El temor de nuestros labios o quizás el silencio en un edificio tan alto que por las ventanas las gaviotas queman sus alas.

- Que agonía, que estruendo.
- La risa, si la risa.
- La ironia de soñar.
- Debe existir la luz, o las estrellas o algún paraíso.
Existe en un lugar en un tiempo en algún espacio lo que deseamos...
Un hombre, entre el humo, los buses y las cortinas; un hombre cuya espada reposa entre las aguas.