IndiceEstudios sobre el mensaje periodístico - Número 7 - 2001
 
 
 
Dos libros en homenaje a los profesores

José Tallón y Manuel Fernández Areal

José Luis M. Albertos


  MIGUEL TÁULER y JOSÉ IGNACIO POBLACIÓN (editores) (2000): Estudios de Empresa Informativa. Homenaje al Profesor José Tallón, Madrid, Departamento Periodismo IV (Empresa Informativa), Universidad Complutense. 603 páginas.

FERNANDO RAMOS, MANUEL MARTÍN ALGARRA y ALBERTO PENA (editores) (2000): Estudios de Comunicación y Derecho. Homenaje al Profesor Manuel Fernández Areal, Santiago de Compostela, Editorial Compostela. 381 páginas.

La práctica universitaria de promover libros de homenaje a destacados profesores debe ser valorada como una costumbre benemérita y altamente beneficiosa para la comunidad de estudiosos especializados en los diversos campos del saber. Con muy pocos meses de intervalo han aparecido en el panorama bibliográfico español dos excelentes libros colectivos concebidos ambos como homenajes de respeto y de afecto a dos profesores universitarios del ámbito de las Ciencias de la Comunicación –uno de la Universidad Complutense y otro de la Universidad de Vigo-. Se da, además, la curiosa circunstancia de que los dos coincidieron laboralmente en un primer encuentro, lejos de las aulas universitarias, en una empresa periodística –Diario Regional, de Valladolid, donde fueron por las mismas fechas gerente y director de este periódico-. Las vicisitudes posteriores permitieron a ambos seguir manteniendo vivo el fuego de aquella primera amistad vallisoletana, que se plasmó posteriormente en buen número de colaboraciones en diversas tareas académicas. Según confiesa el profesor Fernández Areal, ambos padecimos el rigor de la falta de libertad de información y adquirimos experiencia en carne propia para enseñar a nuestros alumnos a valorar esa libertad y a luchar por ella.
 
 

HOMENAJE AL PROFESOR TALLÓN

El motivo ocasional que puso en marcha la concepción y desarrollo de estos dos libros fue, originalmente, el mismo: la jubilación de ambos profesores universitarios. Desgraciadamente, sin embargo, los hechos posteriores han venido a poner una nota dramática diferenciadora: la inesperada muerte del profesor Tallón, ocurrida el 6 de febrero del año 2001, es decir, un par de semanas antes de que el libro a él dedicado estuviese disponible a los investigadores especializados en temas relativos al campo de la Empresa Informativa. Precisamente el día 22 de marzo de este año, el Departamento de Periodismo IV, de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense, organizó un acto académico para la presentación del libro Estudios de Empresa Informativa. Las dolorosas circunstancias sobrevenidas en las últimas semanas hicieron que el acto académico se convirtiera en un sentido y doloroso homenaje póstumo al querido y respetado profesor José Tallón.

Es necesario volver otra vez al ensayo del profesor Fernández Areal para entender cuál fue la filosofía o criterio práctico inspirador de las tareas universitarias del primero de los dos profesores homenajeados: El profesor José Tallón tuvo siempre muy claro que las noticias, las informaciones, las ideas, nacen en el seno de una comunidad y a esa misma comunidad se dirigen, y que es la empresa el sistema que hace posible y viable la información (...) Siempre he visto en el profesor Tallón a un hombre enamorado de la empresa como lugar de encuentro de seres humanos que ponen en común muchas cosas, lo que le llevaría a esa concepción de que, sin empresa que organice y suministre los medios adecuados para el desarrollo del proceso comunicativo, tal proceso comunicativo no puede existir. Al derecho a estar informado, corresponde el deber de informar, pero este deber, en última instancia, acabará descansando en la empresa informativa.

