Exclusión social y visibilidad de recién llegados y extranjeros

 

clac 23/ 2005

 

 

Xavier Laborda Gil

 

Universidad de Barcelona

 

Xlaborda @ ub.edu

 

English

Resumen

El artículo trata de un caso de discriminación en la ciudad de Sant Cugat del Vallés (Barcelona, España), que ejemplifica cómo, al distinguir entre oriundos y recién llegados (nouvinguts), se establece criterios de discriminación entre sus ciudadanos. El caso expone también la noticia de que la reflexión lingüística y su comunicación social han cambiado positivamente el comportamiento de los medios de comunicación social. Sin embargo, de la visibilidad peyorativa del inmigrante, entre 1960 y 1999, se ha pasado a una invisiblidad discursiva que parece una reacción de indiferencia ante una nueva situación demográfica de alto crecimiento de la tasa de extranjeros. A pesar de que la inactualidad de la inmigración contraste con la producción de estereotipos alienantes del período anterior, supone junto con aquella una forma sutil de exclusión.

 

Palabras clave: ideología, inmigración, discriminación, neonimia, cognición, asertividad.

 

 

1 Visibilidad e invisibilidad como formas de exclusión

Un efecto de los discursos periodísticos e institucionales de alienación es la construcción de fronteras ideológicas, que pueden discriminar a ciertos grupos de ciudadanos. Este artículo trata de un caso de exclusión en una ciudad mediana, Sant Cugat del Vallés (Barcelona, España), que ejemplifica cómo, al distinguir entre oriundos y recién llegados (nouvinguts), se estableció criterios de discriminación en sus ciudadanos. El caso expone también la esperanzadora noticia de que la reflexión lingüística y su comunicación social han cambiado positivamente el comportamiento de instituciones y de medios de comunicación social. Y la categoría de “recién llegados” ha dejado de ser un tópico que legitimaba derechos injustos e insolidarios entre iguales.

Sin embargo, de la visibilidad peyorativa o recelosa del inmigrante, entre 1960 y 1999, se ha pasado a una invisiblidad discursiva que es, para nuestra sorpresa, indiferente a una nueva situación demográfica. Del 3,45% de extranjeros en 1996 se ha pasado al 10,17% en 2002, la mayoría de los cuales proceden de Latinoamérica. Y no obstante, no ha habido ninguna reacción discursiva ni tampoco ello ha constituido tópicos de la agenda periodística. Esta inactualidad de la inmigración, sus colectivos y las relaciones interculturales contrasta mucho con la producción de estereotipos alienantes del período anterior y supone otra forma de exclusión.

 

2 Circunstancias del caso

Los siguientes datos pueden ilustrar sobre las condiciones territorial y demográfica de Sant Cugat del Vallès, la ciudad que es objeto de nuestro estudio.

Situación territorial.- Sant Cugat del Vallès (San Cucufate, si se tradujera el topónimo al castellano) está situada en la comarca del Vallès Occidental y es vecina de Barcelona. Pertenece a la primera corona metropolitana, densamente poblada. Entre Sant Cugat y Barcelona se levanta la sierra de Collserola.

Descripción económica.- Tuvo origen agrario y, por efecto de la expansión urbana, en la actualidad tiene un carácter residencial. Destaca la pujanza del sector terciario, en comunicación, sanidad, finanzas, deporte y educación..

Población.- Está marcada por un rápido crecimiento poblacional, desde los años setenta, por flujos migratorios. A principios del siglo xx tenía 2120 habitantes; en 1960 sobrepasaba ligeramente los 10000 y en 1970 había doblado esta cantidad. En 1980 ya llegaba a los 32000 habitantes, una década más tarde tenía 40000 y al entrar en el siglo xxi sobrepasó los 60000 h. En 2005 los habitantes son más de 70000. A título de ejemplo, en un solo año, concretamente en 1997, el crecimiento poblacional fue del 7,12%.Esta alta tasa de crecimiento continúa vigente hoy en día, y la previsión es constante en los próximos diez años, ya que se ha acometido la urbanización de todo el territorio útil del municipio.

Origen y nacionalidad de la población.- En el primer período de nuestro estudio, anterior a 1999, el origen de la población era el siguiente: España, 96,182% (49.204 habitantes); UE., 2,105% (1.077 h.); resto de Europa, 0,180% (92 h.); América, 0,991% (507 h.); Asia, 0,270% (138 h.); África, 0,262% (134 h.); Oceanía, 0,010% (5 h.). Total, 51.157 habitantes. Estos son los datos del padrón de enero de 1998.

