EXPANSIÓN Y CRECIMIENTO DE LAS COOPERATIVAS DE CRÉDITO DURANTE EL PERIODO 1993–2007 EN LA COMUNIDAD VALENCIANA

 

POR

 

Amparo Melián Navarro*,

Joan Ramón Sanchis Palacio[1]**

 

Resumen

 

La Comunidad Valenciana es junto con Andalucía y el País Vasco, las Comunidades Autónomas donde más imbricadas se hallan las cooperativas de crédito; estas se han vinculado al sector agrario vía cajas rurales en las dos primeras, y al sector industrial, vía cajas populares, en la tercera. En este trabajo se analiza la evolución en los últimos quince años, período 1993-2007, del crédito cooperativo en la Comunidad Valenciana, materializado en el estudio de las cajas rurales con sede social en la misma. En él destacamos la experiencia de concentración de algunas entidades, así como la reciente creación de otras a partir de secciones de crédito de cooperativas agrarias. El estudio se efectúa con base en el análisis del balance y otros indicadores de gestión.

 

Palabras clave: Crédito Cooperativo, Cajas rurales, Concentración, Estrategias, Fusiones.

 

Códigos EconLit: G210, P130, Q130, R510

 

 

 

 

EXPANSION AND GROWTH OF THE CREDIT COOPERATIVES BETWEEN 1993 AND 2007 IN THE COMMUNITY OF VALENCIA.

 

Abstract

 

The Community of Valencia, together with Andalusia and the Basque Country, are the autonomous communities where credit cooperatives are more involved; these have been linked to the agricultural sector through rural savings banks in the first two, and the industrial sector, via popular savings banks in the third case. This paper analyses the evolution over the past fifteen years, 1993-2007 of the credit cooperatives in Valencia, focusing in the study of the rural savings banks that have their headquarters there. We highlight the experience of concentration of some entities, as well as the recent establishment of others arising from credit sections of agricultural cooperatives. The study is based on an analysis of the balance sheet and other management indicators.

 

Key words: Cooperative Credit; Rural Savings Banks, Concentration, Strategies, Merger.

 

 

 

UNE EXPANSION ET UNE CROISSANCE DES COOPÉRATIVES DE CRÉDIT PENDANT DANS LA PÉRIODE 1993–2007 DANS LA COMMUNAUTÉ VALENCIENNE

 

 

Résumé

 

La Communauté Valencienne est avec l'Andalousie et le Pays Basque, les Communautés autonomes où plus imbriqué se trouvent les coopératives de crédit; celles-ci ont lié au secteur agraire une voie des boîtes rurales dans les deux premières, et au secteur industriel, à la voie des boîtes populaires, dans la troisième. À ce travail l'évolution est analysée dans les quinze dernières années, période 1993-2007, du crédit coopératif dans la Communauté Valencienne, matérialisé dans l'étude des boîtes rurales avec un siège social dans la même. Dans lui nous détachons l'expérience de concentration de quelques organismes, ainsi que la création récente des autres à partir des sections de crédit de coopératives agraires. L'étude est effectuée par base dans l'analyse du bilan et d'autres indicateurs de gestion.

 

Des mots clefs : Un crédit Coopératif, les Boîtes rurales, la Concentration, les Stratégies, les Fusions

 

 

1.     Introducción. Importancia de las cooperativas de crédito en el conjunto del sistema bancario de la Comunidad Valenciana

 

          Las cooperativas de crédito conforman junto con los bancos y las cajas de ahorro, la terna de entidades que constituyen los llamados intermediarios financieros bancarios en España. La participación de las mismas sobre el total del sistema bancario en términos de volumen de depósitos y de créditos es significativamente baja, aunque su especialización en la financiación al sector agrario y a sus socios cooperativistas les da una relevancia cualitativa destacada, lo que justifica la necesidad de realizar un estudio detallado sobre las mismas (MELIÁN NAVARRO, PALOMO ZURDO, SANCHIS PALACIO y SOLER TORMO; 2006: p.37-58).

 

          En este trabajo se estudia la evolución seguida por las cooperativas de crédito de la Comunidad Valenciana durante el período 1993-2007, comparando los diferentes escenarios a partir de distintos indicadores del balance y de la gestión de estas entidades. De manera descriptiva, también se intenta realizar una correlación entre la evolución económico-financiera de estas entidades y su comportamiento estratégico seguido durante los últimos 15 años a través del análisis de las estrategias corporativas (de diversificación y de desarrollo) implementadas. En la Comunidad Valenciana se sitúan la gran mayoría de las cooperativas de crédito existentes en España en la actualidad y una de ellas, RuralCaja, ocupa el tercer puesto en la clasificación por tamaño.

 

Si se analiza la distribución porcentual de la cuota de mercado de los depósitos y de los créditos de las entidades que conforman el sistema bancario en la Comunidad Valenciana para los años 1993 y 2007, representada en el Gráfico 1, se observa un ligero crecimiento en dichas variables (del 12,1% al 12,3% en los depósitos y del 7,8% al 8,3% en los créditos), de lo que se deduce: 1) que la cuota de mercado de las cooperativas de crédito valencianas es sensiblemente inferior a la de los bancos y las cajas de ahorro, aunque dicha diferencia es también significativamente menor que la que muestran para el caso del conjunto del Estado Español, lo que demuestra que las cooperativas de crédito están más fuertemente implantadas en la C. Valenciana que en el resto de España; y 2) la evolución ha sido ascendente aunque en unos niveles muy bajos, lo que muestra la estabilidad alcanzada por estas entidades en unos porcentajes de los depósitos y de los créditos en torno al 10% del total del sistema bancario. Por provincias, se observa que en Alicante se aprecia una contención de la cuota de los depósitos y créditos, algo superior en éstos últimos, mientras que en Castellón y Valencia aumentan ambas, y de forma más significativa los depósitos.

