- No sé Mara tú siempre crees pensar en lo fácil del deseo, no sé, no sé y no me mires así. Acaso la culpa es mía, cálmate un poco, levántate pero levántate con la única certeza de que eres tu la que se levanta... Y no duermas tanto.