Mara jugaba siempre a ser la víctima, talvez por que encontraba en esos momentos los deseos de su imposible realidad. Mara jugaba a ser un personaje entre tanta realidad para adormecer los labios junto con la agonía de los besos...