Responso a Verlaine

							

1   Padre y maestro mágico, liróforo celeste 
    que al instrumento olímpico y a la siringa agreste
    diste tu acento encantador; 
    ¡Pánida! Pan tú mismo, que coros condujiste 
5   hacia el propíleo sacro que amaba tu alma triste,
    ¡al son del sistro y del tambor!

    Que tu sepulcro cubra de flores Primavera;
    que se humedezca el áspero hocico de la fiera,
    de amor, si pasa por allí;
10  que el fúnebre recinto visite Pan bicorne;
    que de sangrientas rosas el fresco abril te adorne,
    y de claveles de rubí. 

    Que si posarse quiere sobre la tumba el cuervo,
    ahuyenten la negrura del pájaro protervo
15  el dulce canto de cristal
    que Filomela vierta sobre tus tristes huesos, 
    o la harmonía dulce de risas y de besos,
    culto oculto y florestal

    Que púberes canéforas te ofrenden el acanto;
20  que sobre tu sepulcro no se derrame el llanto,
    sino rocío, vino, miel;
    que el pámpano allí brote, las flores de Cíteres,
    y que se escuchen vagos suspiros de mujeres
    ¡bajo un simbólico laurel!
	
25  Que si un pastor su pífano bajo el frescor del haya,
    en amorosos días, como en Virgilio, ensaya, 
    tu nombre ponga en la canción;
    y que la virgen náyade, cuando ese nombre escuche,
    con ansias y temores entre las linfas luche,
30  llena de miedo y de pasión.

    De noche, en la montaña, en la negra montaña 
    de las Visiones, pase gigante sombra extraña,
    sombra de un Sátiro espectral;
    que ella al centauro adusto con su grandeza asuste;
35  de una extrahumana flauta la melodía ajuste
    a la harmonía sideral.

    Y huya el tropel equino por la montaña vasta; 
    tu rostro de ultratumba bañe la luna casta
    de compasiva y blanca luz;
40  y el Sátiro contemple, sobre un lejano monte,
    una cruz que se eleve cubriendo el horizonte,
   ¡y un resplandor sobre la cruz!