LOS PAPELES DEL SILENCIO
Román Reyes, 1994


2.ENTREACTO: CONTRA LA RAZON ACADEMICA. CARTA ABIERTA A MIS AMIGOS

<<< anterior

1. Vosotros, frustrados sacerdotes de la palabra. Vosotros, univers-itarios que creéis saberlo todo y hacéis de ignorancia profesión, de la simulación poder:

Vuestros discursos, tras los que legitimáis un sueldo y una posición de privilegio, no discurren por/sobre realidad alguna que no sea vuestra arrogante mentira: un consensuado (auto)engaño para que los gendarmes del poder --administradores de hacienda y espacios--, los políticos y sus mentores puedan hablar de progreso y de cultura.

Vosotros, nobles eruditos. Vuestra erudición sólo registra vuestros fracasos, Vuestra historia es la interminable historia de los errores que jamás se haya escrito. Vosotros sois nobles porque habéis optado por nombrar lo inombrable, por dar cuenta de algo tan vulgar como el sentimiento, la vida misma.

Vosotros sois ciertamente eruditos porque habéis acumulado en vuestros textos los relatos que hablan de nuestra miseria, que no os dignáis compartir. Relatos acumulados que no escribísteis, porque no sois dueños de la palabra, ni jamás aprendísteis a usarla.
 

2. Vosotros, que os convertís en críticos de la crítica, cuando habéis sido incapaces de correr riesgo alguno, de (auto)situaros alguna vez al margen, cuando jamás os atrevísteis a cuestionar discursos que pronunciara el idiota de turno, siempre que ese idiota controlara --o se supusiera que controlara o pudiera controlar-- una parcela de poder en el mezquino mundo de la Academia.

Vosotros, que activáis procesos de intenciones haciéndonos creer que sólo son procesos de inspección, jamás habéis visto más allá de vuestros malolientes espacios de interés, más allá de vuestras pretensiones.

Por eso los equipos os han resultado útil: son ficciones ciertamente útiles, porque se puede ejercer el más cruel autoritarismo --del que Adorno hablara en la La Familia Autoritaria--  simulando una práctica democrática.

Ese ejercicio tiene un nombre: fascismo encubierto.

Vosotros, autoridades académicas, que confundís a propios y extraños con vuestra prepotencia, democráticamente legitimada.

Vosotros, que homologáis la gestión amordazando la producción. Vosotros, que reducís los espacios de/para el pensamiento burocratizando su transmisión, que, en definitiva, subordináis el pensamiento a la organización, como si el pensamiento discurriera por senderos que a alguna (interesada)parte conduzcan.

Olvidáis que saber fue siempre saber mirar, para saber hacer. Sin más. Y que, en consecuencia, el primer acto --en la representación figurada o en la habitual--  es precisamente cuestionar el orden de lo real, el reino de los intereses creados.
 

3. Vosotros, que resucitáis viejas siglas para ocultar vuestra ignorancia e impotencia, olvidando que esas siglas fueron preciados referentes de unidad, espacios de organización y lucha y no sagrados símbolos por los que --a través de los que--  beligerantes situáis --más allá de nuestro bien o mal--  a unos en la verdad y a los otros-restantes en el error.

Vosotros, moscas vulgares, me evocáis todas las cosas.
 

siguiente >>>

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID | EUROPA, FIN-DE-SIÈCLE: PENSAMIENTO Y CULTURA | THEORIA: PORTAL CRÍTICO DE CIENCIAS SOCIALES

<<< HOME