mientrastanto.e
BCCBBHBCCBBBCBBBCBBBBCCB

Chernóbyl y la ceguera tecnolátrica
Se ha dicho y repetido que el comunismo ha fracasado. Pero ¿no ha fracasado también el capitalismo?...

Marbella no es una anécdota
Marbella vuelve a ser portada mediática por su política municipal. El enésimo escándalo ha puesto en evidencia...

Reales Cordones
Cuando nació la infanta Leonor, hija del príncipe Felipe y de su esposa Leticia, la clínica que les atendió durante el parto les hizo una oferta...

Luna de Abril
Crónica

Llamamiento internacional urgente para salvar a los profesores iraquíes
Un aspecto poco conocido de la tragedia que asola Iraq es la sistemática liquidación de los profesores del país...

La biblioteca de Babel
· Guillermo Portilla Contreras, Mutaciones del Leviatán. Legitimación de los nuevos modelos penales.
· José Luis Gordillo (coord.), La protección de los bienes comunes de la humanidad. Un desafío para la política y el derecho del siglo XXI.
·
Xavier Pedrol (ed.), Cornelius Castoriadis. Escritos políticos.
·
Francisco Medina
, 23F, la verdad.
· AA.VV., El nuevo rostro del capitalismo. Rupturas y continuidades en la economía-mundo (I), Monthly Review.

Cine
· André Téchiné, Les temps qui changent.

Foro de Babel
· Amnistía Internacional (sección española), La discriminación, raíz de la violencia. ¡No a las leyes discriminatorias!.

Páginas amigas
· Nómadas
· La Insignia

Revista mientras tanto
· Contenido del nº 97
· Avance del nº 98

 



mt.e mientras tanto mt.e bitartean mt.e mientras tanto mt.e mentrestant

 

Chernóbyl y la ceguera tecnolátrica

     Se ha dicho y repetido que el comunismo ha fracasado. Pero ¿no ha fracasado también el capitalismo? ¿Se puede considerar éxito el de un sistema socioeconómico que conduce a un mundo terriblemente injusto, cosifica el ser humano, aumenta unas desigualdades ya escandalosas, fomenta la guerra, depreda la naturaleza y aumenta la inseguridad?

     Tal vez haya que cambiar el punto de vista. Con la revolución tecnológica e industrial, los seres humanos hemos inaugurado un nuevo metabolismo con la naturaleza lleno de riesgos, y todavía no hemos aprendido a gobernar adecuadamente los nuevos medios técnicos ni a aprovechar correctamente el potencial liberador de la técnica. El industrialismo nació en una sociedad donde la propiedad privada de los medios de producción y el hallazgo de fuentes energéticas abundantes incentivaron un incremento espectacular de la dominación humana sobre las fuerzas naturales, con grandes acumulaciones de riqueza, explotación laboral de millones de personas y aumento de las apetencias de las poblaciones. El socialismo trató de sujetar a un control racional y consciente estas fuerzas recién liberadas, en un marco de mayor equidad. Pero no se dio cuenta de la peligrosa destructividad del industrialismo ni asumió —desarrollándolas— las conquistas anteriores en materia de libertades civiles y políticas y de derechos humanos. El resultado de los experimentos socialistas del siglo XX fue desastroso. Pero el resultado del capitalismo lo está siendo también.

     Hoy estamos atrapados en este doble fracaso, que tiene mucho que ver con la incapacidad mencionada para gestionar el progreso técnico y ponerlo al servicio de la vida humana. Además, y desde hace más de medio siglo, el industrialismo entró en una fase nueva: la era nuclear. La era nuclear tiene ya dos hitos históricos: las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki (1945) y el accidente del reactor nuclear de Chernóbyl (1986). La nueva era de la humanidad se caracteriza por la posibilidad de pensar lo impensable: la autodestrucción de la humanidad.

     Chernóbyl es un símbolo: el símbolo más extremo de unos desarrollos técnicos antagónicos con la vida. Las imágenes y los relatos del accidente del 26 de abril de 1986 y de sus secuelas hablan por sí solos. Los hospitales donde reciben atención los niños víctimas de las radiaciones (con horribles malformaciones y minusvalías genéticas) hablan también por sí solos. Nos interpelan a bocajarro: ¿queréis de verdad proseguir esta y otras líneas de desarrollo técnico aun a riesgo de que se repita este horror?

     No nos engañemos: la respuesta dominante, por ahora, es SÍ. Después de 20 años de moratoria nuclear en Occidente, Finlandia está construyendo ya una nueva central y Francia ha aprobado otra más. En países como Pakistán, la India, China, Irán y otros no ha habido ni siquiera moratoria. La inminente escasez de petróleo está dando nuevos argumentos a los pronucleares. El 20 aniversario del accidente de Chernóbyl ha puesto en evidencia la tentativa generalizada de ocultar la gravedad del accidente y de hurtar el debate público necesario. Los cálculos oficiales de organismos de la ONU hablan de 4.000 muertes, pero otros cálculos las sitúan muy por encima de los 10.000, a lo que hay que añadir los cientos de miles de enfermos, las mutaciones genéticas en niños nacidos de padres irradiados, la superficie de 175.000 km2 contaminados, las decenas de miles de desplazados. Nunca se sabrá con seguridad el número de muertos y enfermos debido a la insidiosidad del invisible peligro radioactivo. Sin embargo, entidades que van de la OIEA hasta la OMS contribuyen al muro de silencio sobre los daños. La verdad es otra de las víctimas de la industria nuclear.

