Materialismo Histórico y Teoría Crítica
TÍTULO PROPIO DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE - MADRID

    materiales | 25.Septiembre.2002


SESIÓN INAUGURAL | Salón de Grados de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología

La Universidad, si pretende conservar su autonomía y ser coherente con los objetivos que persigue, no puede dar la espalda a la realidad. Ante este reto, la Universidad dispone de los mecanismos suficientes para generar su propio y multidisciplinar análisis y fijar la provisionalidad de los correspondientes corpus teóricos, que se plasman en programas académicos y proyectos de investigación, de los que no puede excluirse la vigilancia sobre la aplicación o manipulación de los resultados. Tal es la intención de este programa universitario que, con el título de Materialismo histórico y Teoría Crítica y con categoría de Título Propio de la UCM, hoy inauguramos.

Creemos que pensar en y desde el materialismo histórico y la teoría crítica supone ir más allá del pensamiento orgánico que sólo es capaz de pensarse y reproducirse a sí mismo; más allá de un abstracto interés general que dicen señalar los gestores de un hegemónico interés particular; más allá de la frialdad de teorías que nuevamente recurren a la neutralidad axiológica, cuando no ideológica, para garantizar una arrogante unidimensionalidad y una circulación pretendidamente fluida. En suma, para ir más allá del dogmatismo del pensamiento único y de sus nefastos efectos selectivamente globalizados, se impone, ahora más que nunca, recuperar el marxismo cálido de la filosofía de la praxis.

Aunque inserto en el marco de la Academia, nuestra intención es sobreponerse a los textos académicos, abandonar las cómodas fronteras de las ciencias sociales, superando la miopía de determinados oficios, más allá del interés institucional que dicen representar y defender determinados servidores públicos. Ir, en definitiva, más allá de la sociología, para recordar a Jesús Ibáñez, un crítico al que cada vez se lee menos o se le lee forzando interesadamente la lectura de sus textos. Queremos ser profesionales de combate, queremos pensar los límites incluso de aquello que nos hace posibles, aunque Pierre Bourdieu nos haya dejado. Porque somos conscientes de que la apuesta por la igualdad, la pluralidad y la tolerancia no sólo son valores democráticos; y no se puede entender una Universidad que no se apoye en semejantes pilares, si es que seguimos creyendo en la proyección social de esta institución y en el compromiso que nuestro oficio conlleva.

Las nuevas generaciones quieren saber y nos formulan preguntas, para las que a menudo no encontramos o no sabemos encontrar respuestas que correspondan, ni preguntas que les inquieten. Aún en este caso la autocrítica debería activarse y permitir la incorporación de herramientas teórico-críticas alternativas. Incluso, ¿por qué no?, cabe actualizar lecturas forzadamente olvidadas, como son los clásicos del marxismo, por recordar una de las inquietudes principales de otro profesor militante, Andrés Bilbao, que recientemente también nos ha abandonado. Tal será el criterio que aglutinan dos de los cinco módulos en que se articula este Título Propio, con el explícito nombre de “La teoría social en Karl Marx y Friedrich Engels” y “Materialismo y marxismo”. Otro ámbito de estudio será el referido a la Escuela de Frankfurt, que acuñó la Teoría Crítica a partir de una hermenéutica general de la cultura y como reactualización del pensamiento marxiano. También prestamos atención a un ámbito que consideramos fundamental en el análisis crítico de la realidad como es la teoría económica y de ahí el módulo sobre la Gestión Capitalista de la Crisis. Y por último no podemos olvidar que desde su inicio el materialismo histórico avanzó un análisis sobre lo que denominaba “la cuestión femenina” poniendo en relación la articulación de la institución familiar con la doble explotación de las mujeres, análisis que retomado en clave feminista hoy se ha visto superado por la introducción de temas como el amor, el cuerpo y la sexualidad en tanto que categorías sociohistóricas propias del materialismo.

Es por todo ello para nosotros un honor que sea el Prof. Adolfo Sánchez Vázquez quien inaugure este nuevo curso. La dictadura de los militares golpistas no consiguió atrapar ni silenciar el pensamiento crítico que representaban aquellos intelectuales que, rumbo a México, en 1939 se vieron condenados a un exilio. Exilio que se les antojaba entonces corto, aunque lamentablemente se prolongara hasta que en 1977 fue posible una primera, aunque tenue, reconciliación.

Cuando ya creíamos que no era necesario recurrir a la crítica de las armas surge una actualizada y moderna versión de la teoría del imperio en donde la razón se vuelve instrumental y servilista, asumiendo un trasnochado oficio de legitimación de la violencia bajo cualquiera de sus manifestaciones. Ni siquiera ahora que la corrección política nos obliga a considerar moderna y civilizada a una derecha más sociológica y mediática que partidista, pero que apuesta por olvidar, sin haber siquiera pedido perdón ni mucho menos reconciliarse con un pasado bruscamente interrumpido por la intolerancia fascista, ignorando incluso a los protagonistas de aquella resistencia.

