Boletín de la SEAS

Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés

Octubre de 1996. Número 5


Contenidos

 

 

 

Ir a la página principal de Boletines Ir a la página principal de Boletines

Ir a la página principal de la SEAS


DEL PRESIDENTE DE LA SEAS

¡ENHORABUENA A TODOS!

Desde que concluyó el I Congreso de nuestra sociedad, el pasado 21 de septiembre, no he parado de recibir felicitaciones, como Presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés y como Presidente del I Congreso, por la brillantez con la que se ha desarrollado esta reunión. Quiero aprovechar esta primera ocasión para haceros llegar a todos estas felicitaciones y para daros yo también mi enhorabuena porque entre todos los miembros de la SEAS y en general todos los asistentes al congreso habéis hecho posible este triunfo del primer gran congreso español de nuestra especialidad.

Hemos sorprendido gratamente a nuestros invitados extranjeros por el importante número de especialistas que hemos reunido, casi todos españoles, así como por la calidad de los trabajos que se presentaban. También hemos sorprendido a los medios de comunicación, que se han volcado en la difusión de conclusiones.

Las entidades colaboradoras, es decir, el Ministerio de Educación, la Universidad Complutense de Madrid, las cuatro Facultades de Psicología (Castellón, Valencia, Murcia y Madrid), el Colegio Oficial de Psicólogos, el Ayuntamiento de Benidorm, y empresas privadas, nos han hecho llegar de una u otra forma su satisfacción por el resultado alcanzado, tanto a nivel de organización como por la calidad de los trabajos presentados. Yo tengo que dar las gracias a todas estas entidades por su apoyo y colaboración, así como por la confianza que depositaron en nosotros cuando esta reunión era sólo un proyecto.

No me voy a extender mucho más con el tema del congreso, puesto que a continuación le dedicamos un artículo específico. Sólo quiero dejaros una idea en el aire que me parece quizás la conclusión más importante.

La especialidad de ansiedad y estrés, desde una perspectiva multidisciplinar, engloba a muchos profesores e investigadores y a muchos profesionales e interesados en las repercusiones de las emociones en los ámbitos de la salud, laboral, educativo, etc.La importancia de esta nueva especialidad no ha hecho más que despuntar, porque es ahora cuando la sociedad empieza a tener conciencia de que la ansiedad y el estrés estás presentes en múltiples trastornos y múltiples problemas. Son altísimos los porcentajes de personas que acuden a las consultas de psicología y psiquiatría con problemas de este tipo. Se calcula que un quince por ciento de la población se ve afectada en alguna ocasión a lo largo de su vida por un trastorno de ansiedad. Se estima que hay cuatrocientos millones de afectados en todo el mundo. La sanidad pública española se queja del elevado número de pacientes que colapsan las consultas generales y las de los especialistas; pacientes que están aquejados de diferentes sintomatologías, pero bajo las que subyace un problema de ansiedad. Antiguamente a estos pacientes se les despachaba diciéndoles "...ud. no tiene nada, eso es simplemente nervios..." y se le mandaba para casa. Hoy en día se se le receta un ansiolítico, que a veces va a seguir tomando durante muchos años, sin ningún control médico y sin la asistencia de un especialista en ansiedad y estrés. Se estima que hay más de cuatro millones de personas en España en esta situación. En el ámbito laboral se pierden muchos miles de millones de pesetas por problemas que directa o indirectamente están relacionados con el estrés. En la enseñanza, especialmente primaria y secundaria, hay un elevado número de profesores aquejados de estrés y burnout. El número de alumnos con problemas de ansiedad a los exámenes se calcula en más del quince por ciento. Y podríamos seguir y seguir dando ejemplos como estos sobre la incidencia de la ansiedad y el estrés en problemas de gran magnitud que afectan a millones de personas en nuestro país.

Pienso que estamos en una primera fase en la que los especialistas nos estamos uniendo, organizando y estamos dando a conocer a la sociedad española la importancia del problema, así como en qué consiste éste y cómo se soluciona. En una fase posterior, en la que creo que ya empezamos a entrar aunque no se haya cerrado la anterior, la sociedad en general y los millones de afectados en particular nos demandarán masivamente soluciones. Y debemos estar preparados frente a esta fuerte demanda, a la que hoy no podríamos atender con el número de especialistas que somos. Hemos crecido mucho en poco tiempo, pero creo que necesariamente creceremos mucho más, porque la sociedad se está enterando de que hay muchos problemas que no estaban siendo tratados, o no se estaban resolviendo con el tratamiento que se les daba, pero que sí tienen solución.

