Inicio Biblioteca Complutense Catálogo Cisne Colección Digital Complutense

LTI*: La lengua del Tercer Reich de Victor Klemperer

Carlos Lombas - 23 de Julio de 2010 a las 09:43

"El lenguaje es más que sangre" Franz Rosenzweig.

 

Klemperer, Victor. LTI: La lengua del Tercer Reich. Barcelona: Minúscula, 2001.

 

Si en tus tiempos de lector te acompaña la paciencia, el esmero y la minuciosidad, leyendo este libro, vas a necesitar, en ese ágil contexto de reposo físico, un más amplio abanico de texturas confortables, para no distraerte de este colmado texto, donde se habla de monosílabos y superlativos eficaces, que pronunciarás sin advertirlo, para comprobar su efecto en tu atrio y que habías pasado por alto, al parecerte monótonos.

No es un libro de verano, pero si igual de templado y sofocante.

Desde 1933 hasta 1945, clandestinamente, Victor Klemperer fue recogiendo en un diario, detalladamente, aquella combinación no de términos nuevos, sino de los más conocidos, pero que combinaban, en una pobreza retórica sin igual, toda la jerga, algunas expresiones extranjeras y miles de remilgadas siglas, para dar contenido en su ámbito lingüístico, a un estúpido propósito político totalitario.

Las palabras que caían desde aquellos pulpitos nazis, tan poderosos, sometieron bajo su énfasis en las entonaciones, el libre albedrio del pueblo alemán.

Nombres y adjetivos con ímpetu, que dictados en alto, protegen y subyugan; pero desde la distancia con que el filólogo compone este análisis, durante aquellos doce años de terror, desnuda la intención de la palabra en aquellos contextos del odio, que Goebbels, como conducator, manipulo hasta hacer sentir culpabilidad, por su historia, a todo una nación, creando el germen de la propaganda moderna.

Signos de puntuación lanzados para atrapar sentimientos, con un entrecomillado, como le llama el autor "irónico", transformando las reglas gramaticales, para provocar un efecto más pasional que intelectual, principal propósito del duermevela de su Ministerio de Propaganda, contaminado por el uso de los superlativos.

Desde estas sólidas páginas, se analizan y comparan los dictados, de regímenes que anteriormente llenaron de monosílabos todos los ámbitos públicos y privados, como el  totalitarismo franquista, este descaradamente católico y nacional-futbolístico, aquel nazi-boxístico.

Palabras que sufrieron abusos fueron pueblo, heroísmo, patria, tierra, raza, fanático, histórico, eterno, los términos religiosos extrapolados al lenguaje político, la magnificencia de los acontecimientos familiares, el valor de los nombres nórdicos, las runas, las abreviaturas... pasaron del papel al discurso, y se instalaron en la sangre del pueblo alemán y en la de sus fieles países satélites.

Una doctrina laica, con una literatura aria, una filosofía aria, etc. de ficticios orígenes, creó un éxtasis místico que suplanto a las razones universales, dando la impunidad necesaria para matar a tantos seres humanos.

Para que las memorias no se recuerden envilecidas, olvidándose de las envenenadas consignas que hicieron historia, es conveniente leer este libro, haciendo de su contenido, un marcador de las diferencias entre la propaganda política, sociológica y multipublicitaria que nos hace creer en que elegirlas y pensarlas nos llenarán de bienes y salud, y el propio criterio ideológico de nuestro pragmatismo.

El director checo, afincado en París, Stan Neumann, llevo estos diarios al cine en 2004 bajo el título de La lengua no miente.

Otro interesante largometraje es "El experimento Goebbels" (2005), de Lutz Hachmeister y Michael Kloft, documental histórico construido con las citas del diario personal de uno de los personajes más enigmáticos e inquietantes de la historia del pasado siglo, con imágenes inéditas de régimen nacionalsocialista.

Y ya puestos a leer sobre técnicas para someter, aparte de El técnico de sonido de Marcel Beyes, que ya reseñé hace algún tiempo, encontraremos en Lo seco y lo húmedo de Jonathan Littell o en Fantasías masculinas de Klaus Theweleit, diferentes reflexiones.

Victor Klemperer (Landsberg 1881-Dresde 1960), hijo de un rabino, hermano de un médico de prestigio y primo de Otto, el conocido director de orquesta, se doctoró en Múnich en 1914 con una tesis sobre Montesquieu. Tras combatir como voluntario en la Gran Guerra, inició su carrera académica. En 1933, a diferencia de su hermano y de su primo, no emigró de Alemania. Dos años más tarde las leyes raciales lo obligaron a dejar la cátedra de literatura francesa que ocupaba en la Universidad de Dresde. En esta ciudad vivió durante casi toda la época nazi sometido a las terribles restricciones impuestas a los judíos, aunque logró salvarse de la deportación porque estaba casado con una mujer «aria». Tras el final de la guerra decidió permanecer en Dresde, en la zona de ocupación soviética. Retomó su puesto en la universidad y en 1947 publicó LTI, ensayo basado en el abundante material sobre la lengua del Tercer Reich que recogió en sus diarios, aparecidos en Alemania en 1995, treinta y cinco años después de su muerte. (datos de editorial minúscula).

*LTI: Lingua Tertii Imperii            

Bookmark and Share
Ver todos los posts de: Carlos Lombas

Comentarios - 1

Javier Pérez Iglesias

1
Javier Pérez Iglesias - 26-07-2010 - 13:00:01h

Carlos, los diarios de los que surge la Lengua del Tercer Reich están publicados. Es un libro interesantísimo que se puede encontrar en la BUC: “Quiero dar testimonio hasta el final” (Galaxia Gutenberg, 2003). Es muy interesante, y terrorífico, seguir en los diarios de este profesor universitario, pequeñoburgués hasta la médula y bastante conservador, el absurdo del régimen nazi y de sus leyes raciales.
Hay un día en el que no puedes ir a la Biblioteca, otro ya no puedes entrar en lo parques o acudir al teatro. Llega un momento en el que te prohíben tener mascotas (y te las quitan)… Y ni siquiera ha comenzado lo peor!


Universidad Complutense de Madrid - Ciudad Universitaria - 28040 Madrid - Tel. +34 914520400
[Información - Sugerencias]