Como indicábamos, a partir de esta fecha se produjo un giro en la composición de la población inmigrante. Desde 1999 ha habido un gran incremento de población extra comunitaria, en especial la procedente de América del Norte y Central, con una proporción del 0,5% respecto de la población total, y de América del Sur, con un 2,3%.

Respecto a los residentes españoles, en 1996 había inscritos 47210 habitantes, que acreditaban la siguiente distribución según su origen. Los oriundos de Sant Cugat eran el 17,52% (8.273 habitantes). Y el resto tenía este reparto: Barcelona, 54,63% (25.791 h.); Andalucía, 6,94% (3.276 h.); Aragón, 2% (945 h.); Castilla-León, 1,95% (920 h.); etc. Y los extranjeros eran el 3,45%, con 1629 habitantes.

 

3 El grupo de los recién llegados

El tópico del forastero está presente en la comunicación social de la población desde los años cincuenta. Cuenta como una distinción y minusvaloración del colectivo del exogrupo o de los nacidos fuera de la localidad. Su designación léxica tiene la particularidad de la atenuación, con el término de recién llegado (nouvingut, en catalán). En la década de los noventa, por efecto del incremento poblacional, el tópico del recién llegado tiene un vigor creciente, que aparece en fuentes públicas diversas: periodísticas, científicas, administrativas y políticas. Esta diversidad confiere a la categoría poblacional del endogrupo o de los naturales del lugar una preeminencia axiológica notable respecto del exogrupo.

Ante este reparto de cualidades y roles, hay algunas reacciones individuales, como es la siguiente carta (Ramón Ferreró, Els 4 Cantons, 2-10-1998, p.10). Su interés está en la exposición crítica de un tópico disgregador y en la debilidad de la reclamación porque una voz particular se confronta a una opinión oficial. El autor de la carta identifica los dos grupos, los de nosotros y vosotros. Nosotros es el endogrupo o de los santcugatenses de toda la vida y la de vosotros o exogrupo de los forasteros. La carta, que traducimos del catalán, refiere los valores y actitudes atribuidos a cada grupo.

Soy uno de estos millares de ciutadanos que [endogrupo] los santcugatenses de toda la vida llamáis [exogrupo] recién llegados. Dicen: [denostación del exogrupo] cada vez hay más, están echando a perder el aire de pueblo que tenía Sant Cugat, son gente que no se arraiga en el municipio. Y cuando conoces a alguno de aquí enseguida te lo echa en cara, como si no dijera nada del otro mundo. “¿Ah, tú no eres de aquí, del pueblo?”

(…) Constanmente puedes leer en artículos de prensa local o oír a los vecinos cómo se lamentan [exculpación del endogrupo] del crecimiento desmesurado de la ciudad, de la pérdida de identidad, de la presencia de gente desconocida… y yo me pregunto: ¿pero es que Sant Cugat tiene reservado el derecho de admisión? (…) Basta de elitismo.

 

En la carta quedan expresados los tres argumentos que denostan a los otros, los forasteros:

a)      Crecimiento excesivo.- “Son muchos y cada vez hay más”.

b)      Pérdida de identidad comunitaria.- “Perjudican nuestra identidad rural”.

c)      Coexistencia sin convivencia.- “Viven aquí sin arraigarse ni hacer ciudad”.

Es de notar la conclusión del análisis del espontáneo corresponsal. Éste se pregunta sobre la validez de la distinción identitaria y la asimetría del reparto de valores. Y reclama la universalidad de la condición de los residentes con el grito de “basta”.

 

4 Mútiples categorías de propios y extraños

La consulta rigurosa de la prensa local permite extraer informaciones precisas sobre la cuestión de las comunidades poblaciones. La primera observación es que la idea de dos grupos, la de propios y forasteros, es más compleja de lo que pudiera suponerse. En realidad, los términos identificadores de la población no son dos sino ocho. Y se agrupan en las familias del exogrupo y del endogrupo. Forman el exogrupo: (1) extranjeros, (2) forasteros, (3) inmigrantes españoles y (4) recién llegados. El nombre de recién llegado valen como prototipo de toda su familia semántica. Por su parte, el endogrupo está formado por estas otras categorías: (5) integrados (en la población), (6) santucagtenses de adopción y (7) los santcugatenses de siempre. La octava categoría, a pesar de no tener uso discursivo y estar socialmente silenciada, es la de los (8) “recién partidos”. Esta neonimia es una invención crítica con la que cabe referirse a los que han dejado la población y, por tanto, forma una tercera familia, la de los ausentes.

Para ilustrar este repertorio reproducimos unos fragmentos en que aparecen aplicadas dichas etiquetas poblaciones de modo contextual. Su lectura muestra la complejidad discursiva en que se produce y negocia los significados de las categorías de comunidades. Las fuentes son diversas: prensa local, el consistorio y la revista de estudios locales Gausac. Por parte del exogrupo, aparecen las categorías semánticas indicadas, junto a otras variones léxicas, que destacamos con cursivas en el texto: extranjeros, inmigrantes, foráneos, turistas y recién llegados.

