Sábado, 21 de abril de 2001

LA NUEVA LEY UNIVERSITARIA

Destacados rectores creen que la reforma refleja la falta de confianza del Gobierno en la autonomía universitaria

S. P. DE P.

Las medidas que pretende introducir el Gobierno en la reforma universitaria respecto a la reorganización de los órganos de gobierno y participación, la elección del rector y la selección del profesorado reflejan 'la falta de confianza del Gobierno en la autonomía universitaria', señalan numerosos rectores. 'Es una falta de confianza injustificable', afirma, por ejemplo, el rector de la Universidad Autónoma de Barcelona, Carle Solá. 'A pesar de que el ministerio dice que se está reforzando la figura del rector, las medidas van en sentido contrario. Se crean más órganos de gobierno, en dos de los cuáles habrá representantes políticos y sociales, y se quita representatividad a colectivos universitarios como los estudiantes, lo que es muy llamativo. Son medidas raras, aunque habrá que esperar a tener un texto articulado', añade Solá. También el rector de la Universidad de A Coruña, José Luis Meilán, insiste en esto último y opina que 'puede haber una contradición entre la idea de fortalecer al rector y con que un órgano externo a la universidad participe en el gobierno de la universidad'.

Para el rector de la Universidad Autónoma de Madrid, Raúl Villar, las medidas están encaminadas a 'ofrecer más confianza al Gobierno y a los Ejecutivos autónomicos que a la comunidad educativa como tal sobre quién es el rector de cada universidad o lo que quiere hacer'. Según Villar, 'esto implica que se tiene poca confianza en la comunidad que está representada en el claustro de las universidades'. Villar opina que la prueba de habilitación estatal en sí puede estar bien, pero que la cuestión dudosa es qué resuelve esa medida: 'Es parecida a las oposiciones antiguas, lo que no es novedoso. Si se establece el mismo número de habilitados que de plazas se vuelve al sistema de concurso nacional, que era peor que la endogamia moderna'. Villar también advierte que quedan muchas incógnitas que no se resolverán hasta conocer la letra pequeña de la ley. Sobre la selectividad, Villar opina que 'es poco relevante para la reforma de la universidad. No tiene relación directa con la ley actual ni con la organización de la universidad'.

El rector de la Universidad de Valencia, Pedro Ruiz, se queja de la 'ambigüedad' de las medidas. 'No se va a resolver el problema de la organización de las universidades creando más órganos y es dudoso que algunas medidas no vayan en contra de la autonomía universitaria. Sería más razonable que cada universidad se organice según sus necesidades. Es un error creer que el presidencialismo es un elemento de eficiencia'.