     La locura biocida se impone. Se están planeando inversiones multimillonarias para aplazar unos pocos años la agonía de las energías fósiles y para ensanchar el parque de centrales nucleares. Nadie parece plantearse que los recursos disponibles estarían mejor empleados en energías solares renovables y limpias. Nadie parece plantearse la conveniencia de promover la eficiencia y el ahorro energético y de evitar el absurdo despilfarro energético para finalidades banales o perfectamente prescindibles. Nadie parece plantearse la necesidad de reducir el abuso de transporte con que vivimos. La furia tecnolátrica y biocida tiene dominados a cientos de millones de personas en el mundo, dispuestas a aceptar la cara más horrible de la enfermedad y el dolor autoinfligidos, a cambio de poder vivir en megalópolis desbordantes de luz y movimiento. En Rusia, pese a la proximidad de Chernóbyl, sólo un 19% rechaza las centrales nucleares. En la última campaña electoral catalana, Duran i Lleida enardecía a sus huestes con un argumento aplastante contra los partidarios de cerrar las nucleares: “¿Acaso vamos a alumbrar el estadio del Barça con velas?”. La memoria de este personaje es tan corta que ya ni se acuerda que cuando él era un adolescente el estadio del Barça se alumbraba gratuitamente con luz solar, ya que los partidos se hacían los sábados y domingos durante el día. Es una buena muestra de la falta de imaginación con que se aborda el problema de la escasez de energía.

     Los campos de exterminio nazis, convertidos en museos, reciben visitas de miles de personas que pueden hacerse una idea más tangible del Holocausto. ¿Habrá que organizar visitas al sarcófago de Chernóbyl y al hospicio de niños mutantes para partidarios de la energía nuclear? Probablemente no bastaría. La humanidad ha crecido desafiando el riesgo, y algunos no se han percatado de que el riesgo mayor de la era nuclear tiene una dimensión completamente nueva respecto del riesgo tradicional. No se pueden aplicar las categorías morales homéricas o el espíritu de sacrificio de los modernos inventores o luchadores por la libertad a los riesgos que amenazan colectivamente a la salud de miles de personas o al genoma humano —riesgos sin correspondencia con las decisiones individuales de sus posibles víctimas, y que además pueden extenderse a las generaciones futuras—. Ignorar todo esto revela una quiebra moral completa.

     Una nueva concepción del riesgo forma parte del proyecto pendiente consistente en formular y llevar a la práctica un modelo de sociedad capaz de planear, gestionar, organizar y aplicar las mejoras técnicas en beneficio de los seres humanos y de la vida en general sobre el planeta. ¿Será esto posible? Ocurre ya, como dijo Hannah Arendt, que no somos capaces de comprender cosas que ya somos capaces de hacer. En tal caso, estamos condenados a ser “juguetes y esclavos no tanto de nuestras máquinas como de nuestros conocimientos prácticos, seres descerebrados a merced de todos los artefactos técnicamente posibles, por mortíferos que sean”. Ahí está el reto que el aniversario de Chernóbyl nos recuerda.

[Joaquim Sempere]

 

Marbella no es una anécdota

     Marbella vuelve a ser portada mediática por su política municipal. El enésimo escándalo ha puesto en evidencia la ingente cantidad de recursos que pueden atesorarse cuando se combina acción pública y especulación inmobiliaria. La investigación que ha llevado a la cárcel al tercer equipo municipal sucesivo parece haber llegado más a fondo que nunca. Pero el caso de Marbella no puede quedar en simple anécdota, en la historia de una banda mafiosa organizada alrededor del fallecido Jesús Gil. Más que una anécdota, es un símbolo del modelo de desarrollo del capitalismo español en general y del de la última década en particular. Ésta en la que el país se ha caracterizado por un crecimiento más intenso que el de nuestro entorno y que ha permitido alimentar ilusiones en torno a la desaparición del desempleo o el déficit público.

     Sin duda, en la Costa del Sol este modelo se presenta en estado puro: urbanismo desmesurado, desprecio medioambiental, llegada masiva de inmigración de lujo, asentamiento de mafias de todo tipo —blanqueadores de dinero, traficantes de armas, etc.—, venalidad judicial y policial, gestión municipal depredadora... La expansión del GIL a principios de la década anterior fue en gran parte favorecida por una situación social en la que se combinaba un elevado desempleo, con una estructura social de aluvión, con una organización social escasa o nula y seducida por las promesas de riqueza que ya estaban presentes en la zona. La misma historia marbellí, y la de otros municipios vecinos, ha permitido mostrar que el GIL era la expresión de un proceso social profundo, y no un agente político de cambio. Las mismas situaciones se han repetido cuando ha cambiado el color de los partidos en el poder o cuando los mismos individuos no han tenido problemas para cambiar de etiqueta partidista.