Extranjeros, inmigrantes.— “Sant Cugat es la segunda población con más extranjeros de la comarca del Vallès. La ciudad concentra la mayoría de norteamericanos de toda la comarca. (…) Los recién llegados pobres: de este porcentaje de inmigrants de renta baja hay un número importante de personas dedicadas al servicio doméstico o la hostelería.” (Els 4 Cantons, 8-5-1998)

Forasteros.— “Artistas foráneos buscan en el municipio la inspiración. Aunque no lo parezca, eso de que Sant Cugat es un ciudad de artistas no es ningún eslógan publicitario para atraer turistas intrépidos. (…) Procedentes de diferentes campos del arte como las letras, la pintura o la música, todos ellos decidieron un buen día dejar su país de origen para buscar su musa en Sant Cugat.” (Redacción, Els 4 Cantons, 8-5-1998, p.3)

Recién llegados.— “Esta situación, tanto personal como política, está haciendo que la etapa final del alcalde Aymerich no tenga nada que ver con el final de las etapas de los alcaldes de mi vida: Barnils, Llatjós, Casas y Nicolau. El primero de ellos, por los años de mandato ya que le tocó la dictadura; el segundo, por ser de la época de la transición con toda su problemática; el tercero, por ser un recién llegado que se convirtió en el primer alcalde democrático de la ciudad.” (J. Canals, Gran Sant Cugat, 5-9-1997, p. 4)

 

En lo tocante al endogrupo, aparecen en los fragmentos que reproducidos los términos de integrados, santcugatenses de adopción y de pura cepa.

Integrados.— Periodista: “Lluís Recoder [alcalde desde 1999] tiene 39 años y ya hace unos cuantos que se siente integrado en Sant Cugat. ¿Cómo cree que ha de ser el Sant Cugat de los próximos años?” L. Recoder: “Ha de ser una ciudad con calor humano que ha de hacer un gran esfuerzo para integrar a toda la gente que viene de fuera a la vida de la ciudad. La gente ha de vivir, vibrar y sentir Sant Cugat y, por lo tanto, hacer suya la ciudad. Sant Cugat ha de destacar por su calidad de vida, santcugatenses y recién llegados hemos de preservarla.” (Tot Sant Cugat, 24-4-1998, p. 54)

Santcugatenses de adopción.— “Josep Pujol, nacido en la comcarca de la Segarra, es un sancugantense de adopción desde hace 15 años”. (Redacción, Els 4 Cantons, 15-5-1998)

Santcugatenses de pura cepa.— “Joan Aymerich, alcalde de Sant Cugat, Josep M. Cabrerizo, fundador del diario Els 4 Cantons, y yo, Josep Canals, creador de la primera galería de arte de la ciudad, somos santcugatenses de pura cepa que, juntamente con otros hemos visto la transformación de esta villa de ocho mil habitantes en una ciudad de cincuenta mil, que aún sigue creciendo”. (J. Canals, Gran Sant Cugat, 26-9-1997)

 

Si la fuente de los textos precedentes es periodística, la siguiente es administrativa. Se trata de un folleto del consistorio con motivo de la confección del padrón de 1996.

“Renovación padronal del 1996: Este año todos los Ayuntamientos han de hacer un nuevo Padrón de Habitantes, que es el registro de todos los vecinos del municipio, y todos los ciudadanos tienen la obligación de inscribirse. (…) También se habrán de inscribir los recién llegados a Sant Cugat aunque no estén empadronados.” (Consistorio, abril de 1996)

 

La comunicación científica suma su voz para refrendar las categorías poblaciones. En una revista de investigación editada por el Grupo de Estudios Locales, aparecen tales categorías en un texto que expresa reservas sobre la prudencia de los forasteros.

“El tema de la pérdida de identidad es común a todas las poblaciones que crecen rápidamente a causa de la incorporación de recién llegados (…), de ciudadanos de corta estadía, de presencia de personas de otros países, cercanos y lejanos (…). Es también el momento en que algunas personas se preocupan más que otras por la conservación de este patrimonio [medio ambiental], ya porque pertenezcan a la generación que ha vivido el cambio en su propia piel, ya porque sean de las primeras oleadas de recién llegados o sus hijos, y tengan necesidad de reafirmar su vinculación. Como sea, y a pesar de una buena voluntad indudable, sus reivindicacions a veces se tuercen hacia intereses en exceso puntuales y pierden la visión de conjunto.” (“Editorial”, Gausac, n. 11, XII-1997)

 

Aquí, se asocia la condición de forasteros a ciertas personas y grupos que exigen la conservación del medio natural. Con ello, el alegato confirma las categorías poblacionales y establece una doble rasero de medir.