 

Gráfico 1. Distribución provincial y sectorial de las cuotas de mercado de las entidades de depósito en la C. Valenciana y España durante el período 1993-2007

Fuente: Elaboración propia a partir de UNACC, Anuario de las Cajas Rurales, Populares y Profesionales, varios años

 

Sin embargo, si se analiza el peso que las cooperativas de crédito valencianas tienen en la financiación al sector agrario a través del Cuadro 1, se puede observar que su presencia es mucho más significativa, dado que muestran unos porcentajes incluso por encima de los bancos y las cajas de ahorro. A nivel estatal, los porcentajes del volumen de créditos alcanzados por las cooperativas de crédito es apenas de dos puntos por debajo de los bancos, por lo que su peso también es significativo.

 

Por último, determinadas cooperativas de crédito han jugado y siguen jugando en la actualidad un papel relevante en la consolidación y expansión de otras clases de cooperativas, como es el caso de la Caixa Popular y las cooperativas de trabajo asociado que durante muchos años han formado parte del que era hasta hace poco el Grupo Empresarial Cooperativo Valenciano, o el de RuralCaja (antes Caja Rural Valencia, Caja Rural Alicante y Credicoop[2]) y Caja Campo, entre otras, en el desarrollo del cooperativismo agrario valenciano desde hace más de cien años.

 

Cuadro 1. Evolución del crédito bancario destinado al sector agrario en la C. Valenciana según clases de entidades de crédito período 2000-2006 (miles de €)

 

Entidades

2000

2006

 

CV

España

CV

España

Cooperativas Crédito (CC)

26.41

27.20

34.28

28.00

Secciones Crédito (SC)

9.78

1.40

3.17

1.90

CC + SC

36.19

28.60

37.45

29.90

Cajas de Ahorro

30.39

37.80

31.61

39.5

Bancos

33.42

33.60

30.93

30.60

Total

1.140.048

17.941.600

1.380.151

21.324.600

Fuente: Elaboración propia a partir del Banco de España, Boletín Estadístico del Banco España, varios años  

 

En definitiva, las cooperativas de crédito, aunque mantienen un peso cuantitativo muy inferior al de bancos y cajas de ahorro, desempeñan un papel cualitativo determinante en la financiación de determinados tipos de sectores y colectivos, como son el sector agrario y el cooperativismo.

 

 

 

 

 

 

2.       Expansión y crecimiento de las cooperativas de crédito en la Comunidad Valenciana

 

          La Comunidad Valenciana, junto con Andalucía y Euskadi, concentran la mayor parte de la actividad de las cooperativas de crédito en España, según se desprende del Gráfico 2. Mientras en la C. Valenciana se sitúan el mayor número de cajas rurales de toda España[3], el peso de Euskadi es consecuencia de la fuerte posición que una única entidad, la Caja Laboral Popular, ocupa dentro del subsector de las cooperativas de crédito por su vinculación a Mondragón Corporación Cooperativa (de la que forman parte un número considerable y destacado de cooperativas de trabajo asociado y de consumidores). Andalucía, por su parte, aunque presenta un número inferior al de la C. Valenciana de cajas rurales, pero no desdeñable, cuenta con la segunda cooperativa de crédito de mayor tamaño de España, CajaMar. Además, existe una gran diferencia entre el tamaño (según volumen de depósitos y de créditos) de la primera cooperativa de crédito (Caja Laboral Popular) y la segunda y tercera (CajaMar y Ruralcaja), y entre estas dos y el resto de cajas rurales, por lo que se puede deducir que el grado de concentración del subsector de las cooperativas de crédito en España es muy alto, tanto desde el punto de vista empresarial (comparación entre entidades) como desde el punto de vista geográfico (comparación entre Comunidades Autónomas), siendo el crédito cooperativo de la C. Valenciana uno de los de mayor peso y protagonismo dentro del conjunto estatal, no sólo por su tamaño si no también por la fuerte expansión y el constante crecimiento experimentado por una parte significativa de las cajas rurales que lo componen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gráfico 2. Distribución territorial por CC. AA. de los depósitos y los créditos de las Cooperativas de Crédito en España años 1993-2007

Fuente: Elaboración propia a partir de UNACC, Anuario de las Cajas Rurales, Populares y Profesionales, varios años

 

La expansión de las cooperativas de crédito se ha producido, al igual que en el resto de entidades de crédito españolas, por la apertura de nuevas oficinas bancarias principalmente; si bien también se ha producido, a la vez, un aumento en el nivel de diversificación de los productos y servicios financieros (PALOMO ZURDO, MATEU GORDON; 1999: p. 157-188), con el objeto de aumentar el grado de fidelización de sus clientes. Según PALOMO y SANCHIS (2008: p. 27-41), el 60% de los casos de expansión territorial seguida por las cooperativas de crédito entre los años 2002-2006, se ha materializado sobre otras provincias diferentes a la de origen o autóctona de cada entidad, lo que viene a indicar que cada vez es menor el cumplimiento del denominado principio de territorialidad[4]. Aunque la vinculación a la región ha sido y es uno de los valores fundamentales de una cooperativa de crédito, ciertas cajas rurales están abriendo oficinas fuera de su territorio de origen (PALOMO ZURDO; 1999 : p. 41-62).

 

Al cierre del año 2007, la red de sucursales del sector superó las 5.000 oficinas, los activos totales ascendieron a 108.429 millones de € (incremento del 12,7% respecto al año anterior), la inversión crediticia a 89.905 millones € (un 16,4% de incremento), los recursos de los clientes fueron de de 91.293 millones € (un 10,7%) y los beneficios netos superaron los 774 millones € (UNACC). La aportación que a estas cifras anteriores ha supuesto la actividad de las cooperativas de crédito de la C. Valenciana ha sido de un 16% en términos generales (se ubican el 16,3% de las oficinas en su territorio, el total del activo asciende al 15,9%, captan el 15,5% de los depósitos, conceden el 16,1% de los créditos y su actividad ha reportado el 16,4% de los beneficios), por lo que se deduce con claridad el destacado papel que éstas desempeñan en el conjunto del sector a nivel estatal.

 

          Indicativo de la proximidad y cercanía de las cooperativas de crédito, al menos por localización geográfica con su clientela, es la creciente apertura de oficinas; además, esto no cabe duda que guarda relación con el incremento de la cuota de mercado de depósitos y créditos. Así pues, el número de oficinas abiertas entre los años 1993 a 2007 es de 311 en la Comunidad Valenciana, más de la mitad en la provincia de Valencia (175), mientras que en Castellón y Alicante ha sido de 70 y 60 respectivamente. Esto supone unos crecimientos porcentuales del 57,6%, 60,8%, 65,4% y 41,4% respectivamente. En cuanto a la localización de las oficinas, de las tres provincias Valencia concentra en torno al 55,1 % de las oficinas, Alicante el 24,1% y Castellón el restante 20,8% en 2007. La situación con respecto al inicio de la década muestra que Castellón y Valencia han ganado algo más de un punto porcentual, que son los dos puntos que ha reducido Alicante. El Gráfico 3 refleja la evolución del número de oficinas operativas para el período estudiado; en él se incluye las oficinas abiertas en cada provincia tanto de las cajas rurales valencianas como de cooperativas de crédito de otras CC. AA. que han abierto en la Comunidad Valenciana, dada la expansión territorial que está teniendo lugar en un sentido u otro.

 

En comparación con el resto de España, Valencia es la provincia española que cuenta con más oficinas de cooperativas de crédito (463, que equivalen al 9,3% del total), seguida de Zaragoza con el 5,4%, Murcia con el 5,2% y Alicante con el 4,1%; es decir, entre las cuatro provincias con mayor número de oficinas de España, dos pertenecen a la Comunidad Valenciana.

 

Gráfico 3. Crecimiento del número de oficinas de las Coop. de Crédito en la C. Valenciana durante el período 1993-2007

Fuente: Elaboración propia a partir del Instituto Valenciano de Finanzas, Anuario de las entidades financieras de la Comunidad Valenciana, varios años

 

          Si se compara la evolución en el número de oficinas con el crecimiento de otras variables significativas como el número de empleados y el número de cajeros automáticos a lo largo del período analizado, según datos del BANCO DE ESPAÑA (varios años), se obtienen también conclusiones dignas de interés. Así, en primer lugar se observa que si bien existe un incremento bastante general del número de oficinas y del número de empleados, este último no ha sido proporcional, de modo que el ratio empleado por oficina es menor en 2007 en muchas de las entidades; el valor medio de este ratio en bancos y cajas de ahorro es superior (7,5 y 5,3 respectivamente) al de las cooperativas de crédito (4,1), lo que es indicativo de la eficiencia exigida en las cooperativas de crédito, además de mostrar una evolución positiva a lo largo del período estudiado. En segundo lugar, sí que se aprecia un crecimiento del número de cajeros automáticos, pues muchas entidades cuatriplican los que tenían al inicio del período y ello es debido a la importancia que se da en el sistema bancario a la implantación de las tecnologías de la información y comunicación; este incremento del número de cajeros ha contribuido también a la contención del ratio empleado por oficina analizado anteriormente.

 

El incremento global en la Comunidad Valenciana ha sido del 59% en el número de oficinas, del 69% en el número de empleados y casi se ha quintuplicado el número de cajeros, denotando una gran expansión del crédito cooperativo en esta zona, por encima de los valores del resto de España. Por provincias, Valencia es la que ha experimentado los incrementos más altos (61% de las oficinas, 80% de los empleados y los cajeros se han multiplicado por 4,3), seguida de Castellón (65% de las oficinas, 48% de los empleados y los cajeros se han multiplicado por 4,5) y en menor medida de Alicante (40% de las oficinas, 39% de los empleados y los cajeros se han multiplicado por 6,5).

 

          La expansión territorial producida durante el período analizado se ha traducido en un crecimiento significativo de las cooperativas de crédito en la C. Valenciana, ya que son la clase de entidades de crédito que han experimentado un mayor aumento en su cuota de mercado con unas tasas de crecimiento de sus depósitos y créditos muy similares a las de las cajas de ahorro (que son las entidades de crédito con mayor cuota de mercado de España).

 

          Según se muestra en el Gráfico 4, el crecimiento ha sido de casi un punto en los depósitos y medio punto en los créditos para las cooperativas de crédito. Los depósitos de estas entidades representan un 12,7% del total de la C. Valenciana y los créditos un 8,2%. Estas cuotas de mercado son muy superiores a las de las cajas rurales en el ámbito nacional donde la participación en los depósitos es de un 6,5% y en los créditos de un 5,2%.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gráfico 4. Evolución de la cuota de mercado (depósitos y créditos) y de la tasa de participación de las Cooperativas de Crédito de la C. Valenciana 1993-2007

Fuente: Elaboración propia a partir del Instituto Valenciano de Finanzas, Anuario de las entidades financieras de la Comunidad Valenciana, varios años

 

          También en ella se representa la tasa de participación que sobre el total de los depósitos captados y créditos concedidos por las cooperativas de crédito españolas, supone la aportación de las que tienen su sede social en la C. Valenciana. La situación en 2007 indica que de todos los depósitos y los créditos que captan las cooperativas de crédito españolas, el 17,7% y el 16,2% respectivamente proceden de esta Comunidad, cifras muy por encima de la participación media del sistema bancario total de la C. Valenciana.