     Pero la Costa del Sol es sólo la expresión más aguda de un modelo que ha acabado por dominar todo el país. Éste se caracteriza en primer lugar por el predominio de la actividad constructora como eje del crecimiento económico. En ningún otro país tiene la construcción tanto peso en el PIB (más del doble que en la mayoría de países de nuestro entorno) y en el empleo (según la EPA del 4º trimestre del 2005 uno de cada cinco trabajadores masculinos está ocupado en él, y contadas las mujeres el porcentaje supera el 12%). Su crecimiento está asociado en buena medida al otro gran impulsor de la actividad: el turismo. En segundo lugar, este modelo de crecimiento ha permitido la creación de un número reducido de grandes grupos empresariales que tienen en la construcción y la gestión de servicios públicos su gran área de negocio. Básicamente, seis grandes empresas de relevancia internacional: ACS, FCC, Acciona, Ferrovial, OHL y Sacyr Vallehermoso, aunque detrás existe una segunda división más modesta pero con notable presencia en algunas comunidades autónomas. Este sector es, a la vez, el gran promotor de los faraónicos planes de infraestrucuras (Plan Hidrológico, AVE, autovías) y de la externalización de servicios públicos, pues tiene capacidad de controlar cualquiera de estos procesos. El cuadro se completa con la elite de los grupos bancarios y alguna otra empresa de servicios y montajes (Agbar, las eléctricas, Repsol, Indra, Abengoa). En tercer lugar, se debe destacar la enorme interrelación del negocio de estos grupos con la gestión pública: concesiones, contratas, gestión de servicios, recalificaciones, planes de inversión pública. La última moda es la gestión completa de equipamientos (mantenimiento, seguridad, servicios auxiliares) por parte de estas empresas mediante contratos de larga duración (20-30 años). Pero los negocios generados son tan grandes que, al menos en el área inmobiliaria, queda mucho espacio para la presencia de numerosos especuladores que medran rápidamente.

     La corrupción entendida en sentido amplio es consustancial al modelo. Y toma formas diversas, desde el pago de comisiones para ganar contratos hasta la evasión fiscal sistemática, pasando por el lavado de dinero negro y las irregularidades especulativas de todo tipo. No es casualidad que en la serie de affaires que se están destapando en diversas poblaciones ya hayan aparecido implicaciones de filiales de ACS (Dragados y Cobra en Telde, Urbaser en Orihuela), FCC (en Telde) y Acciona (Necso en Orihuela). Aunque suene a tópico, es sólo la punta del iceberg y una situación que se repite cada cierto tiempo, como si de vez en cuando se organizara una pequeña limpieza en el negocio (el mismo Florentino Pérez accedió a la jefatura de OCP —una de las empresas que dio lugar a ACS— cuando su anterior presidente, Jesús Roa, tuvo que dimitir por el pago de comisiones a la Junta de Andalucía). En este contexto lo que debería resultar obvio es la implicación de las grandes instituciones financieras y una parte del sistema legal —abogacía, notarios, parte de la judicatura— en este negocio. Sonroja que nos tomen por tontos cuando quieren hacernos creer que la economía sumergida funciona totalmente fuera del sistema bancario. ¿De donde salen si no los billetes de 500 euros que parece son la moneda de pago en estas transacciones? O, ¿podemos creer que los ingentes ingresos que se generan en estos asuntos se guardan debajo del colchón? Además, parece de ilusos creer en la sagacidad de estos tiburones para legalizar las redes de empresas ficticias (que habitualmente se muestran cuando salta un Marbella, o un KIO) sin contar con la colaboración activa de ilustres notarios, registradores de la propiedad y una larga lista de asesores fiscales y legales.

     Marbella es un tumor. Pero el cáncer está mucho más extendido. Los que aplaudían a la alcaldesa detenida, o los que apoyan a alcaldes corruptos en muchas otras localidades no son estúpidos o engañados. Se trata, en muchos casos, de gente que ha sacado tajada, o cuando menos miajas, del modelo. Empleos, negocietes, favores que son la otra cara de la gran corrupción, lo que le da legitimidad y apoyo social. De hecho es el conjunto del país el que han conseguido que dependa del modelo. Un país donde preocupa el tema de la vivienda y pocos se preguntan cómo puede ser que sea tan cara cuando en los tres últimos años se han construido más pisos que en Reino Unido, Francia y Alemania juntos. Y donde pocos se preocupan del incumplimiento de Kyoto y la degradación del espacio porque tener una política ambiental seria va en contra del crecimiento y el empleo.

     Hay, eso sí, conciencia de los peligros que el modelo engendra. En los ámbitos económico —dependencia extrema de la construcción—, ambiental y político. Es posible que la campaña anticorrupción que denota la proliferación de casos descubiertos en lugares diversos sea consecuencia de que alguien en las alturas (por ejemplo en el Gobierno) haya caído en la cuenta que nos podemos descalabrar de la montaña rusa. Pero difícilmente el modelo se va a cambiar, porque ello supondría a corto plazo un frenazo económico que ningún gobierno quiere asumir. Y porque supondría también un enfrentamiento directo con el núcleo central del capitalismo español, cuya mala leche es atávica (como prueban los ataques que ha padecido la Consellería de Medi Ambient i Habitatge de la Generalitat por proponer moderados proyectos). Y si el modelo no cambia, la limpieza de Marbella será sólo temporal.

     Hay sectores sociales conscientes de la insostenibilidad, injusticia e irracionalidad del modelo actual. Pero nos faltan las fuerzas, y a menudo las ideas, para generar un cambio. Quizás el primer paso es tomar conciencia de que estamos ante una gran dependencia del modelo y que urge encontrar las medidas paliativas y alternativas que ayuden a esta sociedad a desengancharse.