 

5 Acepciones y usos de recién llegado

Conviene recordar que el término catalán de nouvingut, que traducimos por “recién llegado”, presenta algunas peculiaridades morfológicas y léxicas. En primer lugar, se trata de un solo vocablo, a diferencia del castellano, que aparece como una lexía o sintagma de dos términos, “recién” y “llegado”. La unidad gráfica de nouvingut presta al término una particular entereza expresiva, en el sentido de que brinda al hablante la idea de una realidad compacta. Este hecho subjetivo e impresionista supone una diferencia de poco calado con respecto a su equivalente castellano; no obstante, puede tener su influencia en el imaginario colectivo a la hora de persuadir de la naturalidad de su significado.

En el diccionario, nouvingut tiene tres acepciones:

·      Adj. y mas. y fem. Que acaba de llegar; que es de reciente incorporación.

·      Especialmente, forastero.

·      Fig. desp. Llegado a una situación (social, política, económica, etc.) superior sin haber adquirido las maneras, el tono, la educación correspondiente. Advenedizo, intruso. Aquí cabe aplicar los sinónimos peyorativos de advenedizo, desclasado o desubicado.

 

De estas tres acepciones –las de incorporación reciente, forastero o advenedizo–, el uso que se da a la etiqueta de “recién llegado” concide con la segunda, la de forastero. Esta posición central de la acepción seleccionada no es un puro accidente. En el forastero recae por un tiempo la condición del que acaba de llegar e, indefinidamente, la de advenedizo y desubicado.

En estas acepciones hallamos matices de la alienación, esto es, de identificación excluyente. En todas ellas cabe pulsar la condición del otro, del que no es como nosotros. La identificación excluyente puede ser leve o severa. Es leve la que tiene un carácter transitorio, como la temporal y de pericia; y que, por lo tanto, puede desvanecerse y ser substituida por una identificación inclusiva. La severa puede tener un carácter indeleble, pues descansa en el origen o el rango y no se supera con el tiempo ni quizá con méritos personales. Éste es el esquema de dichas distinciones.

            Exclusión leve o transitoria

            1) Temporal: acaba de llegar; término distintivo: recién llegado.

                        2) De pericia: no está aún preparado; término: novato.

            Exclusión severa o indeleble

3) De origen: no es de aquí; término: forastero.

                        4) De rango: no pertenece a esta casta; término: advenedizo.

La temporalidad está asociada a la inmadurez, como sucede en las expresiones “recién casado”, “recién nacido” o “recién pintado”. Estas expresiones, que son heterogéneas, describen un estado del cual se espera una evolución natural, que puede otorgar habilidad (un casado experimentado), madurez física o psicológica (un niño o un adulto) y utilidad o consolidación de su naturaleza (la pintura seca de un objeto).

 

6 La imagen metal de trayecto

En el término de recién llegado está inscrita una concepción del espacio que resulta interesante. Para inculcar el sentimiento de pertenencia a un grupo se usa la imagen de inmovilidad o de desplazamiento. Aquel que no realiza ningún trayecto tiene una identidad plena entre origen y destino. Por contra, el inmigrante es aquel en el cual el origen y el destino de su desplazamiento no coinciden, no presentan una identidad.

La identificación de los grupos poblacionales depende de estos términos de origen y destino. Así, del forastero se predica su origen ajeno al del observador. Por su parte, el recién llegado y el inmigrante son vistos según la referencia del destino. Han realizado un trayecto y se les identifica en relación al destino. Son los que han llegado hace poco –recién llegado– o simplemente han llegado de otro lugar –inmigrante–.

Bajo este criterio de la arribada a un destino, también quedan indentificados el santcugatense integrado y el de adopción. Huelga decir que estas dos categorías son positivas o bien que merecen una indulgente consideración. Resulta inquietante pensar que la condición de integrado o de hijo adoptivo obedece a un código oculto. Si bien se otoga y se publica esa condición en la prensa, su concesión y su eventual despojamiento están en manos de un poder fáctico y anónimo. Ello comporta que el integrado y adoptado sean necesariamente unos interinos en el grupo de los oriundos.

 

                                      [con trayecto]                                                          [sin trayecto]

 


            origen                                                destino                                    origen = destino

 


               forastero                                          recién llegado          santcugatense de pura cepa

            extranjero                                         inmigrante

                                                        santcugatenses integrado y de adopción

Figura 1. Esquema de la relación entre trayecto y las categorías grupales.

