este problema puede tratarse según las sugerencias de las provincias de Anjui, Shansí y Jeilungchiang, o sea, aceptar el ingreso de aquellos terratenientes y campesinos ricos que tengan buen comportamiento, permitir que trabajen en ellas - pero sin el título de miembros - los que observen un comportamiento regular, y hacer que los que tengan una mala conducta trabajen bajo el control de las cooperativas; esto es aplicable en todas las viejas cooperativas con cuadros fuertes. Proceder así reportaría muchas ventajas, pero tiene una falla, cual es la de que, indefectiblemente, obligaría a afiliarse a aquellos campesinos medios superiores que hasta ahora no desean hacerlo; además, para que no se sientan heridos en su amor propio, su ingreso tendría que ser anterior al de los terratenientes y campesinos ricos. ¿Es ventajoso proceder así? ¿O más vale aplazar un año, para 1957, la aplicación de esta medida? Sírvanse estudiar cuál de estas dos alternativas sería la mejor.

3. Composición de la dirección de las cooperativas. Los actuales campesinos pobres y aquellos nuevos campesinos medios inferiores que eran antes campesinos pobres deben ocupar dos tercios de los cargos de dirección, en tanto que los antiguos campesinos medios inferiores y los nuevos y antiguos campesinos medios superiores deben representar el tercio restante.

4. Condiciones para el aumento de la producción: 1) aplicación de varias medidas esenciales (su contenido está por discutirse y puede variar ligeramente de un lugar a otro), y 2) divulgación de experiencias avanzadas (anualmente cada provincia debe seleccionar ejemplos típicos y recogerlos en un volumen).

5. En 1956, cada provincia, prefectura, distrito, territorio y cantón debe elaborar un plan global de largo plazo que comprenda todos los renglones necesarios, siendo de mayor importancia los planes distrital y cantonal. El borrador del plan debe quedar listo en la primera mitad del año, y su versión definitiva, en la segunda mitad, sin perjuicio de enmiendas futuras. El plan debe cubrir tres años como mínimo, y preferiblemente siete, aunque también puede abarcar un período hasta de doce años. Hay que emprender sin demora este trabajo. ¿Han tomado ustedes ya disposiciones al respecto? Puede ser que, por falta de experiencia, gran número de esos planes resulten bastante toscos; pero es indispensable esforzarse por que al menos los planes de unos cuantos distritos y cantones se aproximen a la realidad, de modo que puedan divulgarse como ejemplo.

6. Planificación global para la protección y la reproducción del ganado bovino, caballar, mular, asnal, porcino y ovino, así como de gallinas y patos, especialmente en lo que se refiere a la protección de las crías. El plan de reproducción está por discutirse; preparen ustedes sus observaciones al respecto.

7. En combinación con los planes de desarrollo de las cuencas, construir en gran número pequeñas obras hidráulicas a fin de asegurar que, en un plazo de siete años, sean básicamente controladas las inundaciones y sequías ordinarias.

8. Exterminar básicamente, en siete años, una decena y pico de los insectos y enfermedades que atacan los cultivos.

9. Transformar en lo fundamental, en un plazo de doce años, las tierras inexplotadas y montañas áridas y, con vistas a la reforestación plantar árboles, sujetándose a las normas fijadas, en todos los lugares donde sea posible, alrededor de las casas y las aldeas, al borde de los caminos y aguas, así como en las tierras inexplotadas y montañas áridas.

10. Lograr que, al cabo de doce años, el 90 por ciento del abono requerido para cubrir las necesidades de la mayor parte de las zonas rurales del país y, en una parte de ellas, el 100 por ciento, sea suministrado por las propias localidades y cooperativas.

11. Se exige que, en doce años, la producción media de cereales alcance los cuatrocientos jin por mu en las zonas al Norte del río Amarillo, de la cordillera Chinling, del río Pailung y del tramo del río Amarillo ubicado dentro de la provincia de Chingjai; quinientos jin por mu en las zonas al Sur del río Amarillo y al Norte del río Juai, y ochocientos jin por mu en las zonas al Sur del río Juai, de la cordillera Chinling y del río Pailung. En cuanto a las metas para la producción de algodón, oleaginosas, soya, seda, té, yute, caña de azúcar, fruta, etc., sírvanse proponer las cifras que estimen convenientes, para someterlas a discusión.

12. Erradicar en lo fundamental, en siete años, varias de las enfermedades que más gravemente afectan al hombre o al ganado: esquistosomiasis, filariosis, peste bubónica, encefalitis, peste bovina, peste porcina, etc. Les pedimos que realicen una investigación sobre las enfermedades endémicas que se presentan en sus respectivas provincias y regiones autónomas, a fin de conocer cuáles son las que pueden eliminarse básicamente en un período de siete años, cuáles necesitan un plazo más largo y cuáles son imposibles de erradicar en los tiempos actuales.

13. Exterminar las cuatro plagas, esto es, acabar en lo fundamental en un plazo de siete años, con los ratones (y otros animales dañinos), los gorriones (se incluyen otros pájaros dañinos y queda por estudiar el problema de si es aconsejable exterminar el cuervo), las moscas y los mosquitos[1].

14. Liquidar básicamente, en siete años, el analfabetismo, de modo que cada persona aprenda a leer y escribir de 1.500 a 2.000 caracteres.

15. En el término de siete años, construir y reparar, conforme a las normas fijadas, toda clase de caminos necesarios para el tránsito (carreteras, caminos de ruedas y trochas) en las provincias, prefecturas, distritos, territorios y cantones.

16. Crear, en el curso de siete años, redes de transmisiones de circuito cerrado, a fin de que todos los cantones y cooperativas puedan recibir las emisiones.

17. Tender, en un plazo de siete años, una red telefónica que abarque todos los cantones y las cooperativas grandes.

Sírvanse estudiar, junto con los camaradas a quienes corresponda, los puntos arriba enunciados y tener preparadas sus observaciones antes del 3 de enero del próximo año. Probablemente, como paso previo, hacia el 4 de enero el CC efectuará durante varios días una reunión de estudio con algunos secretarios de comités provinciales del Partido a fin de preparar opiniones para la reunión del 10 de enero.


NOTAS

[1] En marzo de 1960, en una instrucción sobre el trabajo de salubridad redactada en nombre del CC del PCCh, el camarada Mao Tse-tung señaló: "Un punto más, y es que no se debe seguir exterminando los gorriones, lo que, en cambio, debe hacerse con las chinches. La consigna será: "¡A exterminar ratones, chinches, moscas y mosquitos !."