Fraga apoya al alcalde de Madrid y dice que hay más violencia en las parejas de hecho

Luisa Fernanda Rudi pide mayor rigor a los jueces y se desmarca de Álvarez del Manzano

X.H, Santiago de Compostela / Madrid
El presidente de la Xunta de Galicia y fundador del PP, Manuel Fraga, avaló ayer la polémica opinión del alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, de que la violencia doméstica es más frecuente en las parejas de hecho que en los matrimonios. "Estadísticamente parece que es así", dijo Fraga sin explicar los datos en que basa tal afirmación. Una opinión que su compañera de partido la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi, desmintió: La violencia ocurre "haya papeles o no", declaró, y pidió a los jueces que actúen "con todo rigor" en estos casos.

Al presidente de la Xunta no le extraña que en las uniones sin legalizar abunden, por lo visto, las actitudes violentas. "A decir verdad, no me sorprende, porque cuando las relaciones están aseguradas sobre vínculos de carácter permanente, parece lógico que se cuiden más las relaciones que en otras que no tienen esa solidez", argumentó el fundador del PP. Fraga incluso se permitió una broma al comentar que las palabras de Álvarez del Manzano no son "unas declaraciones de hecho, sino de principios". El alcalde de Madrid, por su parte, se declaró sorprendido por las reacciones ante sus declaraciones e intentó matizarlas: "Lo que yo digo es que son más violentas las parejas que no están comprometidas. Y conozco muchas parejas de hecho que están muy comprometidas". Tras su nueva sentencia, el alcalde no quiso precisar en qué consiste este tipo de compromiso y repitió hasta la saciedad que "la familia debe ser el núcleo de la sociedad". A la pregunta de si se ratificaba en sus opiniones del jueves, respondió: "Yo me ratifico en que hay que estimular el sentido de convivencia de la familia". El regidor criticó a las personas que le han tachado de "ultraconservador" o de "integrista". "Yo sólo soy integrista cuando hablo del Betis", aseguró. Y después sacó conclusiones positivas de sus palabras pues gracias a ellas, según cree, "se ha iniciado un debate en la sociedad sobre una cuestión importante y polémica".

El alcalde acusó a todo el mundo de haberle malinterpretado a pesar de que sus palabras quedaron el jueves grabadas y fueron reproducidas literalmente por los medios de comunicación. Al final concluyó: "Pongan que yo no digo que en las parejas de hecho hay más violencia". Unas horas después, en la Cope, la cadena de radio de la Conferencia Episcopal, volvió a defender sus opiniones más criticadas y apostilló: "Yo no he metido la pata". Aunque no recriminara a su compañero de partido, la presidenta del Congreso, Luisa Fernanda Rudi, sí contradijo ayer las declaraciones de Fraga y Álvarez del Manzano. La violencia doméstica se genera "independientemente" de que haya "papeles de por medio o no los haya", aseguró. "La violencia ha existido tradicionalmente, y ha sido sufrida por la parte más débil, casi siempre las mujeres y los niños, pero sí es cierto que ahora se denuncian más casos y que también hay más agresiones", ha dicho. Sobre las medidas que se pueden tomar para detener estos sucesos, Rudi lamentó que los jueces no apliquen "con todo rigor" el Código Penal. En su opinión, si los jueces decretaran en más casos el alejamiento del agresor "quizás no llegaríamos a situaciones sin remedio, asesinato o muerte". La ex alcaldesa de Zaragoza también apostó por potenciar la creación de casas de acogida a mujeres maltratadas y por impulsar en las escuelas valores que demuestren que "la violencia no sólo no es buena, sino que es dañina".

Prioridad gubernamental
Por su parte, el ministro de Justicia, Ángel Acebes, señaló ayer como prioridad del Gobierno lograr que se convierta en "norma" que el agresor abandone la casa familiar en caso de malos tratos y, además, de manera inmediata, al contrario de lo que sucede habitualmente por falta de información de las víctimas acerca de sus derechos. "Será una de las medidas cautelares, imprescindibles y que tendrá efectos muy positivos", señaló tras el Consejo de Ministros. Acebes adelantó que para lograr llevar adelante esta medida "hay que dotar de mayores medios personales y materiales a la policía judicial" y precisó que el Ministerio del Interior está elaborando con la Guardia Civil un plan para que sea efectiva la protección de las víctimas.

Acebes informó también de que el Consejo General de la Abogacía ha mostrado la "mejor disposición" para que los Colegios de Abogados se esfuercen en que las víctimas tengan asistencia especializada desde el primer momento y puedan conocer sus derechos como la denuncia que puede llevar aparejada el extrañamiento inmediato del agresor. Tanto Acebes como el ministro Portavoz, Pío Cabanillas, eludieron manifestarse acerca de las declaraciones sobre la relación entre violencia doméstica y el tipo de pareja.

El 70% de los casos de malos tratos se registra en matrimonios

ESPERANZA PELÁEZ, Málaga Las nuevas formas de convivencia no sólo no son causa del maltrato doméstico, sino que en el perfil del hombre maltratador y de la mujer maltratada que ofrece el informe La violencia doméstica contra las mujeres del Defensor del Pueblo (1998) se incluye la característica de ser "tradicionalistas", y se afirma que "los nuevos modelos de relación se prestan menos a la violencia porque se basan, al menos teóricamente, en expectativas de igualdad". En este informe se recoge un estudio de la Comunidad de Madrid según el cual el 70,61% de los casos de malos tratos se produce en el seno de las uniones matrimoniales, mientras que sólo el 28,48% se da en una unión no matrimonial. Con motivo de la realización del Informe de 1998, el Defensor del Pueblo solicitó a todas las comunidades autónomas los datos sobre maltrato doméstico que obraban en su poder. La única comunidad que aportó entonces datos sobre la situación legal de las parejas fue Madrid. El informe de Madrid se basaba en encuestas realizadas entre 1984 y 1998 a 667 de las 734 mujeres acogidas en casas refugio del territorio.

Según el estudio realizado en esta comunidad, el perfil de la víctima del maltrato doméstico sería el que sigue: mujer casada (70,61%), de una edad media de 32,5 años, con dos o tres hijos (el promedio es de 2,15 hijos por mujer), cuya instrucción llega al nivel de estudios primarios (50,22% de los casos), que lleva una media de 10,03 años de convivencia en la pareja y que ha soportado los malos tratos durante un promedio de 7,5 años. En el apartado del informe del Defensor del Pueblo que define el perfil de la mujer maltratada se señala la característica de "haber sido socializada para pensar que los golpes son una cosa normal en el matrimonio" y la de "temer al estigma del divorcio", así como la de ser "tradicionalista en cuanto al hogar, la unidad familiar y los roles femeninos". En este aspecto coincide con el perfil del maltratador