[Albert Recio Andreu]

 

Reales Cordones

     Cuando nació la infanta Leonor, hija del príncipe Felipe y de su esposa Leticia, la clínica que les atendió durante el parto les hizo una oferta: mandar sangre del cordón umbilical de la criatura a un banco privado de Estados Unidos. Los futuros reyes de España aceptaron sin poner reparos.

     Esta conducta es reprobable por varios motivos. El primero de ellos es que se trata de un acto egoísta. En España existen bancos públicos para este tipo de sangre. Por sus especiales características sirve para realizar trasplantes en pacientes que sufren dolencias como leucemias, ya que al ser una sangre rica en células madre, favorece el proceso regenerador. Sólo es preciso que donante y paciente sean compatibles. Por eso se estimula que se done esta sangre en los partos, del mismo modo que se promueven las donaciones de sangre corriente. Depositar la sangre del cordón umbilical en un banco privado para uso propio es como guardar unos litros de la propia sangre por si uno la necesita para una transfusión: un acto esencialmente egoísta en un contexto en el que la regla general es la donación desinteresada. De este modo, los príncipes han convertido a la infanta Leonor en una especie de “polizón” moral: la niña podrá aprovecharse de las donaciones de los demás, pero reservará para su uso exclusivo la que le extrajeron a ella. ¡Todo un ejemplo de solidaridad real!

     El segundo motivo por el que esta conducta es reprobable estriba en que los bancos privados de sangre umbilical no estaban permitidos en España cuando se produjo el envío a Estados Unidos. Los príncipes incurrieron así en una práctica fraudulenta favorecida por la globalización y el “dumping biojurídico”: hay países, como Estados Unidos en los que la legislación es más permisiva (por ejemplo en materia de selección del sexo de los hijos) y esa circunstancia permite montar negocios que no están permitidos en otros países y atraer a los clientes de esos otros lugares. Es lo que ocurre en el caso de los bancos privados de sangre: algo que no se puede hacer en España sí pueden hacerlo las personas (ricas) en Estados Unidos.

     Esta vulneración de la ley no sería más que una anécdota en caso de que la hubiese cometido otra persona. De hecho ya existe una normativa europea que regula este tipo de bancos y que debe ser introducida en nuestro país en breve. El problema estriba en que quien la ha cometido no es cualquier persona sino el futuro rey de España. Es decir, alguien que dentro de pocos años representará a ese país en el extranjero, promulgará sus leyes, mediará entre las altas instancias estatales y encarnará la defensa de la Constitución y del Estado de Derecho. Y ¿cómo puede aceptar un ciudadano español que una persona que ha vulnerado el derecho cuando lo ha creído conveniente para sus intereses (o los de su hija), pueda representar al Estado, al Derecho o a la Constitución española?

     Este es uno de los casos en que se pone claramente de manifiesto la diferencia entre un régimen monárquico y uno republicano. Un aspirante a la presidencia de la república que hiciera una trampa de este calibre con el derecho de su país, sería atacado de tal forma por sus rivales políticos y por la prensa que, probablemente tendría que abandonar toda pretensión de llegar a ser presidente. En cambio, aquí, nos tenemos que conformar con lo que hay, porque al jefe del estado no lo elige el pueblo, sino los espermatozoides de su real progenitor.

[José Antonio Estévez]

 

Luna de abril

República

     Finalmente se ha conmemorado modestamente un 14 de Abril, y ya aparecen gentes dispuestas a denigrar a la República. Pero no mencionan sus lados sombríos: el Bienio Negro, por ejemplo, o su final, cuando Besteiro y Casado dieron un golpe anticomunista para rendir Madrid a Franco, en contra de la política de Negrín y roja de aguantar y aguantar hasta el estallido de la guerra mundial, que estaba en el aire, y aliarse entonces con las democracias. Al traidor Besteiro le han dado boleta de prócer los intelectuales del Psoe. Porque estamos en España, que decía el poeta.

     Lo que importa ahora es la Tercera, la República Soñada. No vendrá si sus símbolos no se hacen visibles. Recuérdalo tú, recuérdalo a otros. O sea: pásalo.

El gran hermano

     La Unión Europea se dispone a gastar mil millones de euros anuales en tecnología de vigilancia y control. Orwell ya es un profeta del pasado.

Tropas en Afganistán

     Se veía venir y ha ocurrido ya: tiros contra las tropas españolas, y por tanto más tropas. Pero los soldados están decorosamente en Afganistán: integrados en una misión caritativa de la ONU que de paso da cobertura legal a los invasores norteamericanos. ¿Por qué les pegarán tiros los afganos a las tropas españolas, si solo protegen la recuperación del país? Y ¿no nos soltarán más bombazos aquí los amigos de los desagradecidos liberados?
Si estás contra la guerra, también hay que estar contra la guerra en Afganistán. Vivimos en la época de las “guerras asimétricas”, llamadas ‘operaciones de pacificación’ por la prensa libre.

Gran guiñol

     Maragall abre una crisis de gobierno para aparentar que manda. Y le obsequian imponiéndole a Vendrell el Recaudador. Iniciativa, inasequible al desaliento, se mantiene impasible. Toca poder. Coloca a los suyos.

