Jueves, 15 de marzo de 2001

Duras críticas del PP en el Senado a los rectores y al 'Informe Bricall'

Las universidades atribuyen las acusaciones a falta de información

JUAN J. GÓMEZ

El portavoz de Educación del PP en el Senado, José María Barahona, acusó ayer a los rectores de 'haber redactado' el Informe Universidad 2000 para 'perpetuar las estructuras actuales' y exigir 'más fondos y menos control'. El presidente de la conferencia de rectores, Saturnino de la Plaza, recordó que ningún rector participó en la redacción del informe y atribuyó las críticas del PP a 'falta de información'.

El informe Universidad 2000, también conocido como Informe Bricall, es un estudio sobre la situación de la enseñanza superior que la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) encargó a un grupo de expertos coordinados por el ex presidente de los rectores europeos, Josep Maria Bricall. El documento, que fue dado a conocer hace un año y que ayer explicó Bricall en el Senado a petición de CiU, pretende servir como aportación para la elaboración de la futura Ley de Universidades, en la que trabaja el Ministerio de Educación para sustituir a la Ley de Reforma Universitaria, de 1983.

El portavoz popular en el Senado -cuyas duras manifestaciones representan un endurecimiento de la opinión expresada hasta el momento por el Gobierno y el PP respecto al informe- afirmó que el documento 'divaga en exceso' y añadió que en algunos momentos 'se nota que está redactado por personas del sistema universitario interesadas en perpetuar las estructuras actuales, como es el caso de los rectores que, en su mayor parte, han tenido un protagonismo activo en la redacción del informe'.

Barahona aseguró que el estudio no propone cambiar 'los actuales sistemas de gobierno que tan mal resultado han dado a la universidad española' y acusó al documento de ofrecer 'una visión parcial' y buscar 'las peores comparaciones para España' al cotejar las cifras de la situación de las universidades españolas con las de otros países de la UE. Para el portavoz popular en la Cámara Alta, de la lectura del informe se extrae la conclusión de que 'autonomía universitaria es igual a más dinero, pero menos control'.

El presidente de la CRUE, Saturnino de la Plaza, desmintió ayer 'radicalmente' cualquier intervención o control de los rectores en la redacción del Informe Bricall. De la Plaza atribuyó las manifestaciones de Barahona a 'falta de información, porque lo que dice no responde a la realidad'. Según el presidente de la CRUE, la posición definitiva del PP respecto al informe 'se verá en los próximos días'. De la Plaza recordó que hace unas semanas compareció en el Congreso para explicar el informe y en aquella ocasión el portavoz de Educación del PP, Juan Carlos Guerra Zunzunegui, 'tuvo una intervención exquisita'.

Justo antes de que el portavoz del PP arremetiera contra su trabajo, Josep Maria Bricall expuso en el Senado las líneas básicas del informe. Según explicó Bricall, la Universidad afronta tres grandes transformaciones: el tipo de enseñanza a impartir, el modelo de investigación y el sistema de investigación. El ex presidente de los rectores europeos recalcó que España sólo dedica el 7% del Producto Interior Bruto (PIB) a becas universitarias, muy por debajo del 18% de media de los países de la OCDE.