Ir al contenido

Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid

Domingo, 27 de septiembre de 2020

Inicio | ¿Quiénes somos? | Editar mi portal

Cómo trabajar los traumas en los voluntarios y personal de ONGs

trauma vicario en voluntarios

Cómo trabajar los traumas en los voluntarios y personal de ONGs


Este artículo describe cómo poder ayudar al que ayuda, nos transmite la experiencia Candela Molina de psicología online, de cómo se trabaja el trauma con las personas que spn voluntarias de ONGs y tienen que vivir situaciones muy difíciles

 

 Ayudar al que ayuda

 

Muchas veces hablamos del trabajo de los voluntarios y personal de ONGs y de la importancia de su labor, pero un tema que se debe desarrollar con mayor amplitud es cómo cuidar a la persona que es voluntaria y realiza labores humanitarias o trabaja en situaciones de emergencia.

 

Muchas veces este trabajo expone a la persona a vivir en directo o escuchar situaciones difíciles, trágicas y muchas veces horrorosas, que pueden ocasionar lo que los psicólogos Madrid denominan el Trauma Vicario o la fatiga de compasión, que es un síndrome de estrés postraumático secundario. Este problema lo sufren las personas que no viven el trauma directamente, pero se ven involucrados porque tiene que trabajar con quienes lo han sufrido o tienen que ver las consecuencias del trauma como por ejemplo cuando se trabaja sobre una catástrofe –terremotos, incendios etc.-. Se produce como resultado del estrés inevitable que se produce cuando el voluntario se expone al sufrimiento y trabaja con el sufrimiento y empatiza con la persona sufriente por un período de tiempo.


Es decir que cuando un voluntario escucha a personas que necesitan ayuda –humanitaria, de salud, que están en desmaparo, etc.-, lo hace con empatía y preocupación por ayudar al otro. Al escuchar el evento traumático, tanto la persona que lo sufrió como el que escucha revive la historia generando emociones negativas a veces similares a la de la víctima que relata. Se crean imágenes y sentimientos de la situación. Todo ello queda en la mente del que escucha y si además tiene que escuchar a varias personas una y otra vez, puede empezar a generarles problemas y síntomas.


Los problemas que genera en la persona voluntaria dependerá de algunos factores como:


1.     La personalidad del voluntario –grado de empatía, mecanismos de defensa, manejo de las emociones, etc- y su capacidad de autocuidado.

2.     Las espectativas y experiencias previas.

3.     El tipo de trabajo al que está expuesto, por ejemplo, mientras más compleja y difícil sea la población en la que interviene, más afectado estará. También  dependerá de como está organizado su trabajo y la institución –si se le da apoyo- si existen recursos suficientes, si se le da entrenamiento, etc-.

4.     El contexto social en donde desarolla su trabajo –en un país del tercer mundo, en un contexto de catástrofe, en una estructura organizada, etc.-

5.     El tiempo de exposición con las situaciones traumáticas.


Los principales síntomas que podemos observar pueden ser:


1.     A nivel psicológico y emocional: Irritabilidad, ansiedad, miedo,  agresividad, culpabilidad, depresión, sentimiento de desprotección, fatiga emocional, desconección emocional y desamparo, falta de concentración, estrés agudo y baja del rendimiento. Pueden generarse cuadros más problemáticos, como adicción al alcohol u otras sustancias, conductas de riesgo, despersonalización, síntomas similares al bournot y pueden comenzar a faltar al trabajo y abandonar a los usuarios con los que trabaja. Luego si la persona no realiza acciones de autocuidado, esta sintomatología se va agudizando, produciendo cambios del comportamiento.

2.     A nivel físico: fatiga física, cansancio, exhaustación, dificultad para dormir, dolores de cabeza, gastritis, dolores musculares, dolores de cabeza, Insomnio

3.     A nivel interpersonal: Dificultad de comunicación, aislamiento, problemas con la pareja y amistades. 

4.     Se pueden sufrir los síntomas del estrés postraumático sobre todo si trabajamos con víctimas traumatizadas: pesadillas, imágenes de los traumas escuchados, pensamiento intrusivo, sensación de futuro incierto, pérdida del interés por actividades que antes resultaban placenteras, episodios de revivicencia o flash bak, evitación de los lugares que le recuerdan el trauma. Cambios en el comportamiento.

 

Estrategias para prevenir el trauma vicario

 

Ahora bien qué podemos hacer para evitar y cuidar a las personas que ayudan y a los voluntarios. En primer lugar indicar que es una tarea conjunta entre la institución que acoge, el equipo profesional y la persona voluntaria. En este sentido:

 

Desde la institución:


1.     Tener claro los objetivos del trabajo y protocolos bien estructurados.

2.     Se debe contar con los recursos necesarios.

3.     Contar con ayuda permanente para los profesionales y los voluntarios que intervienen.

4.     Brindar espacio de trabajo adecuado.

 

Desde el equipo profesional que dirije:


1.     Estar capacitado en la tarea que desarrolla.

2.     Preocupación por los voluntarios que realizan las tareas.

3.     Proporcionar supervisión permanente y capacitación.

4.     Brindar apoyo psicológico y emocional.

 

La persona voluntaria


1.     Conocer los propios límites: establecer los horarios de exposición, teniendo en cuenta no excederse. Saber que puede y no puede hacer, diga no a tomar responsabilidades extras, etc.

2.     Tenga su espacio para hablar –con un profesional, con compañeros de tarea o con personas que saben de lo que usted habla- de lo que ve y siente del trabajo voluntario que realiza.

3.     Realice actividades que le resultan placenteras semanalmente: tenga hobbies, salga con amigos, escuche música, tome contacto con la naturaleza, etc.

4.     Establezca rutinas de autocuidado: buena higiene del sueño, comer regularmente, hacer ejercicios.

5.     Puede realizar una psicoterapia de apoyo. El autocuidado mental es tan necesario como el físico.

6.     Supervise su trabajo, busque a un referente con el que pueda habalr de su trabajo y este asesorarle, tanto a nivel profesional como humano.

7.     Puede fomentar un grupo de apoyo entre colegas.

8.     Practique meditación.

9.     Permítase demostrar los sentimientos.

10.  Dedíquese tiempo a usted y a su familia, a sus hobbies, tome vacaciones, deje tiempo para salir y comer con amigos. 

 

Es importante cuidarse para que su vida personal, familiar y laboral no se vea afectada y así poder seguir realizando la tarea humanitaria que realiza.


El problema del trauma vicario o de la fatiga emocional, que pueden sufrir los voluntarios o personas que trabajan en ONGs puede evitarse con protocolos de cuidado de los equipos, como ya hemos señalados a nivel, institucional, profesional y personal. Esto hará que la importante tarea que realiza este personal sea más efectiva, y duradera en el tiempo.

Género al que pertenece la obra: Periodismo literario
Bookmark and Share


Escritores complutenses 2.0. es un proyecto del Vicerrectorado de Innovación de la Universidad Complutense de Madrid
Sugerencias