 

          Un indicador ampliamente utilizado para medir la concentración en el sector bancario y el crecimiento de la cuota de mercado es el denominado ratio de concentración discreta (CR)[5]. Las medidas de concentración pretenden medir, de modo simplificado, la proximidad de un mercado a los dos extremos de competencia perfecta (concentración mínima) y monopolio (concentración máxima). En el caso del indicador de concentración discreta, el mercado de competencia perfecta correspondería a un valor 0 y el de monopolio a un valor 1. Este indicador tiene la ventaja de ser fácil de calcular y de interpretar y de ser independiente del tamaño de mercado, dos características que se recomienda que tengas los indicadores de concentración[6]

 

En el caso que nos ocupa se ha calculado el ratio de concentración discreto CR10, según muestra el Cuadro 2, para las cajas rurales de la C. Valenciana en las partidas de activo, depósitos, créditos y beneficios. El volumen acumulado por las diez primeras cajas rurales, alcanza un porcentaje superior al 80% en todas las variables analizadas, lo que demuestra el alto grado de concentración existente en este subsector en la C. Valenciana.

 

Cuadro 2. Ratio de concentración discreto CR10 de las Cajas Rurales de la C. Valenciana durante el período 1993-2007(en porcentaje)

CR

Activo

Depósitos

Créditos

Beneficios

 

1993

2007

1993

2007

1993

2007

1993

2007

1

29,0

51,1

32,4

49,0

37,4

54,8

16,0

44,6

 

2

45,2

57,8

40,6

56,3

45,8

61,3

24,8

49,9

 

3

52,0

63,5

46,9

62,2

52,9

67,1

32,4

55,6

 

4

57,5

68,3

53,1

67,3

58,9

71,6

38,6

63,2

 

5

62,7

73,0

59,0

72,2

64,7

76,0

42,9

68,2

 

6

67,3

76,0

64,2

75,3

68,1

78,9

47,2

71,4

 

7

70,2

78,6

67,4

77,9

70,7

81,3

51,3

74,2

 

8

72,8

80,6

70,3

80,2

73,1

83,1

55,0

76,4

 

9

75,3

82,3

73,0

81,9

75,0

84,8

58,7

78,8

 

10

77,4

83,9

75,3

83,5

76,5

86,2

62,2

80,3

 

Fuente: Elaboración propia a partir del Instituto Valenciano de Finanzas, Anuario de las entidades financieras de la Comunidad Valenciana, varios años

A modo de ejemplo de cálculo, indicar que si a 31 de diciembre de 2007 el volumen de activo de la primera caja rural valenciana según la clasificación por tamaño, RuralCaja asciende a 8.819.337 miles de € y el saldo de todas las cajas rurales valencianas es de 17.264.194 miles €, el ratio de concentración discreto CR1 es el cociente expresado en porcentaje de ambas magnitudes. El CR2 se calculará dividiendo el saldo de las dos primeras cajas rurales según volumen de activos (Rural Caja y Caja Campo (ésta última 1.151.277 miles € a 31 diciembre 2007), por el total del activo de todas las cajas valencianas. El CR3 será consecuentemente la suma de las tres primeras entre el volumen total y así sucesivamente, tal y como muestra las siguientes ecuaciones.

 

 

Las cinco primeras cajas rurales valencianas representan las tres cuartas partes de la cuota de mercado y la primera, RuralCaja, concentra la mitad de los activos y depósitos de todas las cajas rurales con sede en la C. Valenciana (es la segunda de España detrás de CajaMar), el 55% de los créditos y casi el 45% de los beneficios. Además, la concentración se ha incrementado sensiblemente durante el período estudiado; así por ejemplo, el activo concentrado en la primera caja rural ha aumentado en más de 20 puntos entre 1993 y 2008, consecuencia de la fusión entre las principales cajas rurales valencianas (C.R. Valencia, C.R. Credicoop y C.R. Alicante), aspecto este que se analizará en el siguiente apartado del trabajo. Este elevado grado de concentración es consecuencia, en gran medida, del diferente ámbito territorial implementado por las cajas rurales valencianas; así, las cajas que presentan los menores niveles de cuota de mercado son las cajas rurales locales, que son aquellas que concentran su negocio en la localidad en la cual tienen su sede central o como máximo en las localidades próximas a su sede. Por su parte, las cajas rurales comarcales presentan unas cuotas de mercado algo superiores, si bien siguen siendo bastante inferiores a las de las cajas rurales provinciales (Ruralcaja y Caja Campo principalmente).

 

 

3.       ESTRATEGIAS DE FUSIONES LLEVADAS A CABO POR LAS COOPERATIVAS DE CRÉDITO DURANTE EL PERÍODO 1993-2008.

 

El fuerte proceso de expansión territorial y de crecimiento empresarial experimentado por las cooperativas de crédito de la Comunidad Valenciana durante los últimos 15 años ha tenido lugar a pesar de la importante reducción en el número de entidades producida como consecuencia de los procesos de fusiones que se están llevando a cabo en el conjunto del sector bancario español y, en particular, en el subsector de las cooperativas de crédito (SANCHIS PALACIO; 2003 : p.145-169).

 

          La experiencia de concentración del subsector de las cooperativas de crédito se ha manifestado de forma especial en Andalucía y C. Valenciana, aunque también ha tenido lugar en otras CC. AA. como Aragón y Navarra. En Andalucía destaca la creación de la Cajamar, C.R., anteriormente denominada C.R. del Sur y C.R. Intermediterránea, que surgió tras la fusión en 2001 de la C.R. de Huelva y la C.R. de Sevilla, y la de la C.R. de Almería y Málaga, tras la fusión por absorción en 2000 de la C.R. Málaga por la C.R. Almería. En el mismo año y previa a la fusión con C.R. Almería, la C.R. Málaga absorbió a la entidad Grumeco, S.Coop.Cto. Finalmente, en el año 2007, C.R. Duero se fusiona con Cajamar C.R., lo que le permite a esta última ampliar su negocio de manera sensible en otras comunidades autónomas. En Aragón, por su parte, se produce la baja de la C.R. Segre-Cinca tras la fusión por absorción por C.R. Huesca en 1999, la cual en el año 2001 se fusiona con C.R. Zaragoza con la consiguiente creación de la entidad C.R. Aragonesa y de los Pirineos (Multicaja); también la C.R. de Cariñena es absorbida por la C.R. Aragón en el año 2002. Por otra parte, en Navarra, la entidad Cobanexpo, S.Coop.Cto fue absorbida por C.R. Navarra también en el año 2002.

 

Todos estos procesos de fusiones apuntados han tenido como consecuencia el descenso del número de cooperativas de crédito en toda España, que según muestra el Cuadro 3, han pasado de casi 100 entidades en el año 1993 a las 82 que existen en la actualidad, es decir, un descenso en el número de entidades de cooperativas de crédito del 17%.

 

Cuadro 3. Evolución del número de Cooperativas de Crédito en la Comunidad Valenciana y España durante el período 1993-2007

 

1993

1999

2000

2001

2002

2003

2005

2006

2007

D

Alicante

7

6

6

6

5

4

4

4

4

- 42,8

Castellón

24

20

19

19

18

18

18

18

18

- 25,0

Valencia

12

13

13

14

14

14

14

14

14

16,6

C. Valenciana

43

39

38

39

37

36

36

36

36

- 16,3

Total España

99

92

89

88

84

83

83

83

82

- 17,2

Fuente: Elaboración propia a partir del Instituto Valenciano de Finanzas, Anuario de las entidades financieras de la Comunidad Valenciana, varios años y UNACC, Anuario de las Cajas Rurales, Populares y Profesionales, varios años

 

          Particularizando en el análisis específico del cooperativismo de crédito en la C. Valenciana, durante la quincena 1993-2007 y en cuanto al número de entidades se refiere, el descenso ha sido similar al del conjunto de España (Cuadro 3), al reducirse en un  16% (un punto menos que a nivel estatal). En concreto, son siete entidades menos las que hay en la C. Valenciana en la actualidad en relación con el año 1993 (de 43 a 36), aunque realmente han causado baja nueve, al haberse producido dos nuevas altas en los ejercicios de 1999 y 2001, algo que no ha ocurrido en ninguna otra CC. AA. El mayor descenso se produce en el año 1999, tanto en España como en la Comunidad Valenciana; en el año 2002 también se da otro descenso significativo en el número de entidades de las cooperativas de crédito. En cambio, entre los años 2003 a 2007 se ha producido una estabilidad en la reducción de estas entidades; es decir, llevamos cinco años dentro de un período de 15, en el que tan solo se ha producido una baja a nivel estatal (ninguna en la C. Valenciana), concretamente en el año 2007.

 

Si se realiza un análisis de la Comunidad Valenciana por provincias, se observa que el mayor descenso de entidades se ha producido en Alicante (casi un 43%), al desaparecer tres entidades (C.R. Alcoy, C.R. Alicante y C.R. Elche), sobre las siete que existían en 1993; esto ha sido consecuencia de la creación de Ruralcaja. En Castellón, aunque se han dado baja seis entidades (las cajas rurales de Moncófar, Moró, Artana, Benicasim, Cabanes y C.R. Credicoop), el peso porcentual que representa la merma es del 25%, ya que se partía de un número de entidades considerable (24 cajas rurales); en esta provincia, las fusiones por absorción han sido protagonizadas por la caja rural provincial de Castellón C.R. Credicoop, que ha ido absorbiendo cajas rurales locales (en 1998 la C.R. de San Juan de Moró, en 1999 la C.R. de Artana y la C.R. de Benicasim y en 2000 la C.R. de Cabanes) hasta que en el año 2002 se integra a través del proceso de fusión de mayor calado de la C. Valenciana en la nueva caja rural Ruralcaja. Por último, únicamente en la provincia de Valencia se ha incrementado el número de entidades con las dos nuevas altas mencionadas, lo que ha supuesto un incremento del 16,6% respecto a 1993.

 

En la provincia de Valencia se han localizado dos fenómenos que merecen ser destacados: por una parte, los ya habituales procesos de concentración en línea con los experimentados por otras entidades de crédito y también por las cooperativas de crédito en otras CC. AA., que en esta provincia se ha traducido en la constitución de la tercera cooperativa de crédito de mayor tamaño de España, Ruralcaja, por la fusión de las tres cajas rurales provinciales (C.R. Valencia, C.R. Alicante y C.R. Credicoop de Castellón) en el año 2002; y por otra, la creación de dos nuevas entidades a partir de la liquidación de secciones de crédito de cooperativas agrarias. Así, en primer lugar se produce la conversión de una cooperativa agraria con sección de crédito en caja rural, la de Albalat dels Sorells[7], y en segundo lugar, la creación en octubre de 2001 de una cooperativa de crédito a partir de la asociación en una cooperativa de segundo grado de las secciones de crédito de 23 cooperativas agrarias (CIDEC; 2008 : p. 87-89), dando lugar a Crèdit Valencia, Caja Rural[8].

