Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 27 de septiembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Por qué acudimos a terapia las mujeres

Por que van a terapia las mujeres

¿Por qué acudimos las mujeres a psicoterapia?


Sandra Isella del equipo de Psicólogo Madrid nos describe los motivos de por qué las mujeres acuden a terapia, tema que describe muy bien en el libro que es coautora: el oficio que habitamos.

 

 

me acabo de divorciar...

discuto mucho con mi madre....

mi familia no acepta a mi pareja....

estoy sufriendo acoso laboral....

no consigo comunicarme con mi pareja...

tengo una nueva pareja y he dejado de ser yo...

quiero separarme y no puedo...

me estresa ser buena madre....

       he descubierto que mi hija sale con otra chica...

       no soporto estar sola....

       nadie me entiende....

 

En la familia, las mujeres continuamos organizando la vida familiar en los requerimientos cotidianos, el ser madres solícitas, esposas amantes y ganando lugares en la esfera pública y/o profesional, tratarnos de ajustarnos a veces a  modelos inalcanzables habitando muchas veces la culpa y la depresión, porque si algo sale mal, y esto se escucha en la clínica, a menudo las mujeres nos hacemos cargo de ese resultado.

 

Las mujeres llegamos habitualmente a terapia cuando ya lo hemos intentado todo y no damos más, cuando los síntomas ya nos producen gran malestar: ansiedad, angustia o depresión inmersas a veces en situaciones crónicas que hemos pensado que podíamos superar por nosotras mismas con el transcurso del tiempo y gracias a nuestra fuerza de voluntad.

 

Son lugares comunes para nosotras desde el habitar la polaridad de desconocimiento ante nuestras propias necesidades y estar tan atentas a veces a las necesidades de los demás.

 

Venimos a veces de un pasado adonde se podía con todo lo que una le echaran por delante, mujeres luchadoras, trabajadoras, exitosas, eficientes, que pueden con todo y más, que se llevan el mundo por delante, que acarrean hijos, maridos, padres, hermanos, amigos y compañeros de trabajo, las hormiguitas, las magas, las guerreras, las reinas, las brujas, en sus más diversas versiones. Hasta que un día, algo muy dentro parece quebrarse, hay un susto grande y la decisión de pedir ayuda se vuelve inaplazable.

 

La mayor fuerza de las que disponemos las mujeres consiste en poder comenzar a reconocer nuestra gran vulnerabilidad, reconciliarnos con nuestras partes internas más blanditas, más desprotegidas y más frágiles, aprendiendo a cuidarlas y a pedir cuidado, nos hará crecer con mayor equilibrio ante las inagotables demandas de la vida.

 

En la psicoterapia, este andar acompañadas facilita el descubrimiento de estos modos de ser siempre más escondidos que nos llevan a sobrexigencias extremas hasta extenuarnos. El dejar de transitar en solitario las experiencias más adversas nos ayuda a estar con otros de otro modo.

Género al que pertenece la obra: Literatura digital
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias