ECLIPSE LUNAR

 

Los eclipses son de las cosas más emocionantes que podemos ver en el cielo, en especial para los que tenemos vocación por la física. Además de su belleza, mucha de la física nos viene del cielo y allí encontramos un contraste colosal de teorías e ideas físicas que encuentran en los cielos un laboratorio de proporciones cósmicas. La siguiente es una serie de imágenes tomadas por Mercedes Riveira Martín del eclipse lunar del 27 de julio de 2018, producido al cruzar la Luna la sombra de la Tierra. Sobrecoge esa imagen de la sombra colosal de nuestro planeta en una pantalla de tamño planetario. Curiosamente, la sombra de la Tierra se puede ver casi todos los días como muestra este otro apartado de esta web.

 

una dos tres

Otra serie de imágenes del mismo eclipse de 27 de julio de 2018 tomadas por Víctor Rufo Pastor. Esta serie incluye otro factor emocionante y lleno de física. El color rojizo se debe a que la luz que llega a la Luna es la que ha sido desviada al atravesar la atmósfera terrestre. Vea la figura un poco más abajo. La atmósfera esparce en mayor medida la luz azul, por ello el cielo es azul, y en menor medida la luz roja, por ello el ocaso y el amanecer son rojos en la dirección del Sol y en la contraria. La luz que llega a la Luna en el eclipse es la que atraviesa la atmósfera, siendo por tanto predominantemente de color rojo.  Ve también sobre ocasos estos enlaces: uno  dos  tres  cuatro

una dos dosa tres cuatro cinco

imagen

Serie de imágenes del eclipse lunar de 3 de marzo de 2007. Las dos última imágenes corresponden a la fase de eclipse total.