Hasta ahora hemos venido duplicando el número de miembros de la SEAS de año en año. Supongo que ya no podremos seguir llevando una progresión geométrica, una vez superada la cifra de doscientos miembros. Sin embargo, el número de especialistas es insuficiente para atender la demanda, que progresivamente irá en aumento.

La IV Reunión Anual de la SEAS se celebrará dentro de un año en la ciudad madrileña de Aranjuez. El Organizador Local será nuestro compañero el Dr. Javier Espada Largo. Volvemos así, después del congreso, al otro formato de reunión, más familiar, con asistencia gratuita, sin comunicaciones libres, pero con ponencias encargadas a las distintas comisiones. Espero que podáis asistir.

Un abrazo

Antonio Cano Vindel

Presidente de la SEAS


I CONGRESO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA PARA EL ESTUDIO DE LA ANSIEDAD Y EL ESTRÉS

SEAS-96

En Noviembre de 1995, en la ciudad de Toledo se celebró la II Reunión Anual de la SEAS, y todos nos felicitamos por que esta Sociedad científica de muy reciente creación había alcanzado la mítica barrera de los 100 asociados. No imáginabamos entonces, que a menos de un año fuera posible celebrar el I Congreso reuniendo a más de 260 investigadores y profesionales expertos en temas de ansiedad y estrés desde muy diversas perspectivas. Y aunque sabíamos que era una Sociedad en expansión, tampoco podíamos imaginar que sólo diez meses después la cifra de asociados sobreparara el doble del número que entonces barajábamos.

A grandes rasgos, esto es lo que ha supuesto el I Congreso de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, celebrado en la ciudad de Benidorm, del 19 al 21 de Septiembre pasado.

Durante estos tres días se han expuesto un total de 123 trabajos, agrupados en tres tipos de modalidades de presentación: 76 comunicaciones orales (agrupadas en 18 Sesiones Temáticas), 41 trabajos en formato Poster y 6 Conferencias Plenarias.

En las 18 Sesiones Temáticas se reflejaron las distintas líneas o áreas en las que la ansiedad y el estrés se muestran como variables implicadas.

La relación entre emociones y salud fue tema central de seis sesiones temáticas, cuatro conferencias plenarias y un número importante de poster. Se presentaron datos de investigación, programas de prevención y de tratamiento en muy diversas patologías en las que la ansiedad y el estrés juegan un papel fundamental: hipertensión arterial, úlcera péptica, vaginismo, dermatosis, síndrome premestrual, cáncer, trastornos cardiovasculares, alteraciones neuropsicológicas, alcoholismo, insomnio, síndrome de fatiga crónica, dolor, anorgasmia, apnea del sueño, obesidad, y cómo no, distintos trastornos de ansiedad como la agorafobia, el estrés postraumático, la ansiedad generalizada, fobias, etc. En definitiva, un abanico amplio que refleja la importancia que en nuestros días tiene el control de las variables psicológicas en la prevención, tratamiento y rehabilitación de muy diversos trastornos.

El papel del estrés en el ámbito laboral fue así mismo un tema central de este I Congreso, siendo eje de tres sesiones temáticas y numerosos poster. Muchos fueron los temas discutidos en este área, la búsqueda de las variables responsables del estrés en el ámbito laboral, las consecuencias del mismo, las profesiones más afectadas, el fenómeno burnout (estar quemado), etc.

La repercusión de la ansiedad y el estrés en el ámbito educativo, fue sin duda el tercero de los ejes temáticos de este I Congreso de la SEAS. Además de los trabajos en este área presentados en formato póster, en tres sesiones temáticas se pudieron discutir temas como la relación entre ansiedad y rendimiento académico, el papel de la ansiedad en la realización de exámenes, el fracaso universitario, la influencia de la ansiedad en diversas poblaciones, como estudiantes de odontología, padres de niños con deficiencia mental, escolares entre 12 y 18 años, etc.

Así mismo, es necesario destacar la aportación de muchos profesionales que presentaron diversos trabajos centrados en técnicas de ansiedad y su aplicación a distintos problemas, así como nuevos instrumentos de evaluación, trabajos sobre farmacología, etc.