El libro-homenaje al Prof. Tallón cuenta, como pieza de presentación de una gran calidad humana, con un articulo inicial a cargo de Director de su Departamento, el Dr. Pedro Farias, seguido de un emotivo trabajo de uno de los editores del libro, el profesor Miguel Táuler. Dentro del elenco global de colaboradores están aquí representadas ocho universidades españolas: Complutense, Universidad del País Vasco, Universidad de Sevilla, Universidad de Vigo, Universidad de Navarra, Pontificia de Salamanca, Universidad Antonio de Nebrija y Universidad Europea de Madrid. En la relación de autores aparecen nombres altamente señeros y prestigiosos, dentro de la investigación española en el campo de la Información y de las Comunicaciones Sociales, como es el caso de los profesores Ángel Benito, José María Desantes, Enrique de Aguinaga, Alfonso Nieto y Mariano Cebrián, además de los ya citados Fernández Areal y Miguel Táuler. En el repertorio de autores de este libro es también digno de resaltar por su valor testimonial y afectivo el último trabajo de otro profesor de la Facultad madrileña igualmente desaparecido de forma inesperada: Andrés Romero Rubio, entrañable amigo del Prof. Tallón también desde la etapa vallisoletana del catedrático aquí homenajeado.
 
 

HOMENAJE AL PROFESOR FERNÁNDEZ AREAL

Por su parte, el libro en homenaje del profesor. Manuel Fernández Areal se presenta bajo el título Estudios de Comunicación y Derecho, dando así salida a trabajos de una y otra especialidad científica -el Derecho y la Comunicación, las dos pasiones intelectuales de este universitario, acreditadas a lo largo de una dilatada vida como periodista y como docente-.

En la vida laboral del prof. Fernández Areal llama la atención un hecho poco frecuente, a saber: los pocos años que ha estado dedicado íntegramente a la Universidad como actividad principal, y la asombrosa cantidad de libros con que cuenta su bibliografía, gran parte de ellos publicados precisamente en los diez años de ejercicio como catedrático en La Laguna y en Pontevedra. Pienso, como amigo y colega del prof. Fernández Areal desde hace unos cuarenta años, que la dimensión profesional de este profesor emérito de la Universidad de Vigo es una piedra clave para entender y valorar adecuadamente su denso currículo académico. En el año 1959 estaba ya dirigiendo Diario Regional, de Valladolid, después de un breve paso por la revista La Actualidad Española, de Madrid. Un espectacular proceso ante la jurisdicción militar por un articulo publicado en su diario -acontecimiento pormenorizadamente tratado en su libro Consejo de guerra (1997)- acabó con sus días de director pucelano y le devolvió de nuevo a Madrid: otra vez La Actualidad Española y más tarde la agencia de noticias Europa Press, de la que fue director. Algunos años más tarde aparece en Barcelona como director del semanario de noticias Mundo (debo consignar anecdóticamente que yo había sido su antecesor en este puesto, de no muy grata memoria, según me consta, ni para él ni para mí) y un par de años después como subdirector de la emblemática en aquellos tiempos revista Destino. Dirigió después el diario Segre, de Lérida, para regresar de nuevo a Madrid como director de La Actualidad Española, cargo que ejercía en el momento de la muerte del anterior Jefe de Estado. Al iniciar sus emisiones la Televisión de Galicia fue contratado como director del Gabinete Técnico del director general de la Compañía de Radiotelevisión de Galicia (CRTVG), en un primer momento, para desempeñar después la dirección de Programas y finalmente, como consecuencia de los cambios introducidos en el equipo directivo, la dirección técnica del Gabinete de la Dirección General. Durante todos esos años anteriores a su pase definitivo a la Universidad, Manuel Fernández Areal tuvo contactos más o menos permanentes con diferentes centros educativos, especialmente durante su etapa en Barcelona: la Escuela de Periodismo del C.I.C., el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE) y la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Autónoma de Barcelona.

En este momento y cuando estaba en la Televisión Gallega, 1990, el periodista M. Fernández Areal da el salto definitivo a la enseñanza universitaria. Se trasladó a Tenerife como profesor titular interino y un par de años después ganó una cátedra para la recién creada Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad de La Laguna. Siendo Decano de ese centro fue seducido de nuevo por la llamada de su tierra y recaló en la Universidad de Vigo en comisión de servicios con el encargo de poner en marcha, como Decano comisario, la Facultad de Ciencias Sociales de esta Universidad en el campus universitario de Pontevedra. Revalidó posteriormente, mediante elección, su cargo como Decano durante dos períodos, que no llegó a agotar porque le llegó la jubilación forzosa en el mes de septiembre del año 2000.

