EL PAIS



El Vaticano pide a los Estados que no admitan las parejas de hecho

LOLA GALÁN, Roma
El Vaticano no está dispuesto a aceptar la nueva cultura permisiva que tiende a derribar las barreras que separan el mundo institucional del personal y se emplea a fondo para impedirlo. Dentro de esta batalla por instituciones como el matrimonio tradicional se inscribe el documento difundido ayer por el Consejo Pontificio de la Familia que en 79 densas páginas defiende la actual organización social y ataca los amenazantes cambios.

En el documento se insta a los Estados a no equiparar matrimonios con uniones de hecho, especialmente si éstas se producen entre personas del mismo sexo. El Vaticano considera, además, que sería "injusto" equipararlos porque, con el matrimonio, "se asumen públicamente todas las responsabilidades", lo que redunda a la larga en el "bien" de los miembros de la familia y de la sociedad.

En el documento se responsabiliza a los medios de comunicación de haber ejercido una fuerte influencia también en la "pérdida de sensibilidad social frente a situaciones como el adulterio, el divorcio y las propias parejas de hecho". Un aspecto grave dentro de este panorama transgresivo es el que representa, a juicio de la Santa Sede, la equiparación del matrimonio con las relaciones homosexuales y el "enorme peligro" de la legalización de la "adopción de niños" por este tipo de parejas.