En definitiva, este I Congreso de la SEAS fue un fiel reflejo de la repercusión que la ansiedad y el estrés tienen en la sociedad actual, y por supuesto, de la alta calidad de los profesionales que están trabajando en este ámbito.

Hemos intentado a lo largo de estas páginas hacer un recorrido general de los contenidos tratados en este I Congreso, pero inevitablemente muchas cosas se han quedado en el tintero. Quizá el mejor resumen sería decir que en Benidorm, se han reunido más de 260 profesionales procedentes de toda la geografía española, tanto del ámbito privado como del mundo universitario, 14 universidades españolas han estado presentes, así como 4 extranjeras (Alemania, EEUU y Reino Unido). Por otro lado, hemos contado con la presencia de las figuras más relevantes en este campo a nivel munidal como han sido Charles D. Spielberger y Michael Eysenck.

Y, evidentemente, para que este evento tuviera lugar, además de la participación de todos los asistentes, han colaborado en su realización, distintas instituciones como el Ministerio de Educación, las universidades Complutense de Madrid, Murcia, Valencia y Castellón, así como el Colegio Oficial de Psicólogos, el Banco Central-Hispano y el Ayuntamiento de Benidorm.

Pero un congreso, es algo más que una reunión científica. Es la oportunidad de reunirse con viejos amigos y hacer nuevas amistades. A pesar de la magnitud del congreso, también ha habido tiempo para ello, para que la SEAS no pierda ese sabor de gran familia, aún a costa de mañanas con gafas oscuras y ojeras.

El esfuerzo ha sido importante, pero el resultado ha merecido la pena, podemos felicitarnos.

M Isabel Casado

Vicepresidenta de la SEAS


LA ACTIVIDAD DE LAS COMISIONES

Desde esta sección los coordinadores de las comisiones nos informan de las actividades que llevan a cabo.


La SEAS se ha definido siempre por su carácter dinámico; con este fin, desde sus comienzos se crearon distintas Comisiones de Trabajo que, desde la 1 Reunión Anual de la Sociedad celebrada el 5 de noviembre de 1994 en Segovia, se han ido ampliando progresivamente tanto en número como en sus objetivos de actuación.

El objetivo de las Comisiones es reunir a todos aquellos interesado en ámbitos específicos dentro del amplio marco que supone el campo de la ansiedad y el estrés. Estas Comisiones tienen un carácter abierto y en ellas se han ido integrando una gran parte de los miembros de la Sociedad, fomentando así la relación personal y el contacto profesional con socios que trabajan en tareas afines. Así mismo se enfatizan la formación teórica y práctica a través de la difusión de los trabajos realizados por los propios socios de la Comisión.

Los participantes en las Comisiones se reúnen de forma períodica, marcando la fecha de la futura reunión entre los miembros que acuden a las mismas. Por ello, debido a la integración en los últimos meses de un número alto de nuevos socios, que nos han transmitido su gran interés por participar de forma activa en las Comisiones, queremos informaros desde estas páginas sobre la fecha de las siguientes reuniones de las distintas Comsiones, así como el teléfono de contacto de sus Coordinadores para que todos los que estéis interesados podáis asistir y formar parte del próximo período de trabajo e integraros en los proyectos que surjan desde ellas.

COMISIÓN DE "EMOCIONES Y SALUD"

Coordinadora: M Isabel Casado Morales

Telf: (91) 394.31.11

Próxima reunión: 23 de noviembre

Hora: 11:30 h.

Lugar: Sede de la SEAS. Despacho 1119 (1er Pabellón, 1 planta, Facultad de Psicología. Campus de Somosaguas. Univ. Complutense de Madrid.

COMISIÓN DE "ANSIEDAD Y ESTRÉS EN EL ÁMBITO EDUCATIVO"

Coordinador: Amalia Escalona Martínez

Telf: (91) 394.31.11

Próxima reunión: 16 de noviembre

Hora: 11:30 h.

Lugar: Sede de la SEAS. Despacho 1119 (1er Pab., 1 pl. Facultad de Psicología. Campus de Somosaguas. Univ. Complutense de Madrid

COMISIÓN DE "TÉCNICAS DE REDUCCIÓN DE ANSIEDAD"

Coordinador: Héctor González Ordi

Telf: (91) 394.31.11

Próxima reunión: 14 de diciembre

Hora: 11:30 h.