 

Finalmente, los originarios o oriundos desempeñan la imagen semántica de aquellos que no han realizado ningún desplazamiento. Viven donde nacieron. Su rol coincide con el linaje, y su origen y destino son idénticos y estáticos. Un análisis de este tipo, que deriva de la semántica cognitiva (Cuenca, Hilferty 1999:137), nos lleva a pensar en un hecho paradójico. En una sociedad de tanto dinamismo cultural, social y tecnológico como la actual, parece una ironía que la idea de valor y de excelencia personales se base en la inmovilidad, en la estrecha identidad entre origen y destino, en la ausencia de desplazamiento. Cabe argumentar que si ello se mira de otro modo, el trayecto bien podría ser una oportunidad de experiencias y de conocimiento de la complejidad intercultural del mundo. Y, por consiguiente, un mérito y no un demérito.

 

7 Prototipos y periféricos de las categorías del grupo

El estudio de los discursos públicos, en la prensa y en la comunicación administrativa de la localidad, arroja el conjunto de las siete categorías ya expuesta: extranjeros, forasteros, inmigrantes, recién llegados, integrados, adoptados y de pura cepa, junto con el neologismo irónico de “recién partido”. Así se establece la categorización grupal. Pero en el uso corriente resulta más sencillo. En efecto, la complejidad semántica e intencional tiene un contrapeso en los prototipos, que son recursos de simplificación. Los prototipos son términos que resumen y representan un conjunto de categorías. Las categorías que asumen la función de prototipo tienen una alta visiblidad, mientras que a las restantes les corresponde el papel de elementos periféricos, con un uso ocasional.

 

                                                           residentes en Sant Cugat

 

                                   exogrupo                                                  endogrupo

 


            1 extranjeros               españoles o catalanes              asimilados       autóctonos

 


2 forasteros                 3 inmigrantes  4 recién llegados     5 s. integrados    7 santcugatenses

(turistas)                                                                            6 s. de adopción    de pura cepa

Figura 2. Esquema de las categorías grupales, con los prototipos destacados en negrita.

 

La expresión de recién llegado asume el papel de prototipo en el exogrupo. Con ella se designa diversas cosas: a) todo el conjunto de “ellos”; b) los que proceden de otras partes de Cataluña o son inmigrantes españoles; c) los inmigrantes extranjeros; d) los afincados de un modo temporal por razones de prestigio, como los directivos de empresas y los artistas. Y enfrente, en el endogrupo, hallamos la designación prototípica de los de pura cepa. Y los integrados y los adoptivos son sus miembros periféricos.

Para realizar una interpretación del prototipo de recién llegado, según el punto de vista del análisis crítico, resulta relevante considerar los siguientes aspectos.

1.    Tematización tradicional.- El prototipo del recién llegado tiene una larga tradición en Sant Cugat. Sorprende la fuerza y singularidad del tópico, que es distintiva de la localidad, porque en otras ciudades catalanas no aparece.

2.    Fuentes públicas de la tematización.- El hecho más destacable es que no se trata de un tópico privado sino que se instala en la vida pública, a partir de tres fuentes descendentes y correlacionadas, la periodística, la institucional y la científica.

3.    Categoría peyorativa y disgregadora.- Es un tópico léxicamente referido a la condición de principiante, que se utiliza en enunciados por lo general connotados desvaforablemente. Como se recoje en el diccionario, hay un sentido de principiante: el que acaba de llegar. También hay un segundo sentido, figurado y despectivo, que designa a quien ha llegado a una situación superior, sea social, política o económicamente o, concretamente, sin tener “la voluntad de integrarse en la ciudad”.

4.    Riqueza del campo semántico.- Resulta un tópico semánticamente complejo, que remite a las ocho categorías enunciadas, con los prototipos de recién llegado y de pura cepa. En lo que atañe a las perífrasis, hay múltiples variantes acuñadas, como “ciudadanos de corta estadía”, “vecinos recientes” o “los que han nacido aquí”.

5.    Eufemismo.- Es un tópico eufemístico, que utiliza un termino atenuado o ambiguo para expresar un sentido segregador o peyorativo.

6.    Alienación.- Puede resultar un tópico alienante, por la selección adversa o discriminación que establece en la identificación de grupos de población y en la asignación asimétrica de valores y responsabilidades.

7.    Reificación inverosímil.- Es un tópico inverosímil por la contradición, por una parte, entre el significado léxico de la condición temporal en que se encasilla al sujeto y, por la otra, el uso prágmático, por el que se le confina en un estado perenne. Es una contradicción en los términos que el recién llegado siempre sea un recién llegado.

8.    Abuso discursivo.- Es un tópico abusivo e ignomioso, por la aplicación de un criterio de casta o de linaje que no es pertinente en una cultura democrática.

9.    Fantasía temática.- Sociológicamente es un tópico irrelevante porque no responde a afinidades de grupos de población. Los designados como recién llegado no se identifican entre sí como grupo homogéneo y cohesionado, ni mantienen vínculos asociativos o prácticas distintivas.

10. Estrategia de dominio.- Según la psicología social, resulta un tópico de dominio que aplica el endogrupo para afrontar crisis de cambio y procesos de crecimiento urbano.

11. Acción política.- Desde el punto de vista de la crítica política, puede ser considerado un tópico falso, una pantalla temática para rehuir problemas reales, en particular el de la inquietud por el desarrollo urbanístico y la falta de planificación de instalaciones y servicios que exige la mayor densidad y la creación de nuevos barrrios.

Las reflexiones precedentes nos llevan a concluir que la categoría grupal de los recién llegados tiene una múltipe función de exclusión. Opera como una distinción disgregadora, eufemística, peyorativa, irrelevante, fantasiosa y discriminatoria.

 

8 Política de identidades

De la lectura de las notas precedentes podemos extraer la conclusión de que la argumentación sobre los recién llegados implica un debate cargado de razones y sentimientos, de clasificaciones complejas y también esotéricas —como la de los santcugatenses de adopción—, de un ideario de exculpaciones y denostaciones, mediante el uso de la comunicación descendente. Descendente y condescendente. El juicio sobre la verosimilitud de este tópico cultural evidencia la íntima fusión de razón y sentimientos, además de una fuerte ambigüedad. También permite entrever el simulacro de la libertad comunicativa, que suplantó una política de identidades inclusiva y cooperativa, tal como era el deber de los agentes públicos. Esta política habría de haber estado inspirada en los principios de la igualdad comunicativa y del respeto de las alteridades. Tales alteridades podrían haber sido consideradas no ya como un amenaza sino como fuente de entidades positivas y de interacciones enriquecedoras.

Nuesta propuesta, que se ciñe al ámbito comunicativo, ha sido y es el comportamiento asertivo y empático. Entendemos por aserción, la conducta discursiva “propia de las personas maduras, que sienten un respeto tanto por ellas mismas como por los demás y que son capaces de hacerse valer, de reivindicar lo que les corresponde y de pedir los que creen que se les debe” (Fabra 1996:71). Y esas personas asertivas actúan de manera cooperativa y específica. Ello comporta escuchar activamente a los demás para entender su ssentimientos y para respetar la autoestima de sus interlocutores.

Pues bien, nuestro comportamiento asertivo consistió en la elaboración de un estudio, que expusimos en el I Congrés de la Ciutat (Laborda: 1999) y que recogió parte de los comentarios críticos sobre los que recapitulado aquí. Juntamente con este análisis crítico se produjo la aportación de otros autores, lo cual introdujo un giro en la cuestión. Por primera vez se constituyó de una voz colectiva que rechazaba la etiqueta de recién llegado. Esta corriente de opinión crítica se manifestó en el prestigioso medio del I Congrés y en una obra de investigación publicada por este autor (Laborda: 2001).

El humor fue otra fuente que aplicamos como estrategia asertiva. El escritor Jordi Casas (1998) aportó una creativa lista de nuevos términos, con los que parodió el de recién llegado y presentó unos conceptos inauditos: recién partido, mal partido.... De ello damos cuenta en la figura númerotres, a modo de juego.[1]

 

Instrucción de la actividad: relaciónese cada término con la definición apropiada

recién llegado veterano

Quien ha sido expulsado o ha partido por fueza mayor.

recién llegado tardío

Quien ya llega tarde, cuando no quede ni un palmo por construi.r

recién partido

Quien no recuerda cuando llegó pero aún se considera recién llegado.

mal partido

Quien se ha ido, impulsado por elementos de atracción y no de expulsión.

Figura 3. Cuadro de actividad relacional de categorías grupales creadas como juego asertivo.

 

Es un motivo de honda satisfacción para el autor de este artículo declarar que esas acciones asertivas han tenido un efecto positivo. La agenda política y periodística ha revisado a fondo el uso del término de recién llegado, de modo que aparece escasamente y con un sentido más recto, es decir, que refiere condiciones temporales y no de linaje. El conocimiento de la intencionalidad ideológica del viejo tópico ha conferido a los agentes sociales prudencia en sus manifestaciones sobre los grupos de población. Como era de esperar, y de acuerdo con la tesis de que se trataba de un tópico descendente, al desactivarse la fuente periodística, el uso interpersonal y espontáneo del tópico ha descendido a niveles anecdóticos.