Mientras seamos gestores de este espacio de libertad que tanto nos ha costado conquistar le garantizamos, Prof. Adolfo Sánchez Vázquez, que su ejemplo, su generosa y leal militancia y su compromiso autocrítico va a ser un obligado referente de nuestros programas. Y esperemos que no sólo literario.

Es de celebrar, por último, que el actual Equipo Decanal de esta Facultad, que preside el Prof. Francisco Aldecoa, haya corrido el riesgo de avalar un, para muchos incómodo, Proyecto Crítico de Ciencias Sociales, del que su primer fruto es este Título Propio de la Universidad Complutense que hoy se inaugura. Algo que complementariamente también hay que celebrar porque la izquierda crítica parlamentaria ha decidido avalarlo sin reservas a través de la Fundación de Investigaciones Marxistas con la colaboración de la Fundación Sindical de Estudios de CC.OO.

En nombre de la Dirección del Título Propio y en el del Equipo Docente, muchas gracias por el apoyo que supone vuestra presencia en este acto.

Román Reyes y Mario Domínguez
Directores del Título Propio


Señoras y señores, amigas y amigos:

Hace poco menos de un año inaugurábamos en los locales de CC OO de Sebastián de Herrera los cursos antecesores de este título propio, en medio de la histeria belicista que siguió al 11 de septiembre. Se estaba preparando la guerra de Afganistán. Un año más tarde, el mundo no es mejor. La industria de la muerte se pone a punto para restablecer los números negros en la cuenta de resultados del imperio.

Hoy, como hace un año, no podemos pasar por alto esta cruel realidad. Y no podemos dejar de proclamar la necesidad imperiosa de superarla y nuestra voluntad de hacerlo posible. También aquí, también desde aquí.
Aquí hoy inauguramos en la forma de un título propio de la Universidad Complutense, un intento de retomar abierta y colectivamente el hilo de una tradición intelectual, la que vincula el conocimiento a la transformación a través de la crítica.

En estos tiempos crueles, las jóvenes generaciones ensayan con generosidad en la práctica la constitución de una nueva realidad, el otro mundo posible. Creemos que podemos aportar algo a ese empeño.

Nuestro aportación se dirige a rescatar, para lo que puedan valer, herramientas intelectuales quizá algo estropeadas, por el polvo de tanta derrota, por el óxido acumulado en tantas ceremonias rituales, pero con un alma poderosa, a la que se le puede volver a sacar filo.

Buena prueba de ello lo dan los contenidos programados, en los que junto con las fuentes, los clásicos, aparecen análisis y elaboraciones sobre aspectos nuevos, problemáticas en otro tiempo ignoradas, realidades de las que se había prescindido pero que han seguido llamando a la puerta.

Esta es nuestra intención. Contribuir al movimiento incesante en busca de alternativas con lo mejor que tenemos, nuestro espíritu crítico, nuestra capacidad científica y teórica.

Son muchas las personas e instituciones que han brindado su apoyo a este proyecto. A todas ellas nuestro agradecimiento.

En primer lugar, a la UCM y su Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, representadas aquí por su decano. La colaboración entre la FIM y la UCM ya ha cumplido un añito, a lo largo del cual hemos ido sorteando todo tipo de obstáculos administrativos – debidos en la mayoría de los casos, dicho sea en honor a la verdad, a nuestra torpeza – con la gentil ayuda y cooperación de la Facultad, del equipo rectoral y de sus técnicos.

En segundo lugar, a la Fundación Sindical de Estudios de CC OO de Madrid, coorganizadora de estas actividades y que asumió el riesgo de hospedarlas, en su primera y más reducida versión, en sus propias instalaciones. La experiencia no ha debido de resultar negativa para las compañeras y los compañeros de la FSE pues han querido repetir.

En tercer lugar, al Instituto Goethe y al Instituto Francés de Madrid, cuya generosa colaboración nos permitirá traer destacados profesores de sus respectivos países, dándonos una dimensión europea – esperemos que no eurocéntrica.

En el terreno personal, son muchas las personas que han prestado su concurso para que este título propio fuera posible. Ellas y ellos me disculparán por no citarlos individualmente para no alargarme en exceso, y comprenderán que sólo lo haga con los profesores Román Reyes y Mario Domínguez, a cuyo entusiasmo a prueba de bomba hay que agradecer, en último extremo, que estemos reunidos hoy aquí.

A todas estas personas e instituciones, a ustedes por su presencia, a los profesores Sánchez Vázquez  y Federico Álvarez, muchísimas gracias.

Javier Navascués
Director de la Fundación de Investigaciones Marxistas


Universidad Complutense de Madrid | Theoria: Proyecto Crítico de Ciencias Sociales | E-mail: marxismo@theoria.org

<<< HOME