La estela cultural del terrorismo

     Los años de terrorismo han dejado su poso cultural. Alguien descerebrado aporta unos incendios. El Presidente de Navarra dice que “Hay que detener el proceso de paz”. Es un presidente que quiere detener el proceso de paz. Una eminencia, sí. En cambio Díaz Usabiaga, el capo del sindicalismo abertzale, pide ahora que el Estado no detenga a nadie. Ínclito sindicalista.

¿Votar tapándose la nariz?

     Pues mirad: yo ya no. Ya no más. Votar el blanco es decirles simplemente que no es eso. Mejor moral sin política que política sin moral.

Sociedad de la Información

     Los “expertos” nos lo repiten cada día: vivimos en la sociedad de la información. Difusión instantánea de la noticia: ha volcado un lanchón en Indonesia, descarrila un tren en la Argentina. Sin embargo, nada, casi nada, sobre Iraq, salvo las cotidianas explosiones. Nada de informes o entrevistas, como si ese país no tuviera sus cineastas, sus escritores, sus historiadores, sus profesores universitarios (por cierto: alguien los va matando). Mucha opinión y nada de información. Lo que significa que la guerra sigue, que hay dos bandos, que los americanos van a lo suyo, proteger oleoductos, y que el caos no lo arregla nadie. Antes gobernaba un sátrapa asesino; ahora, las hermanitas de la caridad de las barras y estrellas. Piezas del museo arqueológico de Bagdad se subastan en Londres.

Córdoba: ejemplo y contraejemplo

     Córdoba ha sido siempre una de las ciudades más bellas de España. Y tras más de veinte años de gobiernos municipales de izquierda lo es mucho más. Los trabajos arqueológicos, la remodelación de espacios, la apertura de nuevas plazas, fuentes y jardines, la rehabilitación para uso público de viejos palacios y conventos la han convertido en una joya. Córdoba es lo contrario de Marbella: la especulación inmobiliaria se ha frenado en seco en la ciudad, que crece con orden y sin romper la limitación de alturas en su enorme y paseable parte antigua. Se impide la urbanización ilegal en la Sierra cercana. Merece la pena, lector, una visita que será inolvidable. Córdoba no es sólo, ni mucho menos, su maravillosa mezquita.

     Pero ¡ah, la mezquita! Al viejo vandalismo que destruyó parcialmente ese monumento para insertar en él una anodina catedral cristiana —que hoy sólo produce tristeza y rabia— se le ha añadido una ignominia nueva. Hasta no hace mucho se visitaba sin más y gratuitamente, pero ahora el obispado, mediante unos conserjes y unas taquillas, ha inventado el negocio del siglo. Entrar en la mezquita, bautizada de catedral, vale 8 euros —1.331 pesetas—, y según las publicaciones la visitan más de tres millones de personas al año. El angelical cabildo catedralicio se embolsa así, por la cara, unos cuatro mil millones de pesetas cada ejercicio. Para “culto y pastoral”, y —dicen— “restauración”. ¡Restauración! ¿Van a irse con su catedral a otra parte?

     Acerquemos el día republicano de secularizar todo eso, que es patrimonio nuestro.

[JRC, 27 de abril 2006]

 

LLamamiento internacional urgente para salvar a los profesores iraquíes

Manifiesto y lista de firmantes

     IraqSolidaridad (http://www.iraqsolidaridad.org/), 10 de enero de 2006. Traducido del inglés para IraqSolidaridad por Beatriz Morales. Actualizado: 28-03-06

     Un aspecto poco conocido de la tragedia que asola Iraq es la sistemática liquidación de los profesores del país. Aún siguiendo cálculos conservadores, más de 250 docentes han sido asesinados y otros muchos cientos han desaparecido. Con miles de ellos que huyen del país por temor a perder la vida, Iraq no sólo está sufriendo una importante fuga de cerebros sino que la clase profesional laica del país ?que se ha negado a ser cooptada por la ocupación? está siendo diezmada, con las trascendentes consecuencias que esto tiene para el futuro de Iraq. Ya el 14 de julio de 2004, el veterano corresponsal Robert Fisk indicaba desde Iraq:

     "El personal universitario sospecha que existe una campaña para privar a Iraq de sus profesores, para completar la destrucción de la identidad cultural del país que empezó en el momento en que el ejército estadounidense entraba en Bagdad."

     La oleada de asesinatos no parece partidista ni sectaria, y tiene por objetivo tanto hombres como mujeres, y abarca todo la extensión del país. Es indiscriminada en relación a las especialidades: entre los muertos hay profesores de Geografía, Historia y Literatura árabe, así como de Ciencias.

     Según NN.UU. aproximadamente un 84% de las instituciones de educación superior de Iraq ya han sido quemadas, saqueadas o destruidas. El sistema educativo iraquí era uno de los mejores de la zona; uno de los mayores logros del país era el buen nivel educativo de su pueblo.

     Esta situación es un reflejo de la ocupación en su conjunto: una catástrofe de proporciones increíbles desplegada en un clima de indiferencia criminal. Según el Derecho Humanitario internacional, EE.UU., como poder ocupante, es el responsable último de la protección de los ciudadanos iraquíes, incluyendo a sus profesores.

     Con esta petición queremos romper el silencio.

