Jueves, 17 de mayo de 2001

Los rectores catalanes califican la ley de universidades de 'monolítica y uniformista'

J. M. MARTÍ FONT

Los rectores de las universidades públicas catalanas se pronunciaron ayer con gran contundencia en contra del proyecto de Ley Orgánica de Universidades (LU) impulsado por la ministra de Educación, Pilar del Castillo, que, en su opinión, puede atacar la autonomía universitaria en cuestiones fundamentales como 'la composición de los órganos de gobierno, la participación adecuada en éstos de la comunidad universitaria o la selección del profesorado'. La fórmula que propone para la elección del rector, agregan, 'introduce un factor de riesgo muy elevado sobre la gobernabilidad de las universidades' y las 'politiza en términos de siglas partidistas'.

Los rectores de las universidades de Barcelona (UB), Autónoma (UAB), Politécnica (UPC), Pompeu Fabra (UPF), Lleida (UdL), Girona (UdG) y Rovira i Virgili (URV), hicieron público ayer un manifiesto en el que consideran que el proyecto del Gobierno del PP es 'monolítico y uniformista' y va en dirección contraria de las necesidades actuales de las universidades públicas. Según los rectores, la única esperanza que suscita el texto es que la excesiva reglamentación que prevé 'hace suponer que el control y el seguimiento será poco eficaz'.

El marco jurídico que quiere imponer el Gobierno del PP 'respira desconfianza hacia la universidad pública' y 'es un marco de restricciones más que de libertades', según los rectores catalanes, para quienes el modelo de la ministra es 'uniformista para las universidades públicas, centraliza funciones, e incluso, abre las puertas a la recuperación, por parte del Gobierno central, de competencias propias de las autonomías'.

Contra el proceso europeo

Los rectores catalanes añaden que el modelo de universidad que pretende establecer la ministra Del Castillo entra abiertamente en contradicción con el proceso de construcción de un espacio europeo de educación superior que, precisamente, debe concretarse este fin de semana en Praga en la Conferencia de Ministros de Educación en la que está previsto que se apruebe el modelo de créditos y ciclos, así como los sistemas de evaluación y homologación del futuro sistema universitario europeo, un proceso que se inició en Bolonia en 1998. Según el manifiesto, el anteproyecto del PP 'no da ningún paso adelante en la perspectiva de la construcción del espacio europeo de educación', sino que 'se aleja con el sistema de doble homologación de títulos'. El texto del PP, añaden, 'retrotrae a fórmulas largamente superadas' y establece una barrera 'difícilmente superable' para que profesores no españoles se puedan incorporar a las universidades públicas.

Los rectores catalanes piden a Del Castillo que no se apresure en sacar la ley adelante en el Congreso y que abra 'un proceso de debate, con forma y tiempo suficiente' para intentar llegar a posiciones que 'puedan contar con el máximo acuerdo posible' y 'con el mayor apoyo para su desarrollo por parte de la comunidad universitaria'.