BYBLOS
Revista de Bibliografía Histórico-Jurídica


Pouvoir, Justice et Societé (Poder, Justicia y Sociedad. Actas de las XIX Jornadas de Historia del Derecho. 9-11 de junio de 1999. Instituto de Antropología Jurídica, Universidad de Limoges, Francia).
Cahiers de l’Institut d’ Anthropologie Juridique
, nº 4
(Coord. Jacqueline Hoareau-Dodinau et Pascal Texier), Limoges, 2000.


Buena ocasión para conocer el trabajo de nuestros colegas europeos es la lectura de la obra que aquí se presenta; se trata de una copiosa recopilación de los trabajos presentados con motivo de la celebración de las décimo-novenas jornadas de Historia del Derecho del Instituto de Antropología Jurídica de la Universidad de Limoges; la importancia de las mismas queda puesta de relieve no sólo por su continuidad, -se celebraron por primera vez en 1979-, sino sobre todo por reunir a un gran grupo de investigadores europeos, estudiosos del Derecho y de las Instituciones medievales, que presentan un enfoque original en su método de trabajo, lo que atendiendo a disciplinas como la Antropología jurídica les permite enriquecer un debate que permite transcender los límites académicos, en temas de todos conocidos.

A simple vista podría parecer que las comunicaciones son demasiado heterogéneas, dedicadas en unos casos al análisis de instituciones judiciales, al tratamiento de conflictos de materia penal durante el Antiguo Régimen, en otro a la ideología política de la Antigüedad, sin olvidar una de las líneas más queridas por los miembros de este Instituto desde su fundación: la investigación a través de fuentes iconográficas. Sin embargo podemos detectar un nexo de unión en el campo de la reflexión científica que ha presidido la celebración de las ya mencionadas jornadas, no es otro que el análisis del poder y su manifestación a través de la Justicia, entendida bien como principio de gobierno, bien como institución. Aunque el volumen no se ha articulado por temas específicos, creo necesario delimitar grandes bloques que nos ayudaran a una mejor comprensión del mismo.

La reflexión sobre el binomio Justicia-Poder como fundamento del orden jurídico y político, y su defensa a través del Derecho penal, preside la comunicación presentada por Oliver Guillot (1), que ha hecho de esta línea investigadora una de sus favoritas, analiza aquí el significado las atribuciones que el "princeps" posee en la época carolingia, poniendo de relieve, no sólo la continuidad del Derecho público romano, en la organización política franca, sino también sus implicaciones penales, en la medida en que, por ejemplo, el llamado "crimen maiestatis" puede ser utilizado como vía de represión de los delitos más graves, en particular el de deserción. No cabe duda que este trabajo abre nuevas perspectivas a los historiadores del Derecho penal, pues rastreando en las influencias detectadas, se comienza a cuestionar el tópico de la "barbarie" del sistema judicial franco.

Algunos trabajos se orientan a buscar el fundamento a la caracterización como punibles, bien por los poderes locales, bien por el soberano o bien por la Iglesia de determinadas conductas.

La investigadora alemana Barbara Frenz (2) al estudiar la violencia en las villas alemanas medievales constata que la justicia local –tanto en sus normas punitivas como en sus reglamentos de policía- tiene como objeto principal la conservación de la paz y el honor, y, por ende, la protección de la Justicia, lo que conduce más a la pacificación que a la represión; esta última se dirigía, en cambio a preservar los valores fundamentales del grupo social, los valores religiosos. Si el castigo de las lesiones físicas se podía solventar a través de procedimientos pacificadores, la herejía, al menos cuando aparecía como incorregible, requería una represión sin piedad.

Relacionado también con el concepto de herejía, J: Oberste (3) estudia como el préstamo con interés se penaliza desde que en el Concilio de Vienne (1311-1312), la usura se asimila a una práctica herética. Este fue el desenlace de la lucha de las autoridades eclesiásticas por prohibir los préstamos usurarios, medida que supone la alianza de intereses entre nobleza e iglesia frente a las aspiraciones de la pujante burguesía mercantil; además al considerar el préstamo a interés, como pecado, el Concilio de Vienne da competencias judiciales a la Inquisición para lograr una represión más eficaz.

