Gente vestida de alientos
que zumban a cada paso.
Pocos pasos perdidos en el viento.
Los muros crecen
y de repente aparece Sofía
en medio de la selva
con guantes hechos de nieve
traídos del caudal del sueño.