Lugar: Sede de la SEAS. Despacho 1119 (1er Pab., 1 pl. Facultad de Psicología. Campus de Somosaguas. Univ. Complutense de Madrid

COMISIÓN DE "EMOCIONES Y PSICOFISIOLOGÍA"

Coordinador: Francisco Palmero

Telf.: (964) 34.57.00. Ext. 3565

Próxima reunión: 14 de diciembre

Hora: 11'00

Lugar: Facultad de Psicología. Univ. de Murcia. Despacho 116. (Tf.: 968-363459)

COMISIÓN DE "ESTRÉS LABORAL"

Coordinador: Abel Mínguez

Telf.: (91) 394.31.11

COMISIÓN DE "ANSIEDAD Y ESTRÉS EN DROGODEPEN DENCIAS"

Coordinador: Juan Antonio Rodríguez

Telf.: (91) 311.53.79

Próxima reunión: 14 de noviembre

Hora: 19:00 h.

Lugar: Sede de la SEAS. Despacho 1119 (1er Pab., 1 pl. Facultad de Psicología. Campus de Somosaguas. Univ. Complutense de Madrid

COMISIÓN DE "PSICOBIOLOGIA Y FARMACOLOGIA"

Coordinadores: Mariano Betés de Toro

Francisco Miguel Tobal

Próxima reunión: 26 de noviembre

Hora: 19:00 h.

Lugar: Sede de la SEAS. Despacho 1119 (1er Pab., 1 pl. Facultad de Psicología. Campus de Somosaguas. Univ. Complutense de Madrid

COMISIÓN DE "ESTRÉS POSTRAUMATICO Y MALOS TRATOS"

Coordinadora: Victoria Noguerol

Telf.: (91) 593.44.95

Próxima reunión: 12 de noviembre

Hora: 17'00

Lugar: Fernando el Católico, 17, Bajo A. Madrid

ARTÍCULO

PSICOLOGIA Y SALUD. EMOCIONES Y ENFERMEDAD: UNA RELACION COMPLEJA E INDISOLUBLE

M Isabel CASADO MORALES

Dpto. Psicología Básica (Procesos Cognitivos). Facultad de Psicología. Universidad Complutense de Madrid

El estudio de la relación entre emociones y salud es un área de investigación que implica a muy diversas disciplinas: psicología, medicina, biología, farmacología, etc. Y si bien es un campo de investigación más o menos reciente si nos referimos a la utilización de una metodología rigurosa y al desarrollo y puesta en marcha de programas combinados de tratamiento efectivos, la idea de interrelación entre lo mental y lo corporal, ha estado siempre presente a lo largo de la historia de la humanidad. Sin embargo, hasta el siglo XIX no se comienza a realizar una investigación continuada.

En las últimas décadas y de la mano de disciplinas como la medicina psicosomática, la medicina conductual, la psicología de la salud y la psicofisiología, se han ido acumulando una gran cantidad de datos que explican y matizan la relación entre los factores psicológicos y la salud y enfermedad físicas. Dentro de estos factores psicológicos cobran especial importancia las emociones.

Las reacciones emocionales como la ansiedad, el estrés, la ira, la hostilidad, la tristeza o la depresión, presentan correlatos fisiológicos que son el resultado de complejos mecanismos que bajo la influencia del sistema nervioso afectan a las secreciones glandulares, los órganos y tejidos, los músculos y la sangre. Cada vez son más los estudios que muestran la relación entre factores emocionales y trastornos como los cardiovasculares, digestivos e incluso los derivados de un mal funcionamiento del sistema inmunológico.

El mejor campo de estudio de esta relación ha sido, y sigue siendo, el de los denominados clásicamente trastornos psicosomáticos o psicofisiológicos (véase Miguel-Tobal y Casado, 1994). En esta línea hemos de comenzar haciendo referencia a autores de corte psicodinámico como Alexander (1950) que sostuvo la relación entre distintos rasgos de personalidad y ciertos trastornos somáticos. Posteriormente desde la línea situacionista se defendió la existencia de variables no específicas, destacando especialmente los llamados sucesos vitales (Holmes y Rahe, 1967). Ya en la década de los ochenta diversos autores (Friedman y Booth-Kewley, 1987; Holroyd y Coyne, 1987) reelaboran la relación entre procesos psicológicos y trastornos somáticos. Y con la inclusión de las variables cognitivas, muchos han sido los autores que han ido trabajando en la relación entre características cognitivas y salud.

