El alcalde de Madrid: "Las parejas de hecho producen más violencia"

Álvarez del Manzano aboga por las "uniones matrimoniales" EL PAÍS, Madrid
El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, del PP, aseguró ayer que las "uniones de hecho producen más violencia que las uniones matrimoniales". El regidor madrileño dijo esto tras ser preguntado por su opinión sobre el asesinato de una mujer, muerta de un hachazo de su compañero sentimental el pasado martes en el aparcamiento de un hipermercado de Madrid. La oposición salió al paso de estas palabras. "Ese señor no tiene derecho a representar a la ciudadanía madrileña", dijo Cristina Almeida, del PSOE.

Álvarez del Manzano, tras calificar de "horroroso" el crimen en el que una mujer murió después de que su compañero sentimental le partiera la cabeza con un hacha, añadió: "Fíjense ustedes que las uniones de hecho están produciendo muchísimo más deterioro de la convivencia, que se produce más violencia en el seno de las uniones de hecho que en el seno de las uniones matrimoniales". El alcalde de Madrid, que inauguraba un parque a las afueras de la capital, continuó: "Y todo esto, ¿no nos hace reflexionar sobre qué clase de sociedad estamos haciendo? Sin esta reflexión no podemos seguir adelante." Álvarez del Manzano también manifestó: "¿No será un buen momento para decir que los padres tienen que ocuparse de los hijos, que las familias tienen que convivir?". Las reacciones a esas palabras no se hicieron esperar. Su compañera de partido y consejera de Servicios Sociales de la Comunidad de Madrid, Pilar Martínez, señaló que las parejas de hecho "suponen una situación nueva", mientras que los malos tratos a las mujeres "son mucho más antiguos". "No se deben hacer este tipo de comparaciones", concluyó.

Cristina Narbona, portavoz adjunta del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, calificó las palabras del alcalde de "barbaridades propias de una persona ultraconservadora". Inés Sabanés, portavoz municipal de IU, anunció que tanto ella como su grupo están cansados "de las salidas de tono del regidor". Y el portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Ángel Pérez, señaló: "El alcalde está en contra de las narcosalas, de los inmigrantes, de los músicos, ahora de las parejas de hecho, en una palabra, en contra de todo lo que signifique una sociedad moderna y mestiza".

El pasado 15 de mayo, el alcalde, al hablar de inmigración, aseguró que los magrebíes "son gente que viene a trabajar", pero que los rumanos "son gentes que no vienen a trabajar, sino a situarse en la marginación".

Frente a las declaraciones del alcalde de Madrid, la secretaria general de Asuntos Sociales, Concepción Dancausa, se refirió de forma menos polémica al asesinato a hachazos de Concepción Bermejo, y dijo que "la puesta en marcha del Plan contra la Violencia Doméstica tenía y tiene como objetivo poner más recursos a disposición de la mujer que sufre la violencia, mejorar la aplicación de la ley y hacer ver a la sociedad un problema que ya existía". Esta falta de sensibilidad ciudadana fue resaltada por la responsable de Asuntos Sociales, quien destacó que se trata no sólo de mejorar la ley y de poner más recursos, sino, sobre todo, de cambiar la mentalidad de los agresores, de los jueces y de toda la sociedad. Dancausa se dirigió precisamente "a las personas que conocen la realidad de los malos tratos" para que sigan apoyando a las víctimas, y a éstas para que denuncien las agresiones. También la presidenta del Senado, Esperanza Aguirre, antigua concejal del consistorio presidido por Álvarez del Manzano, opinó sobre el crimen y manifestó que se sentía "una ciudadana escandalizada". "Cada día nos encontramos con un caso de malos tratos a mujeres, y generalmente los agresores son reincidentes". La ex ministra incidió en la actitud de los jueces cuando declaró que "hay que adoptar medidas, no sé si en las leyes penales, penitenciarias o en la aplicación que algunos magistrados o magistradas, o jueces o juezas, hacen de esas leyes". Una de esas medidas podría ser la propuesta por la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, que pidió ayer la creación de un juzgado de 24 horas con competencias civiles y penales para que las víctimas de malos tratos tengan medidas de protección urgentes, como el alejamiento del agresor. Por otra parte, en Cartagena (Murcia) se registró ayer un nuevo caso de violencia familiar. Un hombre de 40 años, brigada de la Armada, fue detenido, acusado de maltratar a su esposa y de intentar disparar contra ella con su arma. La agredida, tras huir de la casa, llamó a los agentes.

"Se me fue la cabeza cuando vi el hacha", dice el homicida L. F. D., Madrid Ubaldo Luis I. F., subteniente del Ejército, de 43 años, detenido por matar a su novia de un hachazo en un hipermercado de Madrid, confesó ayer que acabó con ella en un momento de "ofuscación" tras una discusión surgida porque la hija de ésta tiró un vaso al suelo. "Sólo quería amenazarla, pero se me fue la cabeza cuando vi el hacha dentro del maletero", declaró a la policía, según fuentes cercanas al caso. El supuesto parricida, destinado en la Guardia Real hasta abril, no recuerda nada de lo que pasó en los siguientes cinco minutos. Ayer no pudo recordar ni el momento del ataque ni el instante en que amputó el dedo de la niña, de 8 años, cuando ésta defendía a su madre, Concepción Escalona María, de 32 años. Mantiene que despertó de la amnesia en el instante en que entregó el arma. Ubaldo, que conoció a la fallecida hace un año en el mismo lugar del crimen, reconoció que siempre discutían por temas "intrascendentes y banales". El miércoles la riña surgió porque el suboficial, según su versión, llamó la atención a la hija cuando cayó un vaso al suelo. Ubaldo, se encolerizó y apretó otro vaso hasta romperlo. Se cortó y luego lanzó un plato a su pareja. Caminó hacia el coche hasta que abrió el maletero y vio el hacha.