Específicamente dedicados al análisis institucional de la Justicia en el ámbito local, encontramos varios trabajos que guardan cierta relación entre sí. P. Charbonnier (4) analiza el procedimiento que para la administración de justicia recogen en la época medieval las cartas de franquicia de la baja Auvernia. Estas cartas de origen señorial, ofrecen un trato procesal privilegiado para los campesinos, previendo cierta participación en la administración de justicia, pero ante todo garantizándoles un juicio rápido y la exención de prisión en delitos graves, previa fianza. Estas cartas de franquicia obedecen a una concepción arcaica de la Justicia que consagra el principio acusatorio, sin que en ellas se contemple la apelación. Desde luego estas cartas obedecen a un momento de lucha ente las ciudades y sus señores, pero su rápida evolución (los cónsules pueden pedir diligencias, y se impone con el tiempo la apelación al rey) hará que rápidamente queden superadas por la generalización de la justicia real con una concepción más intervencionista de la misma.

Relacionado con las costumbres de la Auvernia, J. Vendrant-Voyer (5), presenta un pleito señorial, entre Guillaume Chabrod, señor de Tournöel famoso jurista especialista en la costumbre provincial y sus vasallos de Volvic sobre la propiedad de los bienes comunales. En él el comentador de la costumbre de Auvernia, fue acusado por Pierre Audrand, abogado de la senescalía de Riou, de interpretar las costumbres con un sentido restrictivo a favor de los intereses señoriales, procurando la generalización de la alodialidad.

Pedro Porras Arboledas (6), de la Universidad Complutense madrileña, nos ofrece una novedosa visión sobre las Hermandades, institución medieval castellana que, como es de todos conocido, se dedicaba al mantenimiento del orden público en las ciudades con una naturaleza judicial más que policial. La aportación del profesor Porras consiste en presentar varios ejemplos del procedimiento seguido por las Hermandades de Talavera y Avila, aspecto muy poco conocido de la institución, y, que frente a las dudas acerca de su eficacia, esta resulta indudable en una actividad represiva rápida, práctica y ejemplificadora, lo que explica el prestigio alcanzado por esta institución en el proceloso medievo castellano.

En la época moderna la institución judicial busca una mayor eficacia, en particular para asegurar a las comunidades mayor seguridad. Y de manera significativa esta demanda de seguridad, nace de las mismas comunidades muy perturbadas por las crisis del siglo XVI. En este contexto se inserta el trabajo de Jacques Lorgnier (7) que analiza la aparición del Prebostazgo de los mariscales en la época de Francisco I, El estado de guerra prolongado favoreció el desarrollo de un proceso sumario, sin el beneficio de la oposición o de la apelación; que curiosamente podía desarrollarse bien ante los prebostes de los mariscales y los jueces ordinarios de los sedes reales; el conflicto de competencias que se generó entre los jueces militares y los jueces de primera instancia civiles, se resolvió a favor de los prebostes a través de las sentencias sobre competencia en el tribunal de primera instancia y las ordenanzas de los jueces en el Gran Consejo. Aunque se fueron corrigiendo los abusos de este proceso, en la práctica no se respetaron escrupulosamente las garantías de los acusados, el autor del trabajo critica al poder real el haber creado una situación difícilmente soportable, buscando aumentar el efecto disuasorio de la represión a través del uso ordinario de la justicia de excepción frente a la justicia ordinaria

Orientados al análisis del Derecho, aplicable a un estamento determinado, están dedicadas varias ponencias. En ellas se demuestra que la "geografía consuetudinaria" queda matizada por la "geografía social", lo que significa que, bajo una aparente diversidad de costumbres, hay prácticas comunes a un grupo social que aparecen en espacios territoriales más amplios.

R. Opsommer (8) al estudiar la sucesión de la nobleza en Flandes constata que a pesar de las muy particulares reglas del Derecho flamenco que varían de una castellanía a otra, en el fondo se aprecian unas líneas generales en las relaciones feudo-vasalláticas común a todo el Norte de Europa, lo que lleva a concluir que el Derecho flamenco al final de la Edad Media presentaba "en principio un carácter europeo, seguido de un carácter local, y sólo en tercer lugar la impronta flamenca".