El denominador común de todos ellos es pensar que las emociones y la personalidad pueden influir sobre las funciones fisiológicas contribuyendo a la aparición o exacerbación de numerosos trastornos. Todos sostienen desde su punto de vista que las emociones influyen en la salud, y por ello, en el proceso del enfermar, de muy diversas formas. Pero en esta hipótesis de trabajo ha actuado de trampolín, sin duda, la trasformación del concepto de enfermedad y las propias enfermedades en sí mismas.

A mediados del siglo pasado aproximadamente tres quintas partes de las muertes en los países desarrollados eran causadas por enfermedades infecciosas: tuberculosis, disentería, cólera, diarreas, malaria, neumonía, etc. Todas ellas debidas a las precarias condiciones de vida. Progresivamente, estas enfermedades fueron, en su mayor parte, bien controladas mediante el tratamiento de aguas, alimentos, programas públicos de inmunización, prevención y control ambiental (Terris, 1980). Sin embargo, otras enfermedades vinieron a sustituir a las anteriores en el ranking de mortalidad, enfermedades como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y más recientemente las llamadas enfermedades inmunológicas y degenerativas crónicas como el Alzheimer, enfermedades todas ellas relacionadas con la forma de vida o la conducta de los individuos.

De esta forma, en la década de los 60 se comienza a tomar conciencia de la necesidad de intervenir en la prevención de dichas enfermedades y con ello de la necesidad de trasformar el modelo médico tradicional en un modelo biopsicosocial que tuviera en cuenta no sólo los factores biológicos sino también los psicológicos, sociales y conductuales en la génesis y mantenimiento de las enfermedades.

Independientemente del modelo del que se parta o la línea de abordaje preferida, las emociones se han ido planteando de forma indiscutible como una de las variables a tratar y controlar en el nuevo concepto de salud, estando cada vez más asentado el papel o los distintos papeles que juegan como factores de riesgo de enfermedad (Fernández Castro, 1993; Fernández Castro y Edo, 1994; Martínez Sánchez y Fernández Castro, 1994). Veamos los más importantes:

En primer lugar, cada vez de forma más tajante, la investigación remarca a las emociones tildadas de negativas como la ansiedad, el estrés, la ira, como factores de riesgo desencadenantes de la enfermedad. Desde Selye (1936) pionero en investigar los efectos del estrés en la etiología de numerosas enfermedades, hasta autores como Lazarus y Folkman (1984) que introducen la importancia de variables cognitivas como la forma de interpretar y afrontar las situaciones problemáticas, muchos autores inciden en la importancia del estado emocional como factor de riesgo de la génesis de la enfermedad somática.

Pero un paso aún más importante ha sido el hecho de que el papel de las emociones no quede restringido a un papel de factor precipitante o causante de la enfermad, sino también como variable responsable del desarrollo, agravamiento y cronificación de la misma. Muchos son los estudios que así lo confirman en enfermedades como el asma (Isenberg y col. 1992), el dolor de cabeza (Martínez-Sánchez y cols. 1992), las enfermedades cardiovasculares (Rosenman y cols. 1976), la hipertensión (Fernández Abascal y Calvo, 1987), la úlcera (Casado, 1994), el cáncer (Spiegel y cols. 1989), distintas enfermedades de carácter inmunológico (Ader y cols. 1991), o incluso en procesos como la recuperación postquirúrquica (Moix, 1994).

En tercer lugar, las emociones o los estados emocionales van a representar un factor de riesgo muy especial cuando se cronifican ya que en este caso afectan a su vez a la salud por su inducción a hábitos conductuales poco saludables: la ingesta de alcohol. el consumo de tabaco, una dieta rápida, poco variada y con exceso de grasas, la falta de ejercicio físico, etc.

En cuarto lugar, el estado emocional se esta asumiendo como un nuevo factor de riesgo, en el sentido de que puede distorsionar la conducta del paciente en cuanto a su trato con el personal sanitario, con su propia familia e incluso influir negativamente en el cumplimiento de las prescripciones médicas. El paciente puede tomar decisiones y actitudes que interfieren en su proceso de curación (Martínez Sánchez y Fernández Castro, 1994). Diversos estudios muestran, por ejemplo, como pacientes oncológicos se angustian por los síntomas derivados del tratamiento llegando incluso al abandono del mismo (Blasco, 1992). La adhesión al tratamiento se torna también clave en trastornos como la hipertensión, las úlceras, los trastornos dermatológicos y en todas aquellas enfermedades donde la sintomatología no es estable y el abandono del tratamiento se intensifica cuando la sintomatología decrece.