- Hacemos un llamamiento a las organizaciones que trabajan para hacer respetar o defender el Derecho Humanitario internacional para que incluyan estos crímenes en sus agendas.

- Pedimos que se emprenda inmediatamente una investigación independiente internacional para probar estos asesinatos extrajudiciales. Esta investigación deberá examinar también el aspecto de la responsabilidad para identificar claramente a los culpables de esta situación. Hacemos un llamamiento al relator especial sobre Ejecuciones Sumarias del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas de Ginebra para que actúe en tal sentido.

Un llamamiento a actuar para salvar a los profesores iraquíes

1. Hacemos un llamamiento a todas las personas, especialmente a profesores y estudiantes, para que ayuden a acabar con el silencio que rodea el actual crimen de asesinato de los profesores iraquíes y la destrucción de la infraestructura educativa iraquí, y a apoyar el derecho y esperanza de los profesores de vivir en un Iraq independiente y democrático, libre de la ocupación y de la hegemonía extranjera.

2. Urgimos a las instituciones y organizaciones académicas a declarar su solidaridad con sus colegas iraquíes.

3. Urgimos a los profesores a forjar vínculos entre los educadores iraquíes, tanto en el exilio como dentro de Iraq, y las universidades de todo el mundo.

4. Urgimos a las organizaciones de estudiantes a establecer relaciones con las organizaciones de estudiantes de Iraq.

5. Urgimos a los educadores para que movilicen a sus colegas y ciudadanos preocupados para que secunden la causa de la salvación de la riqueza intelectual iraquí organizando seminarios, coloquios y forums acerca de la difícil situación de los profesores iraquíes.

     Los profesores e intelectuales del mundo deben actuar ahora para salvar las vidas de sus colegas en Iraq.

     Esta petición ha sido lanzada por el Tribunal Brussells (Bélgica) en colaboración con la Campaña Estatal contra la Ocupación y por la Soberanía de Iraq (CEOSI) y suscrita por la Sesiones portuguesa y alemana del Tribunal Internacional sobre Iraq, el Comité Sueco contra la Guerra e International Action Center (EEUU), así como por la Asociación Internacional de Estudios sobre Oriente Medio (IAMES, en sus siglas en inglés), la Asociación Alemana de Estudios sobre Oriente Medio (DAVO, en sus siglas en alemán) y la Asociación Europea de Estudios sobre Oriente Medio (ENRAMES, en sus siglas en inglés).

     La Universidad Autónoma de Madrid, en el marco de la iniciativa Tribunal Internacional sobre Iraq y en colaboración con la CEOSI, albergará en abril de 2006 un seminario internacional sobre el asesinato de docentes universitarios en Iraq.

Primeras personalidades internacionales firmantes [selección]

     Noam Chomsky, catedrático del Massachusetts Institute of Technology, EEUU.; Tony Benn, ex diputado laborista y presidente de Stop the War Coalition, Reino Unido; Eduardo Galeano, escritor, Uruguay; Hans von Sponeck, ex asistente del secretario general de NNUU y director del programa "Petróleo por Alimentos" entre 1998-2000, Alemania; Howard Zinn, professor y escritor, EEUU.; John Pilger, periodista y documentalista cinematrográfico, Reino Unido/Australia; Curtis F. J. Doebbler, jurista; François Houtart, director de Tricontinental Center (Cetri), Bélgica); Immanuel Wallerstein, catedrático de la Universidad de Yale, EEUU.; Michel Chossudovsky, catedrático de Economía de la Universidad de Ottawa y director del Centre for Research on Globalization, Canadá; Raymond W. Baker, presidente de IAMES (International Association of Middle East Studies); Guenter Meyer, Centre for Research on the Arab World, Universidad de of Mainz, Alemania; Tareq Ismael, catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad de Calgary, Reino Unido; Jan Fermon, abogado, Progress Lawyers Network, Bélgica; Dahr Jamail, periodista, EEUU; Bert De Belder, coordinador de Medical Aid for the Third World, Bélgica. Los premios Nobel de Literatura de 2004 y 2005, John M. Coetzee (Sudáfrica) y Harold Pinter (Reino Unido), respectivamente; la escritora Naomi Klein (Canadá); Richard Falk (catedrático de la Universidad de Princeton, EEUU); y Tony Negri (catedrático de Teoria del Estado, Italia) unen sus firmas en el manifiesto internacional en apoyo a los profesores y profesoras iraquíes, que puede ser suscrito en el e-Mail de la CEOSI: iraq@nodo50.org

 

 

La biblioteca de Babel

Guillermo Portilla Contreras
Mutaciones del Leviatán. Legitimación de los nuevos modelos penales

Universidad Internacional de Andalucía-Akal, Madrid, 2005, 283 págs.

     Mutaciones del Leviatan es un estudio crítico sobre la superación del modelo penal garantista y el surgimiento de un nuevo sistema de intervención penal de excepción. Este análisis se practica mediante una colección de artículos organizados en tres grupos. El libro comienza con el examen de la teoría de sistemas y otros proyectos universalistas que legitiman la continua reafirmación de los valores occidentales

a través de la neutralización de cualquier forma de disidencia moral; continua con las consecuencias que estos planteamientos tienen sobre el sistema penal: justifican la suspensión generalizada de las garantías penales; culmina con la exposición de manifestaciones concretas de este nuevo modelo de derecho penal y sus características.