M. Dumont-Vergerau (9), analiza a propósito de la incorporación de comerciantes enriquecidos a la nobleza limosina en el siglo XVIII, sobre la base de unos trescientos contratos matrimoniales y testamentos la continuidad del derecho de familia donde los ennoblecidos conservan prácticas matrimoniales y sucesorias con el claro propósito de conservar los bienes en el seno de la familia y evitar su dispersión.

Más alejadas de la Historia del Derecho, un importante grupo de ponencias presentan, investigaciones iconográficas acerca del Poder y la Justicia, que ilustran perfectamente uno de los objetivos del Instituto en estas jornadas, poner de relieve las aportaciones que las imágenes pueden realizar para la comprensión de los vínculos entre el Derecho y las relaciones de poder.

H. Platelle (10) relaciona el Prólogo de "De misericordia et justitia" d’Alger de Liege con las fuentes bíblicas en las dicha obra se inspiró, analizando representaciones figuradas de la pareja Misericordia-Justicia. Yvon Le Gall (11) interpreta sutilmente las corrientes ideológicas del reinado de Luis XV a través de tres proyectos arquitectónicos sobre plazas reales: Por último Jacques Phytillis (12), presenta una apasionante investigación sobre el enigma del poder y lo que trasciende de él, a través de la interpretación que Durero y Poussin hicieron sobre el mito de Edipo.

Pero si los mitos aclaran los fundamentos del poder, la mística puede contribuir a obscurecerlos; así lo demuestra Christian Cheminade (13), quien a propósito de la "mística de la Sangre Real", explica como en la Edad Moderna, para asegurar la mayor legitimidad posible al rey, los genealogistas imaginaron diversos suterfugios para borrar los cambios dinásticos de 751 y 987 y probar que los tres linajes reales franceses fueron lo mismo, y, por tanto, nunca hubo más que una "Maison de France". No será hasta principios del siglo XVIII, cuando esa mística cederá a la de la nación.

Indudablemente el estudio del poder no sólo es asunto de mitos o mística, sino que se apoya en el dominio de unas técnicas, en las que juega un papel principal la escritura, se podría decir, incluso, que los escribas son los primeros maestros del poder efectivo. Remontándose al imperio hitita I. Klock-Fontanille (14) descubre el doble sistema de escritura (cuneiforme y jeroglífica) en particular a través de los sellos reales dígrafo que traducen visualmente una concepción muy precisa de la función real y por tanto del poder. En la misma línea Christian Gut (15) compara los usos de las cancillerías francesa e inglesa hacia 1422, fecha de la reunión de ambos reinos en el reinado de Enrique VI.

Otro grupo de trabajos se ha ocupado de la concrección del poder real en el gobierno cotidiano. En efecto desde los primeros tiempos de la monarquía la "policía" en el sentido amplio de cuidado y gestión de la "res pública" depende de la justicia. El rey es esencialmente juez y accesoriamente administrador, financiero o guardián. Pero como todos las relaciones deben estar sometidas a un principio de justicia, el campo de la intervención real no está limitado más que por los derechos legítimos (justos en si mismos) de los sujetos. El orden justo de la ciudad, condición fundamental del bien común, es a la vez el dominio y la razón de ser de la justicia. Toda cuestión novedosa reclama la posibilidad de reglamentación: la vida, la muerte, la salud, la medicina y su aprendizaje, la disección de cadáveres, los remedios y su fabricación, criterios que como ponen de relieve Alexandre Lunel (16) y Pierre Lunel (17), aunque ya se conocían, en la época moderna se volvieron más necesarios con el nuevo espíritu científico.

Si hay un campo en el que la reglamentación prolifera es en la vida económica. En Francia desde la Edad Media, la organización comunitaria de los oficios (gremios) había mantenido la administración gremial a distancia. En el siglo XVII la presión burocrática se acentúa, e incluso se intenta transformar a los veedores de los gremios en verdaderos agentes estatales; como manifiesta Hervé Ferrand (18), la explicación a este fenómeno, paso a un corporativismo administrativo pretendía al individualización de la sociedad.

