28 de abril del 2001
Eduardo García inicia una huelga de hambre para exigir su libertad


La Haine

El abogado de Eduardo García, preso que lleva cinco meses en prisión por un montaje policial que le acusa de haber mandado cartas bomba a periodistas, comunicó en rueda de prensa esta mañana que su defendido iniciará, a partir de hoy (26 abril) una huelga de hambre para exigir su libertad. Esta durará seis días, un día por cada mes que lleva encarcelado y uno más, el 1º de Mayo, indica el propio recluso, "como homenaje a los compañeros asesinados por el Estado Norteamericano el 1º de Mayo de 1886 y en apoyo a las reivindicaciones que las compañeras y compañeros de la CNT van a expresar ese día en las calles". La huelga será secundada por la madre del compañero encerrado, en un intento de visibilizar la injusta situación que vive Eduardo.

Su abogado, J. Ignacio Ortiz de Urbina, indicó en la citada rueda de prensa de las dificultades que está teniendo para obtener todos los informes policiales y judiciales del caso y que la única prueba que tiene en estos momentos la acusación es una bolsa de pólvora que supuestamente fue encontrada en el domicilio del acusado, dado que el resto (pruebas de saliva, huellas, etc.) han resultado siempre negativas. Aún así, los juzgados de instrucción de la Audiencia Nacional números 6 y 3 mantienen la causa abierta y lo que es peor, a Eduardo en preventiva y sin posibilidad de poder salir bajo fianza. Se da la circunstancia de que todos los demás juzgados que tenían abiertas diligencias contra el compañero las han archivado y de que éste aún no ha declarado ante la jueza María Teresa Palacios, titular del Juzgado nº 3.

Por otro lado, Ortiz de Urbina indicó que Eduardo está muy animado y físicamente se encuentra bien. Este es el comunicado que ha redactado desde la cárcel de Soto del Real con motivo del inicio de la huelga:

"El 17 de abril se cumplieron 5 meses de mi ingreso en prisión. 5 meses de castigo por tener la osadía de querer un mundo mejor y tratar de construirlo sin más armas que la solidaridad y la esperanza, 5 meses de hostigamiento por no callar ante la injusticia y la desigualdad.

Para quienes planteamos alternativas a la explotación y la miseria que las oligarquías políticas y económicas nos imponen la represión y los montajes no suponen ninguna novedad.

Cuando la gente exige justicia, busca libertad, cuando grita la verdad, el Estado siempre reacciona con la misma cobardía. Yo no he enviado ningún paquete bomba, bien lo saben quienes me conocen y, claro está, ciertos personajes cuyos manejos han provocado mi ingreso en prisión.

Este tipo de montajes represivos no tienen como objetivo únicamente el ingreso en prisión de una o varias personas "molestas" sino el intentar criminalizar y amedrentar a los movimientos sociales. En este caso intentan acabar con el amplio movimiento social que defiende los derechos y la dignidad de las personas presas, más concretamente con quienes participamos en él desde una perspectiva libertaria. Lo realmente peligroso para este Estado que se hace llamar "de Derecho" no son esos petardos que injustamente, mediante mentiras y pruebas prefabricadas me imputan, sino la Fuerza de las voces solidarias que se alzan contra el macabro y alegal régimen FIES, contra la cruel política penitenciaria de dispersión que mantiene a cientos de presos y presas (no sólo vascos/as, ¡que va!) a 300, 500 e incluso 1000 kilómetros de sus seres queridos, por la excarcelación de las personas presas aquejadas de enfermedades graves e/o incurables, por la dignidad, contra la tortura, por un trato sanitario eficaz y humano, contra las vejaciones y las arbitrariedades.

Justas reivindicaciones todas ellas que, a pesar de tener su claro reflejo en la legislación y en los tratados sobre Derechos Humanos firmados por el Estado Español, continúan sin ser escuchadas.

Nosotros y Nosotras nunca dejaremos de reclamar Justicia, Igualdad, Dignidad y Libertad por muchas porras, montajes y cárceles con las que nos amenacen.

Hoy 26 de Abril, comienzo una huelga de hambre que continuará hasta el 1º de mayo.

Cinco días de ayuno en protesta por mis 5 meses de secuestro legal y exigir mi inmediata puesta en libertad y un día más, el 1º de Mayo, como homenaje a los compañeros asesinados por el Estado Norteamericano el 1º de Mayo de 1886 y en apoyo a las reivindicaciones que las compañeras y compañeros de la CNT van a expresar ese día en las calles".

Agencia UPA