[Juan Fuentes]

 

José Luis Gordillo (coord.)
La protección de los bienes comunes de la humanidad. Un desafío para la política y el derecho del siglo XXI

Trotta, Madrid, 2006, 157 págs.

     Es éste un libro de reflexión y de confrontación. Reflexión moral, jurídica y política acerca de cómo concebir, administrar y proteger los bienes comunes de la humanidad. Confrontación frente al ‘ecologismo de libre mercado’ que propone mercantilizarlos. La publicación reúne seis textos: “El ecologismo de libre mercado”, de Maite Padilla, “Libre mercado versus sostenibilidad”, de Roberto Bermejo, “La auto-organización ecológica de las empresas: ¿un juego sin conflictos y sin reglas?”, de François Ost, “¿Globalización del comunismo? Huellas y deudas ecológicas”, de Enric Tello, “El fin de la tragedia de los bienes

comunes”, de Federico Aguilera y “El usufructo, un modelo para el derecho de uso del patrimonio medioambiental”, de Jacques Sambon.

     En el contexto contemporáneo de crisis ecológica, este libro plantea –al tiempo que ofrece análisis y propuestas– la necesidad de pensar los bienes en común para poder mejorar la vida presente y futura en común.

[Antonio Madrid-Antonio Giménez]

 

Xavier Pedrol (ed.)
Cornelius Castoriadis. Escritos políticos

Libros de la Catarata, Madrid, 2005, 157 págs.

     Castoriadis ha sido uno de los pensadores contemporáneos más estimulantes, fundamentalmente por los procesos de reflexión que su obra ha impulsado. Xavier Pedrol ha seleccionado ocho textos que presentan una parte de su pensamiento político. Acompañan a estos textos, una introducción y un listado bibliográfico. En la introducción, se nos presenta al autor en su contexto y se explica qué interés tiene leer hoy a Castoriadis.

     Su escritura busca dar respuesta a cuestiones fundamentales del filosofar contemporáneo: la articulación entre individuo y sociedad, la naturaleza del poder, o la institución de la democracia. Se trata de una lectura de profundidad para la que Pedrol presta una guía en su introducción.

[Antonio Madrid]

 

Francisco Medina
23F, la verdad

Plaza & Janés, Barcelona, 2006.

     El 23-F, visto con la distancia de los años, empieza a adoptar los contornos de la verdadera “agenda oculta” de la transición. Vale la pena, pues, atender a todo lo que se escriba sobre ese acontecimiento. El libro de Medina no es el trabajo de un historiador profesional, sino una crónica periodística (otra más, como buena parte de lo que se ha publicado sobre este asunto). No obstante, ofrece algunos datos nuevos y una visión de conjunto que tiene interés. Lo mejor: la narración sobre la alegría con la que algunos de los próceres más prominentes de la transición (Luis María Ansón, Alfonso Osorio, Carlos Ferrer Salat, Manuel Fraga, Juan Carlos de Borbón, Enrique Múgica, Felipe González, Gregorio Peces-Barba, Ramón Tamames, Miguel Herrero de Miñón y otros) echaron la lengua a pacer durante el verano, el otoño y el invierno de 1980. En comidas, cenas, recepciones y reuniones muy selectas, unos y otros se sondearon sobre su posible apoyo a un gobierno de concentración nacional presidido por el General Armada (fiel servidor del rey desde que

éste tenía 17 o 18 años). Al parecer, sólo Carrillo dijo radicalmente que no. Lo peor del libro: Medina lo explica todo a partir de la información que, supuestamente, le proporciona un “garganta profunda” (como en el Watergate de Nixon) cuya identidad nunca llega a desvelar. Sin embargo, lo que esa misteriosa fuente explica no es tan diferente a lo que otros han contado en artículos, libros y autobiografías. Y el retrato de grupo que se puede extraer de todo ello no resulta, precisamente, muy favorable para los padres de la actual Monarquía parlamentaria. Más bien induce a pensar que entre éstos abundaron los que lo tenían claro desde el principio y los toreros de salón que se las daban de grandes estrategas y, al final, sólo resultaron ser unos arribistas engreídos, frívolos e irresponsables.

[José Luis Gordillo]

 

AA.VV.
El nuevo rostro del capitalismo. Rupturas y continuidades en la economía-mundo (I)

Monthly Review-Selecciones en castellano (nº4), Hacer y Món-3, Barcelona, 2005.

     Monthly Review en castellano cumple dos años con la aparición de su cuarto volumen, que incluye los siguientes artículos: “El nuevo rostro del capitalismo: crecimiento lento, excedente de capital y endeudamiento gigantesco” (J. B. Foster, H. Magdoff), “La Nueva Economía: mito y realidad” (J. B. Foster y H. Magdoff), “Las crisis gemelas del capitalismo: económica y medioambiental” (F. Magdoff), “Capitalismo y ecología: la naturaleza de la contradicción” (J. B. Foster), “Trabajadores desechables: el ejercito de la reserva industrial en la actualidad” (F. Magdoff y H. Magdoff), “El Cuarto Mundo: subdesarrollo endémico en África” (S. Amin),

“Argentina: programa para una recuperación económica popular” (Economistas de Izquierda), “Talleres globales de explotación salvaje: El caso de Reebook” (B. D’Mello), “El imperialismo del arroz: la amenaza de la agroindustria a la producción arrocera del Tercer Mundo” (M. Clement).