 

9 La invisibilidad de los recién llegados

En la actualidad nos hallamos en una etapa diferente, con nuevos problemas e interrogantes. La superación del debate sobre la segregación discursiva entre propios y extraños, a propósito de los recién llegados, ha permitido establecer de modo tácito un breve código ético de la comunicación mediática. Sin embargo, a partir de 1999 se ha producido en España un notable movimiento migratorio procedente del extranjero. Este nuevo proceso es intenso y se ha convertido en tema periodístico. Aparece con especial relieve en los períodos de regularización administrativa y en situaciones dramáticas de llegada de inmigrantes por medios arriesgados a las costas del país. Como indicio de esta nueva situación demográfica, cabe citar que en Sabadell, una ciudad cercana a Sant Cugat, en el año 2000 estaban censados 2764 inmigrantes y un año después ya eran 4685, fecha en que representaban el 2,5% del total de la población. Con posterioridad, la ratio de extranjeros ha seguido creciendo a buen ritmo en muchas localidades del país y oscila entre el 7 y el 10%. En el año 2002, la tasa en Sant Cugat era del 10,17%.

Y la tendencia creciente de movimientos inmigratorios sigue vigente en Sant Cugat. Obsérvese que en la década de 1970 residían 233 extranjeros, en la de 1980 fueron 381 y en la última de siglo se llegó a 2108. Para mayor abundamiento, sólo en un año, en 2001, se registra la incorporación de 717 nuevos habitantes extranjeros (Ajuntament de Sant Cugat 2005:6). Véase en la figura número cuatro unos datos del censo de 2001.

 

nacionalidad                          Sant Cugat      Provincia de Barcelona         Cataluña

Española                                 93,5                            95,2                            95,1

Resto de Unión europea          2,7                              0,7                              0,8

Resto de Europa                      0,2                              0,3                              0,3

África                                       0,4                              1,4                              1,7

América del Norte y Central    0,5                              0,3                              0,3

América del Sur                       2,3                              1,7                              1,5

Asia y Oceanía                         0,3                              0,4                              0,4

Figura 4. Cuadro de nacionalidades de la población del censo de 2002 (en %).

 

El cuadro establece comparaciones entre los censos de Sant Cugat, la provincia de Barcelona y Cataluña. Se observa en Sant Cugat el ligero incremento en un punto y medio de población extranjera. Ese incremento se halla en residentes de la Unión europea (el 2,7%, pero el 0,8% en Cataluña) y de América del Sur (el 2,3%, frente al 1,5% en Cataluña). Por el contrario, la tasa es comparativamente menor en el caso de inmigrantes africanos. Por nacionalidades, el incremento poblacional en Sant Cugat se debe sobre todo a ecuatorianos, colombianos y argentinos.[2]

Es llamativa, sin embargo, la escasa visibilidad de estos colectivos de inmigrantes en la prensa local. Las afinidades culturales, religiosas y lingüísticas se acreditan con la procedencia latina de buena parte de estos inmigrantes. Las dificultades administrativas impuestas por los gobiernos del Estado han añadido un factor de sordina y de silencio de estos colectivos. Con todo, los procesos de adaptación y de intercambio interculutural podrían haber tenido más relevancia en la prensa. La cuestión que está por estudiar es por qué no ha sido así, por qué se ha extendido el silencio y la invisibilidad sobre esta inmigración y qué efectos ha producido en el imagnario colectivo la ausencia de este asunto en la agenda de los medios de comunicación. Como prueba de la anomalía comunicativa que ello supone cabe recordar que en diversas encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas, adscrito a la Administración del Estado, durante los años 2000 a 2003 la cuestión de la inmigración fue considerada como el primer problema público.[3] De un corte anecdótico y ajeno a la demografía han sido las noticias locales sobre la invasión de hormigas asiáticas (Diari de Sant Cugat, 08-11-01) y la detección en Sant Cugat del mosquito tigre –también asiático–, en el verano de 2004, por primera vez en España. En estos años la precariedad laboral y la exclusión social de muchos inmigrantes, sometidos a la dolorosa incertidumbre de no tener permisos de residencia ni trabajo, ha supuesto una mordaza. Como factor positivo, la difusión y aplicación de un código deontológico entre los periodistas ha permitido atajar también ciertos mitos que vinculaban inmigración a seguridad, delincuencia, incivismo o peligros sanitarios (Institut Esquerra xxi:2003).

 

10 De la visibilidad e invisibilidad del otro

El término de recién llegado es, o mejor dicho, ha sido la realidad discursiva más visible de este tiempo de estudio sobre la representación del otro. No era un tópico simple ni ingenuo. En su temperada condescendencia se establecía una categorización del exogrupo. Y consistía en un mecanismo de organización elemental que confundía sobre una realidad compleja. La idea de los otros, expresada en el prototipo del forastero, estaba al servicio ideológico y legitimador de una élite cuyo mérito es el linaje. El uso de los medios de comunicación social ha sido fundamental para la tematización descendente mediante la difusión de discursos de alienación, pero también para su desactivación. El efecto del estereotipo del recién llegado era la reificación, esto es, la naturalización de la realidad, en la que se distinguía entre propios (de pura cepa) y ajenos (forasteros). Esta legitimación establecía diferencias morales y cívicas entre los colectivos. Sin embargo, por efecto de un movimiento de opinión crítico, mediante las estrategias asertivas del análisi histórico y argumentativo, se produjo el decaimiento del tòpico discriminatorio.

Digamos, para concluir, que hay un hecho común entre la tradición del tópico del recién llegado, por una parte, y el vacío comunicativo sobre la inmigración en la ciudad, por la otra. Se trata de la alienación. La pervivencia que tuvo el tópico del recién llegado es alienante porque se basa en un principio neoliberal. Ese principio otorga toda la responsabilidad a los individuos, como si formasen un grupo intencionalmente organizado. Ese principio desatiende los factores de la interacción social y de sus agentes. En el caso de la inmigración que cambia las condiciones demográficas de una localidad y de un país, cabe pensar que su acción no es solamente individual, es decir, de los inmigrantes, puesto que la política social y la política internacional tienen un papel del que responder. Por nuestra parte, como investigadores, nos corresonde interpretar cómo se comunican y construyen las políticas identitarias. Es de esperar que, en períodos de crisis y crecimiento como el actual, esta tarea tenga un interés sobresaliente y una prometedora utilidad en la vida pública.

 

Referencias bibliográficas

Ajuntament de Sant Cugat (2005): Butlletí econòmic. Tardor de 2004, número 6. www.pcb.ub.es/aqr; www.santcugat.org.

Antonio M. Bañón (1996): Racismo, discurso periodístico y didáctica de la lengua, Almería, Universidad de Almería.

Jordi Casas (1998): “Nouvinguts”, Els 4 Cantons, 20-11-1998, contraportada.

Càtedra Unesco (2003): Pla de Ciutadania Municipal, Sant Cugat del Vallès, Ajuntament de Sant Cugat del Vallès.

M. José Cuenca, Joseph Hilferty (1999): Introducción a la lingüística cognitiva, Barcelona, Ariel.

Teun Van Dijk (1998): Ideología, Barcelona, Paidós, 1998.

Maria Lluïsa Fabra (1996): Ni resignades ni submises. Tècniques de grup per a la socialització assertiva de nenes i nois, Univ. Autònoma de Barcelona.

Institut Esquerra xxi (2003): Immigració i drets. Barcelona, Fundació Nous Horitzons i Fundació Jaume Bofill.

Xavier Laborda Gil (2001): Comunicació institucional i literatura de paperera. València, Editorial 3i4.

     —— (1998): “Fantàstics nouvinguts”. Sant Cugat del Vallès, Fundació Sant Cugat. www.stcugat.org/congres/3; www.sant-cugat.net/laborda/439COMU2.htm.

Richard Mitten, Ruth Wodak (1993): “On the discourse of racism and prejudice”, Folia Linguistica, XXVII/3-4.

 

 

 

© Xavier Laborda Gil, Círculo de Lingüística Aplicada a la Comunicación (clac) 23, septiembre 2005. ISSN 1576-4737.

http://www.ucm.es/info/circulo/no23/laborda.htm

 

clac 23/ 2005

 

portada

 

 



[1] Los términos originales y su definición en catalán son como sigue (Casas: 1998): “Vellvingut: aquell que ja no recorda quan va venir, però que encara és considerat un nouvingut. Nouportat: aquell que ha vingut empès pels elements d’atracció, més que no pas pels d’expulsió del seu lloc d’orígen. A diferència del tardportat, el nouportat arriba a temps per triar un bon lloc i instalar-se còmodament. Tardportat o tardvingut: el que ja arribarà tard, quan no quedi ni un pam quadrat per contruir. Malmarxat: qui ha marxat en contra de la seva voluntat. Per tant, el malmarxat conforma la cara més fosca del noumarxat.”

[2] Los inmigrantes de América Latina pasaron del 35,8% del total de extranjeros, en 2001, al 46,16% en 2002, con 1493 personas de Ecuador, 480 de Colombia y 335 de Argentina.

[3] La escasez de recursos y el alto crecimiento podrían ser las causas de esta preocupación. En relación a ello, un comunicado de la Generalitat manifestava que el coste de los inmigrantes en Cataluña en el año 2001 había sido de 355 millones de euros y que en 2004 sería de 600 millones (20 Minutos, 15-10-01).