 

          Un esquema del escenario actual que conforma el cooperativismo de crédito de la Comunidad Valenciana, donde se puede apreciar los cambios con respecto a la situación en 1993, se detalla en el esquema adjunto[9].


 

 

1993

 

2007

 

Caixa Popular, Coop. Cto

C.R. Albal

C.R. Alcora

C.R. Alcoy

C.R. L’ Alcudia

C.R. Algemesí

C.R. Alginet

C.R. Alicante

C.R. Almassora

C.R. Almenara

C.R. Alquerías Niño Perdido

C.R. Altea

C.R. Artana

C.R. Benicarló

C.R. Benicasim

C.R. Burriana

C.R. Betxí

C.R. Cabanes

C.R. Callosa

C.R. Casinos

C.R. Castellón. San Isidro

C.R. Credicoop

C.R. Les Coves de Vinromá

C.R. Cheste

C.R. Chilches

C.R. Elche

C.R. Moncofar

C.R. Nules

C.R. Onda

C.R. Central Orihuela

C.R. Petrel

C.R. Valencia Castellana

C.R. Moró

C.R. Torrent

C.R. Turís

C.R. Valencia

C.R. La Vall S.I.

C.R. S.V.F. Vall d’Uxó

C.R. Vilafamés

C.R. Villar

C.R. Villarreal

C.R. Vilavella

C.R. Vinaroz

 

Alicante

 

C.R. Altea

C.R. Callosa

C.R. Central

C.R. Petrel

 

Castellón

 

C.R. Alcora

C.R. Almassora

C.R. Almenara

C.R. Alquerías Niño Perdido

C.R. Betxí

C.R. Benicarló

C.R. Burriana

C.R. Castellón. San Isidro

C.R. Les Coves de Vinromá

C.R. Chilches

C.R. Nules

C.R. Onda

C.R. La Vall S.Isidro

C.R. S.V.F. Vall d’Uxó

C.R. Vilafamés

C.R. Villarreal

C.R. Vilavella

C.R. Vinaroz

 

Valencia

 

C.R. Mediterráneo

C.R. Albal

C.R. Albalat dels Sorells

C.R. L’ Alcudia

C.R. Algemesí

C.R. Alginet

C.R. Casinos

C.R. Cheste

C. Popular, Caixa Rural

Caja Campo, C.R.

C.R. Torrent

C.R. Turís

Crèdit Valencia, C.R.

C.R. Villar

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Aunque dos cajas rurales son de reciente creación (C. R. de Albalat dels Sorells y Crèdit Valencia), hemos de destacar la gran antigüedad de la mayor parte de las cooperativas de crédito valencianas, ya que muchas de ellas tienen más de 65 años de antigüedad e incluso algunas de ellas son entidades centenarias[10]. Además, los orígenes de las cooperativas de crédito valencianas están directamente relacionados con el sector agrario en general y con las cooperativas agrarias en particular[11], dado que una gran parte de las mismas surgieron de la iniciativa de las propias cooperativas agrarias que necesitaban de una financiación a la medida de su actividad. Este hecho explica por qué en la C. Valenciana están presentes una parte destacada de las cajas rurales de España, siendo en su mayoría de ámbito local, a diferencia de lo que sucede en el resto del Estado Español (ámbito provincial). Tan sólo unas cuantas cooperativas de crédito ubicadas en la provincia de Alicante más la Caixa Popular (en la provincia de Valencia) tenían la condición de cooperativas de crédito populares (y no cajas rurales), si bien todas ellas se han ido transformando en cajas rurales con el objeto de poder pertenecer al Grupo Caja Rural de ámbito estatal y acceder a los recursos procedentes del Banco Cooperativo Español y del resto de sociedades instrumentales que constituyen dicho grupo.

 

 

4.       Conclusiones

 

          Las cooperativas de crédito son, junto con las cajas de ahorro, las entidades de crédito que más han incrementado su cuota de participación sobre el total del sistema financiero en España, y en particular en la Comunidad Valenciana, durante los últimos quince años. Esta CC. AA., junto con Andalucía y País Vasco, suman el 52% de los créditos y el 54% de los depósitos de todo el sistema de crédito cooperativo en España, lo que da constancia del significativo peso que tienen las cajas rurales valencianas sobre el conjunto de las cooperativas de crédito españolas.

 

 

Las cajas rurales valencianas se caracterizan por tener una elevada antigüedad (algunas de ellas son centenarias), por ser muchas de ellas de ámbito local y por haber surgido de la iniciativa de las propias cooperativas agrarias, por lo que están directamente relacionadas con el cooperativismo agrario.

 

En la Comunidad Valenciana y durante el período de 1993 a 2007 se han producido dos hechos de envergadura: primero y en la línea de otras CC. AA., procesos de concentración, concretamente de fusiones de las cajas rurales más importantes de cada una de sus provincias, C.R. Valencia, C.R. Alicante y C.R. Credicoop (Castellón) formando la C.R. RuralCaja, a la que posteriormente también se ha fusionado C.R. Elche (Alicante); y segundo, la creación de dos nuevas cajas rurales a partir de secciones de crédito de cooperativas agrarias, la caja rural de Albalat dels Sorells y sobre todo la Caja Rural Crèdit Valencia, como cooperativa de segundo grado formada a partir de las secciones de crédito de 27 cooperativas agrarias. Esto supone un hecho sin parangón en ninguna otra zona de España, pues su peculiaridad radica en la forma jurídica, ya que es la única caja con estas características. Además con la creación de ambas cajas se verifica que en la única zona donde se han creado cooperativas de crédito (cajas rurales) en los últimos años ha sido en la Comunidad Valenciana.

