Existen algunos momentos en la vida que se diluyen, que nunca permanecen al cerrar por última vez los ojos, en la noche, sólo queda la audaz mirada del absurdo vivir, saltando de destino a destino.