En todas estas líneas que hemos esbozado, la psicología tiene un papel decisivo que cumplir, tanto a nivel de investigación básica, como en el diseño de tratamientos efectivos que modifiquen las consecuencias negativas derivadas de la relación entre la emoción y la enfermedad.

La psicología actual está desarrollando líneas de investigación cada vez más precisas y rigurosas que sin duda arrojan luz sobre este tema. Pero es mucho el camino que queda por recorrer. La clave parece estar ahora en el estudio de las disfunciones cognitivas, ahondar en los problemas del procesamiento cognitivo, y en la dificultad para expresar las emociones. Aparecen recientemente el interés por conceptos como el de ira-interna o ira hacia dentro (Spielberger, 1994), o el concepto más amplio de alexitimia o dificultad para procesar, reconocer y expresar emociones (García-Esteve y cols. 1988). Estos conceptos se están configurando como pieza clave en el estudio de la relación entre las emociones y la salud. La falta de control de las emociones junto a la no expresión de las mismas se decantan como uno de los factores de riesgo que incrementan la vulnerabilidad hacia el padecimiento de distintas enfermedades.

Y por último, no sería posible finalizar sin hacer mención de una de las líneas de investigación más recientes y prometedoras, la psiconeuroinmunologia (Ader y cols. 1991; Bayés, 1991) disciplina en la que se está avanzando de forma espectacular en los últimos años y que está aportando datos de valor inestimable a este campo.

Como vemos, son diversas las líneas de trabajo que actualmente se están desarrollando que aportan el campo aplicado el interés por el diseño y puesta en marcha de programas terapéuticos combinados de intervención en distintos trastornos, programas en los que se combinan técnicas médicas tradicionales con distintas técnicas psicológicas y que se están mostrando como altamente eficaces (Casado, 1994; Miguel-Tobal y cols. 1994).

Esta es, sin duda, la línea que en el futuro hay que cuidar, línea que nos va a posibilitar no sólo una intervención eficaz sino también un aspecto importante, el acercamiento entre las diversas áreas implicadas en la salud y de los distintos profesionales que estamos desarrollando nuestro trabajo en este interesante y prometedor campo.

BIBLIOGRAFIA

Ader, R, Felten, D.L. y Cohen, N. (1991). Psychoneuroinmunology (2 ed.). San diego: Academic Press.

Alexander, F. (1950). Psychosomatic Medicine: Its principles and applications. New York: Norton.

Bayés, R. (1991). Psiconeuroinmuno-logía. En J.L. González Rivera (Ed.), Medicina Psicosomática. Monografías de Psiquiatria, 3 (3). Madrid: JARPYO.

Blasco, T. (1992).Tratamientos psicológicos de la náusea y el vómito inducidos por la QT en pacientes de cáncer. Revista de Psicología de la Salud 4 (1), 41-61.

Casado, M. I. (1994). Ansiedad, Stress y Trastornos psicofisiologicos. Tesis Doctoral. Universidad Complutense de Madrid.

Fernández-Abascal, E.G. y Calvo, F. (1987). Modelos psicofisiológicos de la hipertensión esencial. Revista Española de Terapia del comportamiento, 3, 71-109.

Fernández Castro, J. (1993). Psicología Básica y Salud. Anales de Psicología 9 (2), 121-131.

Fernández Castro, J. y Edo, S. (1994). Emociones y Salud. Anuario de Psicología, 61, 25-32.

Friedman, H. y Booth-Kewley, S. (1987). The disease-prone personality: A meta-analytic view of the construct. American Psychologist, 42, 539-555.

García-Esteve, L., Núñez, P. y Valdés, M. (1988). Alexitimia: un análisis clínico y psicométrico de un concepto inicialmente psicoanalítico. Psicopatología, 8 (1), 55-60

Holmes, T.H. y Rahe, R.H. (1967). The social readjustment rating scale. Journal of Psychosomatic Research, 11, 213-218.

Holroyd, K.A. y Coyne, J. (1987). Personality and health in the 1980s: Psychosomatic medicine revisited. Journal of personality, 55, 359-375.

Isenberg, S.A., Lehrer, P.M. y Hochrom, S.M. (1992). The effects of suggestion and emotional arousal on pulmonary function in asma: A review and a hypothesis regarding vagal mediation. Psychosomatic Medicina, 54, 192-216.

Lazarus, R.S. y Folkman, S. (1984). Stress, appraisal and coping. Nueva York: Springer.

Martínez-Sánchez, F. y Fernández Castro, J. (1994). Emoción y Salud. Desarrollos en Psicología Básica y Aplicada. Anales de psicología, 10 (2), 101-109.

Martínez-Sánchez, F., Romero, A., García, J. y Morales, A. (1992). El dolor de cabeza funcional. Modelos explicativos. Avances en Psicología Clínica latinoamericana, 10, 43-62.

Miguel-Tobal y Casado, (1994). Emociones y Trastornos psicofisiológicos. Ansiedad y Estres, vol. 0, 1-13.

Miguel-Tobal, J.J.; Cano, A.; Casado, M.I. y Escalona, A. (1994). Emociones e hipertensión. Implantación de un programa cognitivo-conductual en pacientes hipertensos. Anales de Psicología, vol. 10, (2), 199-216.

Moix, J. (1994). Modulación psicológica de la recuperación posquirurquica. Anuario de Psicología, 61, 79-84.

Rosenman, R.H., Brand, R.J., Sholtz, R.I. y Friedman, M. (1976). Multivariate prediction of coronary heart disease during 8`5 year follow-up in the western collaborative group study. The American Journal of Cardiology, 37, 903-910.

Selye, H. (1936). A syndrome produced by diverse noxious agents. Nature, 138, 32.

Spiegel, D., Bloom, J., Kraemer, H., y Gottheil, E. (1989). Effect of psychosocial treatment on survival of patients with metastatic breast cancer. Lancet, 2, 888-891.

Spielberger, C.D. (1994). Stress, anger/hostility, cardiovascular disorders and cancer. 15th International Conference of the Stress and Anxiety Research Society. Madrid, 14-16 Julio.

Terris, M. (1980). Epidemiology as a guide to health policy. Annual Review of Public Health, 1, 323-344.


RECENSION

Psicofarmacología y Terapia de conducta

J. De Pablo Rabassó

Madrid: Fundación Universidad-Empresa, 1996

En los últimos 50 años se han producido avances espectaculares en el tratamiento de los trastornos mentales.

Por un lado, los resultados de la investigación llevada a cabo en el ámbito de la Farmacología Conductual o Psicofarmacología nos ha proporcionado un mayor conocimiento sobre los mecanismos neurobiológicos y neuronales que median en las diferentes patologías, posibilitando la utilización de tratamientos más eficaces y específicos para cada trastorno.

Por otro, los resultados de la investigación realizada en el ámbito de la Psicología aportan explicaciones más certeras sobre los factores que inciden en la génesis y mantenimiento de los diversos trastornos mentales, lo que ha posibilitado el desarrollo de una amplia variedad de técnicas de carácter cognitivo-conductual y una mayor efectividad en los tratamientos.

Sin embargo, hoy día, debido a las dificultades metodológicas de la propia tarea y en ocasiones a absurdas rivalidades entre diferentes gremios profesionales que en nada sirven para mejorar el estado de nuestros pacientes, los profesionales de la salud mental aun disponemos de pocos datos que expliquen la eficacia diferencial y/o la interacción entre el tratamiento farmacológico y el psicológico.

Aclarar estos puntos es el objetivo que persigue el Dr. De Pablo Rabassó a lo largo de este libro estructurado en tres partes:

En la primera de ellas, el autor explica de forma clara y concisa los principios básicos de la psicofarmacología que debe conocer un profesional de la salud mental.

En la segunda, se abordan las características de diferentes psicofármacos de principal elección en el tratamiento de diversos trastornos mentales. Contiene cinco capítulos en los que se explican la utilidad clínica, el mecanismo de acción, la farmacocinética, los efectos adversos, y, en ocasiones su posible efecto adictivo, de los fármacos ansiolíticos, antidepresivos, antipsicóticos, estabilizadores del humor y de otros psicofármacos como son los betabloqueantes, la buspirona, la clonidina y el metilfenidato.

En la tercera, sin duda alguna la más novedosa de la obra, el autor aborda el tratamiento farmacológico de diversos trastornos mentales y realiza un intento meritorio de aproximación a la interacción entre éste y la Terapia de Conducta. Está compuesta por un único capítulo en el que se tratan seis grandes apartados: los trastornos de ansiedad, la depresión, la esquizofrenia, los trastornos de la conducta alimentaria, los psicofármacos en la infancia y adolescencia (en concreto, en relación al tratamiento de los trastornos de ansiedad, depresión, trastorno por déficit de atención-hiperactividad, enuresis nocturna y trastorno de Gilles de la Tourette), los psicofármacos en los trastornos del sueño y, por último, los psicofármacos en la Medicina Conductual.

En suma, esta obra, elaborada de forma amena y didáctica, constituye un texto de interés para cualquier profesional de la salud mental ya que aporta información básica y actual sobre el amplio arsenal de psicofármacos existentes e introduce al lector en un campo poco conocido como es el de la interacción entre tratamiento farmacológico y psicológico. Se agradece una aproximación al tema incluso pudiendo no estar de acuerdo con algunos de sus planteamientos.

Itziar Iruarrizaga


LIBROS RECIBIDOS

Banyard, P.; Cassells, A.; Green, P.; Hartland, J.; Hayes, N. & Reddy, P. (1995). Introducción a los procesos cognitivos. Barcelona: Ariel Psicología.

Pascual, J.; Frías, D. y García, F. (1996). Manual de Psicología Experimental. Metodología de Investigación. Barcelona: Ariel Psicología.


REUNIONES CIENTIFICAS

En esta sección encontraréis información sobre Congresos y Reuniones Científicas de diferentes temas, pretendiendo ajustarnos a los intereses y a las distintas áreas de trabajo de los miembros de la SEAS.

III Jornadas de la Asociación Madrileña para la Prevención de los Malos Tratos en la Infancia

Madrid, 24-25 octubre 1996

Asociación Madrileña para la Prevención de los Malos Tratos a la Infancia

Información: c/ Delicias, 8, entrep. 28045 Madrid

Symposium sobre Trastornos de la Conducta Alimentaria

Madrid, 24-26 octubre 1996

Instituto de Nutrición y Bromatología

Información: Fac. Farmacia, UCM. Ciudad Universitaria. 28040 Madrid. Tlf: (91)3941829/10

III Jornadas Nacionales Síndrome de Down. Adolescencia y etapa adulta

Murcia, 8-10 noviembre 1996

Fundación Síndrome de Down de Murcia

Información: c/ Dr. Gregorio Marañón, 2. 300008 Murcia. Tlf: (968) 231778

Simposium sobre Avances en la Evaluación y Tratamiento de la Depresión

Granada, 13-15 noviembre 1996

Centro de Psicología Clínica y de la Salud. Urb. Parque del Genil. Edificio Gema, 1 B 2 18004 Granada. Tfn: (958) 520548

III Reunión: Daño Cerebral y Calidad de Vida: Demencias

Madrid, 14-15 noviembre 1996

Fundación MAPFRE Medicina. Dpto. de Psicología

Información: Centro de Rehabilitación FREMAP. Ctra. Pozuelo-Majadahonda, Km. 3,500. 28820 Majadahonda (Madrid). Tfn: (91) 6265721

IX Jornadas Internacionales sobre Psicología Clínica y Salud. Estrés Familiar y Salud

Murcia, 18-21 noviembre 1996

Aula de Estudios Avanzados de Caja Murcia

Información: Dr. José Buendía. Fac. Psicología. Campus de Espinardo. Univ. Murcia. Apdo. 4021. 30080 Murcia. Tfn: (968) 363463

Jornadas sobre Estrés y Salud Mental en el Personal Sanitario

Madrid, 28 noviembre 1996

Instituto Nacional de Medicina y Seguridad del Trabajo.

Pabellón 8. Ciudad Universitaria. 28040 Madrid

Información: Dr. Jesús Hernández Manso. Tfn: (91) 543.90.74. Fax: (91) 543.72.71


<<<Ir a: Índices de todos los Boletines>>>..... Ir a: Índice de este Boletín

Boletín de la SEAS

Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS)

Facultad de Psicología. Buzón 23.

Universidad Complutense de Madrid

Campus de Somosaguas

28223 Madrid

Tfno.: (91) 394 31 11. Fax: (91) 394 31 89

E.Mail: seas@psi.ucm.es

 

 

Ir a la página principal de Boletines Ir a la página principal de Boletines

Ir a la página principal de la SEAS