Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Viernes, 14 de agosto de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Cómo hacer una tabla periódica de alimentos saludables

¿Te gustaría aprender a hacer una tabla periódica para organizar los alimentos según sus nutrientes?...

Una tabla periódica es la forma más sencilla de visualizar elementos según su composición. Aunque se usa mayormente para los elementos químicos, podemos hacer una tabla periódica a partir de cualquier otra cosa, lo importante es que incluyamos la información más relevante del elemento y podamos diferenciar entre letras, colores, composición y propiedades.

Entonces, hoy vamos a aprender cómo hacer nuestra propia tabla periódica para usarla cómo y para lo que quieras y añadir la información que necesites. En este caso, yo la voy a hacer de alimentos saludables. Veamos cómo a continuación...

1. Seleccionar y organizar los elementos de la tabla

Este es el primer paso. Es fundamental seleccionar cada uno de los elementos que vamos a usar. Ten en cuenta que la tabla periódica química cuenta con 90 elementos y 30 más adicionales.

Si tu tabla va a estar compuesta, digamos que, por alimentos de todas las clases y categorías, empieza a organizarlos y dividirlos según su composición. En la tabla periódica verás que la división se hace entre metales y no metales. Haz lo mismo, pero con los alimentos.

Colócalos en orden y especifica su nombre, símbolo y peso aproximado por unidad. Una vez que has hecho esto ya podemos empezar a pensar cuál es la mejor forma de incluirlos dentro de nuestra tabla.

2. Diseñar la tabla periódica

En este punto puede que sea un poco difícil determinar los espacios que necesitas para incluir tus elementos, por lo que será importante que tomes como referencia la tabla periódica química.

Si has seleccionado la misma cantidad de alimentos que elementos hay en la tabla tradicional, entonces procede a dibujar 18 columnas con 17 filas. Si deseas añadir elementos adicionales, debes incluir 15 columnas más. Las primeras 18 irán en la parte superior, y las otras al final.

3. Incluir los alimentos a la tabla

Una vez que tenemos la tabla creada, lo único que falta es incluir los alimentos que hemos organizado antes siguiendo un orden. Si cuando los vayas añadiendo, ves que alguno no encaja, puedes dejar la casilla libre y continuar. Esto se conoce como hueco secuencial y también puedes verlo en la tabla periódica de elementos químicos.

Para eso tenemos 30 adicionales, que se pueden incluir al final para completar la secuencia. Quizás entre los alimentos adicionales que se han seleccionado, uno de ellos se convierte en el componente faltante para completar la tabla.

4. Colorear la tabla a tu gusto

Una vez que tenemos todos los alimentos incluidos en la tabla ya podemos colorearla. Elige los colores que quieras usar según el enfoque visual que quieras darles. Así podrás diferenciar entre tus alimentos favoritos, su valor nutricional o su importancia dentro de una alimentación equilibrada.

Conclusión

Como has podido comprobar, es muy fácil crear una tabla periódica de elementos. Yo he tomado como ejemplo los alimentos, pero la verdad es que podemos usarla en cualquier momento para organizar cualquier cosa que necesitemos, como las actividades del día a día, por ejemplo.

 

Género al que pertenece la obra: Ensayo literario,Literatura digital,Narrativa,Periodismo literario
Bookmark and Share

Comentarios - 0

No hay comentarios.


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias