Sofia descolgaba de su espalda todos los recuerdos.

Quizá era la ironía.

Pero en su mirada la despedida era certera.

 

Adiós al abismo y a las calles...