 

          De todas las cajas rurales destaca por su volumen de actividad RuralCaja que se posiciona como la cuarta entidad de depósito de la Comunidad Valenciana. El incremento de oficinas, cajeros y empleados, evidentemente de depósitos y sobre todo de créditos en prácticamente todas las cajas rurales, y de forma muy significativa en esta última partida, es una prueba del dinamismo en el que se halla inmerso el cooperativismo de crédito en esta Comunidad.

 

          En conclusión, la Comunidad Valenciana representa uno de los núcleos de mayor dinamismo y protagonismo en el conjunto del cooperativismo de crédito español, junto con Andalucía y País Vasco. Aunque a diferencia de las demás CC. AA., se ha producido la constitución de nuevas cajas rurales por la compra de secciones de crédito a las cooperativas agrarias de la zona, al igual que en el resto de España, en esta comunidad se ha dado también un proceso de fusiones entre cajas rurales que ha supuesto la reducción del número de entidades y el incremento del grado de concentración de este subsector. Las tendencias indican que dicho proceso de concentración se va a seguir produciendo durante los próximos años, aunque lo cierto es que desde el año 2003 en que Caja Rural de Elche se incorporó a RuralCaja, no se ha vuelto a producir ninguna fusión más; es decir, hace ya cuatro años que no se ha dado ninguna fusión más entre entidades de crédito en la Comunidad Valenciana. A pesar de ello, las cajas rurales valencianas han seguido creciendo en volumen de créditos y de depósitos, en algunos casos como consecuencia de la compra de secciones de crédito a cooperativas agrarias, hecho este que muy probablemente se va a seguir produciendo durante los próximos años, lo que a su vez contribuirá a un nuevo aumento en el grado de concentración del sector.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

BANCO DE ESPAÑA. Concentración en el sector bancario español en el período 1980-1991. Boletín Económico del Banco de España, mayo 1992, p.35-41.

BANCO ESPAÑA. Boletín Estadístico del Banco de España. Madrid. Disponible en Internet: http://www.bde.es/infoest/bolest.htm, varios años.

CABRAL, L. Economía Industrial. Madrid: MCGrawHill, 1997. 216 p. ISBN: 84-48109961.

CIDEC. Crèdit Valencia Caja Rural. Noticias del CIDEC, nº 50, 2008, p. 87-89.

CLARKE, R. Economía Industrial. Madrid: Celestes editores, 2000. ISBN: 978-84-87553-47-9

INSTITUTO VALENCIANO DE FINANZAS. Anuario de las entidades financieras de la Comunidad Valenciana. Instituto Valenciano de Finanzas. Valencia, Disponible en Internet: http://www.ivf.es/PáginasCastellano/Publicaciones/anuarioEntitades.html, varios años

MAROTO ACÍN, J. A. El proceso de concentración de bancos y cajas de ahorro en España. Papeles de Economía Española, nº 58, 1994, p. 88-104

MELIÁN NAVARRO, A. Expansión de la banca cooperativa en Andalucía: análisis provincial. En: X Jornadas de Investigadores en Economía Social y Cooperativa. Emprendedores, economía social, democracia económica. Baeza (Jaén), 2 y 3 de junio de 2005. Publicación electrónica: ISBN: 84-95003-46-5.

MELIÁN NAVARRO, A;  PALOMO ZURDO, R.J; SANCHIS PALACIO, J.R y SOLER TORMO, F. La investigación en materia de cooperativas de crédito y grupos cooperativos, Revista CIRIEC-España nº 56, noviembre, 2006, p. 37-58.

PALOMO ZURDO, R.J. Análisis empírico del criterio de territorialidad en la actividad de las cajas rurales españolas. Revista Europea de Dirección y Economía de la Empresa, Vol. 8, nº 2,1999, p.41-62.

PALOMO ZURDO, R.J y MATEU GORDON, J.L. Verificación de la aplicación del criterio de territorialidad en las cajas rurales españolas. Revista CIRIEC-España, nº 32, 1999, p. 157-188.

PALOMO ZURDO, R.J. y SANCHIS PALACIO, J. R. Un análisis del crédito cooperativo en España: situación actual, expansión territorial y proyección estratégica”. Estudios de Economía Aplicada, Vol.26 (1), 2008, p. 27-41.

REVELL, J. Las fusiones y el papel de los grandes bancos. Papeles de Economía Española, nº 36, 1988, p. 90-112.

SANCHIS PALACIO, J.R. Análisis estratégico de las cooperativas de crédito. Estudio empírico aplicado a las cajas rurales de la Comunidad Valenciana. Información Comercial Española nº 805, 2003, p. 145-169.

SANCHIS PALACIO, J.R. Las fusiones entre entidades de crédito cooperativo y su influencia en las cooperativas agrarias. El caso valenciano. En: JULIA IGUAL, J.F, MELIÁ MARTÍ, E, SERVER IZQUIERDO,R.J. Cooperativismo agrario y desarrollo rural. Congreso Internacional 25 aniversario CEGEA. Valencia: Universidad Politécnica de Valencia, 2004, p. 677-698. ISBN: 84-9705-777-5.

SANCHIS PALACIO, J.R  y SAFON CANO, V. Análisis de la integración y estudio de las fusiones y alianzas estratégicas en las cooperativas de crédito españolas. Crédito Cooperativo, nº 70, 1994, p. 41-65.

SANCHIS PALACIO, J.R. y SAFON CANO, V. Análisis estratégico de la integración del sector bancario español. Un estudio empírico sobre la concentración bancaria. Revista de Contabilidad y Tributación del Centro de Estudios Financieros, nº 163, 1996, p. 99-150.

