SISTEMA NERVIOSO.

(Galería de imágenes)

LÁMINA 1. NERULA INICIAL (DÍAS 16 - 37).

Durante la tercera semana de desarrollo embrionario, por inducción de la notocorda, el ectoblasto dorsal en la línea media, se engruesa para formar la placa neural (neuroectodermo).

Al avanzar en el desarrollo la placa se deprime originándose el surco neural, los márgenes laterales se elevan y constituyen los pliegues neurales, estos pliegues se aproximan, se fusionan y se forma el tubo neural. La fusión se inicia en la línea media dorsal a la altura de lo que serán los niveles cervicales de la médula espinal; continua como una cremallera en las direcciones rostral y caudal. Durante este proceso la luz del tubo neural esta abierta a la cavidad amniótica tanto rostral como caudalmente.
Algunas células de los bordes de los pliegues neurales se desprenden y forman grupos que se sitúan dorsolaterales al tubo neural son las crestas neurales.

El tubo neural se diferencia hacia el sistema nervioso central y la cresta neural origina la mayor parte del sistema nervioso periférico y sistema nervioso autónomo.

A partir de la mayor parte del tubo neural se forma el encéfalo y la médula espinal hasta el nivel lumbar mediante el proceso de neurulación primaria.

LÁMINA 2. HISTOLOGÍA INICIAL MÉDULA ESPINAL (DÍAS 22 -37).

La diferenciación celular del tubo neural comienza a nivel de la región rombencefálica y prosigue en dirección craneal y caudal a medida que el tubo se cierra.
Al principio el tubo neural esta revestido por una capa de células neuroepiteliales, esta capa de células en proliferación formarán la zona ventricular.
La primera oleada de células producida en la zona venticular corresponde a los neuroblastos, de los que derivan todas las neuronas de la médula espinal. Estos neuroblastos emigran hacia la periferia para dar lugar a la zona del manto, externa a la ventricular, esta capa produce la sustancia gris. Las prolongaciones neurales nacidas de la zona del manto crecen hacia la periferia y forman una tercera zona, la zona marginal que se convertirá en la sustancia blanca de la médula espinal.
Los glioblastos (células de la macroglía primitivas) y las células del epéndimo se forman cuando termina la formación de los neuroblastos.
Las células de la microglía derivan del mesénquima y migran hacia el sistema nervioso central en el periodo fetal tardío.

LÁMINA 3. MÉDULA ESPINAL PLACAS Y GANGLIOS RAQUÍDEOS (DÍAS 28 - 44).

Mediante el proceso de neurulación primaria se forma la médula espinal hasta el nivel lumbar, los niveles medulares sacro y coccígeo, se forman a partir de la porción más caudal del tubo neural mediante un proceso denominado neurulación secundaria.

Los procesos de neurulación tienen lugar mediante cambios morfológicos en los neuroblastos que son las futuras neuronas.

A partir de la cuarta semana, los neuroblastos de la capa del manto de la médula espinal, capa que produce la sustancia gris en el sistema nervioso central, se organizan en cuatro columnas: un par de placas dorsales o alares y un par de placas ventrales o basales. Lateralmente, las placas basales y alares están separadas por un surco limitante. Dorsal y ventralmente, están separadas por adelgazamientos del tejido neural denominados respectivamente, placa del techo y placa del suelo. La placa basal se desarrolla para formar el asta anterior de la médula espinal y la placa alar se convertirá en el asta posterior.

La formación de cada nervio raquídeo y de su correspondiente ganglio se asocia a un somita del embrión. Algunas de las células de la cresta neural que surgen a nivel del tubo neural espinal se depositan en el espacio comprendido entre la parte dorsal del tubo neural y los somitas en desarrollo,aquí se forman pequeños grupos asociados con los somitas; estos grupos darán lugar a los ganglios de las raíces dorsales de los nervios raquídeos.

LÁMINA 4. ENCÉFALO INICIAL (DÍAS 22 - 56).

El canal neural recién formado se comunica con la cavidad amniótica mediante grandes aperturas denominadas neuroporo anterior (cefálico) y neuroporo posterior (caudal).
A medida que la neurulación progresa los neuroporos van disminuyendo gradualmente de tamaño. Por último, el neuroporo anterior se cierra en el vigesimocuarto día y el posterior aproximadamente dos días después.

La parte rostral del tubo neural experimenta una enorme diferenciación y crecimiento para formar el encéfalo.

Hacia la quinta semana, el crecimiento desigual de la porción rostral del tubo neural, origina tres dilataciones que se denominan vesículas encefálicas primarias, estas son: prosencéfalo, mesencéfalo y rombencéfalo.

Fase de tres vesículas y dos curvaturas: Durante el desarrollo, el eje longitudinal del sistema nervioso central no se mantiene recto, se curva en la unión del mesencéfalo con el prosencéfalo dando lugar a la curvatura del vértice, después aparece la segunda curvatura entre el rombencéfalo y la futura médula espinal denominada curvatura nucal.

Hacia la séptima semana, se pasa a fase de cinco vesículas encefálicas secundarias y tres curvaturas:
El prosencéfalo crece más a nivel de sus paredes laterales y aparecen dos nuevas vesículas denominadas vesículas telencefálicas; la parte central origina el diencéfalo.

Seguidamente tiene lugar otra incurvación a nivel de la parte media del rombencéfalo dando lugar a la curvatura pontina que divide al rombencéfalo en metencéfalo, que es la porción más craneal, y mielencéfalo, que es la más caudal.

LÁMINA 5. CRECIMIENTO DE LAS VESÍCULAS CEREBRALES (SEMANAS 9- 28).

Aproximadamente al final de la quinta semana, el telencéfalo da lugar a dos expansiones laterales denominadas vesículas telencefálicas, que son el esbozo de los hemisferios cerebrales.

A las dieciséis semanas, los hemisferios crecen rápidamente hasta cubrir el diencéfalo. Las paredes de cada hemisferio representan la futura corteza cerebral.
Al principio, las paredes de los hemisferios cerebrales son lisas, pero a medida que crecen los hemisferios la corteza cerebral se pliega y origina un patrón cada vez más complejo de lóbulos y circunvoluciones.
Mientras se alargan los hemisferios, su extremo caudal se incurva ventralmente y crece hacia delante para formar el lóbulo temporal, este lóbulo cubre una porción de corteza llamada Ínsula y se forma un profundo surco lateral.
En el sexto mes se han formado otros surcos, entre los que se encuentran el surco central que separa el lóbulo frontal del parietal y el surco occipital que delimita el lóbulo occipital.

LÁMINA 6: FORMACIÓN DE VENTRÍCULOS (37 DÍAS - 24 SEMANAS).

Es un derivado de la luz de las porciones cefálicas del tubo neural y se forman paralelamente al desarrollo cerebral.
Durante la quinta semana dentro de cada vesícula cerebral, el tubo neural se expande para formar una cavidad denominada ventrículo primitivo.Estos ventrículos primitivos se convertirán en los ventrículos definitivos del encéfalo maduro. Las cavidades de las vesículas telencefálicas se convierten en los ventrículos laterales, la cavidad diencefálica en el tercer ventrículo y la cavidad rombencefálica en el cuarto ventrículo.
La cavidad del mesencéfalo se transforma en el acueducto cerebral que comunica a los ventrículos tercero y cuarto y la abertura entre los ventrículos laterales y el tercer ventrículo se convierten en los agujeros interventriculares.
Cada ventrículo desarrolla un plexo coroideo que produce líquido cefalorraquídeo.