LAS PRIMERAS CORTES LIBERALES DE ESPAÑA:

TELÓN DE FONDO DEL MONUMENTO A

Mª CRISTINA DE BORBÓN

 

Nieves de la Paz Ricardo

Rosa Mª Blanco García

 

El Casón del Buen Retiro, antiguo Salón de Próceres, se convirtió en el símbolo del liberalismo en España con la promulgación de un documento preconstitucional, el Estatuto Real de 1834, que introducía por primera vez dos Cámaras (Estamento de Próceres y Estamento de Procuradores) y la Monarquía Constitucional, con la subida al trono de la Reina Regente Mª Cristina de Borbón a la muerte de su esposo Fernando VII, lo que significaba el fin del Absolutismo.

Los políticos del siglo XIX guiados por su espíritu moderno promueven la construcción en Madrid de una serie de monumentos dedicados a personajes ilustres. El 25 de Junio de 1893 se erige una estatua en bronce en recuerdo a la memoria de la Reina Gobernadora, utilizando el mismo procedimiento que se siguió para el levantamiento en 1886 de la estatua ecuestre del General Espartero, de Pablo Gibert.

La idea surge el 5 de junio de 1884, con la proposición de ley del senador D. José Polo de Bernabé que será sancionada el 9 de julio de 1885. En este año la Reina Regente Mª Cristina de Habsburgo crea una comisión que se encarga del proyecto, compuesta por senadores y diputados como el Marqués de Novaliches, Lorenzo Álvarez Capra, Andrés Mellado y el Conde de Xiquena, entre otros. Redactarán las bases necesarias para que se haga un concurso público entre arquitectos y escultores españoles, siendo requisito indispensable que la escultura sea de bronce, no sobrepase el presupuesto de 150.000 pesetas y que figure la reina de pie, porque en opinión de la Comisión la estatua ha de representar una idea política, como lo es la promulgación del Estatuto o Constitución, la apertura de las Cortes, que así como también las glorias militares, podrían simbolizarse, según se acostumbra, en el pedestal, pues más bien ha de ser monumento conmemorativo que una mera estatua para ornamento.

Como toda obra ejecutada con fondos del Estado hubo de consultarse a la Real Academia de San Fernando, ésta fue la encargada de seleccionar los modelos que se presentaron. En Diciembre de 1887 llegan a la Academia cuatro modelos que serán expuestos públicamente durante treinta días, con los lemas: "La gratitud de los pueblos se refleja en sus monumentos", "Fides", "Monumenta Populorum Nobilitas" y "Pulchra Sequor", que serán rechazados y se declarará desierto el concurso a causa de las discrepancias surgidas entre los académicos.

La Comisión encargada de erigir el monumento convoca de nuevo un concurso con las mismas bases, al cual se presentan otros cuatro modelos el 19 de Diciembre de 1889 en la Real Academia. El premio se lo adjudican al proyecto que lleva por lema "Placeat" del arquitecto Miguel Aguado de la Sierra y del escultor Mariano Benlliure, el áccesit a Santiago Gasset por el proyecto "Monumenta Populorum Nobilitas", la indemnización a Augusto Comas por el modelo "Tanto Monta" y es rechazado "Salve" de Julio Zapata.

Si difícil fue la elección del modelo, mayor problema fue la ubicación de la estatua. La Comisión convino por unanimidad en considerar y proponer como punto de mejores condiciones para satisfacer el expresado pensamiento, el centro de la calle que conduce a lo que fue conocido con el nombre de Casón del Retiro, cuyo edificio recuerda el Estamento de Próceres uno de los hechos más gloriosos del reinado de Dª Cristina de Borbón.

Por parte del Ayuntamiento surgen discrepancias, considerando mejor lugar el Paseo de Atocha, la Plaza de Isabel II o la glorieta de Bilbao. Según el criterio del arquitecto municipal la ubicación de la estatua en la calle Felipe IV no es el sitio más adecuado estéticamente y no tiene sentido simbólico porque en el antiguo Salón de Próceres se ha emplazado el Museo de Reproducciones Artísticas. Se pide la opinión de los autores del monumento, que coinciden con la propuesta de la Comisión, con lo cual el alcalde Andrés Mellado escribe al Marqués de Novaliches comunicándole que el sitio del emplazamiento no es el mas apropósito bajo el punto de vista estético, pero considerando el interés histórico es el mejor, y entre otras personas el Sr. Cánovas del Castillo es partidario decidido de que la estatua se coloque delante del Casón del Retiro.

Decidido definitivamente el lugar, en el cruce de las calles Felipe IV y Moreto, se procedió a la firma del contrato el 11 de marzo de 1890, según el cual la obra debería estar terminada en un plazo de veinte meses. El arquitecto Miguel Aguado ejecuta las obras en Madrid, debiendo incluso modificar el proyecto original para obtener el permiso municipal. Mariano Benlliure realiza en Roma la escultura de la reina con el Estatuto Real en la mano y los bajorrelieves del basamento en bronce con los temas "El Abrazo de Vergara" y "El Decreto de Amnistía" y en mármol la figura de la Historia. El escultor manifestó su deseo de hacer también en este material la figura de la Reina Mª Cristina por ser el más adecuado para mujer y resaltar los detalles del traje a través de las transparencias. La Comisión denegó la propuesta porque la ley estipulaba que fuera en bronce, a pesar de que el propio Benlliure asumiría los gastos que suponía el cambio a una materia más cara y de mayor dificultad de ejecución.

El monumento fue inaugurado con toda solemnidad, ocho años después de la fecha de su decreto, en un acto al que asistieron el Rey Alfonso XIII, su madre la Reina Regente Mª Cristina de Habsburgo, la infanta Dª Isabel Francisca y autoridades del Reino, en el que las tropas militares rindieron honores a la soberana. El Presidente de la Comisión D. Manuel Pavía y Lacy, Marqués de Novaliches, leyó un discurso recordando los servicios que prestó la Reina Mª Cristina de Borbón a la nación y los sucesos que tuvieron lugar en su breve reinado, entregando al alcalde de Madrid, D. Santiago Angulo, una de las llaves de la verja que circunda el monumento.

 

 

Ir al principio

Página principal

investigadores

colaboradores