SANCHIS PALACIO, J.R. y SORIANO HERNANDEZ, J.F.. Análisis empresarial de las cooperativas de crédito de la Comunidad Valenciana: Situación actual y perspectivas futuras”. Revista Valenciana d’ Estudis Autonòmics, nº 33, 2000, p. 47-70.

TIROLE, Jean. La Teoría de la Organización Industrial, Barcelona: Ariel, 1990. ISBN: 84-344-2043-0.

UNACC. Anuario de las Cajas Rurales, Populares y Profesionales. Unión Nacional de Cooperativas de Crédito. Madrid, Disponible en Internet: http://www.unacc.com/documentos/Anuario/anuariopdf., varios años.

 



* Departamento de Economía Agroambiental. Universidad Miguel Hernández. Correo electrónico: amparo.melian@umh.es

 

** Departamento de Dirección de Empresas Universitat de Valencia. Facultad de Economía. Correo electrónico: Joan.R.Sanchis@uv.es

[2] En el año 2003 se incorpora a Ruralcaja la Caja Rural de Elche.

[3] Y cuenta con la tercera cooperativa de crédito de mayor tamaño de España, RuralCaja.

[4] Según Palomo (1999), el principio de territorialidad de las cooperativas de crédito consiste en la facultad y el derecho que le es propio e inherente a cada entidad para operar, con plena independencia jurídica y económica en su respectivo espacio territorial o ámbito de actividad.

[5] El ratio es una representación del volumen acumulado de las variables de dimensión por parte de las n-primeras empresas y ha sido aplicado en numerosos estudios al sector bancario en general (REVELL, Jack. Las fusiones y el papel de los grandes bancos. Papeles de Economía Española, nº 36, 1988, p. 90-112;  BANCO DE ESPAÑA. Concentración en el sector bancario español en el período 1980-1991. Boletín Económico del Banco de España, mayo 1992, p.35-41; MAROTO ACÍN, Juan Antonio. El proceso de concentración de bancos y cajas de ahorro en España. Papeles de Economía Española, nº 58, 1994, p. 88-104). Y al subsector de crédito cooperativo en particular (SANCHIS PALACIO, Joan Ramón y SAFON CANO, Vicente. Análisis de la integración y estudio de las fusiones y alianzas estratégicas en las cooperativas de crédito españolas. Crédito Cooperativo, nº 70, 1994, p. 41-65; SANCHIS PALACIO, Joan Ramón y SAFON CANO, Vicente. Análisis estratégico de la integración del sector bancario español. Un estudio empírico sobre la concentración bancaria. Revista de Contabilidad y Tributación del Centro de Estudios Financieros, nº 163, 1996, p. 99-150; SANCHIS PALACIO, Joan Ramón y SAFON CANO, Vicente. Análisis de la integración y estudio de las fusiones y alianzas estratégicas en las cooperativas de crédito españolas. Crédito Cooperativo, nº 70, 1994, p. 41-65; SANCHIS PALACIO, Joan Ramón y SAFON CANO, Vicente. Análisis estratégico de la integración del sector bancario español. Un estudio empírico sobre la concentración bancaria. Revista de Contabilidad y Tributación del Centro de Estudios Financieros, nº 163, 1996, p. 99-150; SANCHIS PALACIO, Joan Ramón. Las fusiones entre entidades de crédito cooperativo y su influencia en las cooperativas agrarias. El caso valenciano. En: JULIA IGUAL, Juan Francisco, MELIÁ MARTÍ, Elena, SERVER IZQUIERDO Ricardo José. Cooperativismo agrario y desarrollo rural. Congreso Internacional 25 aniversario CEGEA. Valencia: Universidad Politécnica de Valencia, 2004, p. 677-698. ISBN: 84-9705-777-5; MELIÁN NAVARRO, Amparo. Expansión de la banca cooperativa en Andalucía: análisis provincial. En: X Jornadas de Investigadores en Economía Social y Cooperativa. Emprendedores, economía social, democracia económica. Baeza (Jaén), 2 y 3 de junio de 2005).

[6] Para mayor información se puede consultar a: TIROLE, Jean. La Teoría de la Organización Industrial, Barcelona: Ariel, 1990. ISBN: 84-344-2043-0; CABRAL, Luis. Economía Industrial. Madrid: McGrawHill, 1997, 216 p. ISBN: 84-4810996-1, y CLARKE, Roger. Economía Industrial, Madrid: Celestes editores, 2000. ISBN: 978-84-87553-47-9

[7] En el año 1999 se produce la baja el 31 de mayo en el Registro Especial de Cooperativas con sección de crédito de la C. Valenciana de la Cooperativa agrícola valenciana Los Santos de la Piedra de Albalat dels Sorells, por conversión en cooperativa de crédito.

[8] Actualmente son 27 las cooperativas agrarias que están asociadas a Credit Valencia, de manera que su red de oficinas asciende a un total de 36, distribuidas por toda la provincia de Valencia.

[9] En cursiva figuran las entidades que han causado baja por fusión o cambio de denominación.

[10] La C.R. de Castellón fue creada en 1903, siendo la segunda caja rural más antigua de España por detrás de la C.R. de Almendralejo (Badajoz) constituida el año 1902.

[11] La única excepción es el caso de la Caixa Popular, que inicialmente fue constituida para cubrir las necesidades financieras de una cooperativa de viviendas y posteriormente se dedicó a financiar las actividades de diferentes cooperativas de trabajo asociado de carácter industrial (madera y mueble, textil, vidrio, etc.) y de servicios (enseñanza, distribución comercial) dentro del denominado Grupo Empresarial Cooperativo Valenciano recientemente disuelto.