Pero la actuación del Estado no debe limitarse a cuidar la vida material de sus súbditos, pues hay valores más importantes que debe preservar y que los Antiguos exaltaron en su momento. Como demuestra J. Pierre Levet (19) en su ponencia dedicada al análisis del pensamiento político de Isócrates, el poder tenía una función moral, de la cual participa la distribución de las penas; en este sentido al derecho penal se le puede calificar de "político" en el sentido noble de la palabra. En la época del Orador, con una Atenas profundamente afectada por las consecuencias de las guerras del Peloponeso, Isócrates considera que los valores cívicos y morales debían ser restaurados; con este fin, y sin cuestionar la constitución democrática de la ciudad, propone restaurar el antiguo poder tutelar del Aerópago, como guardián de lo derechos del conjunto de los ciudadanos. Tres siglos más tarde, al analizar las causas de la decadencia de la República romana, Salustio (20) critica el olvido de los antiguos deberes, fruto de lo cual, la antigua virtud a derivado en una combinación destructiva de avaricia y ambición. Montesquieu seguirá sus enseñanzas y tomará el modelo republicano romano como antídoto del despotismo oriental.

Por ultimo dos ponencias nos hablan de los esfuerzos por erradicar la esclavitud, situación intrínsecamente injusta para nuestra mentalidad, en un ámbito alejado de nuestros parámetros culturales: Turquía. Aunque la ley islámica, sin condenar el principio de la esclavitud, contiene disposiciones dirigidas a mejorar la condición servil, es preciso esperar al fin del imperio otomano y al advenimiento de la república laica para que la esclavitud fuera totalmente abolida en Turquía, primer estado musulmán que adoptó tal medida (21). Fruto de la modernización del Estado turco, son también los profundos cambios experimentados en educación y derecho, con una perspectiva marcadamente laica (22).

1. "La notion de princeps au temps de Charlemagne"

2. "Paix, honneur et discipline. Quelques remarques sur l’incrimination d’insultes et d’actes de violence dans les villes médiévales".

3. "L’usurier, un hérétique: la decretale "Ex gravi" (1311-1312) et las mutations de a societé citadine aux XII ème et XIIIème siècles".

4. "La justice dans les chartes de franchises en Basse Auvernie".

5. "Un exemple de réaction nobiliaire au XVIII ème siècle: Guillaume-Michel Chabrol, seigneur de Tournöel, en procès contre les habitants de Volvic (1767-1769)".

6. "La juridiction pénale del "Hermandades" de Castille au Moyen Âge".

7. "Justice prévôtale sous les premiers Bourbons, le temps des conflits".

8. "La succesion ab intestato dans le droit féodal flamand aux XIVème y Xvème siècles".

9. "Les anoblis limousins et la práctique du droit au XVIIIème siècle".

10. Le De Misericordia et Iustitia" d’ Alger de Liège. Etude de la lettre-préface".

11. "Louis XV en ses places. Paris, Rouen et Reims, trois formules politiques".

12. "OEdipe à la trace ou "De la désouillure ou de la destinée de l’Homme".

13. "Deux stratégies de la légitimation monarchique dans l’historioraphie classique: la continuité et le contournement".

14. "Ecriture et idéologie royale dans l’Empire hittite: étude des sceaux royaux diagraphes".

15. "Autour des registres de la chancillerie française d’Henry VI, roi de France et d’Inglaterre".

16. "Droit et médecine: le jardin du roi sous l’Ancien Régime".

17. "Le Droit et le cadavre. XVIIIème-1ère moitié XIXème siècle".

18. "La jurande, l’impossible agent administratif du XVIIIème siècle".

19. " L’Aréopagitique, droit pénal et philosophie politique".

20. Daniela Saraiva, "La conception sallustéenne de la crise republicaine".

21. Gulsei Yildrinim: "Esclavage et droit divin. Exemple du droit musulman au temps de l’empire ottoman".

22. Bülent Taniroglu, "Deux fondementes principaux de la République Turque: La réforme du Droit et la reforme de l’université".

 

Carmen Losa Contreras
Recensión efectuada el 26 de marzo de 2001

Retorno a Byblos