En la producción bibliográfica del profesor Fernández Areal hay dos etapas claramente diferenciadas: la primera va desde 1968 hasta 1987, es decir, todo el período previo a su incorporación efectiva a la Universidad como profesor numerario. La segunda etapa abarca exactamente toda la década de los 90, los diez años en que ejerció como Catedrático de Universidad y Decano, tanto en La Laguna como en el campus pontevedrés de la Universidad de Vigo. Curiosamente, los libros de la primera etapa son más conocidos entre el gran público, incluyendo aquí especialmente a los periodistas profesionales, que las publicaciones de su etapa rigurosamente universitaria. Dentro de los títulos de la primera época tuvieron en su día gran repercusión libros como Libertad de Prensa en España, La ley de Prensa a debate (ambos de 1971) y El control de la prensa en España (1973). En esta primera etapa, el autor Fernández Areal muestra una clara inclinación hacia los temas jurídicos, probablemente como consecuencia de una inicial dedicación como opositor a notarías. En la segunda y definitiva etapa de su producción bibliográfica, el autor se vuelca casi exclusivamente en temas de investigación propios de una Teoría General de la Comunicación, sin perder nunca de vista el enfoque jurídico de sus primeros tiempos, campo en el que se encuentra siempre sólidamente asentado gracias a su espléndida formación universitaria en Santiago de Compostela, donde fue discípulo del gran maestro de juristas D. Álvaro D´Ors.

Dentro de las actividades académicas de este profesor universitario hay una poco conocida fuera del ámbito reducido de quienes nos hemos movido con él en este proyecto desde el momento inicial. Me estoy refiriendo a la Sociedad Española de Periodística (S.E.P.) . Constituida en 1989 por iniciativa de los profesores José María Casasús, profesor entonces de la Universidad Autónoma de Barcelona, y por Luisa Santamaría, Octavio Aguilera y yo, del Departamento de Periodismo I en la Universidad Complutense, Manuel Fernández Areal fue Presidente nacional de esta asociación, dedicada al estudio científico de la Comunicación Social, entre los años 1996 y 2000, hasta que se produjo su jubilación obligatoria. En honor de la verdad debo afirmar que la gestión del prof. Areal al frente de la S.E.P. ha sido realmente ejemplar. La S.E.P. goza actualmente de una gran vitalidad y dinamismo, gracias en muy buena medida al esfuerzo de M. Fernández Areal, con quien todos los socios tenemos una deuda impagable por su generosidad y por su elegancia en la gestión de su mandato.

El libro homenaje que un nutrido grupo de amigos, discípulos y compañeros hemos dedicado al Profesor Manuel Fernández Areal -Estudios de Comunicación y Derecho- es un acertado recorrido intelectual por los temas científicos que han preocupado a este extraordinario docente durante toda su vida. En la nómina de autores que han aportado sus trabajos figuran docentes de insuperable prestigio académico en el campo de las investigaciones sobre el Derecho y sobre las Comunicaciones Sociales: Álvaro D´Ors -"Prohibido prohibir"-, Antonio Argandoña -"Sobre la corrupción"-, Ángel Benito -con un espléndido trabajo titulado "Libertad contra la Prensa"-, Ofa Bezunartea -"Los públicos se retratan ante la prensa"-, M. Pilar Diezhandino -"Mujer y medios de comunicación"-, Lorenzo Gomis -"Los géneros periodísticos, modos de interesar"-, Amparo Moreno -"1979-1999: Autocensura en la sociedad de la información"-, José Manuel de Pablos -"El simedie o resistencia medieval a la tecnología nueva"-, Justino Sinova -"Retrato al natural"-, etc. A lo largo de sus casi 400 paginas aparecen planteados buen número de los grandes problemas que afectan al mundo actual. Como motivo constante de casi todos los trabajos está presente un concepto casi mágico de la libertad de pensamiento y de la libertad de prensa. Diríase que el inagotable optimismo del profesor homenajeado se hubiera contagiado a todos aquellos compañeros y discípulos que han querido rendirle tributo de amistad. Parece como si todos hubieran hechos suyas estas palabras que M. Fernández Areal escribió en 1971, su libro La ley de Prensa a debate: Pero, para ello es preciso que sepamos si queremos o no libertad de Prensa, si somos amantes de la libertad. Y antes que nada, hemos de aclarar qué es la libertad, perdiendo el temor a que la libertad para todos lleve a un pluralismo necesario, lógico e ineludible, porque la libertad es enemiga siempre de los monopolios y más de los monopolios ideológicos. Y si amamos la libertad y queremos libertad de Prensa, es preciso que aprendamos a respetarla y a exigirla.

 

Inicio de página
IndiceEstudios sobre el mensaje periodístico - Número 7 - 2001