Inicio
Índice
Anterior
Siguiente





1.3 LOS CAMPOS MAGNÉTICOS PLANETARIOS



En 1963, el geofísico William Elsasser propuso que el campo magnético terrestre es generado por un proceso que denominó de dinamo autoinducida. El campo sería alimentado por un mecanismo similar al que opera en las dinamos industriales, las cuales producen electricidad a partir del movimiento de un conductor en un campo magnético. El núcleo externo de la Tierra, constituido por una aleación fundida de ferroníquel, desprende calor mediante corrientes convectivas. Éstas se moverían de forma aleatoria, sin dar una componente definida, pero la fuerza de Coriolis debida a la rotación terrestre las organiza, proporcionando una resultante. Por moverse en el seno de un campo magnético, el ferroníquel adquiere una carga eléctrica, que a su vez alimenta el campo. El único problema del esquema de Elsasser es que requiere un campo magnético inicial, que probablemente fue el propio de la nebulosa protosolar, al fin y al cabo un plasma en rápido movimiento. En resumen, los factores decisivos en la producción de un campo magnético planetario son tres:

  1. Que en el interior del cuerpo planetario exista material conductor
  2. Que este material esté en movimiento
  3. Que el cuerpo posea una rotación significativa

En principio, el movimiento interno tiene como origen la convección térmica. Como en los planetas gigantes el flujo térmico es proporcional a la masa, en ellos se mantiene la proporcionalidad entre masa e intensidad del campo magnético, que es por lo tanto máximo en Júpiter y mínimo en Urano. Por el contrario, en los planetas de tipo terrestre (que generan o retienen calor radiactivo y acrecional [= colisivo]) esta proporcionalidad no existe, ya que la Tierra es el único de ellos con un campo magnético activo (la Luna y Marte tienen campos magnéticos fósiles), cuya intensidad triplica la del de Neptuno.

El campo magnético de Urano tiene unas características especiales: es un dipolo de intensidad sólo algo menor que la del terrestre, pero este planeta carece de elementos metálicos en su interior: se cree que, bajo su densa atmósfera existe un núcleo rocoso y un manto de agua líquida. Además, el centro del dipolo no pasa por el centro del planeta, sino a 0,3 radios de él; y el ángulo entre dipolo y eje de rotación es de 60º.

Cuestiones


Bibliografía