     Y en homenaje al reciente fallecimiento de Andre Gunder Frank se ha reeditado su artículo clásico de 1966, “El desarrollo del subdesarrollo”, una buena relectura ante los cambios que se vienen produciendo en Latinoamérica.

[Joan Lara Amat y León]

 

Cine

André Téchiné
Les temps qui changent

Francia, 2005, 90’ (Otros tiempos, estreno : 7 de abril de 2006).

     La nueva película de André Téchiné nos sitúa ante un espejo que permite contemplar las distancias entre la vida (personal, profesional) que tenemos y nuestras verdaderas querencias. Los personajes se ven abocados a decidir entre la conservación y la transgresión de la norma social impuesta de vivir al día, que lleva a acomodar la conciencia a los hechos

consumados. El film conserva las constantes de la magnífica filmografía de Téchiné, donde culturas, generaciones, clases y gustos sexuales aparecen mezclados y enfrentados, poniendo de relieve la problemática conformación de la propia identidad.

[Antonio Giménez]

 

Foro de Babel

Amnistía Internacional (sección española)
La discriminación, raíz de la violencia. ¡No a las leyes discriminatorias!

7 de marzo de 2006, http://www.memoriadelfuturo.org/

     Informe de la sección española de AI que alerta sobre las enormes brechas mundiales entre hombres y mujeres propiciadas por legislaciones que siguen asumiendo la desigualdad natural entre personas. Esto explica las numerosas formas de violencia consentidas en un sistema aún mayoritariamente patriarcal. Los avances en este sentido que se han dado en países como el nuestro no deben servir para obviar la situación real en el mundo. El informe subraya que la letra de los convenios

internacionales al respecto no se traduce inmediatamente en la práctica.

[Jessica Bolancel]

     Con orgullo, con modestia y con gratitud

     Manifiesto reivindicativo de los valores del republicanismo español con motivo del 75 aniversario de la proclamación de la II República. Texto y adhesiones en http://www.memoriadelfuturo.org/

 

 
PÁGINAS-AMIGAS
Nómadas
Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas

www.ucm.es/info/nomadas

 

Revista mientras tanto

Contenido del nº 97
Notas editoriales: “Dilemas de la izquierda ante el debate estatutario”; “Desconcierto y división de la izquierda en el debate estatutario”; “Modesta contribución al debate sobre el Estatut”; “Autoritarismo de escaparate en Barcelona”; “La revuelta de la banlieu: ¿dónde está la izquierda?”.
Semimonográfico: «Materiales para la memoria»: Sergio Gálvez, "Las víctimas y la batalla por el derecho a la memoria: la comisión interministerial para el estudio de la situación de las víctimas de la guerra civil y el franquismo"; Jordi Borja, “Memoria histórica y progreso democrático”; Xavier Doménech, "Espejo roto"; Jordi Font, “Entre el souvenir memorial y la construcción de una historia crítica de la memoria”; Ermengol Gassiot, “Arqueología forense de la guerra civil: justicia y memoria de la represión fascista”;
Artículos
de Josep Torrell, “Mi memoria del cine” y "Los muertos que vendrán"; Octavi Pellissa, “¡Alemania, Alemania!”; y Giaime Pala, “Entre paternalismo e igualitarismo”.
El extremista discreto.
Cita.

Avance del nº 98
Notas editoriales: “El clima de crispación y enfrentamiento civil provocado por el PP dentro de la ofensiva reaccionaria internacional”, “Comentarios a la ley de igualdad”.
Dossier sobre el petróleo:
Textos de Quim Sempere, “Los riesgos y el potencial político de la transición a la era post-petróleo”; Ernest García, “Del pico del petróleo a las visiones de una sociedad post-fosilista”; Jordi Roca, “Protocolo de Kioto y emisiones de gases invernadero en España”; Josep Puig i Boix, “De los combustibles fósiles y nucleares a los sistemas energéticos limpios y eficientes del siglo XXI”; Mariano Marzo, “El hombre del hidrocarburo y el ocaso de la era del petróleo”; Eduardo Giordano, “Economía política del petróleo y militarismo”; Greg Palast, "La OPEP y la conquista económica de Irak".
El extremista discreto.
Cita.

Contactar
Apartado de correos 30059, Barcelona. Correo-e icaria@icariaeditorial.com.
Tel. (34) 301 17 23/26. Fax (34) 93 317 82 42.
Suscripciones: Apartado de Correos 857 F.D., Barcelona.
Consulta de números atrasados: www.icariaeditorial.com/colecciones2.php?id=22

 

mientrastanto.e
Edita: la redacción de mientras tanto, Fundación G. Adinolfi - M. Sacristán.
Producción: Joan Lara Amat y León y Agustí Roig
.
Suscribirse y desuscribirse: www.grups.pangea.org/mailman/listinfo/mientrastanto.e, o bien suscripciones@mientrastanto.org.
Números atrasados: www.ucm.es/info/nomadas/mientrastanto/ .
La suscripción a mientrastanto.e es gratuita.

 

Les spreads sur Forex forex recherches sont necessaires avant l'ouverture d'un compte de trading et de depot informations de premier ordre sur le monde du Forex